Eventos

Stop Telling Women to Smile de Tatyana Fazlalizadeh en México

Algunas imágenes del jueves pasado con Tatyana Fazlalizadeh, creadora del proyecto Stop Telling Women to Smile y con nuestrxs compas de Habitajes. Al ver lo que sucedía, una señora se acercó a contar la historia de su hija. También conocimos la campaña contra el acoso en las calles de la Delegación Tlalpan quienes brindaron apoyo para que Tatyana pudiera pegar los carteles ese día.

Conozcan el proyecto y estén pendientes de las acciones que vendrán.

 

 

 

 

 

no comments
Historias

Me siguió, pero fui lo suficientemente rápida para dejarlo atrás

Siempre he sido una muchacha algo tímida y seria, y hasta ahora, nunca me había pasado nada que me dejara un temor de volver a salir de mi casa. Me pongo a leer otros comentarios similares al mío para ya no sentir al menos algo de tristeza, pero no puedo, y más cuando lo más extraño que me pasó fue regresando de la escuela, cerca de mi casa.
Para regresar a mi casa después de bajar el transporte público, tengo que bajar por un callejón con escaleras, junto a un arroyo, sin casas, solo con dos edificios en construcción. Hace más de tres años que no había reportes de personas que usaran ese espacio para tomar alcohol, usar drogas, o acosar a las personas. Todas las personas de la colonia pensamos (yo pensaba) que se podía caminar con tranquilidad. Aunque las cosas siempre cambian.
Ese día él estaba parado en la esquina, antes de bajar las escaleras del callejón. Al principio lo vi, se veía como alguien normal, nunca noté algo extraño en él, pero desde el momento en que vi su mirada, algo extraño sentí. Pase a un lado de él caminando, y mientras avanzaba, sentí como una persona caminaba detrás de mí: era él. El se adelantó del paso y se detuvo abajo de las escaleras, con una constante mirada hacia su alrededor, por todas partes, y yo, tal vez muy ingenua, pensé que buscaba a alguien. Fue cuando lo vi por tercera vez, que me di cuenta que me miraba fijamente, después señalando que lo mirara hacía abajo… empezó a hacerlo en frente de mi. No debería de sorprenderme lo que vi, como estudiante de ciencias de la salud estoy acostumbrada a ver a las personas como son, pero aquello no era normal, su mirada, la situación… para después sentir cuando pasé a su lado como me estiraba el cabello con sus manos para que llegara hacia donde él estaba. La desesperación me hizo gritar, safar sus manos de mi y correr, llorando, en un lugar donde no había nadie. Me siguió, pero fui lo suficientemente rápida para dejarlo atrás, aunque más de una vez me quise tropezar. No recuerdo cuánto tiempo pasó, pero el resto del camino a mi casa fue el más largo que había tenido. ¿Qué hubiera pasado si no me hubiera librado de él? ¿y si no hubiera corrido lo suficientemente rápido? No me gustaría pensar en esas cosas, pero me entristece que cosas como estás aún pasen en estos días.

Contá Conmigo
9+

no comments
Noticias

Artículo hoy en la Jornada

El acoso sexual disfrazado de halago es un delito, advierten víctimas en tarjetas

Los mensajes se enfocan en las personas que lo permiten y que lo perpetúan, explica el grupo

Blanca Juárez
Periódico La Jornada
Jueves 21 de agosto de 2014, p. 43

No existe una manera perfecta o adecuada para responder al acoso sexual en lugares públicos; de hecho, lo fundamental no es saber cómo hacerlo, sino que quienes cometen esa agresión entiendan que las implicaciones son más severas que sólo un comentario.

Para combatir este abuso, el movimiento Atrévete DF-Hollaback lanzó una serie de tarjetas que las víctimas pueden imprimir y entregar a quien las asedie.

¿Eres casado? A diferencia de mí, tal vez a tu esposa sí le gustaría que le hicieran piropos. Pero lo seas o no, te hago saber: acosar mujeres en la calle definitivamente no te ayudará a conquistarlas, se puede leer en una de ellas. Otra indica: Tu mamá… seguro estaría muy decepcionada de saber que su hijo creció para ser un acosador callejero. No lo hagas, se llama acoso y es un delito.

Para Gabriela, coordinadora del capítulo Distrito Federal de Atrévete y quien pidió reservar sus apellidos, no se trata de recomendar cómo evitar ser víctima de esa situación, sino enfocarse en las personas que lo permiten y en quien las perpetúa; hacer de la violencia sexual algo inaceptable en nuestras comunidades.

Dicho movimiento forma parte de la red internacional Hollaback, presente en 60 ciudades, en el que por medio de un blog las mujeres y miembros de la comunidad lésbico, gay, bisexual y transexual (LGBT) comparten sus historias. En la ciudad de México, también existe el capítulo Querétaro.

Además de dar a conocer sus testimonios pueden señalar el lugar donde ocurrió el acoso, lo que ha permitido crear un mapa en el cual los puntos rosas refieren sólo la ubicación y los verdes indican aquellos casos en los que las víctimas recibieron apoyo de las personas que se encontraban junto a ellas.

Las tarjetas fueron creadas por la usuaria Lindsey, de #CardsAgainstHarassment. Posteriormente, la diseñadora Mon Lovel las tradujo al español y fueron retomadas por Atrévete DF.

Gabriela explicó que el acoso es una relación de poder desigual, que condiciona la manera en cómo las mujeres nos percibimos al estar en espacios públicos. Hace que tengamos una apreciación de que ven nuestro cuerpo como espacio público, como propiedad de otras personas menos de nosotras.

Por tanto, agregó, asigna una idea del comportamiento en la calle, yresulta que debemos evitar ciertos lugares y limitar nuestra vestimenta. Algo de lo que la mayoría de los hombres no se tiene que cuidar cuando sale de su casa, se preocupa de cien cosas y la última es por dónde va a pasar o qué debe vestir para no ser agredido.

Subrayó que la vestimenta no es lo que provoca, aunque se ha hecho creer eso, y enfatizó que le sucede a todo tipo de mujeres y a aquellas personas que no se adhieren a los estándares de preferencia sexual. Y así como le sucede a todas, todo tipo de hombres acosan. Por ello rechazó la idea de que los trabajadores de la construcciónson expertos en acosar, pues sucede en todas partes.

Señaló que las connotaciones sexuales que se expresan disfrazándolas de halagos provocan miedo en las mujeres y es por ello que algunas optan por no contestar.Sienten que si alguien es capaz de comentar algo sobre su cuerpo o tocarlo sin su permiso, si no ven a alguien alrededor harían algo más.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/08/21/opinion/043n1soc

 

no comments
Historias

Quiero vivir en una ciudad donde las mujeres puedan sentirse en paz

De regreso de la escuela siempre uso el transporte publico, ya que no tengo otra opción para regresar a casa. El camino siempre había sido tranquilo y sin ningún problema, hasta que un día salí temprano de clase y directamente fui a mi casa. Eran alrededor de la 1:30 pm, cuando baje del camio de “Huayamilpas”, a la parada en la calle calpulli, la calle estaba muy sola y justo de la banqueta lateral sobre la que caminaba un hombre recorría mi cuerpo con una mirada perturbadora, comencé a caminar de manera rápida, a lo cual el hombre comenzó a caminar de la misma forma detrás de mi. Intente no voltear y caminar lo mas rápido, sin correr pues podría ponerme aun mas en peligro. En el momento menos esperado ese sujeto ya se encontraba justo atrás de mi sosteniendo mis caderas;entre en pánico. No sabia que hacer, así que lo primero que hice fue moverme de tal modo que me soltara y corrí hacia una tienda para refugiarme. El hombre no me siguió sin embargo,en su rostro se notaba una cara de placer al ver mi miedo e incomodidad, lo cual hizo que mi seguridad se fuera hasta los suelos. Desde entonces no tengo la seguridad para ir sola por la calle, no me siento segura estando en un lugar con pocas personas, tengo miedo de que algo igual o peor pueda ocurrirme. Es injusto y una tortura que muchas mujeres vivamos con miedo, que no tengamos la libertad de caminar o vestirnos sin que ninguna persona nos moleste y ofenda, solo tengo 16 años, aun no entiendo del todo porque las personas son tan crueles y disfrutan del miedo de los demás. Tengo miedo de que alguien pueda hacerme aun mas daño del que ya me han hecho. Quiero vivir en una ciudad donde las mujeres puedan sentirse en paz,quiero caminar tranquila, quiero vestirme como me guste, ya no quiero agachar la cabeza al ir por la calle, ya no quiero tener miedo,¡QUIERO QUE ME RESPETEN!

Por Fernanda Luna

Contá Conmigo
10+

no comments
Historias

Video-Enfrentando y denunciando a un acosador en el metro

Esta historia la comparte Cynthia, quién enfrentó a un acosador, lo denunció en el Metro Hidalgo y recibió como respuesta justificaciones para el acosador y burla. Nos parece un paso excelente que en DF el acoso sea catalogado como delito, pero los videos como este demuestran la imperante necesidad de que la violencia sexual se vuelva inaceptable en nuestras comunidades y que el cuerpo de las mujeres deje de ser visto como propiedad pública y merecedor de despecho y abuso. Admiramos ael valor para enfrentar, denunciar y ayudar a que el tema tenga mayor visibilidad. ¡Cuenta con nosotrxs Cynthia!

 

VIDEO AQUI

no comments
Noticias

Artículo sobre el acoso en La Jornada

Piropos de mal gusto, expresión del acoso en lugares públicos
Blanca Juárez
Periódico La Jornada
Lunes 11 de agosto de 2014, p. 39

Humillación, miedo, impotencia y enojo son algunos sentimientos que provoca el acoso sexual a las mujeres en lugares públicos. Miradas, palabras y muchas veces acciones que llevan la connotación de someter son percibidas como escenas cotidianas; sin embargo, se trata de un ejercicio traumático de poder masculino.

Un hombre se acerca, la forma en que la mira le hace sospechar lo que viene: cosita rica, le dice; en otro caso, la víctima no se percata de que será agredida hasta que siente un manotazo que arde en su nalga: estos son algunos de los testimonios de quienes han sufrido ataques en las calles, transporte público, fiestas o conciertos.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia define el acoso sexual como una forma de violencia en la que, a diferencia del hostigamiento, no existe subordinación por parte de la víctima; sin embargo, es un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo.

Es una forma de manejar su poder y de imposición de fantasías expresadas, explica Ofelia Reyes Nicolat, jefa del Programa de Sexualidad Humana de la UNAM. Los supuestos piropos y las agresiones físicas llevan la connotación de someter, indica.

Una mañana, cuando Diana, de 29 años, se dirigía a la preparatoria, un sujeto en el microbús se masturbó frente a ella. No supe qué hacer, me alejé y no le dije a nadie. Me sentí humillada, tenía miedo y mucho coraje por no saber qué hacer.

Para Cecilia, de 28 años, se trata de un ejercicio traumático de poder que ha padecido varias veces: un día en la estación Pino Suárez del Metro “escuché un ruido detrás de mí, ‘shhh, shhh’. No giré porque me molesta mucho esa actitud de macho”. Como no hizo caso a la provocación, el tipo jaló mi mochila y entonces “le grité ‘¡pinche mugroso!’ Mi reacción fue violenta, pero me siento mal cuando no respetan tu espacio”.

Reyes Nicolat recomienda reaccionar de manera asertiva en lugar de ir por la calle como mujeres sometidas, con lenguaje corporal con los hombros abajo, la cabeza no erguida, dando pasos inseguros; decidir por una misma y el manejo de nuestro cuerpo.

En Huatulco, donde vivía, Amparo recibía piropos, pero “no el acoso que hay en una ciudad como el Distrito Federal. Cuando llegué me tortearondos veces el primer día. Ahora cuando me ven libidinosamente, los reto y les digo: ‘¿Qué me ves!’” Advierte que esta decisión pudiera ser insensata, pues corre el riesgo de que la agresión aumente, pero “las mujeres no debemos dejarnos y de alguna manera reaccionar. Si no hacemos nada, les damos más poder a los muyméndigos”.

Diana pone énfasis en que el acoso ocurre también “en fiestas, conciertos opedas, donde quizá confundimos el acoso con el ligue. No solemos ver esos actos como algo grave y no queremos hacer un drama de ello. Está mal, pero ya me acostumbré a no hacer un pancho innecesario e ignoro cualquier comentario de acoso”. Pero cuando se siente violentada físicamente tiene una solución: Saco mi gas (pimienta de bolsillo) y la gente se aleja al ver que traigo algo, aunque nunca lo he usado.

De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres, sólo 21 entidades consideran el acoso en sus legislaciones, entre ellas el Distrito Federal. Sin embargo, para que esto no suceda, los padres deben educar a sus hijas sobre su cuerpo y el valor que ellas tienen, por una parte, indica Reyes Nicolat, y por otra los hombres deben saber que tenemos el derecho a ser respetadas igual que ellos piden respeto para dos mujeres: sus madres y sus hermanas.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2014/08/11/sociedad/039n1soc

no comments
Noticias

#cardsagainstharassment en español

En colaboración con Lindsey de #CardsAgainstHarassment, Mon Lovel ha creado la versión en español de éstas #TarjetasContraelAcoso que pueden ser muy útiles para hacer reflexionar a quienes acosan en la calle, lo cual es DELITO.

Recuerda que tu seguridad siempre va primero y que no hay una sola manera de responder al acoso.

A veces cuando eres víctima de acoso callejero, te quedas con ganas de contestar pero no tienes idea de qué decir. ¡Dejarles una tarjeta tal vez pueda ser una alternativa!

Puedes imprimir ésta imagen con 10 tarjetas y llevarlas contigo.

Más información sobre Cards Against Harassment (Tarjetas contra el acoso)

Descarga las Tarjetas Contra el Acoso en español AQUI

10550837_314196625420739_2840486378590082827_n

no comments
Noticias

Sé parte de AtréveteDF: Te necesitamos.

Sé parte de AtréveteDF Hollaback!- Se necesitan voluntarixs.

*** ACTUALIZACIÓN: Si ya has estado en contacto en los últimos meses, échanos un mensajito si todavía sigues interesadx ***

AtréveteDF Hollaback en la Ciudad de México, un proyecto 100% voluntario, fue fundado en 2010 por Gabriela Amancaya y otras personas que contribuyeron a que su lanzamiento fuera un éxito y se lograran reactivar varios diálogos alrededor de la violencia sexual en los espacios públicos.  A medida que esta iniciativa crece, nuestro equipo tiene que crecer con ella. ¡Aquí es donde entras tú!

AtréveteDF tiene dos vertientes, nuestra presencia en línea con el sitio web, las redes sociales y app para denunciar desde tu teléfono, y nuestra labor de alcance y asesoría fuera de la red. A través de éste, se realizan campañas, talleres y se pretende asesorar a las organizaciones del sector público y privado para ponerle fin al acoso.

Estamos buscando expandir nuestro equipo de voluntariado ocasional para apoyar la ejecución de este proyecto en términos de apoyo para acciones fuera de la red, la creación de material y  actualización de recursos que tenemos a la mano, la realización de investigaciones y la recopilación de datos. El trabajo en su mayoría es en línea sólo con reuniones cuando tengamos acciones o eventos, pero te invitamos a involucrarte tanto como tú quieras! Siempre estamos tratando de ampliar nuestra red y estamos dispuestxs a ofrecerte la oportunidad de desarrollar proyectos específicos que puedan beneficiar a todas y todos los habitantes de esta ciudad. Tu participación con nosotrxs es una gran oportunidad para contribuir a un movimiento global contra la violencia sexual en los espacios públicos.

¿Qué necesitamos?

Diseñadorxs de folletos, pósters e imágenes informativas.

Coordinadores de acciones en las calles contra el acoso (chalkwalks, distribución de información, mesas para compartir historias en persona)

Creativxs para difundir campañas y darle visibilidad al tema en las redes sociales.

Personas que estén al tanto de noticias y eventos relacionados con el tema del acoso para mantener nuestra página actualizada.

Investigar información y recursos relevantes para agregar a una página de recursos LGBT específica prevista en nuestro sitio web.

 

Si tienes interés y puedes ofrecer unas pocas horas al mes o más, por favor envíanos un correo electrónico a mexicodf@ihollaback.org con el asunto ‘Voluntariado’ y tu nombre, con:

– Un poco sobre tí.
– Cualquier habilidad o experiencia pertinente que puedas tener.
– ¿Por qué quieres ser parte del movimiento global para acabar con el acoso en las calles.
– Ver más en: http://mexicodf.ihollaback.org/involucrate/

no comments
Historias

Heroína con bastón

Me subí al metrobús y junto a mi estaba una chica hablando por teléfono sin darse cuenta de lo que pasaba alrededor. Atrás de ella cada vez se le acercaba un tipo que me pareció sospechoso así que lo miré a los ojos con tal de que supiera que alguien estaba presenciando sus actos. Conforme avanzaba el camión el se acercaba más. Me mantuve alerta y derrepente una señora con su bastón lo confrontó y le preguntó que si la conocía, que por qué estaba pegándosele cada vez más y que ese era el vagón de mujeres.
Me sentí un poco impotente al no haber actuado antes, la chica le agradeció a la señora y el hombre, sabiéndose descubierto, no resistió mucho, se fue a la parte de atrás y se bajó en la primera estación que venía.
Ahora entiendo lo que es “contar con alguien”. A mi me hubiera gustado que en las ocasiones que me han acosado hubieran personas que estuvieran alerta, para cuidarme. Así iría desapareciendo poco a poco el acoso.

Por Gabriela

Contá Conmigo
7+

no comments
Eventos

Ayúdanos a crear una lista de canciones contra el acoso.

Replicando la iniciativa de nuestrxs hermanxs de Atrevete! Buenos Aires Hollaback, hagamos una lista de canciones contra el acoso. ¡Agreguen sus sugerencias en los comentarios y publicaremos el “mixtape” pronto en esta página! Aquí les va la nuestra.

Imagen de previsualización de YouTube

no comments
Historias

¡Mi trasero no tiene ningún problema, el problema son ellos!

Ayer salí a caminar para recoger mi carro de un mecánico y unos tipos estaban sentados en afuera de una tienda, cuando pase al lado de ellos no dijeron nada, pero después de un momento escuche que me estaban tomando fotos, así tal cual con el flash a todo volumen varias veces, me voltee a verlos y varios de ellos con el celular en la mano siguieron haciéndolo, no me atreví a regresar pues eran varios y pensé que si se atrevían a eso podían atreverse a mas, cuando llegue a mi casa le comente a mi familia pues la verdad me había quedado con las ganas de regresar con alguien al menos a decirles algo y lo único que respondieron es “es que tu trasero se ve muy grande con ese pantalón” qué molesto! mi trasero no tiene ningún problema el problema son ellos! y el mundo que cree que ese comportamiento es natural en los hombres!

Por Jess

Contá Conmigo
14+

one comment
Uncategorized

#NOMELLAMONENA

Campaña contra el acoso callejero, Lavapies (Madrid)

“…una campaña contra el acoso callejero-machista-baboso”

tumblr_n7rptsdthE1tcy0p9o1_1280

 

no comments
Uncategorized

Alzar y alzar y alzar la voz y apoyarnos

Rompen el silencio mujeres de Atenco

De la Redacción
Periódico La Jornada
Jueves 26 de junio de 2014, p. 5

Las 11 mujeres denunciantes de tortura sexual en San Salvador Atenco, estado de México, quienes hace un mes iniciaron la campaña Rompiendo el silencio, dieron a conocer el caso de Belinda Garza Melo, quien hace siete años fue víctima de vejaciones físicas, sexuales y sicológicas por parte de elementos de la entonces Policía Federal Preventiva (PFP) en Torreón, Coahuila, y poco después fue presentada como ‘‘integrante’’ del cártel del Golfo.

Recordaron que Belinda Garza se encuentra presa en el penal de Tepic, acusada de forma injusta de delincuencia organizada, ilícitos contra la salud y secuestro, sin que a la fecha se le haya dictado sentencia.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh) recordó que el objetivo de la campaña Rompiendo el silencio es visibilizar el patrón sistemático de la tortura sexual que enfrentan las mujeres mexicanas que son detenidas por agentes policiales, militares o marinos en la supuesta protección que deberían proveer a la sociedad.

via

http://www.jornada.unam.mx/2014/06/26/politica/005n3pol

no comments
Noticias

Ciudad contra el acoso

Metrobus

Nos parece una movida excelente que el gobierno del Distrito Federal tenga material de información en las estaciones del metrobús mostrando iniciativas de sensbilización hacia los conductores del transporte. Es un paso hacia un mundo en el cual la violencia sexual sea inaceptable en todos espacios.

 

Realmente es papel de todas las personas el hacer de cualquier abuso y discriminación algo inadmisible en nuestras comunidades. Se necesitan espacios e instancias de denuncia seguros, en donde las autoridades no justifiquen o minimalicen los reportes de abuso y en donde se asegure la protección de quienes denuncian.

 

Finalmente, nos gustaría ver publicidad en donde no se generalice la imagen de las personas quienes son acosadas. El acoso es un juego de poder en donde se impone la opinión, desdén o deseo de una persona hacia otra SIN SU CONSENTIMIENTO. El acoso le sucede a personas de la comunidad LGBTTI, a toda persona que no cumpla con los estereotipos de belleza, heteronormatividad, abilidad física e incluso raza que nos han sido impuestos por la sociedad. El acoso tiene que ver con discriminación de género, homofobia y demás ideologías que suponen que el cuerpo de las demás personas no les pertenecen del todo y merecen ser humillados o puestos a disposición de las y los demás.

 

Existen patrones sociales construidos que indican que la “naturaleza” de los hombres es el comentar sobre el cuerpo de las mujeres, tanto las que son atractivas a sus ojos, como las que merecen ser castigadas por no caber dentro de sus estándares de la feminidad o belleza. Terminemos con esto. El acoso no es un halago, el acoso incomoda, el acoso no es una conversación de dos partes y en el caso de las mujeres, nos ha sucedido a casi TODAS. Por lo tanto, debemos de entender que cuando una persona ha sido acosada, no es por que “se lo buscó”, ni por su vestimenta, apriencia, manera de actuar, zóna de tránsito o razón alguna. Y para poder hacer de nuestras comunidades espacios libres de violencia sexual y discriminación, debemos de cuidarnos lxs unxs a lxs otrxs.

 

Imagina que cuando camines por la calle, siempre haya gente a tu alrededor, que entienda que el acoso es inadmisible y que te pueda ayudar en caso de estar en riesgo. Esto incluye, como lo dicta este anuncio, a lxs conductores del transporte público, a las personas que van en el transporte y caminan en la calle cerca de tí, a las autoridades.

 

Conoce más sobre nuestra campaña Cuenta Conmigo y aprende sobre las maneras en que puedes intervenir si ves que el acoso está sucediendo.

 

Ayúdanos a hacer de nuestra ciudad un espacio libre de violencia sexual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no comments
Uncategorized

Lista en blanco

ecard

 

 

 

 

 

 

 

 

 

via Aquellas Furiosas Mujeres

no comments
Uncategorized

Celebran Ongs mecanismo de UACM para investigar acoso sexual contra dos académicas

dom, 11 may 2014 13:48

México, DF. Casi un centenar de organizaciones civiles de derechos humanos celebraron el mecanismo definido por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) para investigar y sancionar un caso de hostigamiento y acoso sexual y laboral contra dos académicas de esa casa de estudios.

A través de un pronunciamiento público firmado entre otros por la Red Mesoamericana Mujer Salud y Migración, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, la Red Nacional de Organismo Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (conformada por 75 organizaciones en 20 estados de la República Mexicana), entre otras, las organizaciones civiles señalaron que el organismo definido por la UACM para atender las denuncias “cumplió con los principios de legalidad y respeto a los derechos humanos” de todos los implicados.

Recordaron que el pasado 4 de mayo de 2014 la UACM en comunicado público informó a la comunidad universitaria que la Oficina del Abogado General concluyó la Junta Aclaratoria, en la que se analizaron imputaciones hechas en contra del académico Enrique González Ruiz por la antropóloga Carmen Rodríguez y la psicóloga Clemencia Correa, trabajadoras asesoras académicas de esta casa de estudios por hostigamiento y acoso sexual y laboral.

Tras el análisis, el profesor acusado fue despedido por la Oficina del Abogado General, “decisión fundada y motivada con respeto a los derechos humanos de los involucrados, en particular los derechos y garantías de seguridad y certeza jurídica para defenderse, luego de un proceso de once meses, desahogado ante la Instancia Universitaria (Junio – Octubre de 2013) y en Junta Aclaratoria (Diciembre 2013 – Abril 2014)” expresa en la resolución del 5 de mayo y publicada en la página de la universidad, apuntaron las ong.

“Valoramos de suma relevancia el mecanismo definido por la UACM para procesar este y otros casos de hostigamiento y acoso sexual y laboral registrados en la universidad, ya que sientan un precedente positivo respecto a los procedimientos y procesos que deben seguirse para defender los derechos de las mujeres frente a una práctica sumamente extendida pero todavía muy poco (sancionada). El centro y objetivo de la resolución es sancionar una práctica ilegal que no debe ni puede ser tolerada en ninguna institución, sin importar la persona de quien se trate”, expresaron.

Las organizaciones de defensa de las garantías fundamentales aseguraron que el mecanismo para resolver este caso fue conocido y aceptado por las partes, y “cumplió con los principios de legalidad y respeto a los derechos humanos de todos y todas las implicadas, lo cual incluye los mecanismos de apelación correspondientes”. Por ello, agregaron, “nos preocupa que, en lugar de utilizar las vías institucionales acordadas, a lo largo del proceso y ya definida la sentencia, la parte acusada haya recurrido a prácticas difamatorias en contra Clemencia Correa, Carmen Rodríguez y su abogada Andrea Medina y a la violación de carácter confidencial acordado para el proceso.

Los firmantes del pronunciamiento, al que se sumaron algunos académicos de diversas instituciones universitarias, hicieron un llamado a las personas implicadas en este caso y a las agrupaciones que lo han acompañado y dado seguimiento “a que actuemos de forma responsable y congruente con los principios y derechos que hemos defendido históricamente. Hacemos un llamado también para que abramos un espacio de reflexión y análisis sobre el hostigamiento sexual y laboral hacia las mujeres en nuestras propias organizaciones y movimientos.

“A la UACM le solicitamos se dé cumplimiento a las medidas de reparación del daño solicitadas por las denunciantes para asegurar el cumplimiento de sus derechos y evitar una nueva revictimización”.

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/05/11/celebran-ongs-mecanismo-de-uacm-para-investigar-acoso-sexual-contra-dos-academicas-1962.html

no comments
Uncategorized

Taco Cat-Hey Girl! (video)

<3

“¿Quién te crees que eres, gritándome desde tu auto?”

Imagen de previsualización de YouTube

no comments
Eventos

#NoesNoenlaUNAM

 

Hagamos de la violencia sexual algo inadmisible en todos espacios.

10351096_10152375062746590_5744578817521662912_n

no comments
Historias

Ojalá así como tienes el valor de mentir, tuvieras el valor de decírmelo de frente

Iba caminando por la calle de Juárez para entrar al metro Hidalgo, eran las 12 del día aproximadamente. Atravesé para caminar sobre la calle de Balderas a un costado del metrobus Hidalgo y vi que estaban haciendo trabajos de construcción, habían varios hombres trabajando ahí, al menos 6 pero a diferentes distancias, así que cuando pase cerca del primero este me dijo: chut que guapa, (pero ya saben el tono que usan), no dije nada y seguí caminando, llegué a donde estaba el segundo y me dijo: mamita (con el mismo tono ofensivo), de igual manera seguí caminando y llegué a donde estaban juntos los otros 3, uno me silbó, el otro dijo algo como: que nalguitas están ricas y otro exclamó: mmmm, en este punto me molesté tanto que no pude más y voltee la cabeza y dije : pendejos pero viéndolos a la cara y seguí caminando, entonces del otro lado escuche otro comentario: que rica y ahí se unieron los demás diciendo y haciendo exclamaciones. Yo me sentí muy enojada, cansada de todo el acoso y en lugar de seguir mi camino e ignorarlos decidí voltear y hacerles frente. Les dije:¿Qué les pasa? (todos se quedaron callados y con cara de espanto) Les dije: ¡Díganme! Y uno de ellos me dijo: Nada Le respondí: Claro que me dijiste algo, porqué no tienes el valor de aceptarlo, porque no tienes las mismas agallas de decírmelo en mi cara, que cuando pasé a tu lado. Los otros comenzaron a burlarse de él y otro muy valiente me respondió: Que estás muy bonita. Y le dije: No discúlpeme pero no me dijo eso, ninguno de ustedes, ojalá hubiera sido así, ojalá así como tienes el valor de mentir, tuvieras el valor de decírmelo frente a frente y no de hacerlo de esta manera tan cobarde y grosera que ofende. Ninguno dijo ya nada, yo me di la vuelta y la gente que pasaba por ahí no dijo nada ni hicieron nada solo veían. Yo iba vestida con un pantalón no muy entallado y una blusa holgada (hago mención de mi vestimenta de ese día, de modo descriptivo ya que uno puede vestirse como mejor le venga en gana, puesto que no por vestirnos de cual o tal formas merecemos el acoso)

 

Por Lola

Contá Conmigo
16+

one comment
Historias

Desde entonces no volvió a pisar la tienda

Mi familia es propietaria de una pequeña tienda de abarrotes dentro de casa, en la cual yo siempre atendía por las tardes después de la escuela. Cerca de mi casa-tienda vive un honorable profesor de escuela secundaria técnica (que por lo que he oído tienen en un altar de oro), el caso es que esta honorable persona a la hora de la comida iba por la “Coca” para su familia y en lo que me daba la vuelta para buscarla en el refrigerador me sabroseaba y piropeaba, aguante la situación por tonta y por ser él “influyente” pues no quería meter a mi familia en problemas. Lamentablemente cuando conté lo sucedido en mi casa no me creyeron por ser conocido este hombre como intachable hasta que un día alce la voz y le dije “Deje de decirme esas cosas que no me gusta” esta vez mi mamá escuchó todo y le reclamó, por lo que este señor no le quedó mas que pedir disculpas y decir algo que hasta hoy día recuerdo con asco “NO SABÍA QUE TE OFENDÍA CON LO QUE TE DECÍA”, desde entonces no volvió a pisar la tienda y cada vez que paso enfrente de su casa con mi papá, mi novio o mi hermano se esconde…

Por Sandra C.

Contá Conmigo
7+

no comments
Uncategorized

Asqueando

one comment
Historias

De pasada

Iba yo caminando de regreso a mi casa despues de dejar a mi hermano con la abuela y derrepente paso un tipo en una moto y me dio una nalgada aparte que me grito unas cosas horribles no pude hacer nada pues fue nomas ‘de pasada’ ya que iba en la moto. Y varias veces ya me han dicho cosas acosadoras que me incomodan y molestan a dondequiera que voy aunque valla acompañada. Que indignante situacion que tenemos que pasar las mujeres por tipos como estos!!

Por Jaqueline

Contá Conmigo
8+

no comments
Uncategorized

Vayamos identificando y denunciando a estos acosadores

Acosadores sexuales que operan en el Metro difunden imágenes en redes sociales

En la red social Facebook se encuentran desplegados al menos siete  perfiles donde se detectaron no sólo gráficas con imágenes femeninas, sino además relatos de individuos que se trasladan de una estación a otra, perdidos entre cientos de personas, pero junto a sus posibles víctimas que a diario utilizan ese medio de transporte.

Las unidades de Policía Cibernética del gobierno capitalino investigan a grupos de acosadores sexuales que viajan en las diferentes líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) y que hacen uso de teléfonos celulares para fotografiar traseros de mujeres que posteriormente difunden en redes sociales.

Los seguimientos en la red se desprenden de denuncias ciudadanas que refieren haber visto a sujetos captando imágenes fotográficas en vagones, pasillos y escaleras del referido transporte, a cualquier hora del día.

En la red social Facebook se encuentran desplegados al menos siete  perfiles donde se detectaron no sólo gráficas con imágenes femeninas, sino además relatos de individuos que se trasladan de una estación a otra, perdidos entre cientos de personas, pero junto a sus posibles víctimas que a diario utilizan ese medio de transporte.

“El tren se movía y ese vaivén hacía que nuestro momento fuera aún más rico, yo seguía acomodándome y ella se movía discretamente, iba con los ojos cerrados, me imagino que sintiendo y disfrutando; llegamos a Oceanía y bajaron muchas personas y subieron otras tantas, ella ni se movió siguió pegada a mí y yo feliz por eso, llegamos a San Lázaro…”, refiere uno de los tantos relatos.

La mayoría se autodenominan “comunidad cerrada” y en ellas se despliegan diariamente decenas de imágenes de adolescentes y mujeres adultas a las que exhiben en pantalón, falda o vestido, pero todas con el ángulo sexual.

Los investigadores de las redes sociales tienen  detectadas varias líneas del Metro, donde presuntamente viajan los acosadores según sus relatos y las fotos de los andenes y pasillos.

Lo delicado del caso es que aquellos que administran esos grupos convocan a sus seguidores a enviar a cualquier hora y si es posible en tiempo real fotografías, videos y relatos de sus experiencias en el transporte naranja.

Incluso, alguno de los acosadores anuncia sus características físicas y el tipo de vestuario que utiliza para que sea identificado en ciertas estaciones, con el propósito de llamar la atención de mujeres que estén dispuestas a tener un encuentro íntimo.

“Estaré en metro sn lazaro hasta ultimo vagon direccion cd azteca sueter negro de cuello redondo y mochila azul, pantalon mexclilla azul (sic) por si alguna dama le gustaria un rico arrimón” (sic), anuncia otro acosador.

Las autoridades también recopilaron imágenes de supuestas féminas semidesnudas, algunas, en pareja realizando actos lésbicos,  otras de manera individual, pero todas presuntamente captadas en los últimos vagones del convoy.

@amarilloalarcon

Fuente: MVS Noticias

 

 

one comment
Historias

Experiencia a bordo de un microbús

Buenas tardes,
Quiero compartir mi mala experiencia a bordo de un microbús en la Ciudad de México.
Fue aproximadamente a las 5:00 pm cuando iba abordo de un microbús para llegar al metro. El microbús iba muy lleno, por lo que me acomodé en la parte de la puerta trasera. Se desocupò un asiento en la parte de atrás, donde caben 5 personas y me senté en uno de ellos. La gente fue bajando poco a poco, hasta que se descocuparon más asientos, pero hubo un tipo que se quedó todo el tiempo parado frente a mi y no sabía porqué no quería sentarse pues me obstruía la visibilidad. Hasta que decidí cambiarme de asiento para estar más cómoda fue que me di cuenta que el tipo se venía masturbando. Estábamos subiendo en un puente y mi primera reacción fue avisarle al chofer del microbús que ese tipo se venía masturbando, pero no me dio tiempo de terminar cuando el depravado se aventó en pleno movimiento del microbús. Todos me quedaron viendo feo y el chofer nisiquiera se tomó la molestia de preguntarme si estaba bien. Su acompañante tampoco. Y una señora se atrevió a preguntarme que si el tipo ese venía comnigo ¿? wtf. Me quedé asustada y enojada.
Cómo hubieran reaccionado ustedes?
Saludos a todas y pensándlo bien creo que debí de haber gritado: Maldito deprávado!!!

Por Leticia

Contá Conmigo
14+

one comment
Historias

En lugar de defenderse también, lo que hicieron fue detenerme.

Dos amigas y yo íbamos caminando por la calle, tranquilamente cuando unos tipos en un carro nos acosaron sexualmente, cuando voy sola, siempre hago frente a esas agresiones, sin embargo, no suelo hacerlo acompañada, pues mucha gente no entiende que tengo derecho a defenderme y se asusta, como pasó en esta ocasión), nos siguieron lentamente en el carro, acosándonos y mis amigas -entrenadas como la mayoría de las mujeres a no verlo- siguieron en su rollo, pero yo no pude ignorarlo más, tomé una piedra del piso y les grité, se arrancaron -rápido, se burlaron pero no siguieron acosándonos-, pero mis amigas tuvieron miedo y me agarraron para no amenazarlos más, otros tarados que estaban cerca nos acosaron y se burlaron también y ellas me agarraron para que no les respondiera. Lo que me duele es que, en lugar de defenderse también, lo que hicieron fue detenerme.

Por Valeria López Gutiérrez

Contá Conmigo
7+

no comments
Uncategorized

San Valentín

No significa No

no comments
Uncategorized

Piropopó-Videojuego sobre el piropo como acoso

A veces el mundo real es demasiado pesado para enfrentar el acoso. Les compartimos esta iniciativa desde España.

Juguemos e ideemos maneras de responder y eliminar la violencia sexual de nuestras comunidades.

 

JUEGA AQUI

¿Para qué?

chica - paso 1Se nos ocurren varios motivos para lanzar un juego así:

  • Visibilizar la situación. Queremos mostrar que este mal llamado piropo es un acoso callejero que todas las mujeres hemos sufrido alguna vez. De hecho, cuando estábamos programando el juego y se lo contábamos a nuestras amigas todas sin excepción nos dijeron que sí, que alguna vez o bastantes habían estado en esa situación y había sido desagradable para ellas. Si quieres difundir este videojuego para ayudarnos a visibilizar esta situación por favor, utiliza #piropopo, gracias!
  • Nos plantamos. Hemos decidido afrontar esta situación de otra manera, hacerla visible y esperamos ayudar a otras mujeres a darse cuenta que no tienen que aceptarlo si no quieren. Estamos cansadas de escuchar que es normal y que debemos sentirnos halagadas porque socialmente está aceptado como un “regalo” a la mujer, cuando la verdad es que nos desagrada profundamente.
  • Denunciar. En nuestra opinión, estos no son piropos, son más bien una mierda pinchada en un palo (somos de pueblo). No aceptamos el acoso y menos en espacios públicos, queremos ser partícipes de un posible cambio en las actitudes sexistas que lo amparan.
  • piropeador1Proponer un cambio. Nos parece que otras propuestas hasta ahora se basan en recopilar y criticar esta forma de sexismo
    y nos apetecía lanzar un debate: “De acuerdo, no nos gusta. Pero, ¿qué hacemos para cambiarlo? ¿tú que harías?“ ¿Qué responder ante un situación así? ¿Podemos hacer algo? Tratando de evitar la grosería y la violencia gratuitas, hemos fantaseado con posibles respuestas divertidas y absurdas.
  • Terapéutico. Muchas mujeres sentimos malestar en estas situaciones y ni si quiera identificamos por qué, a veces también sentimos impotencia o miedo. Es importante que nos hagamos conscientes de cuáles son nuestras posibles respuestas en estas situaciones y cuáles nos ayudan a sentirnos bien. Durante el desarrollo del juego, nos dimos cuenta que en este mundo virtual todo es posible y que, si éramos capaces de encontrar la mejor solución aquí, también lo haríamos en las calles.
  • Divertirnos. Una parte fundamental del proceso ha sido lo que nos hemos reído al crear este videojuego, con nuestras conversaciones: las posibles respuestas de ella, las canciones, los diferentes finales… Nos parece que, precisamente porque es un tema muy serio, es importante poder mostrarlo de manera divertida. La risa nos ha acompañado desde el inicio hasta el final del proyecto así que, si vosotras os reís con Piropopó, habrá sido todo un éxito. Así que, por favor, ¡contádnoslo!
  • piropeador2Aprendizaje. En realidad, todo comenzó porque mezclamos dos ideas. Por un lado, queríamos aprender a utilizar Scratch, la plataforma para crear juegos con la que está elaborado. Por otro, llevábamos un tiempo siguiendo informaciones y discursos sobre el piropo como forma de acoso callejero. Así que, se nos ocurrió utilizar algo que detestamos (el piropo) como tema para practicar la creación de videojuegos.

Al principio nuestros objetivos prioritarios fueron aprender scracth, denuncia y propuesta de cambio y sobretodo pasárnoslo bien en el proceso. Al final como resultados hemos aprendido a utilizar scratch, nos hemos empoderado y nos hemos divertido mucho haciéndolo.

De: http://piropopo.somosmakers.es/para-que/

no comments
Eventos

Imágenes-Tribunal Simbólico contra la Violencia, el Hostigamiento y el Acoso en la UACM.

Aquí unas imágenes que tomamos de las actividades artísticas en el Tribunal por parte de los colectivos Mujeres Grabando Resistencias y Sublevarte Colectivo. En el area del tribunal, Mujeres Grabando Resistencias montó el “proyecto tendedero” con mensajes gráficos, cuestionado la violencia heteropatriarcal e invitando a lxs etstudiantes de crear su propia playera para el tendedero. Gracias a quienes asistieron para apoyar e informarse.

 

no comments
Eventos

Programa del evento de hoy.

1475917_10202836585864254_75053416_n

no comments
Eventos

EVENTO-Tribunal Simbólico contra la Violencia, el Acoso y el Hostigamiento en la UACM

Apoyemos a lxs compañerxs de la UACM en este evento ante la violencia de género que ha sido ignorada.
Informémonos, participemos.

1419962_10201564301162067_1509349680_n

no comments
Historias

No me agrada que ni siquiera enfrente de mi casa pueda andar segura

Fue hace dos dias, iba saliendo de mi casa y como se me olvidaron las llaves esperaba a q mi madre se asomara a abrirme, mientras tanto un tipo q iva en bicicleta me empezo a describir q le gustaria hacerme, las palabras fueron tan asquerosas q aun no puedo olvidarlas; el tipo ya lo he visto muchas ocasiones y siempre q lo veia era lo mismo, pero ahora me da miedo q ya sepa donde vivo, mi madre me llama exagerada, en si toda mi familia lo hace pero el coraje y temor me invaden, lo peor es q nose quien es, como se llama, lo unico q tengo en mi memoria es su horrible rostro y sus asquerosas palabras q pronuncio con su vomitable voz; nose a lo mejor exagero pero en verdad no me agrada q ni siquiera enfrente de mi casa pueda andar segura… nose ya q pensar ni hacer…

Por Anónimo

Contá Conmigo
12+

one comment
Uncategorized

¡HOY! Súmense por Twitter y Tumblr y conversemos para entender mejor.

harassmentis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no comments
Uncategorized

El acoso es delito

Les recordamos que el acoso en las calles, o violencia sexual en los espacios públicos es delito en el Distrito Federal.

Va de miradas lascivas y comentarios sobre el cuerpo hasta tocamientos y se sanciona con hasta 7 años de prisión.

Es nuestro derecho denunciar y vivir en una sociedad en donde el acoso sea simplemente inaceptable.

Todas las personas tenemos un rol en esto, informándonos, apoyándonos y denunciando.

El acoso NO es normal, no es “picardía mexicana” y tampoco es un halago.

1382889_10151773293939877_897302179_n

Periódico Reforma, Octubre 4, 2013

 

2 comments
Historias

Acepto que nunca tuve de la conciencia de este problema hasta ahora.

Essta ciudad y este pais estan enfermos, por casualidad encontre esta pagina y me sorprende la cantidad de acoso que se ve en la vida diaria de las mujeres mexicanas y me enferma que lo que les sucede y tan solo de pensar que le pudiera pasar a alguien de mi familia me causa una gran preocupacion; pero se ha llegado al extremo de que incluso los hombres son acosados por otros hombres, yo soy hombre tengo 28 años y desde que iba en secundaria me ha sucedido el acoso por parte de hombres y a otras personas que conozco, en el metro tacubaya regresando a mi casa de la secundaria un tipo como de 40 años me pregunto si yo era “tal” persona(no recuerdo que nombre menciono) le dije que no; y el me respondio que me daba 500 pesos si lo acompañaba, yo solo segui caminando y lo ignore.
En otra ocasion saliendo del metro a las 11 pm un tipo jooven no me quito la mirada mientras yo subia por las escaleras electricas y se quedo parado un rato mirandome hasta que yo termine de subir las escaleras.
La ultima vez fue hace 2 años cuando iba rumbo a mi trabajo en lomas de chapultepec yo iba caminando a prisa por que ya era tarde cuando una camioneta se detuvo y un tipo de cerca de 40 años muy elegante y me pregunto por una direccion y yo no supe explicarle bien; no se de donde era pero tenia un acento extranjero, tal vez era español o argentino; no sabria decirlo exactamente pero el caso es que yo amablemente me detuve a tratar de ubicarlo en la zona que buscaba y de repente me pregunto si no conocia un burdel con chicas guapas y le dije que no, y me seguia preguntando que a donde iba yo cuando queria sexo y cosas asi y le dije que no conocia que ya llebaba prisa y me tenia que ir pero el seguia avanzando y me seguia preguntando que si nunca habia estado con un hombre, que si nunca habia tenido curiosidad, etc. mientras se agarraba el pene sobre el pantalon y me decia que se sentia muy excitado; yo no le di mucha importancia por que estaba pensando que lllegaria tarde a mi trabajo y solo pensaba en que tenia que correr las ultimas 3 cuadras para llegar y soolo le respondi que no sabia y me fui.
La verdad yo no me senti atemorizado ni invadido en mi intimidad aunque si me senti inncomodo; pero tan solo de pensar que esto me sucedio a mi un hombre como cualquiera, que ni siquiera soy homosexual ni lo aparento y los hombres tienen ese atrevimiento de hacerme todo tipo de proposiciones; entonces las mujeres y niñas de este pais estan mucho mas expuestas y vulnerables a todos estas situaciones; y me causa una gran preocupacion e indignacion que alguien pueda tener esa falta de respeto hacia otro ser humano ya sea hombre, mujer, niño o niña y que la sociedad lo vea como algo normal o como una broma y que yo acepto nunca tuve de la conciencia de este problema hasta ahora, que piensan ustedes de esta situacion que pasa actualmente en Mexico?

Contá Conmigo
11+

no comments
Historias

Denuncia e intervención en la línea 9.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Una mujer encara a un sujeto que se estaba masturbando frente a ella en la línea 9 del metro. Otro hombre la apoya grabando y la acompaña con la policía para que denuncie. Otro sujeto defiende al acosador y lxs demás testigxs no hacen NADA. Aplausos para la señora, aplausos por el que interviene y reflexionemos sobre nuestra actitud y prejuicios ante el acoso.

one comment
Historias

Lucero sobrevivió y contó su historia.

Házle saber que cuenta contigo al firmar la petición.

no comments
Eventos

Este miércoles y jueves en la UAM Xochimilco

Ahora sí. Este miércoles en la isóptica C y jueves en la isóptica A a las 12pm en la UAM Xochimilco.

Este miércoles en la isóptica C y jueves en la isóptica A a las 12pm en la UAM Xochimilco. Al terminar, una plática sobre el acoso sexual en la ciudad de México por la Dra. Adriana Ortega Ortiz.

no comments
Historias

Pero me sonrió y siguió corriendo.

Estaba caminando a mi trabajo a las diez de la mañana, cuando me di cuenta que un hombre atrás de mí caminaba bastante cerca. Entonces, empecé a subir las escaleras del puente peatonal cuando, de repente, el hombre se acercó y agarró mi trasero. Estaba yo en un estado de ‘shock’ y no pude encontrar las palabras, para decirle que este comportamiento era una vergüenza y asqueroso. Mientras él huía, le grité ‘oye’, para que pensara que se diera cuenta que estaba enfada con él, pero me sonrió y siguió corriendo. Este tipo de comportamiento no es solo asqueroso sino agresivo y muestra una falta de respeto a las mujeres en general, no podemos y no vamos a soportarlo.

Por Isobel

Contá Conmigo
23+

no comments
Uncategorized

Los eventos de la semana.

TEDxCity2

Este viernes 20 de Septiembre tendremos el gusto de asistir a la inauguración de Tedx Mexico City en donde se transimitirá la plática de la directora de Hollaback Emily May y otrxs innovadorxs urbanxs. ¡Nos vemos ahí!

 

no comments
Historias

La gente volteó pero no hizo NADA.

Iba en el metro, cerca de las puertas. Cuando éstas se abrieron en Sevilla, un señor subió corriendo. Pasó junto a mí, se me quedó viendo y dijo “Ay, qué chichotas”. Me dio muchísimo coraje y decidí encararlo, pero justo cuando yo estaba a punto de hablar empezó la música fuertísima de los vendedores de discos. Me esperé a que dejara de sonar, miré al tipo y le dije en voz muy alta “¿QUÉ TE PASA, PENDEJO?”. Él ni me volteó a ver de nuevo, como si no supiera de qué le hablaban. La gente que también iba en el vagón sí volteó a ver qué pasaba, pero no hizo NADA.

Por Gabriela

Contá Conmigo
31+

no comments
Uncategorized

…así vayas lo más fondonga que sea.

Soy una chica de 17 años que si bien creo que yo también me pregunto cosas como en que hay días en los cuales mi ropa no debería de atraer piropos o miradas ¿Porque pasa eso, ya no puedes salir a caminar a gusto por las calles así vayas lo más fondonga que sea.
Diario utilizo el transporte público para poder trasladarme a mi escuela, puedo decir que me dicen más burradas en camino a donde tomo mi combi para poder llegar al metro y que me siento más segura en la combi (pues nunca he sufrido acoso en dicho transporte público), más que nada mi martirio es al ir caminando o estando parada esperando el transporte público y escuchando sandeses de los ineptos que pasan, cosas como chiquita, sabrosa, que culo inclusive el Buenas Tardes pero de un tono no muy bien visto, inclusive hasta cuando voy con mi madre a ella le gritan suegra o cosas así.
Las únicas veces en las que me he pseudodefendido fui una hace prácticamente un año en la cual yo me encontraba saliendo del metro Juarez caminando hacia la escuela donde un señor aproximadamente de 40 años me dijo -Si se ve que te encanta la verga, eso me hizo sentir enfurecida y con bastante miedo, a decir verdad lo único que respondí fue -Pendejo, podría ser tu hija. Otra ocasión fue donde me encontraba caminando para tomar mi transporte publico, un taxista me grito una marranada y yo le hice una seña obscena con el dedo.
Algo curioso que igualmente me sucedió hace un año con una amiga en la esquina de mi casa, estábamos haciendo una llamada telefónica cuando de repente un coche rojo se paro frente a nosotras, mi amiga me jalo y me metió a una farmacia cercana que se encontraba por ahí, yo intrigada le dije -¿Que te pasa?, Ella me dijo que vio como el tipo se saco su pene y se estaba masturbando, yo no me percate de esto puesto que tengo cierto grado de miopía ademas de no poner atención al coche, después de como 5 minutos vimos pasar al coche rojo y nos fuimos corriendo a mi casa.
Debemos de poner un alto al acoso verbal que sucede en las calles día con día, podríamos ser sus hijas!!

Por Ginna

Contá Conmigo
23+

no comments
Uncategorized

…Mari solo volteo y le sonrió sin detenernos seguimos caminando.

Acompañe a una amiga de la universidad, a la plaza meave, al bajar del microbus en bolivar esq. con mezones, habia dos tipos en una tienda de instrumentos musicales, y uno de ellos le avienta un piropo a mi amiga, no fue grosero el tipo pero un poco lanzadote con ella,mari solo volteo y le sonrio sin detenernos seguimos caminando, entonces el otro tipo que me grita que adelante de vuelta a la izquierda hasta llegar a una construccion, y nos saco de onda el comentario, nada, pues dirigiendose a mi dice hay muchos albañiles y a ver si alguno me lanza algo aun que sea un ladrillo, me dio un coraje (soy llenita y la verdad no tengo el cuerpo que quisiera) pero ya esto a costumbrada a que siempren le digan piropos a mis amigas, pero este barbaja solo se dirigio a mi para humillarme, nunca me habia sentido tan despreciada, y perdon por lo que voy a decir daria lo que fuera por un dia de verdad sentirme acosada o buscada solo por apariencia, la verdad si estubieran en mi lugar lo entenderian, mil veces desearia sentirme como un objeto sexual a ignorada y esta semana muy humillada despreciandome a mi misma por ser quien soy, pero solo es la forma de pensar de una chica que alparecer solo soy linda para mi querida mami, y enverdad que las envidio, solo un dia en la vida por sentirme deseada, de la manera que sea pero deseada. y no el objeto de burlas o chistes.

Por Sara Rodriguez

Contá Conmigo
18+

3 comments
Historias

Somos seres humanos y queremos – exigimos – respeto.

Como una mujer no mexicana, espero que me haga entender en lo que ahora les voy a contar.
Si ustedes se pueden identificar con mi experiencia, y si viven en Puebla que es donde ahorita vivo yo, les pido que por favor se pongan en contacto conmigo para poder organizar algo para mostrar que no aceptamos lo que nos ha pasado y sigue pasando a nosotras las mujeres cada día en México, que no es algo que tenemos que soportar ni algo que merecemos por actuar o vestirnos de cierta manera, y que no tiene excusa – nadie tiene el derecho de hacerte sentir como un objeto – un pedazo de carne – para la mirada masculina! Y si aún así lo hacen, tienes todo el derecho – ¡el deber! – de protestar. Y eso es lo que he empezado a hacer.

Nunca me he acostumbrado a las miradas. Me incomodan horriblemente, y me parece increíble la manera tan indiscreta, asquerosa en que los hombres te miran. Las miradas son suficientes para hacerte sentir reducida a nada más que un cuerpo, ignorando todo lo que hay dentro de ese cuerpo, un cuerpo que por casualidad es femenina. ¿Ése es mi destino, entonces? ¿Por haber nacido mujer tengo que aguantar esas miradas? !Yo no lo voy a aceptar, nunca!
Pero no siempre son solamente miradas. A veces las miradas se acompañan por comentarios o sonidos. Chiflidos. “Hola, güerita”. “¿Cómo estás, mamita?”. Nada más “hola” es suficiente para darme rabia – ¿qué les da el derecho de hablarme así? ¿Lo hacen por que piensan que sus comentarios significan algo positivo para mí, o quieren que me sienta incómoda e indignada?

El otro día, un hombre estaba saliendo de su casa y al verme me dijo – supuestamente pensando que yo era de Estados Unidos – “Hola, darling”. Me volteé y le pregunté “¿Qué me dijiste?”, y él repitió la frase. Yo le negué con la cabeza, diciéndole que “no, eso no se hace”, y me pidió disculpas. Es lo menos que podría haber hecho.

Hace unos meses, un chico me chifló y yo me quedé mirándole con una expresión sorprendida de mi cara, y le pregunté “¿Por qué?”. Me dijo que “Es que eres tan bonita”, y yo le respondí “No me importa, no lo hagas”. Espero que eso al menos haya hecho que la próxima vez lo piense bien antes de hacer esos comentarios. No hacen más que hacer que esos chicos y hombres se vean increíblemente estúpidos.

El peor ejemplo fue cuando estaba esperando el camión, cuando un hombre se acercó y quería que yo le acompañara a un hotel. Me quedé tan desconcertada por su audacia que no pude hacer más que decirle que no e irme de ahí. Si hubiera pasado hoy, sus genitales habrían sufrido…

Los ejemplos de los comentarios son demasiados para mencionar aquí. Lo único que puedo decir es que ya no los acepto – me atrevo a hacer o decir algo. A los cobardes que me chiflan desde su coche, I give them the finger. ¿Muy agresivo? No es nada en comparación a lo que ellos hicieron. Tengo todo el derecho de hacerlo, y les prometo algo – se siente chido.
A los que me dicen algo, les pregunto por qué. Puede que no sean capaces de entender que lo que están haciendo es malo y estúpido, y que mis preguntas y protestas no cambien nada, pero principalmente lo hago por mí. Porque yo no merezco eso, y no tengo que aceptarlo. Y si al menos puedo hacer que un solo hombre lo piense porque yo cuestioné lo que hizo, valdría la pena.

Chicas y mujeres – ¡nunca, NUNCA, se sientan culpables por haber reaccionado a estas porquerías! ¡Nunca piensen que es su culpa! ¡Nunca piensen que tienen que aguantarlo sin hacer o decir nada!
Yo ya estoy harta de las miradas, los comentarios y los sonidos. No tengo por qué aceptarlo, y necesito que ustedes, mis hermanas, se atrevan a protestar. Yo entiendo que no es fácil, y entiendo que les da miedo. No estoy diciendo que hay una manera correcta de hacerlo, sólo les pido que hagan algo. Para ustedes mismas, para sus hermanas mexicanas, para las futuras generaciones de mujeres – y para que los hombres entiendan que merecemos algo mejor. Somos seres humanos y queremos – exigimos – respeto. Y mientras no hagamos nada, los hombres mantendrán el poder.

Por Tinna

Contá Conmigo
10+

no comments
Historias

Me amenazo y me dijo que me iba a demanadar

En la noche ingrese al metrobus, en la seccion preferente para mujeres habia un señor de unso cuarenta años junto con su esposa sentados en esa seccion, amablemente le solicite al señor que me cediera el asiento, empezo a llamar por telefono y me dijo que lo esperara pasaron 4 estaciones y el señor no se levanto a lado mio se libero un asiento y me sente, siempre he considerado que la denuncia ciudadana es la forma de hacer cambios, por lo que tome una foto de los asientos denfrente mios, en donde se ven los letreros de zona exclusiva para mujeres y el letrero de asiento para discapacitados personas de la tercera edad, etc, y se veia que habia un hombre sentado en esta zona, la esposa del señor le dijo que habia tomado foto a el directamente, y el señor se levanto y empezo a tomarme fotos directamente a mi a mi persona, y me amenazo y me dijo que me iba a demanadar, yo incluso intente explicarle que la foto era para colocar una denuncia de falta de seguridad, nunca encontra de el y el no entendio, siguio tomandome fotos, me quede con una sensacion de inseguirad y miedo, acaso nunca podre volver a subri a ese metrobus por el miedo de toparme con este hombre, es acaso justo que una tenga que sufrir un acoso y amenza por querer hacer una denuncia sobre una deficiencia en la seguirdad?

Por Steph

Contá Conmigo
4+

no comments
Uncategorized

Alerta de Género YA

544806_10151768335853967_508155120_n

no comments
Uncategorized

Impune, el abuso sexual en las calles del DF

Delito cotidiano difícil de comprobar; sistema judicial es ineficaz
Impune, el abuso sexual en las calles del DF

CIMACFoto: César Martínez López
Por: Anaiz Zamora Márquez

Cimacnoticias | México, DF.- 18/07/2013

Diariamente millones de capitalinas, así como de otros estados de la República, recorren las calles de esta ciudad para ir a su lugar de trabajo, estudio o esparcimiento, con el riesgo latente de padecer violencia sexual en la vía pública sin que haya acciones concretas de la autoridad para combatirla.

De acuerdo con el “Informe especial sobre el derecho a la movilidad 2011-2012”, de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), 7 de cada 10 mujeres afirman que se trasladan en esta capital con el temor de ser agredidas sexualmente.

Y es que el acoso y el abuso sexual son las agresiones que más viven las capitalinas, pero no existen datos de las instancias de justicia, ya que son delitos difíciles de comprobar y las mujeres no suelen denunciarlos.

Según el “Informe estadístico delictivo”, de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), de enero a diciembre de 2012 se iniciaron 2 mil 226 averiguaciones previas por el delito de abuso sexual, un promedio de 6.1 diarias, aunque la dependencia no desagrega la cifra según el sexo y la edad de las víctimas.

La violencia sexual está definida en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el DF como “toda acción u omisión que amenaza, pone en riesgo o lesiona la libertad, seguridad, integridad y desarrollo psicosexual de las mujeres”.

En tales acciones se incluyen las miradas y palabras lascivas, las prácticas sexuales denigrantes que se cometen contra las mujeres sin su consentimiento, y el hostigamiento.

El artículo 176 del Código Penal del DF establece que comete abuso sexual quien “sin consentimiento de una persona y sin el propósito de llegar a la cópula ejecute en ella un acto sexual”.

El Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF) precisa que dentro de este delito están los tocamientos a genitales, glúteos, senos y pubis, ya sea por encima o dentro de la ropa, aunque esta clasificación no está estipulada en el Código Penal local.

El artículo 179 del mismo código define el acoso sexual como la solicitud “de favores sexuales para sí o para una tercera persona”, así como “la realización de una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe”.

Ninguno de los dos artículos precisa que los actos sean cometidos en vía pública, aunque a diario se tenga conocimiento de que las palabras, miradas e incluso tocamientos, sean una práctica común en el DF, con lo que se violenta el derecho a la movilidad libre y segura del que deberían gozar plenamente las capitalinas.

La CDHDF plantea que la movilidad “constituye un elemento esencial para la vida digna y el desarrollo pleno y armónico de las personas”, que debe ser considerado como un Derecho Humano en el que convergen los medios de transporte, la infraestructura vial y el espacio público.

AUTORIDAD OMISA

En su informe sobre el derecho a la movilidad, la CDHDF recuerda que con base en la Ley de Acceso el gobierno capitalino creó el programa “Viajemos seguras”, coordinado por el Inmujeres-DF e integrado por otras 10 dependencias y una organización ciudadana.

La Comisión advierte que el programa se implementa “únicamente en el transporte público y no contempla a los servicios concesionados y otros espacios públicos, como son las paradas, calles, parques, etcétera”.

Cimacnoticias hizo un recorrido por los cinco módulos de atención del programa ubicados en las estaciones del Metro Pantitlán, Balderas, Pino Suárez, Hidalgo y Revolución, para observar cómo se atienden las denuncias por abuso sexual en la vía pública.

Por ejemplo, en el módulo del Metro Balderas se constató que no se reciben denuncias y sólo se hace un registro de los hechos, lo que contraviene el objetivo del programa de “promover el acceso de las mujeres a la justicia y a la sanción a los agresores mediante procedimientos agiles, sencillos y efectivos”.

Y es que en los módulos sólo se brinda asesoría y acompañamiento inicial “en caso de que la víctima decida denunciar”.

Una abogada encargada de brindar la asesoría explica el procedimiento para realizar la denuncia –que debe presentarse en una de las seis unidades de la Agencia Especializada en Delitos Sexuales de la PGJDF en la capital del país–, y lo que la víctima debe “tener claro” para agilizarla.

La abogada pregunta si se pudo identificar plenamente al agresor, ya que la no identificación es un obstáculo para que la denuncia derive en alguna sanción.

DESALIENTAN DENUNCIAS

Expertas e investigadoras en violencia de género han advertido que cuando se cometen este tipo de delitos, la víctima es vulnerable y no logra captar muchos de los elementos a su alrededor, además de que se cometen en ambientes privados –donde no hay testigos– o cuando hay aglutinamientos, por lo que la identificación del agresor no es efectiva.

En el módulo de Balderas la empleada informa que la agresión debe denunciarse de manera inmediata, pues al tardarse pueden existir “prejuicios” por parte de los agentes del Ministerio Público.

También advierte que el proceso puede demorar entre tres y seis horas, pues la víctima debe declarar, someterse a pruebas psicológicas y médicas (que comprueben el delito), y luego realizar un retrato hablado del agresor.

Cimacnoticias recopiló testimonios según los cuales en las agencias especializadas algunas denuncias por tocamientos no proceden, debido a que a las víctimas se les informa que deben someterse a una prueba ginecológica aunque no haya ocurrido una violación, por lo que al negarse a esa revisión la autoridad judicial detiene el proceso y la denuncia no se registra.

La abogada reconoce que en las agencias especializadas existen “prejuicios y malos tratos” por parte de los funcionarios, por lo que se ofrece a acompañar a la víctima a realizar la denuncia para que el trato “sea menos agresivo”.

La servidora pública insiste en que su labor en el Inmujeres es “incentivar la denuncia en este tipo de agresiones”.

Para complementar el servicio en el módulo de atención, una psicóloga da una serie de recomendaciones para que las mujeres no sean víctimas de más agresiones.

via http://www.cimacnoticias.com.mx/node/63826

one comment
Historias

Finalmente seguí caminando hacia mi casa pero volteando hacia todos lados.

Venia de regreso de la Universidad con mi novio, pero al llegar a la parada del trolebús a una cuadras de mi casa (donde mi novio toma el trasporte para ir al trabajo) mientras esperábamos que lo abordara me percate que un tipo mientras cruzaba la calle me volteaba a ver y ver, como tres veces (en ese momento no le tome en cuenta)de repente me percato que se encontraba recargado en un poste de luz (creí que estaba esperando a alguien más) pero se nos quedaba viendo, le comente a mi novio y él voltio a verlo por lo que este tipo camino un poco haciéndonos creer que ya se iba, al ver esto nosotros ya no hicimos caso; cuando mi novio estaba por abordar el trolebús vi que este tipo venia de regreso y camino hacia el poste de luz donde estaba recargado, por lo que preferí cruzar la calle hacia contra esquina de donde el estaba para no encontrármelo de frente, pero mientras esperaba cruzar vi que el camino hacia la esquina para cruzar la calle y alcanzarme, para suerte mía se puso el alto y cruce rápidamente la calle (el quedo en contra esquina de mí), decidí darle la vuelta a una de las cuadras para que el ya no me siguiera con la mirada, pero voltee y vi que me seguía mirando, al fin de cuentas le di la vuelta a la cuadra (en esas calles transita mucha gente)pero al doblar la calle donde me sacaba a la misma avenida donde anteriormente me encontraba vi que este tipo estaba esperándome, el se dio cuenta de que yo me percate y comencé a buscar una patrulla porque seguido andan dando rondines por ahí pero no encontré ninguna y volví a cruzar la calle y hacerle creer que haría lo mismo, pero ahora me espere en la esquina donde el ya no pudiera verme como unos 5 minutos, esta vez ya no le di la vuelta a la cuadra y me fui sobre esa misma calle para salir a la avenida, al llegar a la esquina ya no lo vi y espere ahí unos poco minutos para asegurarme que realmente no estuviera, finalmente seguí caminando hacia mi casa pero volteando hacia todos lados cuidando de que no me estuviera siguiendo. Sentí miedo, mucho coraje e impotencia de no haber podido hacer nada, en un momento, si pensé en enfrentarlo pero preferí no arriesgarme. Deseaba tanto que apareciera una patrulla para pedirle apoyo pero no sé si realmente podrían ayudarme porque no tenia pruebas para comprobar que me estaba siguiendo. Se debería hacer algo contra estos tipos!!

Por Erika

Contá Conmigo
11+

no comments
Historias

Es tan difícil describir la sensación tan horrible de sentirse tan sólo un objeto, un pedazo de carne

Hola, soy Rosy. Vivo en un municipio del estado de Puebla. Solo dos veces en mi vida me ha pasado que caminando en la calle pasa un chico en bicicleta y me agarra la nalga, es cosa de sólo un segundo, pero es tan difícil describir la sensación tan horrible de sentirse tan sólo un objeto, un pedazo de carne. Las dos veces que me ha pasado estoy segura de que estos chicos tienen mucha habilidad y/o práctica, llegan por detrás y saben exactamente cómo hacerlo, no pierden el equilibrio, ni están tanteando hasta encontrar el lugar exacto, esa habilidad que tienen para hacerlo tan preciso y tan rápido me indignó muchísimo. Otro punto a su favor es que van en bicicleta, lo cual les da la rapidez para huir.
Tal vez para ellos sea cosa de diversión o no lo sé, pero ojalá algún día ellos puedan sentir lo que una siente como mujer. Ya no se se si sentirme triste o enojada, lo que si sé, es que me siento insegura caminando por mi propia calle.
Y de todo corazón deseo que no le pase esto a nadie.

Por Rosy

Contá Conmigo
13+

no comments
Historias

No es justo que no pueda disfrutar de una caminata

Un dia normal y comun, venia de regreso de la biblioteca; todo iba bien, ese dia me apetecia caminar del metro a mi casa, despues de todo no esta muy retirado; de camino a casa pase a una panaderia y muy alegre me compre un panque, lo saque de bolsa le di un bocado y como estaba seco, saque mi botella de agua y bebi un sorbo mientras lo hacia mientras caminaba, un señor que esta abordo de un bicitaxi me grito: Preciosa, invitame una mordida…
Yo solo lo observe de este modo ¬¬ … y segui caminando, despues de todo mi dia habia estado bien como para enojarme.
Mientras el pidio que el conductor fuera a la par de como yo caminaba, obviamente el conductor se veia incomodo y con un gesto de la cara me dio a entender q no le agradaba lo q hacia el pasajero, el señor obviamente segui gritandome cosas como estas bien linda no quieres venirte conmigo, anda comamos juntos, te va gustar…
Me enfade mucho no quice gesticular sonido de mi boca y solo le hice una señal obscena … finalmente si le grite y le dije: comase sus comentarios (muy vulgar lo se pero en verdad me domino el coraje).
Mientra hacia eso frente a mi paso una señora con un niño, el niño me vio con cara de asombro la señora parecio entender y le dijo al niño: no hagas enojar a las señoritas, me senti avergonzada por eso pero al menos entendio q me molesto lo del señor … finalmente el señor seguia siguiendome, yo lo seguia viendo de mala gana pero parecia q solo lo retaba… finalmente me harte y solo corri y corri sin detenerme hasta mi casa, gracias a dios no lograron alcanzarme, pero estoy segura que a ese señor lo he visto, vive cerca obviamente; llegando a casa le comente a mi mamá a lo cual ella siempre q le cuento cosas como estas solo me dice: ash superalo, no es para tanto, me da tanta tristeza q mi madre y hermano no les importe este tipo de abuso q ocurre afuera, mientras mi padre solo se limito a decirme: TE DARE DINERO PERO JAMAS VUELVAS A VENIR CAMINANDO A LA CASA SOLA…
Aun mas deprimente, se q el lo hace como proteccion, pero se me hace absurdo q solo por ser mujer no pueda caminar tranquila a casa, sufiente coraje guardo q ya no puedo usar faldas porque es un arriesgado y ese dia llevaba pantalones bombachos, no es justo que no pueda disfrutar de una caminata … estoy harta, quisiera vestir de falda o de short corto sin q nadie me moleste en las calles … estoy harta q hombres me hagan comentarios como te ves sabrosa… no me gusta … si por mi fuera preferiria pasar desapercibida en las calles. Pero no obstante conservo esperanzas en q eso ocurra un dia, mientras tanto no pienso dejarme ante este tipo de cosas.

Anonimo

Contá Conmigo
10+

no comments
Historias

Creo que sé muy bien cuál es la diferencia entre ver por curiosidad durante unos segundos y desnudar con la mirada.

Me gusta mucho salir al centro de mi ciudad y desde que empecé a tomar el camión el último año yo sola para no depender de mi padre ni de mis amigos, no he tenido problemas con extraños viéndome o tocándome aún cuando llevo minifalda. El problema es cuando me bajo del camión y empiezo a caminar cerca del boulevard 5 de mayo (ciudad de Puebla), en donde hay mucha gente esperando camiones o bajándose de ellos.
Sé que soy excéntrica con mi cabello verde, botas de plataforma, gabardinas y a veces mi mohicano, por lo que tolero que se volteen a verme siempre y cuando no sea hacia mis senos o mi trasero; creo que sé muy bien cuál es la diferencia entre ver por curiosidad durante unos segundos y desnudar con la mirada. Hasta ahora no he logrado tomar el valor para encarar a los hombres que casi siempre son cuarentones en adelante… sólo pongo una cara de enojo y camino rápido, algunas veces les mostré mi dedo medio o los llamé pendejos cuando ya estaba lejos; pero no sé de dónde tomar la fuerza para responder como muchas de ustedes hacen, para aguantarme las lágrimas y gritarles “BASTA!”… ¿cómo lo logran? ¿cómo es que no se les quiebra la voz como a mí?
Ahora uso audífonos todo el tiempo y pongo la música muy fuerte para no escuchar cualquier cosa que murmuren, pero también me da miedo no percibir si alguien se acerca o no escuchar algún auto que está por atropellarme.

Por Cass Unlovely

Contá Conmigo
6+

 

no comments
Historias

Tú tienes la culpa por tener ese lindo rostro (¿?)

Mi nombre es Shirley, actualmente tengo 23años y vivo en el DF , he sufrido de acoso en las calles y en el transporte publico (llamese microbus, metro combi, etc), desde que entre a la secundaria y salia con mis amigos e incluso con mis padre sufri de acoso, una ocasión mi papá hizo lo posible por defenderme, y la primera vez que me ocurrio fue en la glorienta cercana al metro insurgentes y sufri un terrible shock. En la preparatoria sufri el acoso en un nivel aun mayor, que solo me dijeran tienes buen trasero y me tocaran; incluso me seguian hasta mi casa, mis amigos tenian que llevarme a todas partes y no podia salir a la calle sola, porque las ocaciones que lo hacia habia alguien que me tocaba o seguia a casa; incluso llegue a tener la estupida idea que era un iman de ese tipo de sucesos; me daba miedo estar con un novio, el incluso abrazarlo me daba miedo, el besarlo me causaba sufrimiento, solo no queria tener contacto con los hombres; siempre me han hecho comentarios como estas bien buena, eres sexy, me gusta tu trasero, tu tienes la culpa por tener ese lindo rostro (¿?)…
En fin me daba miedo, vivia atemorizada y me sentia mas segura si siempre estaba acompañada, aunque incluso acompañada me seguian acosando …
Aunque poco a poco volvi a recuperar mi confianza con ayuda de amigos y mis padres. Hasta que hice mi examen de admision para la universidad, mi examen era un domingo a las 8:30am, era para entrar a la uam… Mi novio me esperaria en el plantel donde iva a realizar el examen, desde que tome el metro mas cercano de mi casa note que un joven me veia de forma obscena, me senti culpable por llamar la atencion porque despues de muchos años ese dia decidi usar una falda (que para que sepan no era mini solo era corta y me llegaba poco arriba de las rodillas), como sea decidi ignorarle, tenia que realizar 3 tranbordes y por eso note que al tercer transborde el sujeto seguia siguiendome entre en panico y trate de comunicarme con mi novio para que me recogiera pero tomaria tiempo, asi que me aconsejo me acercara a un grupo de gente pero como era domingo y eran las 7am el pasillo digamos que estaba un poco solo, mi unica opcion fue acercarme a una señora y con miedo le comente que me seguian , pero la señora solo me vio raro y me ignoro, cuando volvi a notar que el sijeto seguia detras mio lo afronte y dije: DEJA DE SEGUIRME a lo cual el respondio NI QUE ESTUVIERAS TAN BUENA. Despues de su comentario, acepto q me senti mas aliviada, el tren del metro se acercaba y yo solo queria llegar a hacer mi examen; y cuando por fin lo iva a abordar, el tipo me toco el trasero con una mano mientras con la otra me puso un pañuelo con algo que logro debilitarme, me di la vuelta e incluso trate de golpearlo el corrio y se iva burlando de mi … no soporte mas y lo ultimo es que me quede inconsciente y a mi alrededor se encontraba mucha gente, una señora amablemente me sugirio acompañarme a un taxi, yo iva llorando todo el caminio hasta que llegue y me encontre con mi novio; quise tratar de hacer a un lado eso y hacer mi examen de admisión, el cual por cierto no acabe y obvio no aprobé, aunque despues de eso sigo recibiendo mas y mas acosos … trato de no tener miedo pero cada vez que salgo siento que cualquier hombre e incluso mujer me vaya a hacer algo porque hasta mujeres me han manoseado de manera para nada agradable; quizas si vivo traumada, pero me gustaria superarlo, hoy en dia ya no salgo con el mismo temor que en el pasado pero a veces si llego a pensar que si escondo mi cara, visto como chico o nose, pueda ayudarme, pero ahora se que no es mi culpa; pero aun asi acepto aun tengo miedo y me da asco que siempre me digan: ESTAS BIEN BUENA…
Nose si expresar mi experiencia ayude a alguien mas pero al menos me siento mas fuerte porque puedo compartirla.
Yo opino que la gente es mas valiosa por su comportamiento y pensamiento; el hecho por ser mujer los hombres no nos pueden denigrar con comentarios como el que mencione, y sepanlo a una mujer no le gusta que le digan algo asi, es preferible sean cortes y le digan: luces hermosa; y el tocarnos obvio no nos gusta y mas si lo hacen de manera salvaje, somos personas no objetos sexuales.
Bueno… me despido y gracias por permitirme expresarme.

Por Shirley

Contá Conmigo
26+

no comments
Historias

Esos días no eran siempre

Tenía 16 años cuando estaba por subirme al metro Cuáuhtemoc Monterrey. Recuerdo que ese día me puse una blusa azul celeste que se pegaba a mi cuerpo. Me sentía linda ese día, y en la adolescencia, esos días no eran siempre. Iba subiendo las escaleras cuando un hombre me agarró el trasero y me apretó muy fuerte. Me sentí muy mal y recuerdo pensar y pensar cómo había sido mi culpa por haberme puesto esa blusa. Nunca más la volví a usar.

Por Miriam

Contá Conmigo
17+

no comments
Historias

Fotografías en el supermercado

Hola a mí me pasó esto a penas el 05 de Junio del 2013; acudí a una tienda de Bodega Aurrera que se ubica en la cuidad de Lagos de Moreno; traía puesta una minifalda; pero al pasar por el área de cristalería un exempleado que estaba platicando con varios empleados más; paso detrás de mi y no se si lo logró o no, me tomó una foto de la ropa interior; yo me molesté mucho y le pedí ayuda al encargado del área; pero se hizo el tonto; luego le pedí ayuda en el área de seguridad y mandaron llamar al encargado en turno; el cual resultó ser el mismo al que le solicité ayuda en primer lugar; para lo cual me dijo que no era problema de la tienda (es decir cubrió a su amigo; que se puede hacer en estos casos? ya que no es la calle y la tienda según entiendo yo tiene responsabilidad.

Anónima de Lagos

Contá Conmigo
19+

2 comments
Historias

Acoso en el puente.

Iba camino a la escuela, era primavera y por ello traía puesta una playera de corte sport, sin suéter ni nada encima. Para llegar a mi escuela, era necesario cruzar un puente peatonal poco transitado, pero como era mediodía, no tuve problema en hacerlo. Mientras iba cruzando, vi que en el otro extremo iba subiendo un chico que parecía atractivo, iba vestido de manera formal, agradable a la vista, nada amenazador. Yo llevaba mi bolsa con mis cuadernos, mi cámara de fotos, el iPod y los audífonos puestos, conforme nos acercábamos, lo vi sonreír, por lo que amablemente le devolví la sonrisa. Cuando estuve a un metro de él, extendió el brazo y me tocó el seno, yo lo primero que hice fue detenerme estupefacta, él me abrazó y empezó a toquetearme, lo que cruzó por mi mente fue que quería robarme la bolsa, por lo que primero la dejé caer hacia mi mano para dársela, pero me dio mucho coraje y con la bolsa en la mano lo empecé a golpear con ella; eso lo asustó, y yo por más que volteaba a los lados no veía a nadie, en la parte de abajo del puente había una patrulla (que al bajar me dí cuenta que estaba vacía), pero no podía ni gritar, lo único que podía hacer era golpearlo, no sé cómo lo separé de mí, y lo que cruzó por mi mente fue aventarlo del puente, pero él se echó a correr. Todo fue tan rápido, yo estaba temblando, no podía ni hablar y me dejé caer en el puente, pero nadie venía, como pude me levanté y salí corriendo hacia mi escuela, entrando le dije a mis amigos y salieron corriendo hacia el puente, pero ya no encontraron a nadie. Me sentí impotente, no podía ni llorar aunque quería, y me sentí sucia porque me sentí utilizada. Lo que más coraje me dio fue que una de mis amigas me dijo que no debería andar vestida así por la calle, porque los provoca, y que no debí pegarle, porque qué tal que me aventaba del puente o me sacaba una navaja.

Por Yo

Contá Conmigo
9+

one comment
Historias

Mudarse por acoso.

En mi escuela es común que vengan estudiantes de intercambio de otros países. Hace un tiempo, estuvo estudiando una chica extranjera con nosotros. Ella vivía por el Ajusco, dijo que la siguieron hasta su casa, y ya que iba a entrar un tipo se bajó del coche para acercarse a ella, ofreciéndole una tarjeta con no sé qué servicio, por lo que lo detuvo, le gritó y se metió a su casa. En esa ocasión, le dije que lo mejor era hacer evidente lo que el tipo quería hacer, porque no están acostumbrados a ser exhibidos y eso los detiene. No pasó de un susto.
Después de eso, ella se mudó a otra zona de la Ciudad, donde me contó que ocurrió algo similar cuando bajó del camión, En esa ocasión, ella hizo un comentario sobre sabía que era bonita pero no era para tanto, y yo machistamente, pensé que estaba alucinando. Hasta que, en una ocasión, andando por el centro, la vi caminar delante de mi hacia la clase y observé cómo un tipo le empezaba a decir cosas y a seguir, me emparejé con ella y le dije “Déjala en paz”, ella se sorprendió porque n me había visto, pero se alegró de que interviniera. Desgraciadamente, su intercambio estaba programado para permanecer varios meses en México, pero por las distintas situaciones de acoso que sufrió decidió regresar a su país, en su Universidad le recomendaron poner una queja ante la embajada para sentar un precedente para futuras estudiantes de intercambio. Esto me entristeció, primero porque ella era mi amiga, y segundo porque deja a México en una situación desfavorable, los estudiantes se pueden desanimar y eso sólo va en detrimento de nuestra formación académica, porque no permite el intercambio con otras personas.

Por Yo

Contá Conmigo
8+

one comment
Historias

No puedo cambiar de ruta.

Todos los días voy a la escuela en mi bici, la cual lleva una sillita atrás pues tengo un hijo de 6 años al que llevo primero a la escuela. Desde hace 3 meses, aproximadamente, me he encontrado en la parada de los cines a un tipo alto, fornido, que no se ve sucio al contrario, siempre con ropa deportiva. este sujeto comenzó haciéndome gestos obscenos con la lengua, las siguientes veces me murmuró cosas. Pero hace un par de semanas me lo encontré en un lugar distinto, más cerca de mi casa y en otro horario. El tipo iba a cruzar la calle hacia donde yo estaba, pero al verme se regresó y caminó en la dirección hacia donde yo iba. Yo me hice tonta un rato pero tenía prisa por llegar por mi hijo a la escuela así que aprovechando que había gente lo rebasé y me subí de nuevo a mi bici. El caso es que me dijo cosas y yo no lo dejé hablar pues me enojé mucho de sentirme acosada. Después de esto y en vista de que ahora operaba más cerca de mi casa y de la escuela de mi hijo y sabiendo que tanto él como yo ya nos teníamos ubicados, decidí buscar apoyo de la policía de la zona. Conseguí teléfonos de los que vigilan esa zona para cualquier emergencia, cargué con mi celular a la mano y una alarma que me dio mi papá. Los policías me decían que ya tenían reportes de este tipo y que en realidad era asaltante, que era extraño que a mi no me me hubiera asaltado. A partir de ese día me puse paranóica e investigando al parecer en realidad intenta asaltar mujeres a las cuales en realidad no les roba sólo las sujeta por el cuello las amedrenta les quita algo que les devuelve y se va. Hoy me lo encontré de nuevo y no pude quedarme callada así que busqué a la policía del cna y en menos de 3 minutos llegaron 3 ciclistas policías al lugar. El tipo ya se nos había escapado. Ellos confirmaron que también le han reportado al tipo pero como asaltante. Hasta ahora no estoy segura de que sea el mismo que roba, pero por lo pronto me siento muy mal, tengo miedo de que sepa donde vivo o donde está la escuela de mi hijo ya que vivo sola y sé que soy blanco fácil. No puedo cambiar de ruta, porque no tengo otra para llegar a mi escuela y acabo de comprarme un gas pimienta. Estoy asustada, no sé cuales sean las intenciones de este tipo y me da mucho miedo ya que es muy alto y fornido y aunque mi maestro de combate me ha dado tips para defenderme, no sé si pueda tener la fuerza para hacerlo. Es terrible que no pueda ya salir tranquila a la escuela y todos los días tema no regresar a casa si este tipo resulta estar más loco de lo que creo.No es justo!!!!

Lucyinthesky

Contá Conmigo
11+

no comments
Historias

¿Qué hago yo?

Iba caminando por la calle y unas dos casas adelante de donde iba ví una motoneta color amarillo, pero no lo tomé importancia, pensé: Es un mensajero o un repartidor, y seguí cuando lo pasé enseguida escuché que se bajo MUY rápido de la moto, me jalo por la cintura y me agarró una nalga, a los dos segundos reaccione y empecé a golpearlo tan fuerte como pude, fueron al rededor de 10 segundos, mismos que fueron suficientes para ver sus ojos, los lentes que traía, que incluso la placa de su motoneta estaba cubierta con un cartón, lo acuse con los policías de la zona pero no lo encontraron; un mes después lo ví por Gustavo Baz y corrí atrás de él seguro que me vió y estaba afuera de una pollería en cuanto me vió se metió y fui y le dije a quien me imagino que es la dueña lo que había pasado, ESTOY 100% SEGURA DE QUE ES EL, sin embargo nadie me creyó ni las personas de ahí, no los policías ellos dijeron que no podían hacer nada que por que ya había pasado mucho tiempo.

Hace 15 días otra motoneta (no alcance a distinguir si era el mismo) se estaciono como en “picada” yo enseguida reaccioné y pensé: Me va a querer hacer algo, y si, se sacó el pene y empezó a masturbarse yo me dí la vuelta y le grite que era un cerdo, se fue, y yo fui al banco, de regreso me iba gritando obsenidad y media y yo tuve muchísimo miedo, no sabía que hacer, si nisiquiera las autoridades pueden hacer algo ¿Qué hago yo? así que solo me puse a llorar y le dije que por favor me dejara en paz que yo no le había hecho nada, y se fue.

Hoy sobre está calle hay una tipo glorieta, así que derivado de todo esto siempre estoy fijandome y hoy me estaba siguiendo la motoneta al verla, enseguida cruce al otro lado de la calle y el tipo se dió la vuelta en “u” exactamente las veces que yo cruce la calle, era más que obvia su intención, pero envcontré a un policía y en cuanto él se percató que me acerque al policía se escucho lo rápido que se arrancó y sin embargo no lo encontraron.

Yo ya de verdad no sé que hacer, no sé si es el mismo tipo, si un grupito de tipos me molesta, no se y estoy desesperada, tengo miedo de que algo me pase, :(

Por Abii

Contá Conmigo
9+

one comment
Historias

SEMANA INTERNACIONAL CONTRA EL ACOSO EN LAS CALLES

¿POR QUE ES IMPORTANTE INTERVENIR ANTE EL ACOSO EN LAS CALLES?FLYER2GRANDE

no comments
Uncategorized

SEMANA INTERNACIONAL CONTRA EL ACOSO EN LAS CALLES

POSTALES PARA DIFUNDIR.

RECUERDA QUE TU SEGURIDAD ES PRIMERO. Flyeracoso1

no comments
Historias

¿En serio te ama?

Veo que la mayoría son acosos por desconocidos. Yo traigo uno nuevo, poco hablado pero que sí pasa. Sí, mi exnovio.
Él me gustaba, lo adoraba, pero no supe ponerle un alto jamás.
Lo conocía poco, cuando empezamos, tengo que admitirlo. Conforme fueron avanzando las cosas me traicioné a mi misma, me perdí, yo ya no era yo y eso es la peor traición.
En primer lugar uno de mis ideales era tener una primera vez bonita, o sea llevar mucho tiempo con él, quizás no llegar al matrimonio, pero sí, que fuese uno solo en la vida de preferencia (Sí, en estos tiempos ya no es lo más buscado), él me empezó a presionar, poco a poco, sutilmente, no había día en que no me lo recordará, incluso llegó a decir que él tampoco había tenido relaciones con nadie (lo cual era una estrategia para convencerme) finalmente a las dos semanas logró su objetivo, después de terminar empecé a llorar, “no sabía porque”, el motivo: Nunca quise.
El siguiente paso: Tenerme cuando quería, cuando yo no quería él se enojaba, incluso llegó a gritarme, chantajearme, era horrible, nunca tuve un orgasmo con él, todos fueron fingidos, sólo pensaba en que él fuese feliz sin importar yo.
Después las cosas fueron más allá, se la pasaba en mi universidad, yo no tenía amigos ahí pues era mi primer semestre y ni tiempo de conocerlos, y a los que ya tenía no podía verlos porque él se molestaba.
Hasta que un día me dio la contraseña de su facebook, supongo por compromiso, pues él había entrado a mi cuenta desde mi teléfono en varias ocasiones anteriormente, una semana después me metí, descubrí muchas cosas. Nuestros encuentros sexuales no eran sólo de conocimiento de nosotros sino que era motivo para jactarse con sus amigos, decirle las formas, texturas y tamaños de mi cuerpo, los sonidos, movimientos, etc. Aparte de que ahí le descubrí toda su estrategia, que él alucinaba con que tenía pretendientes en cada esquina y que quizá yo les daría entrada cuando él actuaba como si fuese soltero.
Fue el momento de abrir los ojos, terminé con él, aunque él me amenazaba con matarse si yo lo hacía. Niñas… Su cuerpo es de ustedes, nadie tiene derecho a hacer lo que ustedes no quieren que se haga. Piensa ¿En serio te ama?.

Contá Conmigo
12+

no comments
Historias

Acoso por servidores públicos

Estoy siendo acosada por servidores públicos pues quise denunciar su mal servicio y al parecer se enteraron por una vecina antes de que lo hiciera y ahora me siguen y se que quedan deacuerdo con los de otros municipios y delegaciones y estoy segura que inventan cosas para que los demas les hagan caso, mi vecina la que les dijo lo que yo queria hacer es familiar de un policía.

María

Contá Conmigo
9+

one comment
Historias

Un tipo me tomo una foto

Venia el el metro linea 8 de Garibaldi a Constitución y cerré los ojos por ¿que les gusta? 20 segundos y un tipo me tomo una foto, lo note por que no quito el flash así que abrí los ojos y no dejaba de verlo, el comenzó a fingir que hablaba por teléfono y que me encabrono, que le tomo unas fotos y un vídeo, se hizo bien pendejo. Se bajo en la estación en la que yo bajaba y le dije “Ya vi que me tomo una foto, solo le quiero informar que lo que hizo se llama acoso sexual y esta penado, se hizo tonto y me dijo que no había hecho nada. En lo que seguía avanzando vi que borro mi foto de su cel pero me mantuve firme y lo acuse con el policía de la estación. El policía se porto muy amable y lo agarro. Le indicio que era un delito lo que hacia y que con solo mi señalamiento podía pasar mínimo 3 meses de cárcel. El tipo se espanto y pidió perdón, pero según el sostuvo que no había hecho nada.
Al final le dije que pensara las cosas por que le podían pasar a su hermana, a su madre, esposa e hija. Salí enojada pero bien conmigo misma por haberlo enfrentado. Comparto una de las fotos que tomé. No se ve muy bien pero es para que TODAS tengan cuidado y NO TENGAN MIEDO. ¡DENUNCIEN!

-Scorpiion Flower

Contá Conmigo
26+

no comments
Historias

No hay día que no nos pase algo

Caminando con mi mejor amiga en la calle, no hay día que no nos pase algo. El mundo cree que somos lesbianas, y aunque lo seamos o no, no tienen porque gritarnos majaderías. Una vez nos paso un auto mientras caminábamos y el conductor nos grito de cosas, nosotras lo ignoramos y seguimos caminando. No pasaron 5 minutos y el mismo señor pasó otra vez a decirnos que éramos unas puercas y quien sabe que más, y nos asusto que se tomará la molestia de dar vueltas a un parque para gritarnos.

-Anónima

no comments
Historias

Nunca volví a llevar falda a la escuela, aunque me reportaran.

Un día caminaba de receso de la escuela, y un tipo pasa a lado de mi mientras esperaba el alto y me agarra la nalga, pero hasta dónde no, y se echa a correr. Yo tenía 14 y me asuste, así que el viejo se escapó. Como dos segundos después reaccione y le grite hasta de lo que se iba a morir. Yo regrese a mi casa llorando, pero me compuse antes de entrar por miedo a que me dijeran que era mi culpa. Que culpa tenía yo? Ninguna, pero nunca volví a llevar falda a la escuela, aunque me reportaran.

-Anónima

one comment
Uncategorized

8 de marzo

Los derechos fundamentales de la mujer aún no están garantizados para todas. Un ejemplo es como la violencia sexual en todos espacios prevalece, tanto así que caminar por las calles aun no es algo que se pueda lograr con toda tranquilidad. Celebremos y unámonos a quienes cada día hacen un esfuerzo por concientizar, denunciar, sanar, resistir, crear comunidad, y encontrar maneras de eliminar la naturalización de los abusos de poder.

no comments
Uncategorized

Audre Lorde habla desde el privilegio de alzar la voz

No todas las personas pertenecientes a poblaciones vulnerables tenemos el privilegio de alzar la voz. Aun en los mismos países, comunidades, en la misma cuadra, aun bajo un mismo techo. Sin embargo, podemos utilizar las oportunidades que se nos presenten para decir nuestra verdad y comenzar a cambiar nuestro entorno y si tenemos suerte, que las cosas cambien para otras personas también.

tumblr_mifgkzxFCY1qciaudo1_500

“Yo iba a morir, tarde o temprano, incluso sin haber hablado de mí misma. Mis silencios no me habían protegido. Tus silencios no te protegerán …. ¿Cuáles son las palabras que no has encontrado todavía? ¿Cuáles son las tiranías que te tragas día a día y tratas de hacer tuyas, hasta que te enfermen y mueras a causa de ellas, todavía en silencio? Hemos sido educadas para respetar al miedo más que a nuestra propia necesidad de lenguaje “.

Empecé a preguntar cada vez: “¿Qué es lo peor que me puede pasar si digo esta verdad”? A diferencia de las mujeres en otros países, al romper el silencio es poco probable que vayamos a la carcel, que nos “desaparezcan” o que intencionalmente nos atropellen en la carretera de noche. El que alcemos la voz irritará a algunas personas, hará que nos llamen perras o hipersensibles e interrumpirá algunas cenas . Y entonces el que alcemos la voz les permitirá a otras mujeres hablar, hasta que las leyes cambien, se salven vidas y el mundo se vea alterado para siempre.

La próxima vez, pregunta: ¿Qué es lo peor que puede pasar? Entonces anímate a ir un poco más lejos de lo que te atreves. Una vez que empieces a hablar, la gente te va a gritar. Te van a interrumpir, te van a humillar y se lo van a tomar personal. Y el mundo no se acabará.

Y el hablar se volverá cada vez más fácil. Y te darás cuenta que te has enamorado de tu propia visión, la cual quizás no te habías dado cuenta que tenías. Y perderás algunas amistades y amantes, y te darás cuenta de que no les echas de menos. Y los y las nuevas te encontrarán y te apreciarán. Y todavía coquetearás y te pintarás las uñas, te arreglaras para las fiestas, porque, como creo que Emma Goldman dijo: “Si no puedo bailar, no quiero ser parte de su revolución.” Y al fin sabrás con gran certeza que sólo hay una cosa más aterradora que decir tu verdad. Y esa es no decirla”.

– Audre Lorde.

no comments
Historias

No hay día en que esto no suceda, pero hoy fue diferente.

Esta es mi zona de trabajo y caminaba inmersa en mis pensamientos rumbo a Reforma, los carros pasan y desafortunadamente me he acostumbrado a que pasan y me chiflan o me dicen cosas como “preciosa”, “ricura”, “hermosa” y demás calificativos que me incomodan, no hay día en que esto no suceda, pero hoy fue diferente. Caminaba y un tipo vendedor de tags para el Segundo Piso del Periférico me empezó a decir cosas, sinceramente pasé de largo como de costumbre y sentí su mirada hacia mi trasero, en ese momento oigo que una chica que venia atrás de mí le dice “¡oye, déjala!” y el tipo le contesta “si no la estoy molestando”, en ese momento volteo y mire al tipo, no dije nada, ella pasa de lado mío y me dice “di algo” y siguió caminando. En ese instante reaccione y me sentí apenada conmigo misma por no hacer nada. Gracias a ella a ahora entiendo que no sólo debo defenderme sino apoyar a todas las personas que somos acosadas frecuentemente en las calles.

Por Daniela

Contá Conmigo
18+

one comment
Uncategorized

¿Qué es la cultura de la violación y qué puedes hacer para cambiarla?

Cultura de la Violación

via http://feministasfeas.blogspot.mx/2013/02/la-cultura-de-violacion-se-manifiesta.html

 

 

 

no comments
Historias

Nos preguntó si podía hacernos una encuesta.

El domingo en la tarde noche fui a comprar un café con mi hermana. Al aproximarnos a la esquina de Reyna vimos un coche que no avanzaba cuando el semáforo cambió a verde. Nos llamó la atención pero en seguida el conductor se dirigió a nosotras para preguntarnos dónde estaba el café del que traíamos vasos en la mano. Le dimos las indicaciones y nos agradeció. Estábamos aún a más de un metro de la ventana de su auto.

Cuando nos íbamos nos preguntó si podía hacernos una encuesta sobre el ambiente gay. No le escuchábamos bien y nos acercamos más. Le dijimos que sí y nos acercó su teléfono para grabar.

Comenzó la encuesta preguntándonos sobre nuestras amistades gays en tono respetuoso, así que le respondimos sus preguntas. Durante varios minutos estableció confianza y de pronto las preguntas ya eran acerca de si a nosotras nos gustaban los programas en los que la gente se desnuda, a lo que respondimos que no pero que no teníamos problema con la desnudez de nadie. Aún con ese tema en el que las preguntas eran algo más personales (por ejemplo, si nosotras estábamos de acuerdo con “enseñar para ver”)no hubo incomodidad porque él hacía que la conversación fluyera y pasara a otro tema.

Poco a poco nos envolvió en preguntas en las que por cómo fue su acercamiento contestábamos con apertura, él haciendo referencia a que era para la comunidad gay.

Finalmente nos dijo que si queríamos conocer un truco para nuestros novios (le dijimos que no teníamos y que nos daba igual) y comenzó a exhibirse y tocarse.

La interacción completa habrá durado diez minutos, en los que bajó nuestras defensas hasta ponernos en una posición de vulnerabilidad para abusar de nosotras.

Mucho más que haber visto su pene, es la sensación de habernos convertido en víctimas voluntarias, por un lado, y por otro el coraje de querer participar en una encuesta pro-gay o en la que se puede hablar sobre sexualidad, para que al final atentara contra nuestras personas como cualquier otra situación violenta de acoso/abuso en la calle.

Por Emilia

Contá Conmigo
14+

no comments
Historias

Un hombre que iba acompañado por una mujer y un bebé me agarró una nalga.

Anoche, mientras caminaba por mi colonia con una amiga, un hombre que iba acompañado por una mujer y un bebé me agarró una nalga. Al hacer el recuento del hecho, me indigna tanto el hecho de que me haya tocado como el machismo que seguramente se vive en esa familia.

Cada vez me enfurece más ser acosada en las calles. Ayer reaccioné regresando a empujar al tipo, quien se hizo el desentendido. Además de la rabia por su agresión, me enojó que fingiera no saber por qué le estaba gritando, como si quisiera hacer parecer que la que estaba fuera de lugar era yo.

Mi amiga, preocupada de que el agresor pudiera hacerme más daño, me llamó para que siguiera caminando. Siempre que reacciono ante un atacante sé que existe un riesgo, pero encuentro difícil no alterarme cuando soy violentada.

Mi cuerpo es mío, las calles son de todas y todos, y nadie tiene derecho a impedir mi disfrute de la ciudad.

Por Aída

Contá Conmigo
24+

no comments
Historias

¿Le entras a la promesa? Hagamos de la violencia sexual algo inadmisible en nuestras comunidades.

 

En respuesta a los últimos sucesos de violencia sexual (y sus consecuencias) en India, nuestrxs compañerxs de Hollaback! Chandigarh tomaron una serie de acciones entre las cuales está el alentar a las personas a firmar una promesa de intervenir cuando vean que una mujer está siendo acosada/violada/hostigada.

La violación en grupo y muerte de Damini sirvió como detonante para que miles de personas en India se movilizaran, pero no debió ser así. La violencia sexual está latente en cualquier comunidad del mundo y México no es la excepción. No necesitamos más ejemplos para actuar y hacer de tales prácticas algo inadmisible.

 

¿Te comprometes a intervenir o levantar la voz cuando la veas suceder? 

 

Dale click en el botón verde de “CUENTA CONMIGO” al final de la entrada.

 

Tú tienes el poder de terminar con la violencia sexual y la discriminación en todos espacios.

 

Aquí una adaptación del texto publicado en su página.

 

En el 2012 hemos visto una serie de  destacados crímenes cometidos contra mujeres. Estos casos, entre ellos la violación y muerte en India de una chica en un autobús por parte de 6 hombres, nos han sacudido hasta la médula.  No vayamos tan lejos, en México sabemos del reciente caso feminicidios en el  Cerro de la Estrella, Iztapalapa. Podemos protestar. Podemos encender velas y cargar pancartas. Podemos gritar hasta que nuestras gargantas estén adoloridas pidiendo que el gobierno y la policía tomen acción. 

 

Este año hemos decidido tomar esa responsabilidad en nuestras propias manos. La policía no puede estar en todas partes, pero nosotrxs sí. Cada unx de nosotrxs puede tomar la responsabilidad de mantener nuestras ciudades seguras.

 

Podemos PROMETER que alzaremos la voz cuando vemos que una persona está siendo acosada/hostigada/molestada en la calle (o en cualquier parte)

Podemos PROMETER que intervendremos cuando una persona esté siendo violada. 

Podemos PROMETER que si no podemos intervenir, pediremos ayuda para intentar proteger la integridad de esa persona.

Hay tantas cosas que nosotrxs, como comunidad, podemos hacer para detener la violencia de género y la discriminación. Instamos a todxs y cada unx de ustedes a tomar este compromiso.

 

Para más información sobre como intervenir ante el acoso en las calles haz click AQUI

 

pare

Contá Conmigo
56+

no comments
Historias

Cuidadito.

Ayer iba en mi carro a eso de la media noche. Vi a un hombre caminar solo y tranquilo por un paso a desnivel del periférico. No sé a dónde iba. Me quise imaginar a mí en esa misma situación. ¡Imposible!
Desde chiquita aprendí que me tengo que cuidar, de lo que sea, pero cuidarme. Me acuerdo de muchas historias de acoso.
Me acuerdo muy bien, por ejemplo, un día que estaba con unas amigas en alguna casa por el desierto de los Leones. Teníamos entre 9 y 11 años, quizás un poquito más pero no demasiado. La casa tenía una terraza grande desde la cual se veían las casas de los vecinos y la calle. Estábamos asomadas viendo pasar a la gente y de pronto, en una de las casas vimos a un hombre. (¡Oh, cielos! ¡Un hombre!) Todo habría transcurrido en calma, de no ser porque el hombre empezó a gritarnos cosas como “¡preciosas, qué bonitas están!”. Nos asustamos, pero le gritamos algo en respuesta para defendernos, para “cuidarnos”. En ese momento, el tipo se sacó el pene y se empezó a tocar mostrándonoslo. No contábamos con eso y de eso no sabíamos cómo “cuidarnos”, así que corrimos adentro, con las personas adultas y les contamos lo que pasó. Salieron a buscarlo y claramente, cuando llegaron, el tipo ya tenía ropa y lo negó todo. No pasó nada más.
También me acuerdo de un día que fuimos al parque con una amiga de mi hermana de la primaria. Ellas eran las grandes porque iban en sexto y yo en quinto. Nos acompañaba Elvia, una chica que nos cuidaba cuando éramos chamacas. Yo me la estaba pasando de lo más bien. Apenas llegamos, mi hermana y su amiga ya se querían ir. – ¡Pero si vamos llegando!- Mi hermana me dijo que unos chavos las estaban molestando y yo, en mi ingenuidad le respondí: – Pues no les hagan caso-. Ellas, afortunadamente, fueron insistentes y regresamos a casa.
Otra historia con mi hermana fue todavía menos agradable. Acababa de irse de la casa muy bonita porque iba a ver a su novio. Al poco tiempo volvió llorando y nos contó a mi mamá y a mí, que un tipo en un taxi había bajado la velocidad en el callejón y le había agarrado una nalga. Venía hecha pedazos, y mi mamá, con todos sus estudios y credenciales, sólo atinó a decirle: -Te dije que te pusieras pantalón-. Mi hermana le dejó de hablar como una semana entera. Yo creo que bien merecido se lo tenía.
Para mí, el acoso se hizo cada vez más común. Como aquel día que caminé muchísimo para llegar a casa de una amiga y a dos cuadras de su casa, un tipo abrió la puerta de un vochito y empezó a masturbarse justo cuando yo pasaba. La única manera que encontré de “cuidarme”, fue caminar más rápido y esperar que en la siguiente cuadra hubiera más gente porque así me sentía protegida.
Un par de años más tarde, un tipo empezó a masturbarse en el asiento trasero de un microbús en el que viajábamos sólo él, una pareja mayor, el conductor y yo. Ahí no me quedé callada y grité: -¿Qué está haciendo? ¡Es usted un puerco, un degenerado!- (¡Yo todavía hablándole de usted al tipejo!) El tipo se bajó del microbús todavía en movimiento y la señora que iba unos asientos adelante, sólo alcanzó a decir: – No hubieras dicho nada. Te puede pasar algo.- Yo no pude más que llorar.
Una semana después, iba en un pesero rumbo a mi casa. Me senté junto a una ventana y me quedé dormida. No sé cuánto tiempo pasó, pero calculo que mucho, porque cuando desperté, tenía la mano del tipo de al lado entre mis piernas. Mi reacción fue instantánea. Le grité y lo pateé tan fuerte como pude. Su respuesta fue: -Perdón, perdón, pero como estabas dormida.- Le alcancé a dar otra patada antes que se bajara y por accidente golpeé a una señora. No fue un golpe duro, pero la señora se quejó mientras tomaba el asiento del tipo. Mi respuesta, una vez más, fue llorar. La señora sólo atinó a decir: -¿Ya ves? Por eso no te duermas en la micro.
Ya en la universidad, pensé que no me pasaría de nuevo. Un día me subí al famoso Pumabús para ir al metro o a no sé qué facultad. El camión iba llenísimo y atrás de mí, un tipo empezó a moverse de forma extraña. Yo sentía que se acercaba mucho, pero al mismo tiempo, sentía que tod@s íbamos así de apretad@s. Tardé en darme cuenta que no estaba alucinando y que sí, el tipo se me estaba restregando. Me sorprendió no haber dicho nada y sólo hacerme a un lado. ¡Dudé tanto de mi instinto! Muchos años después entendí que el límite es mío y que no importa si exagero: no se acerca más quien yo no quiero que se acerque.
Así, a punta de acosos, de gritos, de masturbaciones y restregones, aprendí a “cuidarme”. Sé que a veces, todos los cuidados y precauciones no son suficientes y eso me hace sentir insegura por las calles casi siempre. Podría asegurar que las mujeres aprendemos por dónde debemos andar y por dónde no. Nos cuidamos como si tuviéramos mil ojos. Yo aprendí a gritar, a patear, a decir, pero ¿Y las que no? Ojalá un día todas nos atreviéramos, de verdad, a decir: YA NO MÁS.
¿Qué se sentirá poder caminar segura a la media noche, por un paso a desnivel del Periférico de la Ciudad de México? Espero, por el bien de tod@s, que mis hijas y las de las demás personas, ya ni se pregunten eso.

-Por Julia Arnaut

Contá Conmigo
30+

no comments
Historias

¡Alto al acoso sexual verbal en las calles!

Tengo 16 años y a los ojos de todos tengo la culpa de que esto me suceda a mi, en la zona en donde vivo no existe la libre expresion de vestimenta…ya van casi 2 años que mi agresor continua con ello y cada vez son mas, cada esquina cada puesto es así, este señor es dueño de una recauderia cada vez que camino por ahi pues es necesario para llegar a algun otro sitio me hace comentarios obsenos acerca de mi cuerpo, sale de su negocio para acercarse y decirme cosas muy cerca y en ese instante salgo corriendo lanza miradas lacivas, la situacion se esta tornando cada vez mas peligrosa para mi pues ahora no solo es el si no que ahora sus amistades hacen lo mismo primero intente ignorarlo despues al reaccionar con ira y dejarme llevar intente defenderme contestandole cual era su problema pero nada de esto funciona eh optado por ignorarlo pero el me sigue a donde quiera que vaya ya no me es posible salir tranquila a la calle por una cosa tan simple como agua o leche…lo peor es que cuando les comento de esto a mis familiares ellos hacen comentarios como “Quien te manda a vestirte asi…es tu culpa si te vistieras mejor”se que no lo es y si las mujeres caemos en esa idea que hay que vestirnos como ellos nos indican para no pasar este tipo de situaciones que pasara con nuestro derecho de libre expresion?que pasa con nuestra integridad? acaso la manera de vestir recae en nuestro abusador?

Por Brenda

Contá Conmigo
35+

3 comments
Uncategorized

Nos vemos el sábado. #Niunamás

no comments
Uncategorized

¿Ya conocen la aplicación de Iphone y Android para contar su historia al instante?

Ahora podremos subir nuestras historias y dar un paso más para terminar con el acoso en las calles desde nuestros celulares. Busca “Hollaback” en tu centro de apps conócela.

Tú tienes el poder de terminar con el acoso en las calles.

no comments
Historias

Olvidé taparme las muñecas y los cachetes. Fuck.

Me desperté a las 8:30 de la mañana, me lavé los dientes, me bañé y salí a vestirme. Tenía ganas de usar falda, sólo porque amanecí de buen humor y quería ponerme algo no-tan-fodongo. Me puse una con manchitas azul y verde que llega más abajo de medio muslo, muy mona; una camiseta y después, toda una letanía de extras: mallas opacas para no enseñar los chones en las escaleras, unas lycras de changuitos por si la malla falla, suéter, bufanda, botas, chamarra. Me muero de calor, pero no puedo andar en la calle sólo con falda, no falta el cerdo que te quiere tomar fotos y no tengo ganas de enojarme. Llego al metro, me subo, transbordo en Tacubaya hacia Pantitlán. Sigo muriendo de calor. Esperando el metro siento un ligero empujón en la mochila, volteo y veo a un tipo muy cerca de mí, cosa extraña siendo que el andén no está tan lleno. Me muevo de lugar, no tengo ganas de enojarme. Me subo al metro y él también; se para a un lado de mí. De nuevo, me cambio de lugar, hasta este momento, estoy siendo precavida (¿o paranoica?) ya que todo puede ser mera coincidencia. Siento que me mira. Lo volteo a ver con una cara de “estatequieto”. Bajo en Insurgentes, él también, va adelante de mí. Veo que empieza a disminuir la velocidad, pienso: “No seas loca, no te está esperando, nomás está caminando lento”. Entre los nervios y no sé qué, me equivoco de salida, doy media vuelta para ir a la otra. Veo que viene detrás de mí. “Estás loca, es coincidencia, no ha hecho nada”. Me paro atrás de un pilar grandote que hay en medio a acomodarme la bota. Él me ve y se para también. Busco un policía. No hay. Todos caminan rápido y pienso “¿Qué les digo? ¿Que tal vez ese mono me está siguiendo?”. Me estoy poniendo nerviosa. Salgo del metro con la esperanza de encontrar un policía o alguien que pueda ayudarme, sigue detrás de mí; me fijo en un señor con cara “buenaonda”, pretendo pedirle ayuda, pero se acerca y me dice “Qué guaaaapa”. Puta madre. El tipo sigue detrás de mí, me está viendo, sonríe; no como alguien feliz, sino como alguien que se burla. Sigo caminando. Estoy más nerviosa, hay algo diferente en él, algo que no me gusta. Tiene una mirada rarísima y -a diferencia de otros hombres y en otras ocasiones- no se inmuta de que sé que me está siguiendo. No se me ocurre otra cosa más que marcarle a mi novio. Estoy bloqueada. No puedo pensar, tengo miedo. Me pongo a llorar mientras hablo con él, me doy cuenta de que es una pendejada estar hablando por teléfono con alguien que en ese momento no me puede ayudar. El tipo escucha la conversación, escucha lo que digo, sabe que sé que me está siguiendo y sólo sonríe. No me quiero acercar a nadie con el miedo de que hagan lo mismo que el otro señor. Sigo caminando, siguen sin haber policías. Salgo de la glorieta de Insurgentes, sobre Jalapa. Justo cuando vamos por el bajopuente, se acerca más y me empieza a decir cosas. Empieza a gemir. No quiero que sepa que estoy llorando. Estoy emputada. Tengo miedo. Ya no volteo. Sólo sigo caminando. Tengo el celular en la mano. Pienso en tomarle una foto, quiero gritarle, evidenciarlo, pero tengo miedo. Volteo a ver a una señora, ella se sigue derecho. Aún no hay policías. Hay muchas personas trabajando en una obra, todos ellos, me ven llorando, ven al tipo y se voltean. Camino una cuadra más. Él sigue atrás, sigue diciéndome cosas. Prácticamente me aviento al OXXO que está en la esquina. Él también entra y se va hacia los refrescos. Me agarro al mostrador y con la poca voz fuerte que me quedaba, le digo al encargado “¿Le puedes marcar a una patrulla? Ese güey me viene siguiendo y me está diciendo cosas”. El encargado saca su celular y empieza a marcar, mientras se sale del mostrador viendo al tipo. El muy cobarde se echa a correr. Yo me solté a llorar como histérica.

Todo el día traje un nudo en la garganta, me sentía de la chingada. Ya rumbo a la escuela, se me acercaba algún hombre y luego luego me preguntaba si me quería hacer algo mientras me quitaba de su lado. Esta no es vida, les juro que no es vida. Llego a casa y me preguntan “¿Qué traías puesto? ¿O te siguió nomás porque sí?” Como si traer un pants o una bata hubiera de alguna manera evitado que el pinche pervertido me siguiera, como si los hombres fueran víctimas de sus pasiones, quienes ante la visión de unos centímetros de piel, los sometiera un instinto incontrolable de necesitar poseer a la mujer de frente. Yo me lo busqué por vestirme como lo hago, olvidé taparme las muñecas y los cachetes. Fuck.

No sé qué motivó a esta persona a hacer lo que hizo, tampoco me interesa. Sólo sé que no es mi culpa; tampoco de mi falda, ni de mi bufanda, chamarra, mallas o suéter que tanto me acaloran. La culpa la tiene él. Nadie más que él.

Por Sabrina

Contá Conmigo
38+

no comments
Uncategorized

COSAS QUE NUNCA PASAN-Por Liz Climo

Liz Climo nos ayudó a traducir esta caricatura de su autoría al español. Su página es http://lizclimo.tumblr.com/

“COSAS QUE NUNCA PASAN”

no comments
Historias

Ni siquiera quise lavar el pantalón, lo tiré a la basura.

Un día iba caminando por la calle con mi mamá, pasamos cerca de un mercado, en una calle con banquetas chiquitas y mucha gente caminando, y de repente un tipo que caminaba hacia mí se movió como para dejarme pasar y cuando caminé junto a él me apretó la pierna a la altura del muslo, con tanta fuerza que hasta me dejó moretón. Por un momento no supe que hacer y me quedé parada, mi mamá se volteó para ver porq me detenía y vió que tenía la huella de su mano, clarita clarita… en mi pantalón. Estaba lleno de grasa cuando me agarró. Era la primera vez que me pasaba algo así, se me salieron las lágrimas mientras mi mamá le gritaba de cosas. Ni siquiera quise lavar el pantalón, lo tiré a la basura.

Por Alejandra

Contá Conmigo
21+

no comments
Historias

“Eso es lo que te pasa por no hacerme caso”

Hola, en el pasado ya había compartido dos historias desagradables acerca de acoso que había sufrido. Desgraciadamente volvió a suceder. Mi novio trabaja algunos días en un hospital así que salgo con mis amigas a algún bar o café en la ciudad, esta vez decidimos ir a un lugar muy conocido en Buenavista, ahí nos encontramos con algunos amigos y nos tomamos un par de cervezas, después de un rato un tipo empezó a quererme hablar y me decía que me invitaba un trago, le conteste que no y que tenia pareja así que no estaba interesada en él, siguió insistiendo al grado de perseguirme por todo el bar hasta que otra de mis amigas me ayudo y con un empujón lo sacamos del lugar. El segundo fue peor, primero se presento como amigo y platicaba con todas las personas de mi mesa, después de un momento comenzó a decirme que le gustaba y a cantarme, a mi me resultaba muy incomodo así que le pedía que no lo hiciera y que me incomodaba, después de un rato paro así que decidí ir al baño y dejar mi bolsa en la mesa; cuando regrese me percate que mi celular no estaba y el burlonamente me decía “Eso es lo que te pasa por no hacerme caso” uno de mis amigos enfureció y le dijo que me entregara mis cosas pero se hizo el loco y no cedió. Me sentía super mal y luego luego cancele mi chip y di aviso a mis contactos por medio de mi amiga a la cual se la pasaba diciéndole este tipo “Yo la podría hacer muy feliz, pero ve lo que le pasa por rechazarme”
La verdad me dio un buen de coraje y se que él me lo robo pero no le pudimos comprobar nada por que no tenia mi cel en el momento en que mis amigos y la seguridad del lugar lo revisaron. Ahora tengo miedo de volver a ese lugar a pesar de que mis amigos y conocidos se reúnen ahí por no querer encontrarlo.

Por Scorpion Flower

Contá Conmigo
18+

no comments
Historias

Fué ahí cuando ardió Troya

Siempre me he considerado una feminista de “hueso colorado” y justo el jueves, platicaba con compañeras del servicio social sobre las malas experiencias que habíamos tenido con acosadores en el transporte público y las reacciones que habíamos tenido, afortunadamente ninguna se quedó callada y la que no se había defendido físicamente al menos había expuesto al acosador y contado con el apoyo de las y los demás pasajer@s.

No hubiera sospechado, justo después de esa plática, que al día siguiente (osea el viernes) cuando tomé el micro que usualmente tomo para ir a la escuela sería nuevamente víctima de acoso sexual en el transporte público.

Abordé el micro como siempre, pagué y un señor de 70 y tantos años aproximadamente, de manera muy amable se puso de pie y me invitó a sentarme en el asiento libre que quedaba a su lado del lado de la ventana, llevaba sus bolsas de mandado, nada fuera de lo normal, le di
las gracias y me senté.

Después de un rato, me sentí algo apretada en mi lugar, pues el dichoso señor iba sentado con las piernas abiertas relegándome a un pequeño espacio en el asiento. No sé porque no le dije nada, el punto es que me distraje con algo por la ventana y olvidé el asunto por un rato.

Entonces fue que justo a unas cuadras de llegar al panteón san Isidro (unos 5 min. después) comencé a sentir como si el señor temblara, lo justifiqué pensando que por su edad quizá estaría enfermo de Parkinson o algo así, hasta que cuando casi por accidente volteé a verlo pude notar que el señor se iba masturbando.

Fué ahí cuando ardió Troya, me levanté y le grité hasta de lo que se iba a morir, no llegué a los golpes, pero ganas no me faltaron. Lo triste del asunto, lejos del hecho en sí fue que mientras yo lo exhibía, la gente me miraba a mí como si yo fuera la agresora, nadie más intervino, nadie dijo una sola palabra.

El tipo me llamó “loca” y hasta de “puta” me tachó, no comprendo como cabe tan poca vergüenza en personas así y como la sociedad se ha acostumbrado a este tipo de violencia que la tolera. Logré sacar mi enojo y bajar al señor del micro, pero no debería haber quedado ahí. Como siempre, ni huella de la autoridad.

Comparto esta historia para que no se confien como yo, y no se dejen llevar por los estereotipos y apariencia de “personas buenas” y “personas malas” lamentablemente, ya no se puede confiar en nadie.

Rabos verdes como ese habrá en todas partes y no van a cambiar, depende de nosotras estar alerta, apoyarnos entre nosotras y sobre todo ¡NO QUEDARNOS CALLADAS!

Por Paula

Contá Conmigo
33+

no comments
Historias

¿Por qué tenemos que estar sujetas a esta violencia en las calles en nuestra vida cotidiana?

¿Por qué tenemos que estar sujetas a esta violencia en las calles en nuestra vida cotidiana? Comentaré sucesos a lo largo de mi vida, ya que no los comenté en su momento por miedo a una respuesta violenta por parte del acosador hacia mi persona o hacia las personas que me acompañaban. La primera vez cuando un hombre en el metro mostró sus genitales, los nervios hicieron llorar a mi prima, estaba furiosa (éramos niñas). La segunda vez fue en el metro (ahora adolescente), un muchacho aprovechó que el metro estaba atascado de gente, estaba delante de mi y me tocó entre las piernas, lo miré y me sonrió jactándose de su “travesura”, luego salió del vagón. La tercera vez en el metro estaba sentada, un hombre con un poncho se paró junto a mi y se frotaba en mi hombro, muy discreto para que mi mamá no lo viera. Finalmente, algo que aún me sucede, en la calle me lanzan piropos o majaderías, mi vestimenta, mi maquillaje, mi postura no cumple con lo que l@s retrógadas machistas justifican para este comportamiento. De hecho NADA justifica la falta de respeto hacia mi persona. Gracias

Por Erandi

Contá Conmigo
7+

no comments
Historias

¿Por dónde empezamos para cambiar este desastre?

¿Saben? A mi también me gustaría usar faldas cortas o pantalones pegaditos sin problema.
A veces me pasa que veo chavas vestidas con ropa chiquita y pienso “Cómo se atreve a salir así?” Pero no se enojen conmigo, no es que la juzgue, no es que me espante. La verdad es que me da como “pendiente”, porque sé la clase de país en que vivimos. Una vez vi entrar una chava al Metro Taxqueña con unos mallones blancos. Y dije algo como “¿Qué le pasa, por qué se mete así al metro?” Yo se que se oye pésimo, me oigo a mi misma y parece que la estoy discriminando, pero no me malinterpreten, me angustia la friega que le van a poner a la pobre. Sólo con palabras. Y además de que si se queja, le van a decir que ella tuvo la culpa por meterse con mallones blancos al Metro.

La verdad me da mucha frustración, pues porque se que no está bien sentir eso, porque esto ha llegado a un punto en que nosotras mismas no somos libres porque no nos lo permitimos, porque sabemos que tratar de hacer las cosas de manera diferente nos puede salir peor.

¿Por dónde empezamos para cambiar este desastre?

Por Lic

Contá Conmigo
22+

3 comments
Uncategorized

Viva la autonomía del cuerpo de las mujeres en todos espacios.

Aprovechamos para celebrar que en el marco del Día Internacional por el Acceso al Aborto Legal y Seguro, Uruguay avanza para garantizar el #derechoadecidir. 

no comments
Historias

Yo sentí mucha impotencia pero no dije nada me dio miedo que el tipo pudiera hacerme algo.

Hace poco fue de visita a la ciudad de Puebla, después de hacer la visita fui al estacionamiento mientras esperaba mi auto salí a la calle a observar en ese momento escuche gritos de dos personas me acerque y vi a un señor discutiendo con un oficial de tránsito. El tipo de tránsito le falto al respeto a la hija del señor. El señor le dijo que lo hija a denunciar y el tipo le dijo que no le tenía miedo que el era autoridad y que no le podían hacer nada. Todos nos quedamos viendo y yo sentí mucha impotencia pero no dije nada me dio miedo que el tipo pudiera hacerme algo saliendo del estacionamiento. Hasta el día de hoy me arrepiento de no haber ayudado al señor motivandolo a denunciar.

Por Cargazón Fuerte

Contá Conmigo
13+

no comments
Historias

He pensado en dejar de ir a la escuela sólo por ese problema…ya basta.

ENTRE A LA UNIVERSIDAD Y TENIA QUE TOMAR EL TRANSPORTE PUBLICO, ME DA MIEDO, ME SIGUEN, ME DICEN COSAS FEAS, ME INTIMIDAN , ME VISTO NORMAL.
HE LLORADO AL SENTIRME ASI ACOSADA,HE PENSADO EN DEJAR DE IR A LA ESCUELA SOLO POR ESE PROBLEMA TODOS LOS DIAS ES LO MISMO, SU MIRADA LUJURIOSA YA BASTA!

Por Ana

Contá Conmigo
24+

one comment
Uncategorized

Expertos denuncian falta de accesibilidad y equidad de género en transporte público.

México DF, agosto 08 de 2012.

Ayer inició el Foro Internacional sobre el Derecho a la Movilidad Urbana, en la sala Digna Ochoa de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), con la participación de urbanistas, académicos y activistas a favor de la movilidad como un derecho humano.
En la tercera mesa, “El derecho a la igualdad: cuestiones de accesibilidad y equidad de género en los servicios de transporte público”, Carlos Ríos Espinosa, integrante del comité de expertos de la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad, habló de la importancia de contar con una ciudad accesible, pues la dificultad para moverse contraviene el derecho de las personas con discapacidad a vivir en la comunidad de forma independiente.
Agregó que sólo 24 de las 175 estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) cuentan con mecanismos para acceder con una silla de ruedas, lo cual lo hace prácticamente inaccesible. Otros medios como el Metrobús y varias líneas del STC carecen de señales auditivas para débiles visuales e invidentes que les anuncien las estaciones.
Ríos Espinosa apuntó que en la Ciudad de México no existe un diseño universal para personas con discapacidad, así como acceso a las aceras mediante rampas, lo que hay, aseguró, son “rampas surrealistas” por su mal diseño y planeación, donde se puede acceder a una acera a través de ellas pero no hay manera de bajarse en el extremo al que se quiere llegar y resulta mejor circular en silla de ruedas por el arroyo vehicular o incluso “hay rampas que llevan a una pared”.
De igual modo habló de los taxis que no cuentan con la adaptación para transportar a personas en sillas de ruedas.
Por su parte, Hilda Rodríguez, académica de la Facultad de Economía de la UNAM, señaló que las ciudades se construyen con una visión androcéntrica. Habló de la ausencia de la perspectiva de equidad de género, pues las mujeres son las grandes ausentes durante la elaboración de los planes, reglamentos y las políticas del transporte público de la ciudad.
Esto, añadió, a pesar de que el DF es una de las entidades con más políticas y leyes a favor de las mujeres, si hay 109 mujeres por cada 100 hombres en la capital del país, por qué la calle y el transporte aún son lugares inseguros para las mujeres, preguntó.
La académica señaló que la movilidad de las mujeres tiene que ver con la seguridad, pues esto fomenta o inhibe el desplazamiento. Agregó que debe existir un principio de igualdad, tanto en el acceso, como en el trayecto para no sufrir violencia sexual, ni discriminación. Incluso opciones como el uso de la bicicleta representan un peligro adicional, pues además de la falta de cultura de respeto a ciclistas y peatones, las mujeres deben lidiar con la violencia verbal con comentarios de parte de automovilistas como “para que te cansas yo te llevo” e incluso agresiones físicas como “nalgadas”.
Por último, Rodríguez señaló que las políticas de protección como reservar los primeros vagones del Metro para las mujeres y el servicio Atenea de la Red de Transporte Público “son acciones temporales” que deben complementarse con campañas de educación para promover la equidad y el respeto a las mujeres, mientras no se logre reducir sustancialmente el acoso sexual en el transporte público estas medidas deberán permanecer.

 

no comments
Historias

“Me puse a llorar, no por lo que él me dijo, si no por la reacción de la señora”

HOY POR LA MAÑANA SALÍ A UNA ENTREVISTA DE TRABAJO, ESTABA EMOCIONADA PORQUE ES UNA GRAN OPORTUNIDAD PARA MÍ. AL LLEGAR CERCA DEL LUGAR ( YA QUE NO CONOCÍA BIEN LA ZONA ), ME ACERQUÉ A PREGUNTAR EN UNA TIENDA, LA CALLE QUE BUSCABA, AL SALIR DE LA TIENDA ME TOPÉ CON DOS TIPOS, SE DETUVIERON FRENTE A MÍ Y YO DIJE…. “CON PERMISO…”, UNO DE ELLOS ME DIJO, QUE ÉL PODÍA LLEVARME A LA CALLE QUE BUSCABA Y QUE HABÍA CERCA UN HOTEL, POR SI “GUSTABA IR…”, ME ENFURECÍ, ME DI LA VUELTA Y LE DIJE…QUE REPITIERA LO QUE HABIA DICHO, ME MIRO Y SOLTO LA CARCAJADA DICIENDO, APARTE DE PUTA, SORDA… SE ME REVOLVIÓ EL ESTÓMAGO, Y LE DÍ UNA PATADA EN LOS BAJOS, CAYÓ DE RODILLAS Y LA SEÑORA DE LA TIENDA, QUIEN ACABABA DE DARME INDICACIÓN, SALIO GRITANDO, ´PERO QUÉ HICISTE????, SE VISTEN COMO GOLFAS Y LUEGO NO QUIEREN QUE LES DIGAN COSAS…. ME DI LA VUELTA Y CAMINÉ MUY RÁPIDO, LLEGUÉ A LA ENTREVISTA, PERO SÓLO PUDE IR AL BAÑO Y ME PUSE A LLORAR, NO POR LO QU ÉL ME DIJO, SI NO POR LA REACCIÓN DE LA SEÑORA…
HAY QUE BUSCAR LA FORMA DE CAMBIAR LAS COSAS, DE CAMBIAR LOS PENSAMIENTOS, NOSOTRAS MISMAS NOS ATACAMOS, ENTRE NOSOTRAS NOS AGREDIMOS Y ESO NOS HACE DÉBILES ANTE LAS PERSONAS QUE NOS ACOSAN Y AGREDEN…

Por Laura

Contá Conmigo
31+

5 comments
Historias

“…le dije que no hiciera eso y el contestó -que fea, déjate querer-” ACOSO LABORAL

Sucede que hace unos meses un señor integró a mi equipo de trabajo, yo quise ser su amiga ya que me caía bien, le decía de vez en cuando “a pues vámonos a comer” y platicaba con él, pero una vez me pagó la comida y lamentablemente lo permití, a partir de ahí quiso pagar todas mis comidas, dulces, todo lo que a mi se me antojara, sin embargo eso ya no lo permití, una vez me pasó su cochina mano por la espalda y le dije que no hiciera eso y el contestó “que fea, déjate querer”, etonces yo le dije “no, no me gusta que hagas eso y no quiero que me quieras”, de ahí mi comportamiento hacia él comenzó a cambiar, no le acepté ni un chicle, cada que me decía que fuéramos a comer yo le decía que no, puras negaciones pues, comencé a ser cortante, etc, hasta hace poco tuve que explicarle mis proyectos porque él se los quedará, durante las jornadas de trabajo hacía comentarios en doble sentido y quería bromear conmigo, a lo cuál yo no seguía, una vez me dejó una paleta de hielo en mi escritorio sin nota, despues me dijo que habia sido el , me sentí de nuevo acosada pero no hice lo que tenía que haber hecho, regresarsela, lo que hice fue dársela a una amiga, él no se dió cuenta y siento que al creer que yo me la comí le hizo sentir bien, en esta semana me dejó (según yo fue él) un melocotón, de nuevo sin nota, lo que hice fue dejarlo en el mismo lugar en mi escritorio y al día siguiente ya no estaba, pero nunca me dijo que había sido él, siendo como soy con él no ha querido entender que no quiero nada, me siento muy acosada, no basta con dejarle de hablar y ser descortés no entiende el muy wey, cree que este comportamiento es con todos, cuando me he mostrado con mis amigos y amigas muy contenta.

Al parecer la amistad que quise algún día con él, la tomó como que yo quería algo más.

Por Sofia

Contá Conmigo
16+

one comment
Historias

No es la ropa, no es la zona, se llama acoso naturalizado.

Acabo de regresar de hacer ejercicio por mi colonia, que es un buen barrio de clase media-alta. Puede sonar a exageración, pero me chiflaron/pitaron/hablaron alrededor de 10 tipos diferentes en distintos puntos de mi ruta, desde señores en coche que van rumbo al trabajo hasta trabajadores. Tengo 33 años, 2 niñas y mi vestuario no era provocativo ni nada parecido. Llegué a casa y le pregunté a mi esposo si me veía llamativa o algo. Dice que no debo salir a hacer ejercicio por aqui. ¿Entonces donde?
Que horribles maneras! ¿Que piensan los tipos que te tocan el claxon o te llaman al pasar? Que te vas a regresar a darles tu numero! Mañana voy a salir otra vez, aunque seguramente usaré otra ropa más holgada.

Por Adriana

Contá Conmigo
19+

one comment
Uncategorized

via http://vivaylibre.tumblr.com/post/25222685835

no comments
Historias

Me acosó por tres cuadras diciéndome cosas sin motivo

No se porque si incluso escojo mi ropa seria y tapada y holgada los tipos en la calle siempre acosan ya sea miradas; o con comentarios o los tipicos tornidos de besos un día incluso un tipo que iba con una mujer caminando detras de mi me fue acosando como tres cuadras diciendome de cosas sin motivo otras veces me han cerrado el paso al ir caminando es indignante que no podamos estar tranquilas

Por GRAY

Contá Conmigo
9+

no comments
Historias

Al sentirme vulnerable no me quedó de otra

Hola a todas me da mucho gusto saber que no estoy sola; el pasado viernes me paso una situación en la calle saliendo del trabajo un tipo que venia en un auto en sentido contrario a mi me grito que buen culo puta obiamente senti tanto coraje que le respondi tu madre wey y el tipo se detuvo pra gritarme yo si te la meto al sentirme vulnerable no me quedo de otra que seguir caminando pero es indignante que un tipo que ni conoces y jamas en la vida le has hecho algo se ponga a insultarte de esa manera, ahora tengo miedo de volver a encontrarme en la calle.

Por Gray

Contá Conmigo
11+

2 comments
Historias

El taxi lo pago con dinero, no con tu acoso.

Una mañana en la que tenia que dirigirme al sur de la ciudad, decidí tomar un taxi, el taxista me hizo la platica, yo como creo todo ciudadano o ciudadana, platique con el. Temas como el trafico,que si tenia novio, temas realmente no interesantes. Bueno al llegar a mi destino me pidió mi numero de teléfono(aun no bajaba del vehículo, yo me negué, al bajar del taxi busque dinero en mis bolsillos para pagarle y al darle el dinero el se estaba masturbando. Lo voltee a ver y en realidad le aventé el dinero y salí corriendo.

Por Betzabe Avila

Contá Conmigo
13+

one comment
Historias

Ellas sólo estaban corriendo

HACE UNAS HORAS, SALÍ CON MIS SOBRINXS Y MI HIJA A UNOS JUEGOS QUE ESTÁN CERCA DE CASA, DEBAJO DE UN PUENTE VEHICULAR SOBRE AV. AQUILES SERDAN EN AZCAPOTZALCO. EN DICHO LUGAR HAY UNA SECCIÓN DE UN GIMNASIO AL AIRE LIBRE PARA BOXEADORXS. ESTABAMOS EN LOS COLUMPIOS, Y DOS CHICAS EMPEZARON A CORRER Y CALENTAR, ENTONCES LLEGARON ALREDEDOR DE 15 A 20 TIPOS  A JUGAR FUTBOL, AL ESTAR TROTANDO ESTAS CHICAS, UNO DE ELLOS SE LE EMPAREJO Y LE APRETÓ UN SENO A UNA DE ELLAS Y DE PASO LE DIÓ UNA NALGADA, POR SUPUESTO TODOS LOS DEMAS PRESENTES SE RIERON Y CHIFLARON, LO QUE NO ESPERABAN ERA QUE LA CHICA QUE FUÉ AGREDIDA SE DETUVIERA Y ENCONTRANDO A LA MANO UN PALO DE ESCOBA SE DEFENDIÓ, GOLPEÓ A SU AGRESOR EN LAS COSTILLAS Y EMPEZÓ A EVIDENCIARLO, LOS DEMAS HICIERON UNA ” BOLITA” TRATANDO DE INTIMIDARLAS, CORRÍ ENTONCES AL ESPACIO DEL GIMNASIO Y AVISÉ LO SUCEDIDO, ENTONCES ACUDIERON TODOS LOS COMPAÑEROS BOXEADORES DE ESTAS DOS CHICAS, SOBRA DECIR QUE SALIERON CORRIENDO AQUELLOS COBARDES QUE FUERON VALIENTES AGREDIENDOLAS. DETUVIERON A TRES DE ELLOS A PUNTA DE GOLPES Y DETUVIMOS UNA PATRULLA, SE LOS LLEVARON A LA AGENCIA 50 DEL MP, FUIMOS COMO TESTIGOS MI NOVIO Y YO Y MÍNIMO UNA BUENA MULTA SE VAN A LLEVAR ESOS ANIMALES.

ELLAS SÓLO ESTABAN CORRIENDO. ESTOY FUÉ A LAS 4 DE LA TARDE, JUNTO A UNOS JUEGOS DONDE HABÍAN NIÑXS. DESAFORTUNADAMENTE ENTRE AQUELLOS AGRESORES, ESTABAN VARIOS EQUEÑOS QUE SE REÍAN A LA PAR POR LA AGRESIÓN DE LOS “ADULTOS”, QUE INDIGNANTE EXPERIENCIA.

Por Iliana

Contá Conmigo
15+

2 comments
Uncategorized

Que no se ahogue este grito de justicia. Basta de impunidad. Que alzar la voz jamás sea sinónimo de muerte.

En solidaridad y en exigencia de que se esclarezcan los hechos y la falta de acción por parte de las autoridades, AtréveteDF.

Jessica Lucero, 14 años. NO DEBIO MORIR.

 

Denunciar a su violador le costó la vida. Hoy los familiares de Jessica Lucero, quien tenía 14 años de edad cuando fue asesinada, exigen justicia para la joven, quien el pasado sábado fue apedreada por quien presuntamente abusó sexualmente de ella un mes antes.

Ante ello, más de 50 personas se manifestaron la tarde de ayer frente a las instalaciones de las oficinas regionales del gobierno del estado de México en Ecatepec para exigir que se esclarezca el homicidio de la joven ocurrido el pasado 14 de julio.

La familia de la víctima, oriunda de la colonia Ostor Tulpetlac, solicitó a sus vecinos apoyo para llamar la atención de las autoridades estatales para que se investigara el crimen.

Durante la manifestación, los padres de la chica aseguraron que el 12 de junio un sujeto abusó sexualmente de su hija, situación que los llevó a denunciar tal delito ante el Ministerio Público de San Cristóbal.

Los parientes narraron que los policías ministeriales que los atendieron cuando presentaron la queja les pidieron dos mil pesos para “agilizar” el trámite, cantidad que ellos no pudieron pagar.

Mientras intentaban juntar el dinero, la familia de quien Jessica señaló como su agresor amenazó a su madre de que se iba a arrepentir si no retiraba la demanda.

“Cuando mi hija fue violada la familia del sujeto fue conmigo a que llegáramos a un acuerdo, pero nosotros les dijimos que eso no se arreglaba así, entonces nos dijeron que nos atuviéramos a las consecuencias”, explicó Cruz Pérez Moreno, madre de la occisa.

Se trata Carlos García Sanjuán, alias “El Quico”, de 22 años de edad, quien la señora asegura atacó a su pequeña, ya que ella lo identificó plenamente después de la agresión.

Sin embargo, eso no fue suficiente para que el sujeto fuera aprehendido, lo que, según los padres, le costó la vida a Jessica Lucero ya que fue encontrada muerta el sábado 14 de julio en un lote baldío de la colonia El Parque.

El cadáver de la chica presentaba golpes en todo el cuerpo y el rostro quedó prácticamente irreconocible pues también fue atacada a piedrazos.

Hoy los parientes exigen justicia para que el presunto agresor sea detenido, así como los policías ministeriales que intentaron extorsionarlos.

Fue gracias a que la organización vecinal se manifestó frente a las oficinas del gobierno mexiquense, los padres fueron recibidos la tarde de ayer en dichas instalaciones.

Ahí los recibió el fiscal regional de Ecatepec, Iván Martínez, quien les prometió que se iniciarían las investigaciones para esclarecer el crimen. Por lo pronto, fueron citados el viernes en el MP de San Cristóbal para que su declaración sea tomada formalmente.

“Ahorita el tipo anda libre, anda como si nada, lo que nosotros queremos es que pague por lo que hizo”, indicó la madre.

EL UNIVERSAL

via http://www.desdeabajo.org.mx/wordpress/?p=13067

no comments
Historias

No es la primera vez que me siguen -aunque si es la primer vez que me agreden- y comienza a alarmarme.

Esto me ocurrio ayer por la noche, y me siento estupida y molesta pero al mismo tiempo no se si tengo temor o algo ganas de llorar, me senti impotente.
Yo iba saliendo del metro tacuba alrededor de las 8:30 iba caminando tranquilamente por la calle, generalmente suelo mirar hacia atras para ver si nadie me esta siguiendo y ayer por la noche no fue la excepcion, pero al entrar a la calle donde esta el edificio en que habito baje la guardia y fue justo cuando ocurrio; un sujeto que no se de donde demonios salio me agarro del muslo interior hasta tocarme las pompas, todo fue rapidisimo,me senti muy estupida por que traia bolsas del mandado (super) en una mano y en la otra el paraguas – el cual maldita sea por el empujon que recibi inicial se volteo- causa por la cual no le pude dar de golpes con este mismo pues si alcance a voltear pero de lo que me sirvio, de nada, mi primer instinto fue salir corriendo detras de el y estuve a nada de hacerlo, pero luego pense que podria -el sujeto- traer un arma o no venir solo y entonces seria peor, solo alcance a gritarle ¡ imbecil! Pense que me habia untado algo o me habia cortado, pues senti demasiada presion.

Hoy estoy algo preocupada por el hecho de que vio el edificio donde vivo y no se si me estaba siguiendo desde el metro o habita por las calles que yo habito.Afortunadamente no paso a mas y creo que tuve suerte de que habia un vecino en su auto, a lo mejor por ello no ocurrio otra cosa.

No se que hacer o como comportarme, pues que me digan : “que traias puesto para que te tocaran asi” les puedo decir que nada extraordinario, traia una chamarra- que por cierto me queda grande- y unos pantalones de mezclilla, muy comun vestimenta diria yo. No es la primera vez que me siguen -aunque si es la primer vez que me agreden- y comienza a alarmarme…alguien puede asesorarme sobre que hacer?

Por Erika

Contá Conmigo
15+

one comment
Uncategorized

No nos Digas

via http://pussy-envy.tumblr.com/post/26473788533/dont-tell-someone-how-to-express-their-pain

“No nos digas

que bajemos la voz
que nos calmemos.
No nos digas como
responder ante situaciones
o declaraciones que provocan.
No desacredites nuestras historias de trauma
al llamarnos histéricas.
No nos digas “esperen un poco” para
hablar, y luego humillarnos cuando lo hagamos.
Y de la misma forma, no humilles
a quienes no pueden hablar, a quienes
son hostigadxs, silenciadxs, ignoradxs.
NUESTRAS HISTORIAS IMPORTAN.
Y las contaremos en nuestras
propias lenguas y en nuestros propios términos.”

no comments
Historias

Hoy me animo a escribir de nuevo para compartirles lo que me ha pasado desde ese entonces.

Hace más de un año que descubrí ihollaback México, en ese entonces me animé a escribir esto, Hoy me animo a escribir de nuevo para compartirles lo que me ha pasado desde ese entonces. Al reeler lo que escribí en ese tiempo y confrontarlo con la manera en que reaccioné frente a dos situaciones de acoso que me sucedieron en los últimos meses, sólo puedo sentirme de una manera: orgullosa, orgullosísima de mí porque actué, porque detuve a los hombres que me molestaron, porque los dejé con una mala cara, confundidos y diría que hasta perplejos.

La primera situación de acoso fue como en marzo de este año, al salir del gimnasio, era un sábado a mediodía; sobre Av. Cuauhtémoc. Había una camioneta pickup estacionada en la banqueta, alrededor vi movimiento de varias personas, eran trabajadores de Telmex (me imagino, porque la camioneta tenía el logo, aunque ellos no tenían uniformes), eran como 10 hombres arreglando un registro de luz. Cuando pasé empezaron a gritarme toda clase de vulgaridades, en grupo se dieron “cuerda” entre sí, pero al final la más valiente fui yo. Apenas había pasado frente a ellos, no pude más, apreté los puños y sin pensarlo dos veces, volteé y les dije con la voz más fuerte que me salió: ¡Cállense, idiotas! Obviamente, se callaron; recuerdo sus rostros, absolutamente sorprendidos, como he dicho antes, perplejos. Yo me dí media vuelta y caminé lo más rápido que pude, con el corazón a mil por hora, pero con una seguridad que me hacía sentir invencible. Pensé que me gritarían algo más, o hasta llegue a pensar que me seguirían pero no. Me dejaron en paz.

La segunda fue hace unas tres semanas, muy cerca de mi casa, apenas a unos metros de la entrada de mi edificio. Coincidentemente, fue también después de ir al gimnasio, había salido un poco tarde y aunque casi siempre le decía a mi novio que fuera por mí, esa vez decidí regresar sola, como lo había hecho en días anteriores a ese. Unas calles antes había visto un tipo bastante sospechosos, no sé si fue él el que me atacó o fue uno distinto, pero un presentimiento extraño me acompañó todo el camino. Todavía había gente trabajando cerca en una construcción cercana, había personas en el deportivo de la cuadra y hasta locales abiertos, me sentí segura… hasta que frente a una accesoria cerrada, me toma un tipo por el brazo y me dice: Camina, ven conmigo, no digas nada. Como hace 4 años me asaltaron con violencia y vivi un secuestro express y me afectó mucho, juré que si me pasaba de nuevo algo parecido no iba a quedarme sin intentar hacer algo para detenerlos.Detuve el paso y volteé a verlo, noté que tenía aliento alcohólico o un olor raro, talvez a mariguana, puse el brazo muy tenso y él se acercó más a mí, tanto que pude sentir su corazón aceleradísimo, eso me ayudó a entender que era el que estaba en desventaja y no yo, yo podía escapar si quería, podía gritar si vencía el miedo, y lo hice, grité lo más fuerte que pude diciéndole: Ya te dije, ¡SUÉLTAME! Mirándolo a los ojos con una rabia inmensa. No pasaron ni dos segundos y él me soltó, se quedó con la misma cara estupefacta con la que se habían quedado los trabajadores de la vez pasada. No dude y di pasos adelante, rapidísimo y me eché a andar hacía mi casa, todavía volteé a verlo un par de veces más, con tanta furia que hasta me sorprendí de mí misma. Llegué a mi casa, y lloré pero me recuperé tan pronto como me di cuenta que me había defendido, yo sola, me puse a salvo y eso es una sensación maravillosa que todas deberíamos sabernos poseedoras aún antes de enfrentarnos al acoso.

Por Diana G.

Contá Conmigo
18+

no comments
Historias

Un mes después casi nadie me habla en la oficina.

Es verdad que sucede en todas las esferas. Yo fui de viaje de negocios con dos compañeros de trabajo y uno de ellos desde el primer dia quiso hacer “avances” conmigo. Para no hacer el cuento largo pues me lo quité de encima dos veces (literalmente) y le dejé bien claro que no queria nada con él. Verbalmente y físicamente, ya que la segunda vez tuve que picarle un ojo para que me soltara. Muy triste.
Estabamos en otro pais y yo nunca habia pasado por una situación asi, por eso, terminé con el viaje y regresé a México. Obviamente cuando regresamos a la oficina este señor estaba como si nada y lo primero que hizo como lider del proyecto fue darme una lista enorme de trabajo (que no me correspondia). Eso me hizo enfurecer y le conté todo a mi jefe. Claro que en la oficina es “pueblo chico” al día siguiente ya todos sabian. Aunque mi jefe me apoyó en todo momento y se disculpó y se hizo responsable, el resto de las personas (90%) de la oficina no cree que eso haya sucedido, porque ademas este “senñor” es ajonjolí de todos los moles: se lleva bien con los hombres y coquetea todo el tiempo con las mujeres (es bien parecido). He sido testigo de situaciones en él manosea a las chicas, se dan “arrimones” y hacen bromas de mucho albur. Pero a mi esto nunca me gustó, y nunca me presté a estas situaciones.
Me molesta que por ser una mujer un poco mas “bonita” que las otras, este tipo de ser despreciable sienta que tiene que tener mi cuerpo, y ademas, que me haga sentir que yo tengo suerte por eso.
Un mes después casi nadie me habla en la oficina. Los hombres creo que tienen miedo de mi porque piensan que soy mentirosa y los puedo meter en problemas y las mujeres me odian porque “el niño guapo buena-onda” ha tenido problemas por mi culpa. Y yo le pregunto a este señor, IGNACIO:tu tienes una hija, hoy con 3 años, pero en un futuro, te gustaria que le hicieran lo mismo? te gustaria que la trataran como un objeto y después que la despreciaran porque un hombre dijo que ella no vale nada y es mentirosa?

Por Blue Velvet

Contá Conmigo
16+

no comments
Uncategorized

Se me salian las lagrimas y agradecí que alguien puediera estar cerca.

Iba camino a una reunion con unos amigos cerca de coyoacan, me dieron las instrucciones para llegar y debia tomar un taxi en el metro miguelangel de quevedo, yo solo conocia el centro de coyoacan pero no las calles a donde realmente iba, pero en las instrucciones decia que no debia tomarme mas de 10 minutos llegar en taxi. Aborde un taxi, del cual me fije que tuviera placas de servicio y el tarjeton del chofer, le dije a donde me dirijia y me dijo que no habia problema, peronote que algo no andaba bien cuando mire y los seguros del coche estaban puestos, después empezo a preguntarme por el nombre de algunas calles alrededor para ver si tomabamos un atajo, obviamente yo no conocia la zona y lo hizo con la intencion de ver si sabia donde estaba. Empece a ponerme nerviosa pues comenzo a platicar sobre el echo de que hacia mucho calor, yo conteste con monosilabos y un tono serio sin intencion de continuar la platica. Insistio en el tema y de paso yo note que nos alejabamos de donde yo iba pues ya estabamos por los viveros dando vueltas, mire mi reloj y le dije, ya debiamos haber llegado no estabamos lejos, el me dijo, perdon es que me equivoque y confundi el lugar que me dio de referencia, insistio en el tema del calor y me asuste cuando dijo que quiza un baño no nos caeria mal, en ese momento le dije que si no sabia donde era me dejara ahi mismo y yo llegaria a mi destino, me pidio disculpas, pero obviamente no podia bajarme del auto pues tenia puestos los seguros, en verdad empece a sentirme impotente y angustiada, pues el tenia el control, entonces se me ocurrio hablarle a mi amigo, y decirle que me dijera bien donde era y le di el nombre de las calles que alcance a ver, en eso el no sabia lo que pasaba y bromeo un poco conmigo, y antes de colgar le dije, cualquier cosa te marco, entonces le dije al chofer me baja aqui mismo ya llegue, y el insistio que aun faltaba mas y le dije no importa!! aqui es y se detuvo cuando vio que empece a marcar de nuevo y mantuve a mi amigo al telefono le dije no me cuelgues por favor, y el taxista incluso me cobro menos de lo que marcaba el taximetro, yo ya estaba muy alterada y cuando regrese al telefono, mi amigo penso que era una broma o algo asi, yo estaba muy agitada y le dije por favor ven por mi, se me quebro la voz y de inmediato me pregunto exactamente donde estaba. Por fortuna estaba a apenas dos cuadras de donde iba, el salio por mi y al verlo a lo lejos no pare de temblar y me abrazo con fuerza y me pregunto que pasaba, cuando le conte, lo primero que me pregunto fue, viste las placas o el numero? o el sitio? quieres que lo denunciemos??? entre en un estado de impotencia taaan grande de tanto coraje porque no solo logro perturbarme sino de paso no logre obtener informacion para denunciarlo, se me salian las lagrimas y agradeci que alguien puediera estar cerca, cuando llegamos con los demas, me preguntaron que pasaba porque mi tardanza, el recorrido de 10 minutos lo hice en 40 minutos!!! por fortuna entre todos me ayudaron a pasar el mal rato y de regreso a casa mi amigo me llevo. Es por eso que procuro no tomar taxi en esta ciudad y que prefiero los lugares mas concurridos pues asi puedo al menos ponerlos en evidencia, este tipo de cosas nos demuestran lo vulnerables que somos y como el miedo nos puede dominar y cegar pero ademas es tan terrrible no poder salir a la calle y disfrutr de un lindo dia por el temor de ser agredido en cualquier sitio.

Por Siramad

Contá Conmigo
22+

no comments
Uncategorized

Un mundo sin acoso en las universidades es posible, tu apoyo nos acerca cada vez más a ello.

Hace unos meses recibimos tu apoyo para la campaña de Hollaback Internacional llamada “Aquí Estoy” y ésta ha sido un éxito al fomentar la intervención ante el acoso en las calles. Ahora solicitamos tu ayuda para comenzar a trabajar contra el acoso en las universidades las cuales también son espacios públicos. ¿Nos echas la mano?

Con tu apoyo, vamos a trabajar para poner fin al acoso en 10 campus universitarios durante el próximo año, al vincular el activismo en cada campus con nuestra galardonada plataforma anónima en línea donde las y los estudiantes pueden reportar el acoso y encontar recursos, referencias, y apoyo.¿QUÉ ES EL ACOSO UNIVERSITARIO? El acoso universitario es el acoso sexual que ocurre en los campus y que incluye la intimidación, los tocamientos, el acoso y la violación. Puede ocurrir en las calles, en los parques, comedores, dormitorios y aulas. En Estados Unidos, el 51% de los estudiantes varones admiten haber acosado sexualmente a sus contrapartes femeninas.¿POR QUÉ AHORA? La cuestión del acoso sexual en las escuelas salió a la luz el año pasado – y por buena razón: el 62% de las mujeres y el 61% de los hombres reportan haber sido víctimas de acoso sexual algún campus universitario [AAUW, 2005]. Unos estudiantes de Yale fueron grabados gritando “no quiere decir que sí y sí significa anal”, y esto causó un alboroto en todo Estados Unidos – un grupo de estudiantes activistas demandaron a la Universidad de Yale por crear un “ambiente sexual hostil” en el campus. Entre la comunidad LGBTQ, CNN informa que el 33% de las personas LGBTQ (lesbianas, gays, bisexuales, trans y queer) y el 38% de los estudiantes transgénero, profesores y personal han pensado seriamente en dejar la institución por motivos de acoso.

Al igual que la intimidación, el acoso universitario ha sido aceptado como simplemente el precio a pagar por ser mujer o ser gay en un campus. Sin embargo, para los y las estudiantes la solución es clara. De acuerdo con la AAUW, el 57% de los y las estudiantes dicen que les gustaría que su universidad ofreciera un método confidencial en la red para presentar denuncias. La iniciativa de Hollaback! de los campus universitarios va a proporcionar precisamente eso.

¿CÓMO FUNCIONA? En conjunto con estudiantes activistas, Hollaback! comenzará la lucha contra el acoso universitario con:

  • Portales Web Personalizados de Activismo. Trabajar con las y los estudiantes para personalizar su sitio de Hollaback! en su escuela, y capacitarles para transformar la presentación de historias en mejoras concretas en su campus;
  • Apps digitales para compartir historias. Alentar a las y los estudiantes para documentar sus historias de acoso y de intervención de los testigos a través del apps gratuitas de iPhone y de Droid;
  • Recursos Educativos. Proporcionar material en línea para estudiantes sobre cómo lidiar con el acoso y recursos por parte de su universidad incluyendo: el centro de crisis por violación del campus, seguridad del campus, centros de mujeres y clubes de la diversidad así como enlaces a las políticas actuales de cada universidad sobre acoso y violación (gracias a nuestra asociación con SAFER);
  • Capacitación y soporte técnico. Proporcionar formación continua y una comunidad en línea donde los estudiantes pueden recibir un apoyo sostenido.


Necesitamos tu apoyo para poner fin al acoso universitario.

 Dona hoy.

Tus donaciones son deducibles de impuestos y serán equiparadas 1:1 por nuestra generosa junta de directores.

no comments
Uncategorized

Acoso en las marchas: ¿Ésta es la revolución que pregonas?

El acoso demuestra una profunda falta de respeto. El acoso en las protestas demuestra también una profunda falta de solidaridad y coherencia. Comparte tu historia, alza la voz. Un México sin violencia y abusos de poder de cualquier tipo es posible.

Foto de Antonio Eusebi

no comments
Historias

Después de eso todo el día estuvo como triste

Era medio día, tenía que ir por mi hermana a la escuela y la esperaba en un puente el cual normalmente es muy transitado pero justo ese día era la única persona ahí, cuando un tipo se acerco volteando a todos lados mi primer pensamiento fue “esta perdido” cuando el se acerco y me dijo “te mamo tu cosita” yo me quede atónica y solo le dije de groserías y el se fue por que empecé a gritar, a mi nunca me había pasado algo así por eso no sabía que hacer yo tenía en ese entonces 15 años, pero después de eso todo el día estuvo como triste no comprendía el por que lo había dicho, que no tiene hijas o madre.

por Pao

Contá Conmigo
19+

no comments
Historias, Uncategorized

Hasta que un día exploté

RECUERDO QUE LOS ACOSOS COMENZARON CUANDO TENIA COMO 13 AÑOS, SALIA A CAMINAR Y COMENCE A PRESENCIAR GRITOS, CHIFLIDOS,MIRADAS, ESTE TIPO DE COSAS INCOMODAS, RECUERDO QUE SIEMPRE SENTI MIEDO, INSEGURIDAD,PERO SOBRE TODO IMPOTENCIA, TRATE DE IGNORARLO POR Q NO SABIA QUE HACER, HOY, CON 24 AÑOS LLEGO UN MOMENTO EN QUE HABIA EMPEZADO A ACOSTUMBRARME A CAMINAR DIARIO A TRABAJO Y EN ALGUN MOMENTO DE LA JORNADA VIVIR ALGO SIMILAR, NO ES QUE SE SINTIERA BONITO, SEGUIA QUEDANDOME CON EL CORAJE Y LA IMPOTENCIA, HASTA QUE UN DIA EXPLOTE: UNO DE TANTOS SE ME ACERCO Y ME DIJO COSAS QUE NO QUIERO RECORDAR EXACTAMENTE, GRITE, LO ENFRENTE, LO EVIDENCIE ANTE LA GENTE QUE NOS RODEABA, SUPONGO QUE ESTE TIPO DE PERSONAS NO ESPERAN UNA REACCION POR Q SE QUEDO ESTUPEFACTO, SEGUI CAMINANDO CON MI RABIA AL MAXIMO PERO CON LA FRENTE EN ALTO Y CON LA PROMESA A MI MISMA DE NO DEJARME NUNCA MAS.

Por KAR

Contá Conmigo
18+

no comments
Historias

Hoy me sentí mas que nunca satisfecha.

Hoy me sentí mas que nunca satisfecha.
Hola a todas aqui estoy de nuevo, estuve distante de la pagina por algun timpo (poco en realidad) mientras atendia algunas cosas de mi investigacion sobre acoso en el espacio público y ahora que regreso veo tanta participacion que me hace sentir muy satisfecha con lo que estoy haciendo, porque se que siguen ahí, porque se que esto sigue ocurriendo y eso no me da ninguna satisfaccion pero si saber que seguimos en pie de lucha para acabar con el acoso.

Hoy estoy aqui para contarles que fui a dar una ponencia ala IBERO puebla sobre acoso a mujeres en el espacio público el mes pasado y aunque en general me fue muy bien, hubo un señor que me desequilibro mientras explicaba esto que a todas nos ha ocurrido y es lo que les quiero platicar

Resulta que mi exposicion fue en el escenario principal, un estrado muy bonito y en alto desde el cual pude percatarme que mientras explicaba mi tema habia un chico y una chica que no paraban de reir, lo cual me genero un sentimiento muy desagradable pues parecia que se les estaba contando un chiste o algo por el estilo, la indignacion me hizo actuar en forma directa y ahí en el microfono dije, no se que sea lo que les parezca tan gracioso, quizas un tipo masturbandose frente a su mama o hermana o el hecho de que estas mujeres puedan no llegar a su encuentro a tiempo debido a que un tipo las agredio en la calle.

Mi reaccion generó que estas dos personas se controlaran mientras sentian la mirada de todos los ahi presentes, casualmente al terminar mi ponencia dieron tiempo para preguntas y el chico que tanto se reía hizo una pregunta que ni al caso pero para mi sorpresa un hombre de aproximadamente unos cuarenta y tantos años tomo el microfono y con palabras mas o menos parecidas a estas dijo
“a mi en lo personal no me gusto tu ponencia, me parece agresiva y antidemocrática, las mujeres no son ningunas debiles y hablas como si en la ciudad de Mexico esto pasara todos los dias y no es asi, yo tambien vivo alla y te digo que no me gusta que pongas a la ciudad en la imagen que lo haces” ¿que taaaaall?

Afortunadamente tuve como responderle pero me gusto mas como lo hicieron los demas asistentes, una chica se levanto y le dijo claro que no le gusta y le parece agresiva la ponencia porque cuando las mujeres hablamos los hombres tiemblan ademas puede tener problemas de proyeccion y es por ello que se siente identificado.

Mientras se hacia esto otro señor mas o menos de la misma edad le dijo, ya estamos grandes para pensar que el mundo es como lo vivimos nosotros, la chica nunca dijo que las mujeres fueran debiles y aqui no se trata de lo que cada uno piensa de la ciudad sino lo que en realidad ocurre en ella.

Muchos otros comentarios resultaron al respecto, pero mi ponencia resultó ser la más polemica, por eso se que vamos por el camino correcto y lo unico que puedo decir es lo que al señor que se sintio agredido le respondí “quizas no pueda cambiar su particular forma de pensar pero el hecho de que me haya escuchado, me haya puesto atencion y haya hablado de este tema para mi ya es una victoria”

Gracias a todos y a todas por la cantidad de comentarios pero mas gracias aun por darme la fuerza que necesito para continuar este camino que no resulta fácil pero que se que una vez emprendido podra generarnos grandes beneficios.

Un abrazo a todas y todos.

Por Patty N.

Contá Conmigo
15+

one comment
Historias

La puerta se cerró detrás de mi, y así detrás de mi se fue tu acoso…

Uso el metro cotidianamente, y en el metro pasan muchas cosas. Pero hay una que me ha asustado muchísimo.
Estaba en una estación de la línea 2 del metro, era fin de semana a medio día. Iba tarde ya y preocupada por el tiempo. El metro que llegó estaba pintado de amarillo, plagado de americanistas, dudé en subirme pues sé que es peligroso, pero sólo eran un par de estaciones y yo estaba en el mismo derecho de usar ese vagón, igual que ellos.
Subí al vagón y todas las miradas se fijaron en mí, la única que no estaba uniformada. Empecé a oler tiner, y cuatro chicos empezaron a caminar hacia mí. Estaban por cerrarse las puertas y en el último tono di un paso atrás y salí del vagón. Afortunadamente se cerraron las puertas atrás de mí y los chicos no pudieron salir. Empezaron a chiflar y a arrojar cosas por las ventanas. Yo caminé por el andén sin mirar atrás, pero muy asustada. Llegué temblando a mi compromiso sin poder contarlo hasta mucho después.
Para mí, es importante seguir adueñándonos de las calles retando esto que nos impide caminar libres…

Claudia I.

Contá Conmigo
22+

one comment
Historias

¿No te da vergüenza?

Salí de trabajar y me dirigía caminando a mi auto.

Muchas veces, como miles de mujeres, he sido víctima de acoso sexual en las calles. Esto te ayuda a desarrollar cierto instinto que te pone en alerta en cuanto ves a alguien que de alguna manera estás segura de que te va a agredir.

Pues justo así, iba caminando por la calle y un sujeto barría la banqueta. Cuando dejó de hacer lo que estaba haciendo para verme pasar supe que me diría algo. Me miro las piernas y el trasero y murmuró un “Mmm…”, vial tiempo que me miraba de manera lasciva.

Desde hace algunos meses acostumbro confrontarlos después de agresiones de este tipo. Generalmente se ríen, se esconden, se hacen los sordos o niegan lo ocurrido diciendo que una está loca, o que una “ni está tan buena”.

El caso es que esta vez tampoco dudé en confrontar al tipo con un “¿no te da vergüenza?” que me salió del alma y lo único que hizo fue negar todo, diciendo que él nunca se había dirigido a mí. Fui por una persona de seguridad y el hombre siguió negando todo, diciéndome: “NENA, ni siquiera te miré, no es mi culpa que antes te hayan lastimado”.

Yo, muy enojada, agradecí a la persona de seguridad de la empresa cercana y seguí mi camino, pensando que probablemente tengo que empezar a ignorar a estos tipos, pues lamentablemente no creo que sus agresiones lleguen pronto a su fin.

Todos los días, por lo menos una vez, me sucede una experiencia similar al salir a la calle.

Por Laura Valladares

Contá Conmigo
19+

2 comments
Historias

Es indignante ser atacada en la calle.

El semáforo se puso en verde. Un hombre con discapacidad atravesaba la calle, usando un bastón para caminar. Le di el paso (con los carros de atrás pitando, por supuesto). Una vuelta a la manzana después, estacioné el auto y me bajé.

Caminé a casa. En la esquina, encontré al mismo hombre frente a mí, le cedí el paso nuevamente. Al pasar a mi lado, levantó el bastón y me golpeó las nalgas con él.

Enojada pero incrédula, le pregunté:
-¿Me golpeaste intencionalmente?
El tipo siguió caminando. Una señora, que había visto todo, me lo confirmó con un “sí”.
-Eres un estúpido- fue lo único que acerté a gritar.

No podía creer que alguien que probablemente ha sufrido discriminación, como la que enfrentamos muchas mujeres, me había acosado sexualmente. Confieso que el hecho me molestó mucho más porque unos minutos antes en el carro y unos segundos antes a pie, había sido cortés con él.

Es indignante ser atacada en la calle. Solamente si apreciamos la diversidad y respetamos los derechos de los demás personas podemos convivir en paz.

Por Aída

Contá Conmigo
34+

no comments
Historias

Una sola frase basta para hacernos temblar de coraje, impotencia y miedo

Me han pasado tantas cosas que a veces me da miedo andar sola por la calle. Creo que no es necesario ser violada para tener miedo.

De niña me topé con muchos exhibicionistas, a veces iba sola, otras con mi mamá y alguna vez iba con mi hermana pequeña (imagínense!!! una niña de 12 años con otra de 5!!!). Estos “encuentros” eran tan frecuentes que mi mamá decidió cargar con gas pimienta, lo usamos??? claro que sí!!! a un tipo se le hizo muy atractivo meterme la mano camino a la secundaria,claro que lloré y que tuve miedo por mucho tiempo!!!!

No sé por qué las mujeres tenemos que aguantar todo esto sólo por tener buena figura, lo repito: no es necesario ser violadas para tener miedo!!! Una sola frase basta para hacernos temblar de coraje, impotencia y miedo…

por Karla

Contá Conmigo
19+

no comments
Uncategorized

17 de Mayo- Día Internacional contra la Homofobia

Un mundo sin discriminación en todos espacios es posible.

no comments
Historias

¿Acaso solo tengo que tapar mis oídos y pretender que no pasa nada?

Como es posible que una frase ponga en tela de duda tu seguridad, tu autoestima.- ¡Que senos más grandes tienes eh! cuando lo escuche solo pensé en que le pude haber respondido, pero cuando me di cuenta ya estaba muy lejos del tipo.
¿por qué me pone a temblar?
¿por qué me da tanto coraje he impotencia?
¿por qué no puedo solamente dejarlo pasar?

Después de pasar a mi casa por un recibo, camine hasta el trolebus, el cual decia en el parabrisas -SOLO DAMAS- al verlo no pude evitar pensar en el alivio que eso me producía, unas chicas se subieron mas adelante ninguna de ellas pago su pasaje a lo que el conductor solo pudo decir -Su pasaje por favor- ellas -¡¡¡Si ahorita!!!- pasó un momento y volvieron a gritar desde el final del vagón -¡¡Deje que se suba alguien que me cambie mi billete!!- y me pregunte ¿por qué hay mujeres que se aprovechan de su condición, para abusar u obtener favores de los demás?, en ese momento me dio aun mas coraje he impotencia de no poder hacer nada. ¿Acaso solo tengo que tapar mis oídos y pretender que no pasa nada?, Por tipos como el que me encontré he llegado a pensar que todos los hombres son iguales, por mujeres por las que vi y escuche muchos piensan que todas somos iguales.

Este espacio me ha dado las herramientas para no volver a sentirme así de intimidada, gracias.

Por Daniela

Contá Conmigo
10+

no comments
Uncategorized

La Protesta del Día Después-Hoy Zócalo 5pm, lleven sus mandiles.

“Desde la infancia una niña será llamada cariñosamente “mamá” o “mamita” por su madre, por su abuela, así como por cualquier miembro de su familia o persona cercana, una mujer atractiva fisicamente es una “mamacita” o en función de su mayor tamaño una “mamasota” , sera “mami” para su pareja y cualquier mujer después de la pubertad sera abordada en la calle por un vendedor quien se acercará a ella llamándola en tono reverente ‘”madre”. ‎La asociación entre femenino y maternidad son de una tan fuerte obviedad que a nadie parece extrañarle este tipo de manifestaciones gratuitas por parte de conocidos y desconocidos , independientemente si de la mujer a quien se dirije tiene o no tiene hijos.”-Brenda Alejandra Belli Dalli

NO A LAS MATERNIDADES SECUESTRADAS:

LA PROTESTA DEL DÍA DESPUÉS

(Buena para los otros 364 días del año)

¿Quién define lo que es la maternidad y cómo la asumimos? ¿Qué mecanismos se ejercen desde la familia, la escuela y la sociedad para imponer las ideas rígidas de la maternidad que muchas rechazamos? ¿Cómo se nos obliga a ser madres o cómo se nos niega la libertad de serlo?

El 11 de mayo de 2012 a las 5 de la tarde nos reuniremos en el Zócalo para celebrar que en la Ciudad de México existen leyes que garantizan nuestra libertad de elegir si queremos o no ser madres, cuantos hijos e hijas deseamos y cuando y con quién los y las queremos tener.

Pero también nos reunimos para plantear que esa libertad sólo será un hecho cuando la maternidad sea un acto voluntario, gozoso y responsable, así como cuando se garantice la vida, el respeto a la libre expresión y la seguridad de nuestros hijxs.

EXIGIMOS

1.- Educación sexual científica y laica.

2.- Acceso universal a métodos anticonceptivos eficaces y gratuitos, usados voluntariamente.

3.- Acceso libre y gratuito a la interrupción del embarazo en todo el país.

4.- Acceso libre y gratuito a guarderías y horarios escolares que contemplen las actividades laborales de los adultos que los cuidan.

5.- Acciones eficaces en contra de la discriminación de la mujer, incluyendo campañas escolares y públicas que desmitifiquen los roles sociales asignados sexualmente.

6.- El cese a la violencia en el país, la búsqueda inmediata de todas las personas desaparecidas y el esclarecimiento inmediato de los asesinatos por cuestiones ideológicas y políticas.

7. Libertad inmediata a todas las mujeres encarceladas por interrumpir su embarazo.

8. Crear las condiciones de justicia social necesarias para abatir la mortalidad materna.

9. Atender de manera más eficaz las problemáticas que enfrentan las adolescentes en torno a la maternidad.

10. Rescatar al Día de la Madre del secuestro del comercialismo, haciendo de ésta una fecha de reflexión y acción en torno a las maternidades o nuestro pleno derecho a no ejercer la maternidad sin presiones.

unamaternidadsecustradaes@yahoo.com

no comments
Historias

¨Me inhibió a regresar por el mismo camino¨

Han pasado varios días desde que al subir el último peldaño de un puente, sentí una mano en mi entrepierna. Era la un joven, casi un adolescente, según me pareció. Enseguida volteé y no atiné sino a increparlo: “¡Qué te pasa!” Se rió y se bajó del puente. Yo miré hacia abajo buscando alguna patrulla, a algún policía. Nada. Al regresar del sitio al que me dirigía, no quise hacer el camino de regreso. Temía que el joven volviera a estar por ahí, y pensara: “Mírala, ahí viene de vuelta…” Así que tomé un taxi. En la noche tenía una fiesta, y decidí no ir, pensando en que regresaría tarde, tendría que tomar otro taxi, en fin, justificando ante mi misma, por qué no salir. Y no tenía ganas de salir por lo que en la mañana me había ocurrido.
El toqueteo del joven no fue violento físicamente: no me pegó, no me jaló, no me pellizcó… Es violento psciológicamente: Me inhibió a regresar por el mismo camino. Me hizo tomar un taxi. Ya no me sentí en libertad de caminar. Su mala actitud, provocó que me sintiera insegura. Y una tiene que recomenzar cada día, para ir recuperando su espacio como ciudadana, como habitante de esta ciudad, si no quiere vivir con el temor constante encima, y autolimitándose para no correr el riesgo de ser agredida.
Este toqueteo me provocó la sensación del día que abrí la puerta de mi casa, y encontré todo revuelto, y lo peor: mi armario abierto. Los ladrones hurgaron entre mis cajones, revisaron todo, se llevaron ropa entre otras cosas. Me sentí violada. La invasión de la privacidad, me pudo más, que el robo material.
Este toqueto me dejó pensando, con qué facilidad algunos hombres no sólo te dicen cosas en la calle, sino se acercan a tocarte en las partes esencialmente íntimas. No conozco a ninguna mujer que se haya acercado a un hombre a sostenerle los testículos o las nalgas, nada más porque le pareció guapo, o buenote. ¿Por qué el hombre se siente con la libertad de conducirse según le venga en gana ante la mujer? Seguramente la respuesta es sociológica.
Padecerla es de las cosas más incómodas que una persona, una mujer, yo, he experimentado. Una parte de la persona se fractura, se despostilla, se raspa, se agrieta, según… y hay que volverla a componerla, a pegarla, a sanarla, para no que no se apropie de uno el miedo, el temor a salir, a estar. La desconfianza permanente al otro.
Por Adriana

Contá Conmigo
14+

no comments
Historias

¨Yo quiero caminar, correr, disfrutar de mi tiempo sola en espacios públicos¨

Salí a correr un día. Me gusta mucho correr, es difícil hacer tiempo para hacer ejercicio, pero ese día hice el esfuerzo de salir. Escuchando mi música favorita, pensando en cosas, estaba realmente disfrutando de correr y orgullosa de que habia vencido la flojera, cuando…un hombre me siguió y me toco (apretó para ser exactas)las pompas. Y cobardemente salio corriendo. Yo solo le grite algo, como: “Estúpido!”, no me salio nada mas, quería que me salieran de la boca mas insultos, pero no pude…me paralizo la impotencia, el sentirme tan vulnerable y no poder hacer nada. Seguí corriendo, y trate de tranquilizarme. No voy a decir que ese evento marco mi vida, ni que me afecto psicologicamente, ni me hizo que tuviera problemas sexuales en mis relaciones. Pero eso no es el punto, el punto es que fue un acto de poder, el lo hizo porque PUDO. La manera en la que pensamos en el acoso y lo criminalizamos es errónea, NO tengo que probar que el hecho de que mi cuerpo haya sido tocado sin consentimiento me haya causado problemas psicológicos, emocionales, etc para declarar que esta mal y para que la sociedad reconozca el acoso. Es un tema de la estructura de poder que permita que unos se sientan con el valor de mirar, hablar, tocar a otras personas sin su consentimiento. Yo quiero caminar, correr, disfrutar de mi tiempo sola en espacios públicos y privados sin correr el riesgo de que alguien se atreva a violar mi derecho a una vida sin violencia.

Por Abril

Contá Conmigo
12+

no comments
Uncategorized

Comunicado ante Caso de Acoso Sexual Laboral en CNDH

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

ORGANIZACIONES DE MUJERES y DERECHOS HUMANOS

SOCIEDAD MEXICANA

Ante las notas periodísticas, de fecha 10 de abril del presente año, que dan cuenta de los actos de acoso sexual y laboral vividos por tres mujeres trabajadoras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por parte del también trabajador Lic. Jorge Arturo Zárate Vite ―Coordinador General de Comunicación y Proyectos. Así como, ante la falta de una respuesta institucional efectiva por parte de la CNDH ―que atienda y sancione la violencia ejercida por este funcionario―, que ha orillado a las víctimas a presentar su renuncia como única alternativa para liberarse de la violencia

ATRÉVETE-DF; las voceras de la MARCHA DE LAS PUTAS versión DF; las mujeres del grupo de denuncia pública ALZA LA VOZ; y, la agrupación de mujeres de MOVIMIENTO DE CADERAS nos sororizamos y aplaudimos el valor demostrado por estas tres mujeres para alzar la voz y denunciar. Ellas, al darle el justo valor a los actos de violencia sufridos ―valorando su dignidad y su calidad humana como mujeres y ciudadanas con plenos derechos― nos recuerdan fehacientemente que ninguna mujer debería ser víctima de acoso sexual o laboral; así como de ningún tipo de violencia; y, nos demuestran que, inclusive al interior instancias destinadas a defender los derechos humanos ante los abusos de las y los servidores públicos, las mujeres siguen siendo violentadas a consecuencia de su condición de mujeres.

Al tratarse de un caso de violencia ejercido por un servidor público de la Comisión Nacional de Derechos Humanos ―que en teoría debería estar sensibilizado y capacitado en el tema del respeto de los derechos humanos, en general y de las mujeres, en particular― se hace mas evidente que, como sociedad, debemos abrir los ojos y tener oídos receptivos ante los actos de acoso sexual que día a día viven las mujeres en los centros laborales; debemos asumir también nuestra obligación para denunciar esta ominosa conducta; así como, la ausencia o en su caso, el mal funcionamiento de los mecanismos de prevención y atención; pues esta omisión, tal como lo demuestra este caso, conllevan respuestas negligentes, prepotentes y discriminatorias por parte de las autoridades obligadas a investigar, reafirmando la terrible idea de que las conductas de acoso sexual están permitidas porque no existen consecuencias ni sanciones.

Como es bien sabido, en la mayoría de los casos de acoso sexual, la palabra de las victimas siempre esta en tela de juicio, obligándolas ha comprobar su dicho a través de evidencias “materiales”, las cuales la propia víctima debe conseguir y aportar a fin de que se le crea; desconociendo o ignorando por completo que estos comportamientos son de “realización oculta”. Es por ello, que aplaudimos el valor de estas mujeres que con su palabra  han lograron evidenciar que el Sr. Zárate Vite, es un acosador.

 

Además, entregaron evidencias, tales como: mensajes telefónicos de texto, cartas y correos electrónicos; en los que el Coordinador de Comunicación y Proyectos expresaba “su interés” por mantener “una relación más allá de lo laboral”. Pruebas que el Sr. Zárate no pudo negar.

Por otra parte, reprobamos firmemente el actuar de las autoridades, a quienes acudieron las víctimas, pues a pesar de tener responsabilidades específicas hicieron caso omiso de dicha denuncia. Lo anterior es doblemente gravoso, por ser autoridades de la CNDH que al actuar con negligencia y omisión faltaron a su deber de debida diligencia. Estas autoridades van desde las y los funcionarios adscritos al Órgano de Control Interno; el Primer Visitador, Luis García; y, el mismo Ombudsman, Raúl Plascencia, quien se negó a recibirlas para tratar de manera directa.

En nuestro país contamos con un marco jurídico que busca erradicar la  discriminación y la violencia en contra las mujeres. En materia de igualdad y no discriminación, desde el año 2006, contamos con la Ley General para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, la cual establece una serie de disposiciones a fin de transversalizar la igualdad de género en las políticas públicas; siendo la CNDH la entidad ENCARGADA DE LA OBSERVANCIA, SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN Y MONITOREO DE DICHA LEY.

Además, desde el año 2007, en México se reconoce jurídicamente EL DERECHO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA, a través de la Ley de General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Dicha ley obliga a todas las autoridades, de los distintos niveles de gobierno, a coordinarse para garantizar, tutelar, y hacer exigible este derecho en los espacios privados y públicos, como son los centros laborales.

Nos resulta inadmisible que estas tres mujeres hayan tenido que trabajar en un ambiente laboral en el que fueron acosadas sexualmente; y a partir de la denuncia dicho ambiente se tenso mas, generando un acoso laboral que las orilló a presentar su renuncia. Y es más inadmisible que la persona agresora, Zárate Vite, siga en su puesto laborando hasta el día de hoy con normalidad.

Es por ellos que, nos pronunciamos por la necesidad y urgencia de que este caso ―y muchos más que desconocemos pero que no deberían de ocurrir― se resuelva de la manera adecuada, respetando y haciendo valer las garantías y derechos de las víctimas. Observando en todo momento el derecho que tenemos las mujeres a transitar por espacios laborales libres de violencia, en especial libres de acoso y hostigamiento; a fin de desarrollarnos como profesionistas y servir de una manera plena a nuestras comunidades sin temor de llegar a una oficina a soportar las miradas, los piropos, las propuestas, dudas en nuestras capacidades por ser mujeres, el chantaje y en general abusos de diferente índole.

 

Hacemos un llamado al Ombudsman, Raúl Plascencia Villanueva, para que tome las acciones necesarias tendientes a sancionar administrativamente al Sr. Zárate y haga la denuncia penal correspondiente. Así como, implemente o perfeccione los mecanismos de prevención y denuncia de los casos de acoso y hostigamiento sexual. La CNDH tiene que ser ejemplo de congruencia, mandando el mensaje de que el acoso sexual es una violación de derechos humanos y debe ser sancionada.

Atentamente,

AtréveteDF

Movimiento de Caderas

Alza la Voz

La Marcha de las Putas México DF

No quiero tu piropo, no quiero tu propuesta, no quiero tus miradas coquetas.  Soy una mujer. Soy una persona.

Alto al acoso y hostigamiento sexual y laboral. Alto al ofrecimiento de mejores posiciones laborales a cambio de favores sexuales.

NO, BAJO CUALQUIER CIRCUNSTANCIA, ES NO.

 

 

one comment
Historias

Preguntas para investigación sobre acoso.

Quiero, si me lo permiten lanzar unas pregunta que son muy importante para mi proyecto de investigación y que me gustaria compartir con ustedes esperando que algunas me puedan apoyar con sus comentarios… gracias.

¿Alguna vez has enfrentado solo verbalmente a algun acosador?

¿que le dices?

¿cómo reacciono y que te dijo?

¿Qué sentiste con su respuesta?

En situaciones de acoso

,¿Has dudado de lo que te ocurrió, debido a que pienses que quizas no viste bien o crees que pudo haber sido de otra forma?

Muchas gracias

¿Qúe pensaste?

Contá Conmigo
4+

2 comments
Historias

Pásele, pásele…a las fotos de su cuerpo sin su consentimiento.

Fui de compras al mercado sobre ruedas y un tipo me fotografió la parte trasera de mi cuerpo me dio mucho coraje y lo enfrente pero el lo negó , a los 8 días después fui nuevamente al mercado y otras personas de los puestos me dijeron que esos mismos tipos les enseñaron muchas fotos de traseros de mujeres y uno de ellos pregunto quienes eran y ellos respondieron “pues tus clientes guey ” esa misma persona a la que le enseñaron las fotos me lo dijo a mi lo cual muy indignada busque al líder o delegado y comente el caso y me dijo que yo actuara como quisiera pero el no hizo nada al respecto. Como puedo ayudar a otras mujeres e informar lo que nos hacen los vendedores ?

Por Lorena

Contá Conmigo
19+

2 comments
Historias

Es difícil contar estas cosas.

Saben es difícil contar estas cosas, día cualquiera iba yo de regreso a mi casa en el metro. Iba sentada lleyendo un libro cuando un tipo se puso frente a mi y empezo a tocarse yo lo vi de reojo y no supe que hacer. Luego empezo a decirme cosas super vulgares como uyyyy guerita que tetotas, y la verdad me senti muy incomoda. Asi que me levante para bajarme en esa estación pero el fulano acerco su mano para agararme y del miedo lo golpee con mi libro. Y sali corriendo, gracias a Dios el ya no pudo bajarse porque se cerraron las puertas pero alcance a oir que me insultaba. Lo que mas coraje me dio es que todo el tiempo hubo un señor sentado junto a mi riendose.

Por Paulina

Contá Conmigo
18+

no comments
Historias

Muchísimas.

Es que no es una historia; es un nùmero incontable de ellas. Lo bueno es que, como en Mèxico esto le pasa a todas las mujeres, para cuando me pasò a mì por primera vez, ya sabìa lo que tenìa què hacer.

Me han visto obscenamente (vàlgame la expresiòn), me han manoseado con probablemente todas las partes del cuerpo humano, me han dicho las babosadas màs rìdiculas, y no ha faltado que quieran su “besito”. Pero lo que quiero pasar aquì es la siguiente conclusiòn: los acosadores viven del pànico y la vergüenza de sus vìctimas.

Asì es; dìganles sin pena que son unos cerdos por manosearles las nalgas, bùrlense de que les regalaràn una teta si les encuentran 3, cuando se niguen a aceptar que las acosaron dìganles que asì les gusta: viendo al piso. Saquen la testosterona: ¡no se dejen! Y veràn que hasta acaban sonriendo por haberlos puesto en su lugar, en vez de llorar porque las toquetearon.

Siempre me dicen que no me les ponga al tù por tù porque pueden acabar violentàndose. Pero el acoso es, en sì mismo, un acto de violencia y su objeto es intimidar. Si la vìctima no se siente intimidada ni avergonzada, y si, lejos de sentirse atropellada, siente que hizo un acto de justicia, se rompe el cìrculo del acoso.

Muchos saludos y ojalà pasen màs tips pràcticos para responder en caso de acoso.

Por Martha Garcia Aguilar

Contá Conmigo
17+

no comments
Historias

De palabras y propuestas obscenas y transeuntes que humillan.

Recuerdo cuando iba saliendo de un establecimiento ya de noche, a eso de las 9:00 pm con rumbo a Gabriel Mancera y Félix Cuevas para ir a ver a un amigo el cual tenía mucho tiempo que no veía y habíamos quedado en encontrarnos ese día entre 9:30 pm y 10:00 pm, mientras caminaba para ingresar al metro más cercano un hombre se acercó a mi y empezó a decirme palabras obsenas y hacer proposiciónes que ni al caso en ese momento, entre su repertorio me decía: “mamacita, te quiero lamer toda la pucha”, “haré que te tragues mi verga completa” y “dejame meterte el dedo” y cosas por el estilo. El caso es que TODOS veían la escena y absolutamente NADIE me ayudo ni siquiera para espantarlo. Obviamente llegue con cara de susto al metro y de a angustia que sentía me puse a llorar y mientras lo hacía la misma gente que se encontraba presenciando el conflicto me miraba como si yo tuviese la culpa, sólo por llevar falda y hasta un estúpido me grito “pinche vieja puta, por eso luego las violan”. así que decidí mejor irme a casa. Es una experiencia de lo más abrumadora y horrible.

Por Carolina

Contá Conmigo
26+

no comments
Uncategorized

Acoso multiplicado.

Cuento mi historia desde Chihuahua. A mi años, 35, he sufrido todo tipo de acoso que podemos sufrir siendo usuarias del transporte público; pero lo que les quiero comentar hoy no sé si sea sintomático de las mujeres tradicionales y conservadoras de mi ciudad.
En una ocasión rumbo a la oficina,tome el autobús, a las 7 de la mañana cuando mas lleno va y me toco parada, un tipo parado junto a mi me hablaba como en susurro, se me arrepegaba, se me restregaba, por lo lleno yo no podía hacerme a ningún lado, obviamente, la frustración, la indignación, la humillación se me estaban juntando en el pecho y me hervían, sobre todo porque había gente viendo.
Afortunadamente se desocupo un asiento,fue cuando pude ver al sujeto de frente y le dije muy fuerte, a modo de que todo mundo oyera, desgraciadamente llorando porque no pude contenerme, “¿qué traes pinchi marrano?, ¿por qué me tocas? el muy cobarde ni siquiera se espero a que el camión se detuviera para bajarse, que para su fortuna no había cerrado la puerta.
Lo mas humillante fue que en un par de asientos atrás de mi había varias mujeres, jóvenes y mayores, que dijeron en voz alta, así como para que yo las escuchara, que yo era una hocicona, que ni siquiera me habían hecho nada y que el “pobre” hombre casi se mata por mi culpa, que que delicada,que si yo me lo había buscado porque a ellas nunca les había pasado nada, que seguro no tenia con quien coger, que seguro me había parecido feo el tipo pro eso el escándalo, entre otras…
El asunto es que luego de sentirme violada, tuve que aguantar los ataques de otras mujeres, a los hombres les podemos gritar, podemos comenzar a defendernos de las agresiones, en fin que la mayoría son unos cobardes, pero ¿como nos defendemos de otras mujeres que igual nos agreden?

Por Mariela Castro Flores

Contá Conmigo
23+

one comment
Uncategorized

Comenzamos la Semana Internacional Contra el Acoso en las Calles con una nueva foto. En este caso habla de las mujeres pero reconocemos que el acoso en las calles le sucede a cualquier persona que pertenezca a una poblacion vulnerable en nuestras comunidades. Comparte tu historia. Reflexiona. Actúa. Aquí más información sobre éstas fechas.

one comment
Uncategorized

Convocatoria para participar en proyecto de investigación sobre acoso en las calles.

Nuestra compañera Paty está trabajando en un proyecto para investigar más sobre el acoso en las calles de la ciudad de México. Los datos sobre este problema son importantes para poder eventualmente afectar políticas públicas e idear soluciones y planes de acción ante ello. Si les interesa colaborar, por favor envíen un correo a mexicodf@ihollaback.org para que les ponagamos en contacto.

 

Aquí más información.

 

Desde que descubri este espacio, y pude contactar con algunas personas al respecto, puse de manifiesto mi interes por colaborar no solo con la publicacion de historias personales, las cuales ya de por si son muy valiosas e importantes para la erradicaciòn del problema, sino con la posibilidad de colocar dichas historias como punto de reflexion académico promoviendo la necesidad de que en estos circulos se dicutan problemáticas que para todas nosotras son sumamente relevantes y cuya atencion no puede esperar mas.

Con lo anterior, he estado trabajando desde hace ya algunos meses en un documento que tiene como principal objetivo mostrar las caracteristicas de este fenomeno, su impacto y la necesidad de atender el mismo para lograr incidir efectivamente sobre el, y notanto el interes de muchas mujeres, que nos hacen el favor de publicar sus experiencias, para erradicar este tipo de conductas agresivas es que me he tomado el atrevimiento de solicitarles su apoyo para el desarrollo de mi estudio.

El apoyo que estoy solicitando no va mas alla de ponernos en contacto para llevar a cabo ciertos experimentos que tengo planeados y que no les quitara mayor tiempo que colocar algunos dibujos en espacios publicos que frecuenten, retirarlos en un tiempo mas o menos prudente, escanearlas y hacerme el facor de enviarme los resultados.

Otra de las actividades tiene que ver con la promocion del sitio para que otras mujeres nos cuenten sus historias y lograr con ello hacer mas amplio el acervo de la misma.

Una ultima parte tiene que ver con la posibilidad, segun sus propios tiempos de realizar algunas visitas a aquellas zonas que demanden mayor atencion en lo que respecta a las agreciones particularmente a mujeres, ya que el tiempo y los recursos con los que cuento hasta ahora no me alcanzan para ir mas allá por el momento.

A las interesadas en colaborar con esta investigacion les agradecere me contacten por esta via y asi podamos reunirnos y apoyarnos mutuamente.

Muchas gracias a todas.

no comments
Uncategorized

8 de marzo. Hablando de mujeres. Aquí el comentario del día.

Las mujeres no somos objetos y merecemos sentirnos seguras en todas partes. Es probable que las personas que no son mujeres, no tengan mucho por lo cual preocuparse en los espacios públicos mientras las mujeres o las personas pertenecientes a poblaciones vulnerables tienen que estar en constante alerta de sus alrededores, aun en lugares en los que pensaríamos que todomundo tiene el derecho de estar sin ser molestada o molestado.

 

Sabemos que es complicado defendernos ante estos tipos de comportamiento ridículos. Por eso tratamos de unirnos, de fomentar la intervención, de hacerle a la ciudad entender que una mujer no tiene la obligación de ser amable, cortés o sonreir si es acosada. Las mujeres no salimos a la calle para el disfrute de lxs demás y menos para que después de que nos llamen “preciosa” y no respondamos, nos digan “perra” “amargada” “zorra”…etc, nos sigan o nos agredan físicamente. Así no va la cosa, esas no son interacciones consensuadas ni bilaterales.

 

En otras palabras. Mi cuerpo es mío, las decisiones políticas sobre mi cuerpo las hago yo. Yo decido con quien interactúo en cualquier espacio. Yo decido si te hablo cuando me siento incómoda, y NADIE tiene derecho a acceder o comentar sobre mi cuerpo sin mi permiso. Basta del monitoreo constante del cuerpo de la mujer y basta con las premisas dañinas que esencializan la naturaleza de las personas, en este caso de las mujeres.

 

En nuestra sociedad existen muchas personas que reconocen que el respeto hacia el cuerpo de las demás personas es clave para crear comunidades seguras, unidas y solidarias con capacidad para imaginar un futuro en donde todas y todos podamos participar de manera libre. ¿Qué papel juegas en los espacios públicos? ¿Qué cosa, por más sencilla que sea puedes hacer para recordarte y recordarle a lxs demás la importancia del respeto y la solidaridad?

Piénsalo.

no comments
Historias

En la Delegación Azcapotzalco les darán el 8 de marzo, como asueto a todas las mujeres que laboran ahí,y me pregunto ¿quién les dará un día de descanso, de paz, de consuelo a estas mujeres que luchan y exigen una respuesta y justicia para lxs suyxs????

Anoche, tuve que encontrarme con una clienta para entregarle un paquete de fotos que le urgían, regularmente no salgo por la noche pero éste trabajo verdaderamente urgía…nos quedamos de ver en metro panteones de la línea azul pero mi clienta me llamó para pedirme que me adelantara a toreo para poder aprovechar el tiempo pues apenas se acercaba a la estación; nos vimos, charlamos y nos despedimos, al caminar hacia los andenes, un chofer de uno de los transportes públicos se me acercó y me dijo lo “linda” que me veía con esos jeans, aceleré el paso mientras le pedía que no me molestara, tuve entonces que detenerme pues atravesaría un cruce, me alcanzó y me dijo: “detuvieron al “coqueto” pero aqui tienes quien te haga el favor…” cuando dijo eso, atravesó por mi cabeza las breves imagenes de las chicas que fueron victimas de este homicida y violador, voltee a verlo y de frente le dije: disculpa?, qué dijiste?– él empezó a reirse, me dió una nalgada en el trasero y dijo , así me gusta, que sean perras!!!, lo miré y lo empujé hacia atrás, diciéndole que no tenía madre, que quien se creía para tocarme , para violar mi espacio..el muy imbécil se empezó a reir, entonces se acercó uno de sus compañeros pues llevaba la misma playera que él, y le dijo calmate pinche David, otra vez con tus cosas…se acercaron dos mas y le dijeron que regresara a su unidad llamandolo con el sobre nombre de “conejo”, el primer tipo que se había acercado, me dijo que no le hiciera caso, qu era un poco bromista y a veces pesado…me di media vuelta, impactada por la naturalización de lo sucedido, pero aún más, por el descaro de este tipo al mencionar a dicho criminal, y pensé: en dos días es el día internacional de la mujer, y ¿qué hay que celebrar?, la detención de un multihomicida y violador? cuando de entrada no tenía que haber sucedido…o hay que celebrar el desgaste físico, emocional, social, y económico de las madres, esposas, hijas y hermanas de lxs desaparecidxs por esta absurda guerra contra la delincuencia?? o hay que felicitar por ser dia internacional de la mujer a las madres que por culpa de la corrupción perdieron a sus bebés en la guardería ABC??, o peor aún, celebrar a la mujer que se despide por la mañana de sus hijas sin saber que nunca las volverá a ver en lugares como CD. Juárez???, No creo que haya nada que celebrar este 8 de marzo. En la Delegación Azcapotzalco les darán el 8 de marzo, como asueto a todas las mujeres que laboran ahí,y me pregunto ¿quién les dará un día de descanso, de paz, de consuelo a estas mujeres que luchan y exigen una respuesta y justicia para lxs suyxs????

Por Iliana Méndez

one comment
Historias

¿¿¿Como podríamos empezar todas a exigir el respeto que se nos ha quitado??? Quizá podría ser con los hombres de nuestra vida…

Ahora que he estado leyendo el blog caigo en cuenta de lo mal que estoy y lo “normal” que me habia parecido todas esas faltas de respeto ya que desde adolescente recuerdo que siempre ha sido asi, con piripos y demas expresiones desagradables; asi como si no tuvieramos el derecho de ser libres y vestir como queramos.
Siempre que quiero vestir un vestido o una falda o un pantalon ajustado, lo pienso dos veces y la mayoría de las veces opto por algo mas “comodo”; siempre me siento incomoda en el transporte y es algo que no he sabido como manejar aveces pienso que solo ignorándolo pero realmente afecta inconscientemente, el como vestirte, el como te sientes frustrada y como si no tuvieras derecho a ser tratada con respeto. Pero como podemos empezar a cambiar esto?? enfrentar es buena opcion???, ¿¿¿Como podríamos empezar todas a exigir el respeto que se nos ha quitado??? Quizá podría ser con los hombres de nuestra vida, pidiendoles respeto para las demas mujeres. ¿Qué opinan?

Por Ana María

no comments
Uncategorized

Terminar con el abuso sexual en los espacios públicos tiene que ver antes que nada con el respeto. Se trata también de tener empatía y solidarizarse. Comparte tu historia, intervén, concientiza (te), infórmate. Queremos espacios más seguros para poder participar y navegar libremente en nuestras comunidades. Tú tienes el poder de terminar con el acoso en las calles.

no comments
Uncategorized

Obra de Teatro- “MUJERES o la dulcificación del placer”

Tenemos el placer de invitarles a esta obra cuyo enfoque principal es la prevención de la violencia de género.

“MUJERES o la dulcificación del placer” se presentará todos los domingos de marzo en el Foro Quinto Piso.

Más información AQUI

no comments
Uncategorized

¡¿Cómo se atreven?!

Fui de compras al mercado sobre ruedas de mi colonia, me acerqué al mercado de pulgas y pregunte por una ropa, al agacharme escuche el obturador de un celular, el hombre que estaba atendiéndome atrás de mi tomó una foto de mi trasero! Le dije que me ensenara que foto tomó y el se hizo el disimulado, le exigí el celular y el estaba borrando algo pero cuando vio que me enojé mucho y llegaron otras personas y me preguntaron que pasaba los otros marchantes le quitaron el telefono y “según” ellos no había fotografiado nada, les dije que eso es “ACOSO” y que no les da derecho a pasarse de listos solo por que ellos “CREEN” que esta “Buena” otro tonto me dijo que yo tenia la culpa por vestir tan sexi….rayos!!!! Iba con un pantalon aguado y una blusa de señora!!!! Cómo se atreven????? El vestir de falda pantalon o vestido que ellos consideren sexi no le da derecho a desnudarnos con sus actitudes, me ofrecieron una disculpa que por supuesto NO acepte y les hablé de Atrevete y Alzo la voz, díganme como puedo ayudar a erradic ar esas conductas tan denigrantes en mi colonia????

Anónimx

2 comments
Uncategorized

#CartaaMiCuerpo 14 de febrero

Ha llegado  la transitoria y sobreestimada fecha comercial llamada San Valentín, la cual privilegia a las personas que tienen una relación de pareja (generalmente heterosexual) y en muchos casos nos incita a demostrar nuestro cariño de maneras estereotipadas y materiales. Vivimos en una sociedad que espera cosas irreales de nosotras y nosotros al relacionarnos, que nos pone fechas límite y juicios para el amor y que cataloga nuestros cuerpos e identidades sin nuestro permiso. Todo esto con consecuencias devastadoras para nuestro autoestima, forma de desenvolvernos en nuestras comunidades y con las personas que amamos.

 

Los medios y la mercadotecnia han desarrollado un concepto dañino sobre como sólo cierto tipo de cuerpos son “deseables” en nuestra sociedad basándose en nuestro color de piel, peso, forma de expresar nuestra identidad de género y nuestras capacidades entre otras cosas. En AtréveteDF rechazamos eso y celebramos que el amor es verdaderamente un acto revolucionario. Hemos tratado de reflejar como los ideales de valor, belleza y sexualidad que se nos han impuesto han contribuído a la cosificación del cuerpo de las personas, cosa que se traduce en violencia de género y discriminación en todos espacios no sólo públicos. Queremos que eso cambie, quizás tu quieras que eso cambie también.

 

Hoy convocamos a un acto revolucionario que muchas personas alrededor del mundo ya han comenzado a hacer.  

Llamamos a escribir cartas de amor hacia nuestro cuerpo, cartas que desafían lo que se nos ha impuesto, reconociendo que a partir de eso podemos crear identidades, relaciones y comunidades que sanan.

 

Vamos a parafrasear un texto que Majestic de GlitterPolitic nos permitió usar para darnos a entender mejor.

 

Conforme vamos creciendo, se nos enseña a odiar nuestro cuerpo, esto es un veneno que nos quita fuerza, que nos brinda soledad y nos hace sentir indignxs. Tomemos esas cosas que nos hacen sentir menos y lancémoslas al mundo en forma de algo hermoso, como un arma. Se trata de tener compasión por las imposibilidades dentro y alrededor de nosotrxs. Al hacer esto, de repente tenemos el poder de desaprender, desafíar, y redefinir lo que es bello.

 

Cuando re-imaginamos, re-definimos, re-creamos la belleza y la compartimos con el mundo, la gente lo interioriza y se incita a una reacción en cadena. 

 

Cuando nos damos cuenta de las formas en las que el mundo les brinda privilegios a ciertos cuerpos sobre otros, y activamente rechazamos esos sistemas de valor tan destructivos, tenemos dentro de nosotrxs el poder de aniquilar el tèrmino “belleza” como lo conocemos.

 

El amor propio derrumba las fronteras imaginadas y muros que hemos construido con la esperanza de protegernos a nosotrxs mismxs. Se desentrañan las cuerdas que nos atan y nos aíslan unxs de otrxs. De repente, la interconexión se vuelve profundamente evidente. El amor propio ante el miedo y el odio abre un espacio lleno de posibilidades de conexión y transformación.

 

¿Qué se siente enamorarnos de nuestros cuerpos? ¿Qué se siente ver nuestros cuerpo como algo liminal, algo inestable, algo indefinible? ¿Qué se siente, dentro de nuestros cuerpos, el existir en este lugar marginado? ¿Estamos expuestxs aquí? ¿Estamos asustadxs aquí? Es en estos lugares indiscernibles en donde la compasión – un reconocimiento de que en nuestros momentos más solitarios, no estamos solxs – es posible. 

 

Sólo desde este lugar nos podemos conectar, y sólo entonces podremos ver el cambio.

 

-Ashley y Majestic

 

Ha llegado el momento de volver o continuar amando a nuestro cuerpo como una herramienta de cambio.

Puedes escribir tu carta y guardarla, si quieres mandarla a AtréveteDF la podemos publicar de manera anónima o nos puedes contar qué sentiste al hacerlo.

 

En solidaridad y con cariño,

AtréveteDF.

 

no comments
Historias

Palabras a un acosador.

Voy caminando de prisa, a una reunión de trabajo y tú, deambulas, seguro te diriges a algún lugar también. En un mundo ideal te detienes a pensar lo que acabas de hacer, pero probablemente, en unos minutos lo olvidarás, como una cotidianeidad más.

Te contaré la historia perfecta para no caer en pesimismos, espero que me entiendas que si no veo para adelante, no puedo avanzar.

Idealmente seguí caminando rápido, arreglada para mi cita, me apresuré y llegué a la hora indicada, sin ningún contratiempo.

Ahora va la real.

Camino de prisa, sì, arreglada para mi cita de trabajo. Tu pasas y me dices “guapa”, como si me conocieras, como si tuvieras derecho a comentar sobre mi cuerpo, como si yo me hubiera arreglado para tí, para las miradas que me tratan como objeto, el objeto que les parezca adecuado según mi vestimenta, el color de mis labios, mis zapatos, aunque traiga pants o tennis. Yo no te conozco, yo nisiquiera te había visto. De haber ido a tiempo vendría sonriente, en general me considero una persona amable. Pero no.

Te respondo pidiéndote una explicación, una disculpa, pero tú conoces tu privilegio, sabes que eres más fuerte que yo y encima de eso sabes que probablemente nadie más te va a confrontar, entonces con actitud retadora y humillante me lo vuelves a decír, ésta vez enfatizas, casi gritas, castigándome por intentar sacarte de tu zona de confort, por intentar reclamar mi espacio, un espacio que todos creen público.

Lo has logrado, lo han logrado todos, nadie intervino, todomundo siguió caminando, por que el disponer del cuerpo de una mujer y ponerla “en su lugar” es natural, es normal e invisible.

Mi día ha cambiado, pero el tuyo no, tu mundo sigue igual. Camina, camina de prisa. Que yo no me cambio de mundo, en tu camino te vas a encontrar con mi lucha. Un día vas a saber lo que siento.

Por Voz Itinerante

no comments
Historias

Atencion mujeres:como mi situación hay muchas no se dejen intimidar ni se sientan avergonzadas.

Conocí a Aldo G. C.M  hace 13 anos y no lo volví a ver hasta que ne encontró por Facebook y me invito junto con algunas amigas mías a una obra teatral donde el aparecía de árbol, asistimos y nos invito a cenar , tuve contacto con el por medio de fb hasta que ke di mi correo y numero celular, nos frecuentábamos para platicar sobre unos empleos que el me ofreció ;primero ser administradora de un billar que le iban a traspasar , valiendose de mi vulnerabilidad económica me propuso ser representante teatral de una compañía llamada” Cometer” propiedad de su llamado maestro el sr. Bernabe wang-ho y ese dia me invito a desayunar,cabe aclarar que en un par de ocasiones desayunamos o comimos juntos y se gano mi confianza , ese dia me llevo al centro histórico a un restaurante llamado el cabrito asturiano y le ofrecieron una botella de vino tinto pero el solicito una de vino rosado espumoso, le dije en tono sonriente: es muy temprano para el vicio, y bebimos hasta que sin notarlo me embriague , le dije que me llevara a casa y abordamos un taxi que nos llevo a un lugar oscuro que no parecido s una funeraria , no recuerdo si subí o baje escaleras solo recuerdo que estaba en un cuarto blanco y le pedí agua y no supe mucho de mi después por que solo tengo episodios en blanco … El tipo video el encuentro sexual , me llevo a mi casa, me metió a la regadera y volvió a filmar y yo en mi inconsiencia bajo los influjos del alcohol no note que estaba grabando. Se fue y por la noche mire mi cuerpo con moretones y al otro dia le llame y le dije: esto fue un error estaba borracha y el ne contesto: pues a ti no pareció desagradarte… Y con migo no juegues por que vas a salir perdiendo , y tengo unas fotos que tienes que ver, eran fotos mías desnuda de ese ncuentro, amenazo con mostrarlas a mi esposo si lo dejaba y empezó a obligarme a estar con el, siempre puse pretextos para encontrarme con el , por ejemplo que uno de mis hijos se había enfermado y no asistió a la escuela, que había venido de visita mi familia, que estaba en mi periodo , etc , y empezó a acosarme, a llamarme a todas horas a mi casa al celular aparecerás afuera de mi casa, de la escuela de mis hijos , y yo vivía temerosa , de dio cuenta que yo no quería estar con el y empezó a amenazarme que tenía un
Video que ke enseñaría a mi esposo para que me danta ya que el ETA el único capaz de hacerme feliz y mantener mis gastos, le suplicaba dia a dia que ne dejara en paz , hasta que un dia me harte y lo enfrente diciendole que no le temía , que hiciera lo que quisiera y ne dijo que yo era su mujer y que mataría a mi esposo y me dio mas miedo aun , en abril envió mensajes a ni celular y al de mi esposo haciéndose pasar por una mujer y empezó a chantajearnos, Levante una denuncia ante el mp por amenazas pero el ne cito en el metro buenavista para según hacerme entrega de los vídeos y olvidarme por que estaba profundamente enamorado de mi según el por que todas las mujeres lo rechazaban, fui y ahí me dijo que me daría los vídeos cuando le entregara 200,000 pesos y de no darle en dinero publicaría el video .le propine un par de bofetadas y me retire al otro dia publico por facebook y Correos electrónicos en mis contactos y los difundió , afortunadamente se los envió a gente muy cercana a mi que me ha brindado su respeto cariño y confianza, el siguió acosando por medio del Messenger y Correos electrónicos , nunca le conteste no estaba preparada, ahora después de casi un ano de esto estoy mas fuerte que nunca sin temores ni vergüenzas , solo aprendí a ser mas desconfiada, a valorar a mi gente y a mi
Misma Y que todo lo que diga o haga contra mi tendrá consecuencias por que no estoy sola hay instituciones que me apoyan y están trabajando en mi caso . Atencion mujeres:como mi situación hay muchas no se dejen intimidar ni se sientan avergonzadas por que esto Todos lo hacemos.
Esto es violencia hacia la mujer y deber ser castigado no se dejen extorsionar por manipuladores , mitomanos,extorsionadores y obsesivos repetitivos ya que estas conductas tienden a ser constantes y siempre encuentran una mujer vulnerable s quien dañar, pues cabe nombrar que me drogo para abusar de mi y ahora aun me amenaza creyendo que podrá intimidarme con los supuestos vídeos demos un alto a todo aquel que por crecer sin el apoyo de una madre tienen trastornos mentales

4 comments
Historias

Un tipo me manchó el pantalón con semen mientras yo caminaba del paradero de autobús al metro Tacubaya.

El martes 17 de enero alrededor de las 7pm bajé de un autobús en el paradero de Tacubaya. Como el resto de los pasajeros caminé hacia la entrada de metro más cercana que estaba a escasos 150 metros de donde nos dejó el autobús.

Como suelen hacerlo, el autobús nos dejó en doble fila y varias personas caminamos en medio de autobuses estacionados para llegar a nuestro destino. Cuando estaba por entrar al metro sentí que mi pantalón estaba salpicado como por “agua”, percibí el aroma. Entre a una tienda que estaba dentro de la estación para revisar mis zapatos y mi pantalón y descartar que hubiera pisado un charco. Lo que con mucho asco descubrí es que mi pantalón estaba manchado. Compré pañuelos desechables, me limpié, llegué a casa horrorizada, con mucho asco, enojo, un sentimiento de vulnerabilidad tremendo!

Al hacer memoria de mi recorrido, recordé que un tipo me siguió durante todo el trayecto al metro, en un camino sólo flanqueado por autobuses y la oscuridad de ese paradero.

A mi cabeza comenzaron a llegar una serie de recuerdos de todas las ocasiones en que alguien se me ha repegado en el transporte público, en el que caminando me han agredido con insultos, esto fue demasiado, demasiado!, y del tipo de agresiones en el que no tienes a nadie específico a quien denunciar, pues no tienes mayor evidencia que tu ropa sucia.

Las y los invito a que exijamos vigilancia, alumbrado, seguridad en esos “puntos ciegos”, a que se tipifiquen con tal gravedad esas agresiones que nadie se atreva a hacerlas, a que levantemos la voz, actuemos como ciudadanos y exijamos acción por parte de las autoridades.

Por Ciudadana

no comments
Historias

De exhibicionistas, acosadores y autoridades incompetentes.

El hostigamiento, las palabras obscenas e insinuaciones sobre el cuerpo o apariencia y la exposición de genitales son considerados abuso sexual en el Distrito Federal y son DELITO. Sin embargo, con la excusa de que éstos son cometidos en propiedad privada, las autoridades han dejado caer el caso de Nancy en oídos sordos. ¿Qué más se necesita para que hagamos del abuso sexual algo INTOLERABLE en nuestras comunidades?

http://www.youtube.com/watch?v=fRfEOvHbRy4

Nancy nos ha permitido compartir su video en esperanza de que si este individuo ya ha acosado a otras personas se le pueda identificar, igualmente servirá para prevenirnos y recordar que toma valor levantar la voz pero que es indispensable que estas cosas se sepan para que nuestras comunidades cambien. En solidaridad, AtréveteDF.

2 comments
Uncategorized

(Video) Las Cosas que les Dicen a las Personas Sobrevivientes de Abuso Sexual

Al ver “Shit Everybody Says to Rape Victims” ( Mierda que todo mundo les dice a las víctimas de violación) nos pareció indispensable crear una versión en español de éste video que demuestra diferentes maneras en las cuales muchas personas justifican o subestiman el abuso sexual, un delito intolerable que marca las vida de muchas personas en nuestras comunidades. Ha llegado la hora de enfocar la atención en quien comete un crimen y quien lo vuelve tolerable y no en quien lo sobrevive. Sigámos creando consciencia sobre las cosas que nos lastiman como personas y como sociedad y mejor aún, encontremos maneras de terminar con ellas día a día.

 

 

 

 

 

one comment
Historias

Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor.

Si me quejo porque me acosan, que no aguanto nada; si una amiga me defiende de un acosador al que no vi, nos dicen lesbianas; si les contesto con alguna grosería, me pongo en peligro y es perjudicial; si no digo nada, me guardo el coraje, el dolor de panza y la impotencia de saber que… ¡No se vale!

Todos los días podría escribir una historia sobre el acoso que recibo al caminar en la calle. Un momento que dura tan sólo unos segundos, pero que involucra tantos sentimientos juntos que sólo quienes recibimos el acoso podemos entender. En este caso puede ser una mujer o cualquier persona que pertenezca a la comunidad LGBT.

Si pudiera describir lo que siento cuando un hombre grotescamente voltea, me chifla, me ve con ojos de lujuria, se toma la libertad de gritarme lo que se le antoje y de paso reírse y por qué no, hasta hacer una onomatopeya de animales; tal vez podría hacerlo a través de una historia que involucre un fracaso amoroso, social o personal. Y no, no crean que esté exagerando, ahora verán por qué.

Es mucho más fácil de explicar de esta forma ya que todos en algún momento hemos sufrido una desilusión personal que nos ha repercutido emocional y físicamente; y en algunos casos cargamos con ellas durante muchos años, tanto que ya no depende de nosotros eliminarla y tenemos que recurrir a terapia. Pues con el acoso pasa lo mismo. Imaginen esta escena:

Están con una persona a la que quieren mucho, están trabajando en un proyecto que les entusiasma, o serán parte de un acontecimiento social muy importante, elijan el que más se relacione en este momento con sus vidas. ¿Listos? Ahora, recuerden en las emociones que tienen al vivir esa situación (yo elegí el aspecto amoroso).

Cuando están con esa persona a quien quieren y respetan. Cada momento es paz a su lado. Se sienten libres de ser ustedes mismos, de decir tonterías y reír hasta que les duela la panza, de expresar sus ideas esperando una retroalimentación y de vez en cuando una crítica que les ayude a mejorar, y son felices de permitirle a esa persona que se exprese sobre ustedes y les diga cuánto las quiere y son felices a su lado.

Pero las cosas cambian. Esa persona de pronto ya no es la misma, su estabilidad emocional se derrumbó, sus problemas emocionales superaron la relación y cambió con ustedes. Un día llega enojadx a casa y dice: Ya no quiero estar a tu lado o la relación ya no me satisface y me voy a alejar de ti. Puede decir que encontró a otra persona y que preferirá estar con ella. Podrá decir que quiere tiempo para estar solx; o peor aún, que ya no te quiere. Esos instantes, en los que estás escuchando sus palabras tu cuerpo sufre tantos cambios y alteraciones que te provocan un malestar instantáneo y doloroso.

Te sientes ansiosx, te da frío y calor al mismo tiempo, puedes sudar y sentir nauseas; tu ritmo cardiaco aumenta, tu cuerpo produce adrenalina. Sientes coraje y tristeza. Tu mente se encuentra tan enfocada en ese momento que no siempre tienes tiempo de pensar en una respuesta inteligente y terminas agrediendo a la otra persona con palabras o acciones, o simplemente te quedas calladx sin poder decir nada.

¿Has sentido esto alguna vez? Si tu respuesta es afirmativa, entonces logré mi objetivo. Pude describir cada una de las emociones que sentimos las mujeres al ser acosadas. Crees que estoy exagerando, espero que no sea así y si me equivoco por favor ayúdame a corregir este escrito.
¿Sorprendente no? Pues ahora piensa que las mujeres podemos sentir eso varias veces al día, cada que sufrimos de acoso. Claro, estas emociones pueden ser en menor o mayor magnitud, pero el final concluye en un sentimiento del cual no puedes liberarte fácilmente: IMPOTENCIA.

Con esta descripción no quiero estigmatizar a los hombres, ni excluirlos de un problema que es de todos, porque como dice Desmond Tutu: “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”. Espero que todos los días podamos elegir de qué lado estamos. Que sepamos que si acosamos el daño que causamos puede ser de por vida. Que la persona sufre alteraciones físicas y emocionales que van desgastando su estabilidad emocional y el miedo a caminar solx crece, y la esperanza de ser respetadxs se esfuma.

Pero lo que más me gustaría que sucediera es que, si algún día ven a alguien que sufre de acoso, puedan intervenir sabiendo lo que esa persona está sintiendo. No es necesario una acción grande, una mirada que le indique al acosador que sabemos lo que está haciendo y que está mal, podrá hacerlo sentir incómodo y dejará de hacer daño. Y si esta acción la multiplicamos, tal vez un día podremos lugar que las mujeres, hombres, comunidad LGBT y toda la sociedad en general, podamos caminar sin miedo en las calles.

 

Por Ale Escobedo

2 comments
Historias

Reflexología para el acoso en Coyoacán

Hace unas semanas durante el mes de noviembre de 2011 salía de mi clase de yoga cerca de los Viveros, Coyoacán, cuando un hombre de alrededor de 40 años, calvo, estatura y peso mediano, tez blanca se me acerca y comienza a disculparse por supuestamente haberme aventado el coche sin darse cuenta. No sabía de lo que me estaba hablando. Estaba distraída y aunque había visto un coche pasar, yo me había detenido, así que le dije que no se preocupara y seguí caminando. Entonces el individuo me detuvo para decirme que hacía reiki y reflexología y me ofreció hacerme ajustes ahí mismo en medio la calle en compensación por su supuesto “despiste” con el coche. Le dije que no, gracias, que tenga buen día. Pasó a invitarme a su “consultorio” por ajustes “gratis”. Le dije que no. Insistió vehementemente en hacer un diagnóstico rápido con mi mano para demostrar la infalibilidad de su profesión. Entonces ya un poco cansada y sin saber cómo zafarme del señor le extendí la mano y al recibir contacto de su parte la retiré inmediatamente, pues me desagradó la dureza con la que la apretó. Me despedí y me fui. Con voz molesta me alzo la voz y me dijo “Pues que te mejores” (en su imaginario era yo la enferma) y se fue. Su conducta fue insistente y sospechosa. El señor se fue en dirección calle Pérez Valenzuela hacia donde señalaba tener su consultorio y coche.

No conté nada pues me pareció un episodio aislado. Una semana después una amiga me contó que ese mismo día le había pasado algo sumamente similar. A ella le pareció sospechoso que el hombre la vio mientras conducía y acto seguido se estacionó y se bajó a hacerle conversación acerca de la perra que mi amiga paseaba. Luego repitió el mismo libreto del reiki y la reflexología, junto a la molestia y violencia verbal. Esto le pasó cerca de Francisco Sosa y la plaza de Santa Catarina.

Entonces decidí enviar un email a las amigas y conocidas que tengo en la zona para advertirles. Resultó que de las alrededor de 12 mujeres jóvenes entre 25 y 35 años que conozco en esa zona, 5 han constatado la descripción y discurso del sujeto. Algunas han reportado que el hombre tiene un carro azul oscuro y que han sido interceptadas por el individuo en este coche. Algunas han contado que les pasó hace más de un año. Todas coinciden en que el individuo disfraza el acoso como coincidencia casual o disculpa. En dos de los casos el hombre ha usado la excusa de disculpa por aventarle el coche a la mujer que cruza la calle.

Las calles en las que se sabe que ha pasado son Francisco Sosa, Belisario Domínguez, Melchor Ocampo y Pérez Valenzuela.

Favor de difundir si conoce personas en la zona.

5 comments
Historias

Preocúpate por tu vida, no la mía.

Estaba en el centro histórico de la ciudad de México, me acababa de comprar unas botas que desde hace mucho tiempo había querido y decidí ponérmelas saliendo de la tienda. Cuando me las puse dos chavos pasaron y me gritaron “maricón mariposa”. La verdad es que se siente muy feo ser agredido de esta manera. Es como si personas ajenas pudieran entrar a tu vida sin ni siquiera conocerte.

Por Th

no comments
Uncategorized

20 de Noviembre, día Internacional de la Memoria Transgénero

Hoy es el 13avo Día Internacional de la Memoria Transgénero. Aunque esto debería suceder todos los días, hoy se recuerda a las personas trans que han sido asesinadas. En este día, creamos conciencia sobre los crímenes de odio hacia las personas transgénero y permitimos un espacio libre para honrar sus vidas, muchas vidas que de otra manera serían olvidadas. Luchemos cada día por un mundo en donde quepamos todxs, donde prevalezca el respeto y cualquier acto de violencia ya sea por discriminación o cualquier otra razón, sea repudiado.

En solidaridad,

AtréveteDF/Hollaback Ciudad de México

no comments
Uncategorized

EVENTO: SENTIDO URBANO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenemos el placer de invitarles a un buen evento por una buena causa.

AtreveteDF, junto con otras organizaciones como Espolea A.C. y el colectivo Lab408, organizamos este pachangón para recaudar fondos, generar conciencia y fomentar la unión entre quienes sabemos que la violencia, el acoso y la discriminación deben de ser erradicados. ¡Ayúdanos a poder llevar el mensaje de AtréveteDF a las calles!

Te invitamos este 12 de Noviembre a festejar el primero de muchos eventos que haremos en conjunto.

Line Up:

 

LOS VEGA

Por más de cinco generaciones, la familia Vega originaria de Boca de San Miguel, municipio de Tlacotalpan, ha aportado una gran vitalidad al son jarocho tradicional. Ellos representan uno de esos antiguos clanes –formado por padres, tíos, abuelos, compadres, sobrinos y demás allegados- que ha echado sobre sus hombros la trascendental responsabilidad de mantener viva durante generaciones una expresión musical de genuina raigambre campesina. 

Gabriel Soma (Lab408/Electro Charanga)

Fundador del colectivo Lab408 y creador de múltiples eventos que han pasado por todo tipo de géneros, haciendo énfasis en el electrónico de todo el mundo: Desde el electro balacánico a la cumbia y charanga electrónica, su experiencia en el dancefloor asegura una noche de bailongo. 

The People (Happy People, Tech/House)

The People es un proyecto de música electrónica conformado por Dj Bruce+Dj Graceland, en el que artistas visuales y conceptuales colaboran para brindar un performance único y diferente. Llevando la magia, diversión y ritmo en todas sus presentaciónes.

Dj Pilas (Wasted Sessions/Tech House)

Uno de los más experimentados fiesteros de la escena mexicana, Dj Pilas ha hecho bailar a miles de personas en los más exclusivos eventos de la ciudad. La noche terminará con los más profundos beats al estilo único que te pone Pilas.

El cover será de $50 pesos, con una copa de vino incluída. 

Contaremos con la participación de alunas organizaciones y movimientos que repartirán información sobre su trabajo.

Hagamos de este evento y todo lugar que ocupemos, un espacio seguro y libre de discriminación.

Cómo llegar: Bahía Bar está ubicado en la calle de Tolsa #36 a dos cuadras del metro Balderas. Entre Balderas y Bucareli.

Aquí el evento en Facebook.

no comments
Historias

Mentes cerradas en espacios abiertos-UNAM

Más que una acoso hacia mi persona, fue hacia unos amigos míos, pero como si lo fuera, porque no me fue indiferente la situación.
No es necesario precisar una fecha exacta, pues en mas de una ocasión he sido testigo del acoso homofóbico hacia mis amigos.
Desde mi ingreso a la universidad, en el 2010, he sido parte y he convivido con la diversidad y la pluralidad de ideas y personas;, soy una persona de mente abierta, tolerante, comprendiendo que todas y todos somos distintos. La universidad ha reforzado mi pensamiento libre y antiprejuicoso, igualmente el conocer a profesoras y profesores que promueven el respeto a la pluralidad.
En una ocasión, a las afueras de Ciudad Universitaria, cerca del metro copilco, caminaba con amigos y amigas, entre ellos mi amigo con su novio, y mientras algun@s nos despediamos para ingresar al metro e irnos, ellos se dieron un beso (algo normal, como muestra de su cariño), en ese momento se acercaban seis chavos, probablemente universitarios y prácticantes de futbol americano, pues traían su equipo y su playera con el escudo de la UNAM, pude notar sus miradas de rechazo y discriminación. Y escuche como uno de ellos le dijo a otro “ya viste, son putos”, y entonces todos soltaron una carcajada.
No es la primera vez en que noto miradas discriminatorias hacia nosotras y nosotros, los que expresamos o por lo menos tratamos de expresar nuestra libertad,a nosotras y nosotros que expresamos el afecto que nos tenemos como amigos y amigas, ya sea entre hombres o entre mujeres, y en casos concretos, entre las parejas que existen en nuestro circulo.
Por ello, pretendo al compartir esto, buscar la creación de conciencia, sobre todo en nosotr@s univeritarios y universitarias, asumiendo que nos estamos formando en una institución crítica y con diversidad de ideas; de modo que es fundamental promover el valor de la tolerancia, considerando que tolerar no es sinónimo de soportar, sino que se trata de aceptar que todas y todos somos diferentes, y como seres humanos multifasceticos e infinitos, por lo tanto tampoco debería ser correcto etiquetar y autoetiquetarnos.
Es posible un cambio a nivel macrosocial, si cada una y uno de nosotr@s empieza a cambiar, eliminando etiquetas y prejuicios, respetando la diversidad.

Por Victor Hugo Sosa

no comments
Uncategorized

“Corre sin V”

Hace un par de semanas tuvimos la oportunidad de conocer el trabajo de Fundación Diarq, un proyecto inspirador para prevenir y erradicar la violencia familiar y de género. Reconociendo que el empoderamiento para terminar con los abusos de poder en nuestras comunidades es vital, les recomendamos que se tomen un tiempito para  conocer mejor y apoyar a  este maravilloso proyecto.  Les dejamos la convocatoria a la carrera que están organizando a mediados de noviembre.

Sé parte de la primer carrera organizada por FundacionDiarq para erradicar la violencia Familiar, este 13 de Noviembre a las 8:00 en la 2a Sección del Bosque de Chapultepec. Tendremos categorías infantiles 500mts, 1 y 3Km; y para adultos 5 y 10K. Únete a la causa por una familia sin violencia. “Esta vez, correr no es huir”

Las inscripciones para la carrera son a través de nuestra página www.corresinv.com, en las tiendas de Deportes Martí o en www.emociondeportiva.com

no comments
Uncategorized

Un mensaje de nuestras compas en Atrévete-Ya (Capítulo de Atrévete en Querétaro)

Apoyamos la iniciativa al Cabildo de San Luis Potosí para sancionar los piropos.
Los piropos se han convertido en una forma de acoso constante a las mujeres. Necesitamos implantar TOLERANCIA CERO A LA VIOLENCIA, empezando desde las prácticas más cotidianamente arraigadas. Es incongruente pensar que se alcanzarán sociedades justas si la mitad de la población es acosada día a día. En Atrévete-Ya hemos encontrado que niñas desde los once años ya están sufriendo del acoso sexual en las calles. Necesitamos repudiar ésta lacerante práctica de violencia de género. Una de los caminos, y que además es una responsabilidad de las personas legisladoras, es establecer las estructuras que salvaguarden la seguridad para todas y todos, de normar la conducta de quienes agreden. Necesitamos un marco jurídico que garantice modelos de convivencia más respetuosos. Necesitamos dejar de solapar y ser cómplices de los agresores. TOLERANCIA CERO A LA VIOLENCIA.

Aquí la nota:

Proponen arresto a quien lance “piropos” en SLP
Un regidor priista propone hasta 72 horas de arresto y multas por más de cinco mil pesos a quienes agredan a mujeres de manera verbal.
Por: El Universal. 24 Octubre 2011 San Luis Potosí.- Multas por más de cinco mil pesos y hasta 72 horas de arresto propone un regidor priista al Cabildo de San Luis Potosí para los hombres que con piropos hagan sentir agredidas a las mujeres.

El regidor Luis Isaac Rojas Montes explicó que las sanciones propuestas son de hasta 100 salarios mínimos. La medida sería aplicable tanto a ciudadanos comunes, como a presuntos delincuentes e incluso a los policías, aunque su propuesta no incluirá sanciones especiales para servidores públicos.

Comentó que la violencia no se limita a balazos y granadazos, es también importante combatir la violencia psicológica de la que la mujer es víctima cotidianamente.

“La violencia no se da a las 10 u 11 de la noche, sino a las 10 de la mañana, donde las mujeres son objeto de agresiones con frases altisonantes o degradantes y chiflidos y deben ser sancionadas en cuanto una autoridad tome conocimiento de ellas y detenga a los infractores para la aplicación de la sanción respectiva”.

Rechazó que peque “de mocho” con su iniciativa, pero es necesaria una reforma legal porque automáticamente las agresiones verbales generan o son producto de la violencia.

Explicó que la violencia verbal afecta a las mujeres maduras, pero el sector de mayor vulnerabilidad es el de las niñas y adolescentes.

http://www.vanguardia.com.mx/proponenarrestoaquienlance%C2%B4piropos%C2%B4enslp-1130449.html

no comments
Historias

Igualdad de Circunstancias

Se me ha vuelto un martirio salir a tirar la basura al camión. Desde que mi puerta se abre, empiezan los comentarios entre los señores que la juntan. Desde el sssssssss, dicho para adentro hasta el ahí viene mi novia, pasando por un montón de interjecciones que me enojan y me dan miedo.

Ayer se me ocurrió decirle a la portera del edificio de al lado que le dijera a uno de los señores que fuera directamente a mi casa por mi basura (que por el miedo de salir, ya era muchísima).

Llegó el señor; me reconoció; mi perra empezó a ladrar como loca. ¿No muerde? me preguntó el señor. Sólo si yo se lo ordeno, le dije.

Me sentí por primera vez en igualdad de circunstancias ante el señor, pero es el colmo que para sentir eso tenga que tener una perra simulando que va a atacar. Como si la igualdad de circunstancias fuera algo que se tuviera que maquinar, que ganar a pulso.

En fin. Hoy la historia tiene final medianamente feliz. Ojalá así fuera siempre, sin necesidad de ladridos.

Por Minerva Valenzuela

one comment
Uncategorized

Video: Stop Staring (¡Deja de Mirar!)

 

Stop Staring! (¡Deja de Mirar!)  (Ver video aquí)

 

Hemos agregado éste video que habla sobre el acoso hacia las mujeres.  Como lo hemos mencionado muchas veces, el acoso no tiene sólo que ver con el sexo si no con las relaciones desiguales de poder. No importa lo que traigas puesto, por donde camines, a que clase social pertenezcas ni tu ocupación; el acoso jamás será tu culpa y jamás tendrá justificación.

 

El acoso en las calles es un fenómeno global que es pasado por alto, e incluso se considera aceptable a pesar de existir leyes en contra de ello en muchos lugares, entre ellos Pakistán. El acoso callejero incluye comentarios sexualmente explícitos, miradas lascivas, silbidos, persecución y tocamientos. En la elaboración de estos videos, se encontró que muchas mujeres paquistaníes, especialmente de la clase media-baja comenzaron a usar burkas, ya que encontraban la prenda más favorable en muchos aspectos. Sin embargo, se dan cuenta de que el problema del acoso callejero se ha agravado, e incluso con burkas, son acosados mientras esperan a los autobuses, rickshas, taxis, o caminan por la calle. Hemos encontrado que esta intimidación que sufren las mujeres atraviesa clase, edad, religión y origen étnico.

Hecho por Naveen Naqvi, Directora Ejecutiva de Gawaahi http://gawaahi.org/

 

Traducción de subtítulos:

Antes, cuando utilizábamos la Abaya, nos sentíamos seguras,

de que nadie nos estaría mirando.

No se preguntaban por qué estábamos afuera.

A veces me dan ganas de cachetearlos,

pero generalmente ni los volteo a ver.

Incluso los corría mientras esperaba el autobús,

les preguntaba qué era lo que estaban viendo cuando se reían de mi.

No tenemos opción más que salir a las calles para ir a trabajar;

primero me pregunto por qué me miran,

después quisiera cachetearlos y preguntarles cual es su problema.

“¿Jamás has visto a una chica?”

Si las mujeres se quedan en casa ¿Cómo van a comer?

Cuando los hombres se me quedan viendo mientras transito las calles me da mucho coraje.

 

 

 

no comments
Historias

No es posible

Me llamo una amiga hace unos días para que pudiéramos intercambiar algunos libros que ambas necesitábamos, cerca de esta escuela ubicada sobre Granjas, un grupo de jóvenes, hombres y mujeres platicaban; de pronto llego una camioneta de la que bajo una joven de unos 22 años, camino hacia la entrada del plantel y entró. Aquel grupo empezó a murmurar y un chico grito (al salir aquella joven del plantel) miren ahí va esa puta!!!!!, empezaron a reírse, lo que me pareció aun más atroz es que fueron las chicas la que lo siguieron: …si mira ahí va esa puta, pinche perra…!!!! Además de algunas señas obscenas….

 
Mi amiga y yo nos miramos y ella me dijo no!, no es posible que nosotras mismas nos insultemos, y prometimos que nunca, donde fuera con quien fuera nunca insultaríamos ni lastimaríamos a una mujer de esa forma, con las palabras, las mismas palabras que usan ellxs, los que nos lastiman y hieren, los que nos rebajan, los que nos someten, los que nos violan…..cosas de ese tipo pasan todos los días, en muchos planteles escolares, laborales, etc. de nuestro país, cómo detenerlo? Cómo hacer que una chica al mirar a otra no pienses “maldita, esta mas delgada que yo…” o ” mira su faldita, hasta parece puta…”cómo hacerle?????

 

Por Iliana

no comments
Uncategorized

2 de Octubre no se Olvida

 

La historia de México carga consigo heridas muy dolorosas, una de ellas es la memoria de la represión al movimiento estudiantil de 1968.

El número de personas alrededor del mundo que rechazan la injusticia se hace cada día mas visible; y resulta que cuando expresamos nuestro coraje y nuestra experiencia,  a quienes gozan de posiciones de poder a nuestro alrededor les quedan muy pocas opciones.

Nunca dejemos de levantar la voz ante cualquier tipo de abuso #2deoctubrenoseolvida

 

Fotografía de mujeres detenidas durante el movimiento estudiantil de 1968.

La Noche de Tlatelolco (Fragmento) - Elena Poniatowska

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no comments
Historias

100 Mil Poetas por el Cambio- DESPLIEGUE DE POEMAS CONTRA LA VIOLENCIA SEXUAL EN LOS ESPACIOS PÚBLICOS. (Parte 2)

Dentro del marco del evento “100 Mil Poetas por el Cambio” a nivel mundial AtréveteDF se suma desplegando los poemas que nos fueron enviados a favor del respeto y la diversidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no comments
Uncategorized

100 Mil Poetas por el Cambio- DESPLIEGUE DE POEMAS CONTRA LA VIOLENCIA SEXUAL EN LOS ESPACIOS PÚBLICOS. (Parte 1)

Dentro del marco del evento “100 Mil Poetas por el Cambio” a nivel mundial AtréveteDF se suma desplegando los poemas que nos fueron enviados a favor del respeto y la diversidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

no comments
Historias

Atención CFE.

El pasado 9 de septiembre estaba caminando en la calle donde trabajo, Porfirio Díaz, en la Colonia del Valle. Varios días de esa semana ya habíamos tenido en la colonia trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad, pero ese día, iba sola a las 10am y tuve que pasar al lado del camión (placas anotadas) que estaba haciendo reparaciones a las instalaciones eléctricas a dos casas de mi oficina, cuando pasé los trabajadores me empezaron a insultar y me gritaron “golfa” “chichona” y otras frases cerdas (que desgraciadamente no es la primera vez que escucho). Cuando volteé para confrontarlos comenzaron a reírse, busqué una patrulla para denunciarlos pero como era de esperarse, no había.
Puse una queja en la página de la CFE y a partir de ahí, diario los denuncio o les recuerdo mi queja en el twitter @CFEmx (únicos medios que tengo para comunicarme con esta institución pública); hasta el momento no he recibido respuesta alguna.
Lo que más me molesta es que estas personas trabajan para el gobierno, son parte de una institución y forman parte de nuestro país nos guste o no, ganan dinero gracias a que forman parte de nuestra sociedad; y que el gobierno haga como que no pasa nada, como si de alguna manera, ellos tuvieran el derecho de insultar a las mujeres en la colonia donde están trabajando, simplemente por… ¿qué? ¿Por ser hombres? Sinceramente me parece asqueroso que el gobierno no atienda estas quejas con la seriedad debida y que a las mujeres que tenemos la mala fortuna de estar cerca de sus trabajadores, nos toca jodernos y aguantarnos. Yo por mi parte no dejaré de molestarlos y si encuentro otros medios para hacerles llegar mi queja, lo haré. Porque el acoso y la falta de respeto hacia la mujer son parte de una cultura, que empieza porque a los gobernantes e instituciones no les parece algo importante y creo que nos toca a nosotros empezar a cambiar esas mentalidades de cavernícolas y no dejarnos.
Si alguien los ve y les pasa lo mismo, ¡acosemos a la CFE hasta que nos hagan caso!

Por Sabrina

2 comments
Historias

Historias de imprudencia y clasismo

El día miércoles 31 de agosto, a las 4 de la tarde me subí al metrobus rumbo a San Angel, como de costumbre iba casi lleno, tomé asiento en la fila de lado derecho (sección para mujeres, niños, adultos mayores y discapacitados) justo detrás del asiento de cortesía para personas que lo necesitan. Se sentó un hombre probablemente en sus cuarentas que poco le importo ceder su asiento, yo le hice el comentario casi sobre su hombro que era zona para mujeres, el hombre se enfureció primero me dijo que había muchos otros hombres en esa área (casualmente si los había pero eran adultos mayores de pie) y en segunda que a mi que me importaba él era un programador y yo una simple secretaria… que no me quería insultar, pero lo estaba haciendo al amenazarme… poca tolerancia, y cuándo las mujeres decidimos hablar y defendernos corremos el riesgo de ser agradedidas no solo verbalmente sino física.

Por Silvana Liseaga Gesualdo

no comments
Uncategorized

Se extiende la convocatoria para los poemas de “100 Mil Poetas por el Cambio” hasta el 18 de Septiembre.

 

Todas y todos tenemos algo que decir sobre lo que vivimos en las calles. La poesía es una forma más de hacerlo.

no comments
Historias

Esta vez voy a compartir la historia de concientización.

Mi historia no va a ser la de denuncia como en muchos casos, no sé cuál de todas tendría que elegir, si la de todos los días o la de una o dos veces que de plano la agresión ha pasado de lo verbal. No. Esta vez voy a compartir la historia de concientización. Sólo hasta que me pasó algo “fuera de lo común” comenté con mi mamá y mi hermana el tema, me sentí tonta, me sentí culpable, me sentí contrariada y finalmente enojada por todo lo anterior. ¿Era mi culpa? NO. ¿Y por qué me sentía así? Por azares del destino unos meses después vino La Marcha de las Putas y me sentí contenta. ¡Lo que siempre había querido decir lo compartía con otras miles de mujeres, de otros países e incluso con hombres, homosexuales o no, que estaban en descauerdo! Espera, ¿qué hay de bueno en eso? No es el hecho en sí, sino que finalmente se trate y sea un tema para discutir. Que te apoyes en otras personas, que no estás sola. Y luego vino la plática con mi novio. -¿No te parece que el nombre no les ayuda mucho? O sea, es confuso.- Me dijo. Y fielmente a mis creencias le expliqué el por qué y por qué me sentía TAN identificada con el tema. Le hice saber que diario una pasa por esas cosas, decenas de veces. Asumió que por eso prefiero andar con él en la noche y no sola, pero le dije que estar con él no cambiaba del todo la situación. Quien quiere violentarte sabe y puede hacerlo incluso estando con tu novio al lado, saber cómo hacer para que él no sé dé cuenta. Le dije que yo hacía lo posible por ser “prudente” y no meterme en lugares “inconvenientes a horas inconvenientes con ropa poco adecuada” pero que estoy harta de eso. La educación está al revés, no soy yo quien debo procurar que no me griten, me miren ofensivamente o me toquen, es la otra persona quien no debe hacerlo. Y vi en su mirada que por mucho que se esforzara nunca pasaría por eso, al menos no a este nivel; pero compartía mi dolor, mi desilusión, mi rabia… Y me di cuenta que me tardé demasiado en compartir eso con él, así como me tardé en contarle a mi papá y a mis amigos hombres que no pasan por eso. Nuestro deber empieza desde mujeres y hombres cercanos. Yo no creía que no supieran que esto pasa TODOS los días, pero es así. No lo ven porque no lo reconocen. Hagamos sensible también a un amigo, a un novio, a un hermano, a un padre, a un abuelo. Y así no será una guerra de ellos contra nosotras, ni al revés. Estaremos juntos para decir que NO es NO.

Anahí Arteaga Salas

no comments
Historias

“Una mujer no me va a dar órdenes”

Tenía unas semanas con mi experimento antropológico: cada vez que veía a un hombre que no era ni anciano ni con discapacidad viajando en los vagones de metro o metrobús designados para “sólo mujeres”, le informaba amablemente que, por si no sabía, esa era el área de mujeres y que si por favor podía bajarse en la siguiente estación y respetar el espacio.
Las reacciones ante mi “agresiva” ruptura con el silencio que los volvía seres anónimos sin necesidad de explicar conductas eran variadas: a veces, señalamientos como “Viajemos seguras” o “Exclusivo mujeres” estaban frente a ellos y no podían argumentar la ignorancia a su favor; a veces, ante las cuerdas que separaban como al ganado a los hombres de las mujeres en las estaciones de metro, sólo me miraban con indiferencia o lascivia y se perdían entre la masa; a veces, los policías se sentían mi superhéroe personal y corrían a enfrentar al hombre que me había “faltado al respeto”, aunque otras veces me advertían “pues yo voy, pero es bajo su propio riesgo señorita, luego la pueden perseguir fuera del metro”; a veces, los conductores del metrobús comunicaban mi mensaje al policía en la próxima estación, pero tardaba tanto en llegar que la gente protestaba por la pérdida de tiempo y otras veces fingían no escucharme o de plano reía de mi ingenua lucha por hacer valer derechos que obviamente no estaban ahí para respetarse.
En mi molestia por sentir arrebatado un lugar propio, superé mi timidez innata y exigí que se bajaran del vagón hombres altos, bajos, gordos, flacos, imponentes, repulsivos, perfumados, sudorosos, adolescentes, adultos, en pareja, solos, gruñones, libidinosos, cínicos y avergonzados. Era mi espacio y el del resto de mujeres que nunca entendí por qué no se unían a mi reclamo e incluso hasta me observaban como si quisieran decirme entre más anónima, mejor, calladita te ves más bonita. Y yo sin entender por qué ni el cansancio de los pies sobre tacones, del niño en los brazos o la bolsa del mandado a punto de resbalar daba valor para entre todas levantar a los cómodos hombres de nuestros asientos. Eran uno, dos o cinco, contra un vagón lleno de mujeres calladas.

Tampoco es que fuera perfecta la efímera burbuja creada por el gobierno del DF para sentirte en un mundo femenino por lo que durara el viaje, las mujeres, ya sin jueces, pueden perder las maneras, como cualquiera que pierda su espacio personal por más de algunos minutos. Pero al menos ahí, atrapada entre bolsas, suéteres y cabellos teñidos de todos los colores, una mujer puede resguardarse de lo que le espera al salir a la calle: los gritos, los silbidos, los susurros, las miradas resbaladizas, las manos grotescas.
Esa vez, la última vez que me enfrenté a un hombre en el transporte público, era un mediodía como todos en una estación Poliforum del metrobús sobre Insurgentes: a punto de desbordarse, en lucha por el espacio justo para poner los pies dentro del vagón. Yo tenía prisa por llegar al trabajo, todos seguramente tenían su propia prisa. Junto a mí un hombre de unos 40 años, saco y corbata, maletín en mano, oscilaba su gordo cuerpo entre la multitud de cuerpos femeninos que se hacían a un lado para darle “su espacio”. El coraje subió a mi garganta y tenía que sacarlo:
–Señor, ¿sabía usted que este es el vagón para mujeres?
–Ah sí, ¿y quién lo dice?
–Ahí está el letrero, léalo. Si usted no es un anciano, ni un niño ni una persona con discapacidad no puede estar aquí.
–A mí nadie me dice lo que tengo que hacer.
–Este es un espacio exclusivo para mujeres.
–Mire señorita, yo no vengo molestando a nadie y puedo subirme donde me dé la gana. No me voy a salir. ¿Usted quién es para decirme que me salga? Una mujer no me va a dar órdenes –su tono de voz se hizo cada vez más intenso hasta que ya eran gritos que todas las pasajeras podían escuchar.
–Voy a llamarle al policía en la próxima estación –mantuve la calma por miedo a un ataque más que el verbal.
Miré alrededor en busca de alguna mirada solidaria. Nada. La puerta se abrió y decidí bajarme. En ese momento mi experimento antropológico dio un giro y se convirtió en cuento de acción. El señor bajó detrás de mí gritando y corriendo por el pasillo de la estación: “¡A ver, qué me va a hacer, quiero ver qué me va a hacer, denúncieme!”. Mientras tanto yo caminaba de prisa buscando un policía hasta que encontré uno, era mujer y no estaba armada. Apresuradamente le conté lo sucedido, ella observó que el hombre ya se acercaba. Al gritar frases cargadas de insultos parecía que descargaba en mí todo su odio hacia el género femenino. La policía tuvo miedo, me dijo que no me alejara de ella, que cómo se me ocurría enfrentarme a un desconocido, que como no tenía arma poco podía hacer ella y él sí podía hacernos daño, a ambas. No fue la respuesta más tranquilizadora del mundo. Al verme con la policía, el señor enloqueció, “ahora dos mujeres me quieren decir qué tengo que hacer, a mí nadie me baja del vagón, yo puedo subirme donde me dé la gana…” y así hasta cansarse. Un grupo de mujeres empezó a rodearnos, una de ellas incluso se acercó a mí y me abrazó. La única protección éramos nosotras mismas. El señor finalmente se alejó y se subió al siguiente metrobús.
La sensación fue la misma que sentí cuando, con pocos días viviendo en el DF, un día de sol salí en short a la tienda cerca de casa y un auto se detuvo justo a unos pasos de la banqueta donde estaba. Pensé que me iba a asaltar, pero no, sólo quería verme las piernas y comunicarme que yo era “una mamacita” y “qué buena estás”. Para mis amigas chilangas la explicación era simple: “sólo a ti se te ocurre salir a la calle vestida así en esta ciudad”. El miedo y la impotencia de saber que no hay solidaridad ni defensa pueden ser más grandes que el coraje por un espacio robado o las ganas de vestir como sea.

Por Liliana

3 comments
Historias

La hora del acoso

Vivo muy lejos de la universidad, por lo cual para llegar a la clase de las 7 am tengo q salir de mi casa a las 5 am. Llevo unas semanas en la escuela y cuando llegaba a ir sola, tenia ciertas precauciones como alejarme d los hombres solos o esperar el transporte publico en un lugar iluminado, sin embargo el lunes pasado sali como simepre a las 5 am de mi casa, y no vi a nadie en la calle, al estar esperando el microbus, derrepente voltee y vi que habia un muchacho de aproximadamente 17 años, como estaba a unos metros de mi no m preocupe, ademas por su aspecto pense que era un chico q se dirigia a su escuela, de repente estaba a mi lado y me pregunto la hora, situación q me pareció sumamente extraño, por q era la madrugada, le dije que no tenia reloj, y me dijo no tienes y como q se sorprendió o no se, me voltee por q pensé q se apartaría de mi, pero en ese momento me apretó un seno y un glúteo muy fuerte, le di un manotazo y le dije “Que te pasa estúpido”, se fue corriendo, no sabia q hacer y m dio miedo regresar a mi casa, por q no sabia si me lo encontraría nuevamente, camine unos metros mas y tome el microbus q estaba esperando. Estoy muy indignada, al principio cuando me pregunto la hora, pensé q me iba a asaltar, ya no se que pensar, estoy muy asustada, no se lo he contado a nadie porque me da mucha vergüenza, ademas ni siquiera llevaba ropa ajustada o provocativa, que le pasa, el día de hoy no salí de mi casa porque tengo miedo, espero que sea un evento aislado, pero no se que hacer. Gracias por tener este medio por el que nos podamos expresar, no se si este exagerando pero estoy preocupada.

Por Maricela

one comment
Historias

Intruso en el baño

Al leer muchas de las historias publicadas, lo primero que se me vino a la mente fueron las innumerables experiencias que yo podía contar… Pero también pensé en Arita, una chica de la universidad, me recuerdo varias veces mirando como llega de minishorts y minifaldas a la escuela, y yo siempre pensaba que me gustaría tener el valor de ponerme una prenda así; un día le preguntamos si no le preocupaba viajar en el camión o en el metro vestida así y nos contestó: “¿Cómo crees? Sólo me los pongo cuando me vienen a dejar y van a venir por mi.. ”
Triste, frustrante, ¿no?

Cuando tenía 16 años, tuve una experiencia de acoso que, para ese entonces, fue muy fuerte. Me encontraba en las instalaciones de mi prepa, había un evento organizado por la coordinación de inglés y, bueno, la verdad es que la seguridad en esa escuela no era la mejor, ciertamente entraba cualquiera. Yo entré a uno de los baños, y, fiel a mi costumbre, me metí al baño del fondo. Empecé a desvestirme para hacer lo que debía, cuando me percaté de los pies de la persona que estaba justo en el baño de a lado, recuerdo que lo primero que pensé fue: “¡Que pies tan poco femeninos!” Pero no le di mayor importancia. Continué con lo mío, cuando empecé a oír ruidos extraños, entonces puse un poco más de atención y descubrí que lo que se oía eran jadeos; en ese momento, noté como el tipo se asomaba por debajo de la división de los baños para mirarme… Empecé a darme cuenta de lo que sucedía y atiné a vestirme, pero me quedé recargada en la pared, completamente paralizada por el pánico, mientras veía en el reflejo del suelo, el movimiento de la mano jugando con su miembro… No supe que hacer, me dio miedo salir y que saliera detrás de mí. Afortunadamente reaccioné y salí corriendo, al cruzar la puerta choqué con una amiga y me preguntó que sucedía, lo más fácil era hacer como que no había pasado nada, en eso estaba cuando el tipo salió del baño, nos vio y su primer respuestta fue: “Aaaay creo que me equivoqué, este es de mujeres, ¿verdad?”

Al día siguiente acudimos con las autoridades de la escuela, el subdirector me dijo que me pedía una disculpa por el mal trabajo de los trabajadores de seguridad de la escuela y me aseguró que encontrarían al tipo, dijo también que si levantaba la denuncia correspondiente, tendría que carearme con él. Sobra decir que el tipo nunca apareció. Días después me enteré que el tipo estuvo en el baño bastante tiempo, no fui la única víctima.

Ahora puedo decir que pudo haber sido peor. Pero, ¿cuántas lo padecen?
Hagamos algo. ¡Enhorabuena con el proyecto!

Por Angeles Hernandez

no comments
Historias

Para que mis sobrinas no pasen esto, nunca voy a permitirlo de nadie.

Hola mi nombre es fati tengo 21 años y soy estudiante apenas de preparatoria, tengo dos historias las dos en transportes publicos el primera iba en una combi de hecho hacia mi escuela traia mi mochila en mis piernas cuando se subio un muchacho y se sento directamente a un lado de mi a pesar de que habia mas lugares desocupados, yo no preste atencion hasta que se coloco su mochila en las piernas y cruzo los brazos entonces me di cuenta que su mano quedaba junto a mi pecho senti como si la acercara para un toque casual yo en cuanto vi esa accion pense  ‘sera o solo son mis alucinaciones, entoces pense por si las dudas me voy a acomodar, y cuando me acomode el se acomodo pasando su mano por debajo de su mochila y entonces senti un rosamiento en mi pierna y volvi a pensar *sera no sera y voltee a ver mi pierna y lo vi el se que el me vio a pesar de que traia lentes obscuros entonces volvi a sentir y hasta vi su mano como se alejaba discretamente para que segun no la viera, hay fue cuando pense !si es¡ y que cierro el puño y que le suelto un puñetazo en el brazo tan fuerte como pude mientras le gritaba oyeme pendejo conque derecho te sientes de venir agarrando me la pierna y el hizo como si despertara de un sueño y me dice perdon es que vengo dormido y que le grito ay si haste pendejo si bien que venias tratandome de tocar y todos en la combi viendonos y que agarra y se voltea mientras tronaba la boca como diciendo no me importa y que me hace enojar mas y que le digo oye el que en tu casa no respetes ni tu madre me vale, a mi me vas a respetar y me vale madres y todos seguian viendo sin decir nada y la verdad pense aunque me de miedo puedo,entoces llego mi parada y me baje.

Y la otra se me hace graciosa porque yo venia de regreso a mi casa fue hace poco venia de comprar unas cosas e iba bajando de las escaleras del metro cuando vi mi camion entonces lo aborde y felizmente me fui a sentar pero a mi siempre me gusta ir viendo y por tal motivo donde quiera siempre me siento aun lado de la ventana y derrepente veo como un señor que iba ya sentado se va a sentar a un lado de mi apesar que muchos lugares estaban vacios, para esto yo iba con unas bolsas gigantes las cuales llevaba en mis piernas entonces el camion arranco y se empezo a llenar el camión y no habia hecho nada durante un rato y hasta habia pensado que tal vez me iba a querer hacer la platica y para esto el ya se habia colocado su chamarra en sus piernas (como que se parece a la anterior no?) y cada vez que brincaba el camion se acercaba mas hacia mi , creo que esta jugada es de las clasicas, cuando me di cuenta yo ya iba a un lado de la ventana super arrinconada y senti como si casualmente me tocaran pero como siempre, siempre, siempre sentimos las intenciones aunque den mil disculpas sabemos que no fue asi y que no nos vamos a disculpar por que sean unos emfermos, entonces voltee a ver mi pierna pero no vi nada asi que no dije nada pero pasado rato que vuelo a sentir entonces le empuje la mano sin voltear y me senti tan triste y con ganas de ver a alguien conocido para que viera que no estaba sola, pensaba qué triste, las mujeres ya no podemos salir solas entonces me dio tanto coraje escucharme pensar asi y me dije no no, no tiene porque ser asi no si se trata de arriesgarme a que me suelten un golpe para que las niñas que yo veo en la calle no pasen esto asi sera nadie se rompe el lomo para criar auna niña para que cuando cresca un tipo que no puso ni un centavo que es basura llegue de la nada y nada mas porque se antoja asuste, humille debaje y toque a alguien que tiene derechos sobre su cuerpo entoces que vuelvo a sentir y pense como decirle, baje la cabeza hacia el y con voz bajita le empeze a decir groserías, hasta que como que volteo y con voz muy bajita para que nadie oyera le dije *me quieres ir tocando verdad, como que dijo no en un murmuro y le segui diciendo* vuelveme a tocar y vas a ver que desmadre te armo andale te reto, yo estaba dispues a ponerle de mi cosecha gritando si se atrevia, pero no agarro y se bajo corriendo del camion pero pense, para que mis sobrinas no pasen esto nunca voy a permitirlo de nadie.

Por Fati la Grosera

3 comments
Historias

De Desviaciones y Acciones

 

En el mundo actualmente somos un aproximado de 6,500 millones de humanos… ¿qué pasaría si en un momento nos encontráramos todos en un mismo lugar uno junto al otro?… seguramente nos volveríamos locos y actuaríamos de forma extraña. Por fortuna y por alguna razón que aun no entiendo muy bien, la forma en que nos encontramos distribuidos en el planeta nos ha beneficiado con un territorio mas o menos grande para la cantidad de mexicanos que habitamos en el país. Sin embargo eso no nos exime de que cada uno de nosotros presente ciertas actitudes raras consideradas como enfermedades, ya sean corporales o mentales.

Durante muchos años mi vida se había desarrollado tranquilamente en una ciudad pequeña, de unos 275,000 personas, donde la mayoría se conoce, aunque no lo suficiente. Yo lo describiría más que una ciudad como un pueblo que creció descontroladamente, pero que sin embargo no ha perdido la tranquilidad de su característico estilo de vida provincial. Hace unos meses por cuestiones de trabajo me mudé a una de las ciudades más caóticas y con más personas en el mundo… la Ciudad de México o DF o chilangolandia o defectuoso o como quieran llamarle, por lo que el uso del transporte público se convirtió en la rutina de cada día provocando que mi capacidad de asombro ante eventos inesperados resurgiera cotidianamente poco a poco.

Hace unos días mientras regresaba de mi escuela hacia mi departamento tomé el transporte público llamado “metro bus”, el cual atraviesa la ciudad de norte a sur por una de las avenidas más importantes: Insurgentes. El gobierno de la ciudad como primer muestra de una “política” de género decidió dividir el camión en 2 partes: una exclusivamente para mujeres (la parte de enfrente) y otra mixta (la de atrás), lo que a mi me parece acertado en cierta forma ya que comienza con la conciencia ciudadana semi-obligatoria ante los constantes acosos que sufren las mujeres día con día.

Regresando a la historia y dejando las efectivas o no políticas públicas… yo venia parado justo entre la franja imaginaria que divide el camión entre mixto y femenino ya que el transporte venia casi lleno . De pronto en una estación se subió un hombre de unos 35 años, 160 cm de estatura, cabello corto, anteojos, un traje de color beige desgastado y sucio de puños y cuello, zapatos negros, camisa azul y corbata floreada roja con blanco al mismo estilo de los años 70’s, parecía una persona común y corriente.

De la puerta donde había abordado al lugar donde estaba yo había unos 3 metros y entre nosotros unas 10 personas que obstruían el camino, de repente extrañamente el hombre comenzó a caminar hacia donde estaba yo, se me hacia raro porque donde estaba él había mas espacio que hacia donde se dirigía, eso llamó mi atención y comencé a observar cómo poco a poco iba llegando justo a lado mio. A pesar de que nunca deje de observarlo nunca me miró a la cara ni a la de nadie en su trayecto por lo que despertó en mi algunas sospechas, no actuaba normal.

Se paró justo enfrente de mi a unos 30 centímetros,su actitud era nerviosa, como si fuese a hacer algo y no quisiera saber que alguien lo estaba observando. Yo estaba parado justo atrás de un par de asientos donde una madre y su hija de unos 17 años iban sentadas platicando, ellas no se podían percatar de todo lo que yo había observado.

El hombre se sujetó del asiento donde estaba sentada la joven y sacó un bolígrafo, -yo no dejaba de observar todos sus movimientos- fue pegando su cuerpo al asiento hasta que quedó con cierta perspectiva para poder ver el escote de la joven. Ya que había logrado estar cerca de la joven y con el panorama que quería y necesitaba, levantó la pluma hasta tenerla a la altura de su pecho y presiono la parte superior… era un pluma con cámara para grabar en video.

Inmediatamente me di cuenta de cual era su intención; grabar el escote de la joven donde se podía observar parte de su busto. Su mano temblaba mientras sostenía la pluma, seguro la descarga de adrenalina que estaba sintiendo y su desviación por grabar ese tipo de cosas lo tenia excitado, a mi me parecía detestable lo que estaba haciendo por lo que decidí “entrar en acción”…

Saqué mi teléfono celular, y aunque no fui a la aplicación de la cámara, como si estuviese grabándolo lo puse a unos 15 centímetros de su rostro, inmediatamente se sintió atacado pero no se atrevió a voltear a verme, simplemente guardó la pluma y comenzó a rascarse la cabeza. Yo pensaba que era una buena lección para que sintiera lo que se sentía ser grabado. Cuando dejo de grabar con su pluma, esperé unos 10 segundos y también guarde mi teléfono. Nadie se daba cuenta, todos iban enfocados en lo suyo y yo creía que era increíble que solo yo me hubiese percatado.

Cuando guarde mi teléfono, él volvió a tomar la pluma de la bolsa de su pantalón e incluso la acerco más a su objetivo, me pareció atrevido y sabía que no lo dejaría de hacer, por lo que volví a tomar mi teléfono y le pregunte en voz alta si la cámara con la que estaba grabando el escote de la joven tenía mejor resolución que la de mi teléfono.

Se sorprendió y la gente alrededor no se inmutó, nadie dijo nada, como si el tiempo se hubiese detenido él me volteo a ver, guardo su pluma y comenzó a alejarse hacia la puerta por la que había entrado, la cantidad de personas que había no se lo permitían por lo que le repetí mi pregunta y agregué que no era tan agradable cuando todos sabían lo que él hacía. La madre y la joven voltearon a verlo sorprendidad pero tampoco dijeron nada, él volvía a evadir mi mirada y las demás personas volteaban hacia todos lados como si quisieran no participar en la situación.

Por tercera vez le repetí mi pregunta y le exigí que me contestara, el camión había llegado a una estación, se abrieron las puertas y él salió corriendo sin contestar a mi pregunta. Después de los 5 segundos que duran las puertas abiertas el camión arrancó otra vez y todos continuaron como si nada hubiese pasado.

Yo me quedé intranquilo ante la apatía y desinterés de la gente ante este tipo de situaciones, sin embargo al final, todo continúa… las personas olvidan, suceden cosas más importantes o simplemente no quieren tener problemas.

Yo sin embrago pienso y seguiré actuando de la misma forma ante conductas que me parezcan poco apropiadas, las consecuencias serán distintas pero no me imagino en un mundo donde trate de evadir mis pensamientos y sentimientos, si alguien puede… que me explique cómo lo hace para entender a la gran mayoría de los 6, 500 millones de personas de este mundo… así mi vida sería menos complicada y yo dejaría de conflictuar mi existencia día a día.

Miguel Angel Zeron Cid

4 comments
Historias

Hasta hace muy poco empecé a usar falda de nuevo.

Yo tenia como 14 años entonces, iba en el pesero me distraje me pase unas 4 cuadras de donde debia bajar. Era un crucero empece a caminar entre la multitud, no preste atencion pero un tipo que bajo en el mismo lugar empezo a seguirme. Cuando ya no habia gente alrededor empezo a acosarme verbalmente ya no recuerdo q me decia, yo me enoje le conteste algo y hasta crei q ya se habia ido. Segui caminando ya casi llegaba a la casa de mi amiga, entonces el me alcanzo corriendo, empezo a manosearme y me sujetaba con un brazo, tube mucho miedo, primero entre en schock, pero alcance a reaccionar, le di un codazo, lo empuje, como pude me safe y corri.
esto fue hace 10 años, por algun tiempo tuve miedo de salir sola, y aprendi como muchas de nosotras a estar alerta todo el tiempo, a actuar a la defensiva
desde entonces deje de usar falda (aunque ese dia llevaba jeans) y es que me daba pena que se me quedaran viendo en la calle (o miedo mas bien)

Hasta hace muy poco empece a usar falda de nuevo

Por Mayra

no comments
Historias

Recordando a Camila, levantando la voz ante la indiferencia, el rechazo y el abuso.

Con mucha pena y dolor compartimos esta historia. Una vida que terminó debido a la indiferencia, la violencia y el abuso. Ahora más que nunca levantemos la voz, que tal impunidad no quede en el olvido.

 

Les saludo de nuevo, y quisiera solicitarles este espacio para poder hacer mención/denuncia de algo que me indigna, me entristece, me duele, y me asombra de manera horrorizadora.
Hace unos meses tuve la oportunidad de conocer a una mujer muy luchona, una activista que se mantiene en perfil bajo para poder llevar a cabo sus proyectos, entre ellos un libro que sera recopilacion de testimonios de diferentes mujeres, sobre la violencia de género, ella me pidió realizase unas ilustraciones para dicho libro, a través de ella conoci a Camila quien pronto ganaría mi admiración y respeto. Camila fué abusada sexualmente por su novio el dia que cumplian un año de noviazgo, para despues enviarle un video de ella, drogada siendo violentada por tres hombres (su novio y dos de sus amigos); éste video llegó a su familia para una extorsión, su padre (con un corazón cansado ) no resistió esta brutalidad y murió en el hospital tres días después de la marcha de las putas ( a la que Camila, Iliana y yo asistimos), desafortunadamente la familia culpo a Camila por todo lo sucedido y le dieron la espalda. La soledad, la omisión, la ignorancia, el miedo, la rabia y todo el odio dentro de ella, la llevaron a tomar una desición para muchos dificil de entender, Camila se quitó la vida una semana después del fallecimiento de su padre. Mi familia,mis amigos (quienes conocieron a Camila), Iliana(mi amiga activista) y yo, la despedimos en un profundo sentimiento de soledad y abandono, ella buscaba justicia, buscaba consuelo, y me duele decir que no lo encontró.

“PRESENTACIÓN”
aquí estoy
conmis prejuicios de mujer recién liberada,
mi romanticismo comunista
y una pieza de música por terminar…
…practico verbos irregulares
y peleo con mi lógica cuando tengo ganas
de equilibrar mi cuerpo sobre una nube violenta.
Lo demás no tiene mayor importancia
aunque Freud opine lo contrario,
no cabe duda…existo!…

UN ABRAZO CAMILA……TE EXTRAÑAMOS.

Por Silvestre

no comments
Historias

La humillación jamás será graciosa. ¿Qué más hay que explicar?

Ayer mi esposo me regalo un celular por nuestro primer aniversario, un compañero de trabajo de él, le envió unos videos multimedia a mi cel de musica y chistes, pero entre ellos, aprecieron dos videos, que se llaman “deportes extremos” y se tratan de varios tipos que graban en la calle a chicas caminando y se les acercan de sorpresa para subirles la falda y bajarles la ropa interior, o aquellas que visten con blusas estraples, se las bajaban dejando al descubierto sus senos y sus partes intimas, por supuesto al momento de lograr su cometido corrian, con gorras y cubiertos de la cara, reian cada vez que humillaban y agredian de esta forma a las mujeres, al compañero de mi esposo le parecia muy gracioso ademas de ver los cuerpos de estas chicas, pero mi esposo al verlos ( y despues de haber participado a mi lado en la marcha de las putas ) sólo puedo comentar que le pidió no dirigirle la palabra y le dijo: podria ser tu madre, tu mujer o tus hijas….te daría risa ?????? Así que no solo la agresión verbal, tambien al caminar hay que cuidarse de los cobardes que quieran divertirse desnudandonos en la calle….

Por Iliana Méndez

one comment
Historias

Cartas a un par de acosadores

Eran como las 2 de la tarde y tuve que ir a correos a mandar un documento, hoy me tocó exponer en la universidad asi que iba vestida de manera medio formal, blusa de vestir, pantalón de mezclilla y plataformas, con mochila en mano y una botella con agua.
Justo cuando voy hacia la entrada de la oficina de correos, hay dos tipos parados junto a la puerta e inevitablemente tuve que pasar a su lado y empezaron a decirme cosas tipo
“mira nada mas que trasero”
“si! quiero quedarme aqui para ver si veo más muchachitas lindas como esa”
lo único que alcancé a decirles antes de entrar fue un simple “pobres pendejos” pero no creo que me hayan escuchado.
El chiste es que tuve que salir de la oficina para cambiar un billete y cuando pase otra vez dijeron cosas como esas y los ignore, pero cuando regrese y pase una vez mas a su lado y uno d ellos se me acerco mucho y dijo
“yo con mi boca y garganta seca y tu tan rico y sexy que tomas tu agua” y el otro le hizo segunda y tambien acercándoseme me dijo
” tan guapa que estás”
En ese momento vi a los ojos a uno de ellos y le dije: “por favor jamás me vuelva a hablar, y mucho menos a decir idioteces de esa, si quieren que alguien los respete, respetenme, par de animales”
a la vez que hablaba los idiotas se me quedaron viendo con cara de ay wey! y solo se limitaron a decir que si con la cabeza, cuando volvi a pasar ni si quiera me voltearon a ver. Se sintió tan bien dejar callados a unos idiotas que no saben nada de respeto! ojalá esto les haya quedado de experiencia y no lo vuelvan a hacer por miedo de que otra chica les arme otro escándalo….
(por si las moscas busque donde estaban parados unos policias por si se ponian agresivos los tipejos esos)

Por Vanessa

no comments
Historias

“….marché de la mano con mi novia, mi madre, mi hermana, Erica, y Dalvi, en la Marcha de las Putas el 12 de junio.

En mayo del 2009, Erica y yo salimos algo tarde del trabajo, la acompañe a la avenida a que tomara un taxi, dejandola abordo, caminaba por la avenida hacia el metro popotla, a unos metros delante dio la vuelta una chica que caminaba algo aprisa; de pronto salió detrás de ella un grupo de jovenes que empezaron a murmurar y a chiflarle, ella se detuvo como para cruzar la calle y al alcanzarla uno de ellos la nalgueó, apresure mi paso y alcance a la chica, ella como que se apeno y se puso atras de mi diciendome que no pasaba nada, ellos ( cuatro en total) empezaron a insultarme diciendo que a las putas no hay que defenderlas, hay que cojerlas….. no lo hago largo, terminé en el hospital por una golpiza donde me rompieron 2 costillas y la naríz. Ella fué a verme en dos ocasiones al hospital y se deshacía en agradecimientos, pero yo solo podía pensar, que ésa chica, pudo haber sido Erica, pudo haber sido mi madre o mi hermana ( ambas trabajan por esa zona ). me llamo Silvestre y soy artista grafico, marche de la mano con mi novia, mi madre, mi hermana, Erica, y ésta chica ( de la que nunca supe su nombre real por cierto, pero ella se presenta como “Dalvi”.)en la marcha de las putas en 12 de junio, y busco la manera de hacer algo mas en pro de crear algo más grande, hay que terminar con todo esto, porque no quiero que un día, mi madre, mi novia, mi hermana, o mi hija pasen por esto. Un abrazo a todas, estoy con ustedes!!!!!!

Por Silvestre

no comments
Historias

Desde Chile

Hola, soy camila, la niña que escribio varios post más abajo, les cuento el resto de mi historia, primero que nada les digo que soy de Chile, disculpen por usar su espacio, pero se que aca me van a escuchar (leer) y lo necesito bastante, ademas mi país mi no tiene hollaback, ni casi nadie a quien le importe este tipo de acoso, pero en fin… les dire que fui al psicologo, pase por varios, mujeres, por que imaginaba que los hombres, quizas prejuiciosamente,no iban a entender realmente mi problema, pero me di cuenta que la terapia SIEMPRE esta enfocada a que ignores los insultos, a que pases como si no te importara pero esa NO es la solucion, si seguimos pasando como si no importara, como si fuera algo chico, va a seguir sucediendo, organicense, peleen, griten, escupan, golpeen si es necesario pero NO SE CALLEN, yo caí, yo ya no soporto más insultos sin llorar(pero aun así seguire respondiendo) pero ustedes, las que aun tienen fuerza, (se que hay miles de mujeres más fuertes que yo), las valientes, por favor sigan luchando, si nos unimos lograremos tener lo que siempre hemos merecido RESPETO! algo tan simple pero tan dificil de conseguir, y no solo en su país si no en el mundo, creanlo, peleen que ya falta poco para que lo logremos. besos a todas y animo, y disculpas nuevamente por usar su espacio, pero espero que con mi historia de fracasos se motiven mas personas a seguir.

no comments
Historias

Insultos en el camión

Hoy dia iba en el bus cuando se subieron como 5 tipos jovenes que se fueron cantando a todo volumen canciones obsenas, cuando me toco bajarme comentaron algo sobre lo fea que soy, este tipo de comentarios nunca me ha importa, todo lo contrario, los prefiero ante el acoso usual, asi que simplemente empece a bajar, cuando iba en el ultimo peldaño escuche que decian “igual le doy” y luego al ver a otra chica ponerse de pie para bajar empezaron a gritar, “mira! tiene el medio culo!” senti el asco usual, y bastante impotencia ya que no alcance a contestar por mi, ni defender a la otra chica.
Me pregunto cuando sera el día en que podamos andar en la calle y en el tranporte publico y tener respeto.

no comments
Historias

La ropa que provoca

“Con ese saquito que te llegaba hasta la cintura y esos mallones se te veían todas las pompas, de veras, se te veía todo el trasero”, me dijo mi jefa. Mi semblante cambió en segundos, no sabía si llorar o preguntarle a qué se debía ese comentario. Todo ocurrió así: me llamó a su oficina diciéndome que quería revisar conmigo algunos pendientes de trabajo. Accedí y ya estando ahí, cerró la puerta, lo cual se me hizo extraño. En dos minutos repasamos los asuntos de trabajo por resolver. Luego me dijo: bueno, la verdad es que quiero tratar un tema contigo, un tema que puede ser delicado. Me dijo que incluso directores de la empresa y compañeras del área le habían pedido que platicara conmigo. Me asusté, pero tenía la seguridad de que no se trataba de trabajo porque éste ella misma y mis compañeras lo habían reconocido varias veces. Fue entonces que comenzó diciendo aquello de lo corto de mi saco, el cual, por cierto, cubre perfectamente mi trasero. Dijo que los mallones no eran para llevar al trabajo y que cuidara cómo me vestía porque si yo algún día quería ser directora de una área (como ella, curiosamente) debía cuidar mi imagen. Que ella me podía acompañar a comprar ropa y que sí había mallones que se podían llevar al trabajo, pero “bonitos”. Que viera revistas “de esas que nos gusta ver a todas las mujeres” y que ahí podía ver cómo combinar los mallones. Que igual podía encontrar blusones muy bonitos, como el que ella se había llevado al corporativo de la empresa el día anterior. Y luego exaltó la forma de vestir de mis compañeras. “Ellas siempre se ven muy bonitas y vienen muy formales”. Me dijo que por trabajar en una Planta se debía tener cuidado porque “tú te has dado cuenta como ven a X mujer de la empresa, vaya, hasta a mí.” En un acto de prudencia le dije que no me vestiría así si la empresa no estaba preparada para ver a una mujer con mallones y que aún así, yo admiraba a mis compañer@s de trabajo -a tod@s- porque jamás había recibido de ellos una mirada, palabra, actitud o acción ofensiva y que eso hasta a mí me había quitado el prejuicio de pensar que al estar en una Planta, los hombres son automáticamente más acosadores. Al último, de puro consuelo, me dijo: ah bueno, pero eres una niña muy linda y tienes una capacidad de respuesta muy rápida. Los siguientes días hubo mucho aislamiento hacia mí y las presiones iban en aumento porque, al contrario de su plática, me hizo saber que yo estaba retrasando el trabajo de mi área -ya no era yo la de la respuesta rápida- y que eso nos iba a afectar a todas en un incremento de sueldo, luego que no, que sólo a mí. Era increíble escuchar las indirectas que me lanzaba y el silencio absoluto del resto de mis compañeras, que nunca le siguieron el juego, pero el ambiente se tensaba terrible, aún cuando yo nunca contesté a sus agresiones. Me sentía muy mal porque toda mi vida he sido muy dedicada y atenta a mis responsabilidades, seria y hasta aprehensiva con el trabajo y para qué había servido todo eso si lo único que habían visto de mí eran mis mallones y mi trasero. Al final, creo que mi estado de ánimo y autoestima se sentían tan lastimados, que irremediablemente tuvieron un efecto físico. En uno de sus trabajos rudos, me envió a un almacén a trabajar sola (ojo, yo era Coordinadora de Comunicación), sin ningún tipo de protección. El resultado: una lumbalgia que desde diciembre de 2010 no se cura, estoy en proceso para la operación de columna. A nivel emocional, todavía no supero el coraje e impotencia, aunque sí platiqué este evento con uno de los directores de la empresa (que no ha tenido ninguna consecuencia). Por eso es que esa frase de “entre mujeres podemos destrozarnos pero jamás nos haremos daño” a mí ya no me hace sentido y sé muy bien que el respeto y la solidaridad entre mujeres debe ser algo más que un buen deseo. Anexo la foto de mi ropa provocadora. ¡Muchos saludos!

Por Mamelowsky

no comments
Uncategorized

Marcha del Orgullo 2011, México DF

TODAS Y TODOS TENEMOS DERECHOS A TRANSITAR LAS CALLES SIN DISCRIMINACIÓN

@atrevetedf con @nodiscriminesmx

 

no comments
Historias

Se indignan por las palabras altisonantes pero no por el acoso.

Jamás olvidaré ese momento de enojo y coraje.. ganas de ir a partirle la cara a esos idiotas… pero como hacerlo 3 idiotas contra mi una niña de 15 años…
estaba afuera del Injuve.. ya que ahi voya cursos estaba con dos amigos y 3 amigas fuimos a comprar a los puestos que había ahí afuera.. en eso uno de mis amigos.. me abrazo y quede de espaldas al paso de la gente. en eso pasaron 3 tipejos y solo se me quedaron mirando de una forma tan…. iugth namas de acordarme me da asco.. yo le dije a mi amigo que me soltara por que esos 3 tipos nadamas estaban taqueandose con mi trasero.. (( ese dia yo llevava short ))
los tipos comenzaron a reirse y me gritaron a lo lejos.. ni que estuvieras tan buena me dio tanto coraje.. mis amigas le empezaron a gritar de cosas. y mi otro amigo solo le dijo que era un pendejo.. los tipos se voltiaron y comensaron a decirle de cosas a mis amigas… me dio tanto coraje que también comence a decirles de cosas.. lo peor es que los que pasaban x ahí solo nos comenzaban a criticar a mis amigas y a mi por las groserías que decíamos.. que a los tipos por ponersenos al brinco..
da tanto coraje que te vean asi.. sientes que te desnudan con la mirada.. es frustrante todo eso. y que encima te hagan sentir como no se que cosa.. ya basta de estas injusticias.. ni con las autoridades podemos quejarnos por que si son hombres hasta ellos te terminan ofendiendo.

Por Mariana

no comments
Historias

Hoy todo será diferente.

Bueno a mi me ha tocado de todo desde un simple “mamacita” hasta el “manoseo”, la primera vez creo haber tenido 6 años no lo recuerdo bien ya que están medio borrosas las imágenes en mi cabeza, eso si recuerdo que fué el amigo de mi hermano, me llevó a su ksa diciendo que me daría algo (qué? no recuerdo) así que accedí a acompañarlo, digo a ésa edad qué voy a pensar en que me haría algo no? recuerdo que él se recostó sobre la cama y me dijo que me subiera con él, ya una vez estando arriba me montó sobre su pelvis con mis piernas abiertas, ya estando sobre de él empezo a apretarme contra él mientras se movía de un lado a otro, recuerdo haberme querido bajar de ahí pero él me tomada cada vez más fuerte de los brazos para que no me bajara diciéndome que no pasaba nada, que me estuviera tranquila, así siguió durante varios minutos hasta que de plano me bajé dando un brinco de la cama, el recostado me decía que me subiera de nuevo a lo cual yo le decía que no que ya me quería ir, después de unos minutos de insistencia alguien tocó a la puerta y oh sorpresa mi hermano, cuando vió que yo estaba ahí me dijo que qué hacía a lo cual su amigo dijo que había ido por unos dulces, en ése momento no repliqué y sólo salí de ahí con rumbo a mi ksa, en ése momento no entendí lo que había pasado hasta años después cuando recordé lo sucedido, es la primera vez que lo cuento ya que siempre me sentí avergonzada de contarlo, apesar de que todo fué con la ropa puesta traté de convencerme durante mucho tiempo que pues no había pasado nada que casi casi había sido algo que los chamacos hacen jajajaja pero bueno ahora entiendo que no sólo fué un simple juego… Por mi vida eh pasado abuso verbal no sólo de la gente externa a mi si no hasta de familiares, humillaciones, apodos, agresiones, gracias a eso mi autoestima por muchos años creo que estaba debajo del asfalto… En antros me han metido la mano, en la calle, en el camión, hombres frotándose contra mi, excitándose y yo sin decir nada, “piropos”, uff que no hemos pasado en ésta caótica ciudad, y con ésta sociedad que en vez de ir avanzando parece que nos acercamos de nuevo a la era de las cavernas en dónde a un hombre se le hace fácil tratarte como a un objeto, como algo de su propiedad y algo con lo que pueda jugar las veces que le plazca. Yo fuí una de las tantas mujeres que fué a la marcha en Reforma y una de las tantas mujeres que tarda todos los días en salir de su ksa pensando qué vestir para no ser agredida en las calles, dando un suspiro al salir a la calle pensando “Hoy todo será diferente…”

 

Por Vega

no comments
Historias

Un viaje de taxi de asco y de miedo

En ese tiempo trabajaba en una cafetería, salía a las 11 de la noche, generalmente iba por mi mi hermano, pero ésa semana el viajo a monterrey por practicas de la carrera. iba caminando cerca de la glorieta de camarones, cansada decidi abordar un taxi, cuando subi le indique hacia donde ir, pero una calle avanzado me dijo que estaba muy bonita y que “una chica asi no debería andar sola….bla bla bla, usualmente me subi adelante en el lugar del copiloto, asi que el tipo me puso la mano en la pierna izquierda, mi reaccion fue una mezcla de miedo y asco, le dije que se detuviera o que iba a gritar muy fuerte…se detuvo y al bbajarme me dijo, para que te subiste entonces pendeja!!!!!!no salgo de noche sola, y cuando lo hago procuro llevar conmigo el gas pimienta que mi esposo me regalo en navidad….

Por Iliana Méndez

no comments
Historias

Ya no quiero…

Qué coraje y qué impotencia leer las publicaciones que hay en este blog, de mujeres que han sido acosadas como yo en alguno o varios momentos de nuestras vidas. Estoy cansada del machismo que reina en este país, de no poder vestirme como yo quiera, de no poder sentirme segura si no voy acompañada, de tener que cuidarme todo el tiempo las espaldas porque los acosadores están en cada esquina, en cada mirada lasciva, en cada comentario fuera de lugar, en cada chiflido, sonido, gesto o palabra obscena que tenemos que aguantar por el simple hecho de haber nacido mujeres en un mundo donde el machismo es tolerado y hasta aplaudido.

Al leer todo esto, recordé mis propias experiencias, cada una mas humillante y frustrante que la anterior; en el metro, caminando en la calle, en el centro comercial, en los camiones, en el antro, en el trabajo, en la playa…

Y esto no es exclusivo de las ciudades, ahora que vivo en provincia desde hace 2 años, veo que es exactamente lo mismo o peor. En este pueblo no puedo salir a caminar tranquila y sola con mi perrita porque el que no me dice algo, me sigue (a veces en grupo), te siguen por la banqueta en sus coches, te gritan cosas, te hacen gestos, te bloquean el paso, y yo tengo miedo de decirles algo porque además, aquí, hay mucho narco y cholo, y quién sabe si a quién le haces el feo se enoje, te identifique y luego te vaya peor por hacerlo, por eso ya le pido a mi esposo que no me deje sola y quiero salir acompañada de el aunque vaya a la tienda de la esquina, y está del carajo tener que llegar a eso para sentirme segura.

Mi mamá siempre me ha dicho que no me vista de cierto modo, que cómo vas a ir al centro asi, que cómo voy a salir de shorts, que me ponga la chamarra, que no use bikinis, que le voy a causar un problema a mi papá o a mi esposo (como si yo fuera la culpable), y creo que no es justo, no es justo que esto sea tolerado y que se tenga este pensamiento, estoy hasta la madre!

Desde que conocí este movimiento me di cuenta que no estoy sola, y que es mi deber hacer algo, y a los tres ultimos cerdos que me han hecho algo volteo y les grito eso, “no seas marrano, que asco!”, pero tengo que admitir que aún me siento intimidada y agredida, y un poco temerosa de que eso de pie a una agresión mas fuerte. Aún así, prometo intentarlo de forma más energica porque además de todo, los hombres que hacen eso normalmente son unos cobardes.

Ya no quiero caminar sintiendo que te desnudan con los ojos, ya no quiero subirme al metro cuidandome las nalgas, ya no quiero caminar sola sin que alguien me mande besos ruidosos o me diga obscenidades, ya no quiero ponerme una falda y andarme cuidando, ya no quiero tener que escoger mi ropa para ir a ciertos lugares, ya no quiero tener miedo a andar sola, ya no quiero porque merezco que me respeten, porque es injusto y porque ya estoy hasta la madre.

Por Daniela

no comments
Historias

“pero por qué no le dijiste algo? vas a dejar que una mujer te hable así?”

Otra semana más, otro baboso más.

Ayer salí de casa para ir al trabajo. Donde vivo hay muchas refaccionarias y es una lucha constante con los hombres que trabajan ahí.

No había pasado ni un minuto fuera de casa cuando vi que delante mío caminaba una chica que pasó por delante de tres hombres sentados fuera de una refaccionaria. Debido a la distancia no escuché lo que le dijeron, pero le dijeron alguna ordinariez porque les vi abrir la boca y entonces ella bajó la cabeza y comenzó a caminar más rápido.

Entonces fue “mi turno”. Yo llevaba lentes oscuros, y he notado que cuando este el caso, te miran con aún más descaro. Igual piensan que porque ellos no pueden ver tus ojos tú tampoco puedes ver los de ellos…total que mientras me iba acercando, noté como uno de ellos le daba un codazo al que estaba a su lado, y con la cabeza señalaba hacia mí.

Por desgracia me he tenido que volver una experta en lenguaje corporal. Al pasar por delante de él, vi que iba a decir algo, pero yo me adelanté y le dije

“ni se te ocurra abrir la boca, mugroso”

Hasta brincó en la silla de la sorpresa que se llevó. Aunque seguí caminando, escuché como los otros le decían indignados “pero por qué no le dijiste algo? vas a dejar que una mujer te hable así?”

Por Damaris

4 comments
Historias

Los veo a los ojos y me esquivan

La mía es una mas de tantas que suceden en esta ciudad, trabajo en Ecatepec, soy secretaria, y mi traslado casi no implica contacto con hombres, excepto por una caminata que hago de 15 minutos sobre una avenida en el que el tránsito principal es de autos, no peatones.

Camino pero parece que me arrastro, porque el hecho de sentirte gusano bajo una mirada inquisitoria es aterrador, en mi mente al ver la cara de un tipo que me esta viendo las nalgas, con el tiempo aprendi a sostener la mirada y verlos como lo que son, nada, los veo a los ojos y me esquivan porque ni siquiera tienen los huevos de enfrentarte a la cara, me queda en la cabeza, no tienen madre?, y lo digo literal, no saben por boca de mujeres lo feo que se sient; en fin, sigo avanzando con la cara en alto, pero lo más cubierta que puedo, porque todo este acoso no pasa en valde sobre mi avergonzado cuerpo, que simplemente ya no puede estar sin una mochila que tape el trasero y sin un sueter que tape los senos.
Aprendi a vivir con el cuerpo cubierto, prefiero morirme de calor que tener a una bola de idiotas que creen que mirandome asi, me iré con ellos a la cama.

Podre enfrentarlos de frente, pero las mujeres sabemos que las miradas más pervertidas y enfermas no necesitan de tu cara.

no comments
Historias

¿Cómo describir esa aterradora sensación…?

¿Cómo describir esa aterradora sensación, cuando un completo desconocido pasa su mano si autorización alguna, por aquella zona donde reside tu feminidad? ¿De que manera hacer que los demás entiendan el absoluto terror cuando ese completo desconocido sonríe de forma descarada y ejerce mas presión con su mano?

Por que eso fue lo que me paso, sentí pánico, terror y un odio inmenso hacia ese pseudo ser humano que en Metro Juárez decidió tocarme de forma obscena en MI parte intima. Para mis pulgas, y a pesar de estas mi primera reacción fue quedarme quieta, pensar “si lo ignoro pasara”.

Pero no solo no paso, si no que el “educado caballero” ejerció mas presión y empezó a mover su mano, como si de esta forma yo sintiera algún placer cuando lo mas que sentí fue un asco enorme.

Este hombre se bajo cuando llegamos a la mencionada estación Juárez, no sin que antes su servidora tomara cartas en el asunto, y en plena hora pico gritara a voz de cuello “¡Miren a este marrano! ¡Me esta tocando el hijo de puta!” entre otras cosas que en mis cabales difícilmente diría a alguien. Colmo fue, que la gente a mi alrededor indignada, retiraron la vista con clara expresión de “pobre niña loca”. (Cuento únicamente con 19 años)

Al bajarme en Hidalgo y encontrarme con mi ahora ex novio, le conté lo sucedido cosa corriente pues en ese momento lo consideraba un ángel en mi vida, el joven le resto importancia con un “¿Y solo por eso tardaste tanto?”

Por Ksandra.

no comments
Historias

Don Indignado (pero bien que se echó a correr)

Una noche, regresando del trabajo por ahí de las 9:30pm, venía saliendo como de costumbre del metro, oyendo música y repasando lo hecho en el día cuando un tipejo que venía caminando en sentido contrario a mí al pasar a la misma altura que yo me agarro las nalgas. Me quedé fría por un segundo, volteé y le grité algo y ni se inmutó. Me armé de ovarios y caminé tras él, lo alcancé y le metí un patadón en el trasero. Se volteó sorprendido y me gritó: ¡vieja loca! a lo que respondí: ¡Vieja loca la que te va a madrear!
El tipejo se largó casi corriendo y las señoras y algunos bicitaxistas me miraron con horror como si yo hubiera agredido a un inocente, cuando la agredida fuí yo. Lo peor de esto es que otras mujeres lo permiten y hasta se alarman cuando una se defiente. ¡Ya basta! Nada les da derecho a ultrajarnos.

Por Milly

 

no comments
Historias

NO nos hace sentir bien que nos griten, y el acoso no es chistoso.

Entré a trabajar a esta oficina en octubre de 2010. No me tocó lugar de estacionamiento porque los lugares están muy limitados. El edificio está sobre periférico sur en frente de El Charco de las ranas, así que encontré una pensión cerca de ahí y pensé que me vendría bien caminar un poco para llegar a la oficina. El único problema es que el edificio de al lado está en construcción y caminar por esa parte se volvió un martirio.

Todos los días recibía piropos diferentes, al punto de llegar casi llorando a la oficina. Escribí un correo al Inmujeres, la verdad es que sólo para desahogarme, y no me contestaron, cada vez camino más rápido para pasarlo sin dolor. Me pongo abrigos aunque haga calor, suéteres largos. Ni pensar en usar tacones o falda, y pues lo cierto es que no debería ser así pero prefiero eso a saber que voy caminando y me están viendo las nalgas cuando lo hago.

A los compañeros de la oficina que les cuento, les parece gracioso y todos preguntan si no nos hace sentir bien que nos griten. NO. NO NOS HACE SENTIR BIEN, NOS HACE SENTIR SUCIAS Y ULTRAJADAS VISUALMENTE. El resto de mis compañeras mujeres pasan por exactamente lo mismo en esa construcción.

Me ha tocado incluso ver que están los arquitectos e ingenieros y no hacen absolutamente nada para detenerlos.

la verdad es que es muy triste.

Por Raquel Mora

no comments
Historias

No es exageración, el acoso sucede, y sucede mucho.

Tengo 18 años, pero he sido victima de acoso desde que tengo 15 años. Hace poco estaba con 3 amigos en mi casa, salimos a la calle, íbamos a solo 2 cuadras y les dije -Que bueno que me acompañan, siempre que paso por aquí me gritan algo.-
Iba vestida completamente normal unos jeans y un suéter, caminamos una cuadra y un taxista me grito nalgona.
Mis amigos se quedaron en shock, creo que realmente pensaban que yo estaba exagerando.
Les dije que no importa que me ponga, o lo que haga me gritan cosas y ni siquiera puedo hacer algo por que pasan en coche, siento que no puedo salir de mi casa sin sentir miedo.
Esto tiene que parar, no puede ser que solo por ser mujeres no podamos salir a la calle!

Por Michelle

no comments
Uncategorized

El Muro del Desagravio en #lamarchadelasputas

 

Foto de Cristina Castillo

Foto de Hilda Medina

 

Este muro fue ideado por Sylvia Soll quién nos permitió compartir su contenido en la página.

 

En éste, decenas de personas compartieron sus experiencias en un muro descrito como, “…efímero, con nuestras historias de cuando nos han llamado PUTAS, de cuando nos han tratado como tales, como un acto que nos permita desagraviarnos y que nos permita sacar de nosotras y “colocar” fuera el insulto, la humillación y la vergüenza.”

 

 

En Atrévete reconocemos el poder de las historias para crear conciencia y cambio en nuestras comunidades. El muro es un reflejo de solidaridad, estas historias no son casos aislados, no estamos sol@s y es hora de levantar la voz ante un tema naturalizado e invisibilizado en nuestra sociedad como lo es el abuso sexual y las etiquetas tan dañinas que reproducimos cotidianamente.

Les dejamos la transcripción y algunas fotos.

 

  • Hace 5 años hallaron el cuerpo de una mujer violada. Según las autoridades ya juzgar por su “vestimenta”, era una prostituta quién se negó a dar un servicio y el cliente se desquitó. Esa chica era estudiante de telecomunicaciones, humilde y cariñosa, y era mi hermana. No era prostituta, el era su novio, estuvo detenido 3 meses y salió por falta de pruebas. 5 años de injusticia, omisión, de dolor, de ausencia que mi familia y yo hemos tenido que sufrir. ¡Ya Basta! ¡NO significa NO! -Iliana Méndez
  • Salir con puros hombres y pasar la noche en la misma habitación hizo que me llamaran Puta!
  • Por mi lenguaje florido y coqueto me dicen…PUTA.
  • Puta a los 14 años por no querer ser novia de un compañero de salón.
  • Yo devine puta a la edad de 12 años cuando un señor en la calle acarició mi trasero y después, ante los reclamos de mi madre y la patada que le propiné, dijo que era mi culpa por bailar y por usar shorts…yo tenía sólo 12 años. -Sylvia Soll
  • Por decidir salir con más de uno me llaman PUTA.
  • Por disfrutar mi sexualidad me llaman PUTA.
  • La primera vez que me hicieron sentir como puta tenía 14 años y tardé otros 3 en volver a usar falda.
  • Contra los estigmas…todas somos putas!
  • cuando dije que no, me dijeron que para eso era mujer.
  • despierto en un camión, una mano en mi pantalón. dice que se le cayó su mano!
  • Por acostarme en la primera salida. Si tu pu!!
  • Creen que la liberación quiere decir que queremos andar de putas.
  • Piensan que porque salimos a tomar café con las amigas ya somos putas!
  • por no querer tener relaciones solo con él…me dijo puta.
  • Sus derechos como mujer.
  • Porque una mujer fue la que me dio la vida. Atte: Un caballero.
  • No somos putas, somos damas!!!! J
  • Hombres nuevos = querer bonito.
  • Si ella usa tacones, debo ser grande para alcanzarla.
  • Por llegar tarde a casa mi ex novio me dijo PUTA.
  • Yo MUJER y me visto como quiero.
  • Mis propias “amigas” me dicen PUTA.
  • Por el simple hecho de salir con un “hombre” me dijeron puta.
  • Yo com-puto, tu com-putas, el com-puta, nosotros com-putamos. Retratarte@gmail.com
  • Tenía 14 años la primera vez que me llamaron puta…fue mi novio.
  • Por usar mi vestido rojo, me llamaron PUTA…(Ella es mi mejor amiga) Escriben abajo.
  • Cuando decido no quedarme en mi casa con mi marido, me dicen puta.
  • Cuando uso minifalda y tengo que tomar el transporte público ¿vas a salir con eso puesto? ¡Pareces puta!
  • Soy puta por decidir terminar una relación y empezar otra de inmediato.
  • Por el hecho de vestir ropa entallada y disfrutar el sexo…Me dijeron PUTA.
  • Respeto y dignidad, nosotras unidas podemos cambiar la desorientación y la mala educación de los que están equivocados. –RBK
  • 1. Yo fui victima de abuso sexual por parte de mis familiares durante muchos años. 2. Alguna ocasión en el metro centro médico, un tipo me nalgueó. 3. Me han juzgado duramente por vivir sola y ejercer mi sexualidad libremente y hoy soy LIBRE.
  • A mis 13 años me violó mi tío y lo acusé pero mi familia me llamó “Puta”. “Por mi culpa me violó”
  • Cuando tenía 30 años y tomé la decisión de salir a trabajar y estudiar la familia de mi esposo decía que era una PUTA.
  • Cuando salimos a bailar y por ir muy arregladas me chulean, incluso ahora de camino al metro me gritaban mamacita. Una vez yendo a casa, un tipo me alcanzó y me dijo “vamos al cuarto, cuanto me cobras”. Por la ropa que se usa no soy una piruja.

 

Foto de Mar Sol

 

no comments
Uncategorized

La Marcha de las Putas en la Ciudad de México #12Jun #NoesNO #lamarchadelasputas

Les compartimos el texto del pronunciamiento de AtréveteDF en la Marcha de las Putas de la Ciudad de México. (Para más imágenes de la marcha accedan al nuestro perfil de Facebook y en el muro hemos copiado enlaces de álbumes y galerías sobre la Marcha)

Foto de Alejandra Espino

“Hola todas y todos.


Gracias por estar aquí celebrando que levantamos la voz ante el abuso sexual y las justificaciones cobardes para ello.


A nombre de AtréveteDF quiero reiterar que lo que sucedió hoy continúa un diálogo sobre la violencia naturalizada en nuestras comunidades. Estamos viviendo tiempos difíciles en nuestro país. Estamos, desde diferentes sectores expresando que estamos cansadas y cansados de la violencia, de los pretextos insensatos para perpetuarla.


Hoy estamos aquí para decir ¡Basta! Queremos que se asuma la responsabilidad del abuso sexual y se dejen de repetir las etiquetas que reflejan al hombre como incontrolable por naturaleza y a las mujeres como tentadoras y provocativas. Tales etiquetas nos han dañado como sociedad al generalizar y alejar la visibilidad de la raíz del problema.


Los seres humanos debemos de ser libres en nuestra expresión, en nuestra sexualidad y en nuestras decisiones. Venimos aquí a fomentar el respeto y decir que no hay NADA que una persona pueda hacer para ganarse el abuso.


¿Cómo vamos a poder participar activa y adecuadamente en este cambio de nuestro país si nos seguimos adhiriendo a estigmas antiguos sobre nuestra “naturaleza”? El respeto no es masculino ni femenino, es algo humano y aquí lo reconocemos.


Nuestra sociedad carece de comunidad, necesitamos convivir en paz, proponer soluciones dentro de nuestra infinita diversidad. El abuso sexual y las relaciones desiguales de poder han desbaratado nuestro tejido social. El acoso es doloroso, el abuso sexual marca nuestras vidas y el machismo mata. ¿Cómo podrán las mujeres y las personas que pertenecen a minorías sexuales transitar las calles, interactuar sanamente y ser parte de nuestras comunidades si existe el riesgo constante del abuso y la impunidad?

En el caso del acoso en las calles sabemos que el 90% de las mujeres serán acosadas por lo menos una vez en su vida. Sabemos que el abuso sexual en los espacios públicos que se define desde miradas lascivas hasta violencia sexual física es un crimen que da entrada a formas de violencia de género más severas.


Es momento de reflexionar y de reconocer como sociedad que hay términos y estereotipos que nos han dañado, que reproducimos tanto mujeres como hombres dentro de una doble moral. Como se ha enfatizado, ninguna ocupación, vestimenta o actitud vuelve a una mujer una “puta”, término que se ha utilizado a lo largo de la historia para denigrar y humillar a quienes expresan su personalidad, ideas y principios.


Tristemente, la violencia sexual y la objetificación del cuerpo de la mujer han sido internalizadas, naturalizadas e incluso justificadas. Es tiempo de decir NO es NO. Nadie tiene derecho a comentar o a acceder al cuerpo de otra persona sin su consentimiento.


Dejamos esta marcha con una bola de nieve que continúa rodando: Todas y todos tenemos un papel muy importante en erradicar la violencia de género. Intervengamos cuando seamos testigas o testigos de abuso sexual, informémonos, respetemos, promovamos el diálogo y la sexualidad informada libre y sana. Visibilicemos las cosas que nos suceden a diario. Digamos basta en solidaridad y sororidad.


Atrévamonos a alzar la voz, atrevámonos a decir basta, atrámonos a romper prejuicios, atrevámonos a decir: “este cuerpo es mío” y atrevámonos a vivir de forma libre y consciente.


No es normal que tengamos que salir a la calle con miedo, con miedo a ser molestadas o molestados y a ser culpadas o culpados por ello. No es normal que escuchemos historias de hermanas asesinadas o abusadas sexualmente y mucho menos que se justifiquen tales injusticias diciendo que se lo buscaron.


Nos unimos en una voz, sabiendo que a esta marcha asistimos personas de todas ideologías, aspiraciones, ocupaciones, identidades de género, edad y preferencias para demostrar un compromiso, un compromiso ante nuestro país, ante nuestras autoridades y comunidades para exigir justicia, a exigir honestidad y a exigir sensatez ante un tema tan doloroso como lo es la violencia con base de género.


Gracias.”

AQUÍ un video del pronunciamiento grabado por Hilda M.

 

no comments
Historias

Un viaje de vómito

Un día hace como 3 años abordé el metro en la línea 7 que va de barranca del muerto a el rosario.

Iba sentada en los asientos que esta junto a la puerta, por la hora que era llego un momento que el metro se lleno en exceso, yo iba como siempre leyendo y escuchando musica, cuando de repente comence a sentir como un hombre frotaba su miembro contra mi hombro, volte y le dije que era un cerdo y simplemente se rio, yo no podia bajar por lo lleno que iba el metro, asi que tuve que aguantar el tormento durante 2 estaciones mas, en cuanto baje del vagon me dieron muchas ganas de vomitar, me senti ultrajada, usada, fue una sensacion muy fea.

Por Liliana

no comments
Historias

El acoso no es un karma

He sido muy tímida y reservada para estos abusos cometidos en mi persona desde siempre. A mi medio siglo de vida aún me preguntaba ¿por qué yo? Alguna ocasión, una mujer me dijo que era mi “karma”. Llegué a pensar que tenía razón, puesto que ni el físico ni la ropa ni nada tenía que ver para que me pellizcaran una nalga, me tocaran mis senos o me restregaron su pene en la parte de mi cuerpo que se les ocurriera. Nunca me he atrevido a reclamar nada por vergüenza a que la demás gente se de cuenta del ultraje.
La última ocasión fue en el metrobús entre las estaciones Reforma-Álvaro Obregón -a mi edad, increíble- Había mucha gente esperando y ésta misma me introdujo al metrobús. Estábamos como sardinas. La mayoría eran hombres tanto sentados como de pie. Un imbécil se colocó atrás mío y empezó a restregar su pene en mi espalda. Decidí enfrentar a mi agresor, volteé a mirarlo directamente a los ojos. Él también me miró con cinismo y esbozó una sonrisa de triunfo. Me inhibí y bajé la vista. Salí del metrobús y me di cuenta que él también bajó. Nuevamente volví a mirarlo y me sonrió. Esta vez no lloré como anteriormente lo hacía por sentir impotencia.
Estuve reflexionando este último hecho. No es ningún “karma”, fue mi actitud tímida que estos cabr… perciben al darse cuenta que gente como yo no nos atrevemos a decir nada para delatarlos.
En fin, he cambiado de actitud, espero no sea tarde. He seguido subiéndome a transportes saturados de hombres y… ¡Aleluya! no me han tocado.

no comments
Historias

La historia de siempre

LA HISTORIA DE SIEMPRE, AL IR CAMINANDO POR LA CALLE SE ACERCAN HOMBRES EN COCHES, BICICLETAS, INCLUSIVE CAMINANDO A DECIR FRASES DE QUE BONITA ESTA UNO, HOLA FLAQUITA, CHIQUITA, MAMI ETC.

NO ES EL PROBLEMA LAS FRASES EN SI, SI NO QUE SE VEA ALGO TAN NORMAL QUE EN LA CALLE UNO NO PUEDA CAMINAR EN PAZ CON UN SHORT O UNA FALDA POR QUE SE LEVANTAN INJURIAS EN NUESTRA CONTRA. NO HE PODIDO USAR UNA FALDA SIN ESTAR EN COMPAÑÍA DE MI PADRE PARA EVITAR LOS COMENTARIOS INCISIVOS DE CUALQUIER HOMBRE QUE PASE AL LADO MÍO. ES UNA VIOLACIÓN A MI DERECHO DE VESTIR COMO MEJOR ME PAREZCA POR LA SIMPLE Y TONTA IDEA DE QUE ESTAS PERSONAS TIENEN DERECHO A ACOSRME VERBALMENTE POR QUE ASÍ LO HICIERON SUS PADRES, ABUELOS, BISABUELOS ETC.
EL LLAMADO ES A LAS AUTORIDADES, PERO¿ QUE CREEN? QUE LOS ELLOS TAMBIÉN INCURREN EN ESTA VIOLENCIA VERBAL TANTO Y AÚN MÁS QUE LOS CIVILES.
EL PROBLEMA ES CCCULTURAL.

POR ITZA GARCÍA

no comments
Historias

Corrupción y estereotipos que humillan

No sé cómo catalogar este suceso, hace un par de años mi papá y yo fuimos a Celaya a visitar unos familiares, hacia mucho calor a pesar del clima del restaurante, decidí salir y fumarme un cigarrito, me senté afuerita del restaurante en una banqueta, de pronto paso una patrulla, se siguió de largo pero volvió a pasar y esta vez lentamente, me lanzaron la luz de una lámpara directo a la cara, la patrulla se detuvo, se bajo un policía, y se me acerco, me tomo del brazo y me tiro el cigarro, me dijo : levántate y ven con nosotros, en este lugar no se permite la prostitución, mi primera reacción fue reírme y enseguida le dije: relájate no soy prostituta estoy con mi familia cenando, solo salí a fumar, pero el se rió y me contesto que eso decían todas las putas “mírate, a poco una señorita con su familia va estar en la calle vestida así fumando…..( llevaba unos shorts, y una blusa estraples) le pedí que me soltara, que no teniía ningún derecho a detenerme, el valet del lugar se acerco y le dijo que se estaba equivocando, le pedí que llamara a mi papá, para no hacerla larga, mi papá tuvo que darle una lana al wey para que me soltara, lo peor de todo fue que mi padre me regaño por vestirme así y me prohibió hacerlo otra vez…… no supe si reírme o llorar.

Por Iliana Méndez

no comments
Historias

¿Usted saluda a todo el mundo que le pasa por delante, o solo a las chavas que le gustan?

1-
De camino al trabajo, paso por delante de un taller en la Colonia Letrán Valle. Un “señor” estaba fuera del taller, holgazaneando. Cuando pasé por su lado dijo “buenos días”, pero con un tono tal, que si yo no hablase español y lo escuchase, bien podría pensar que me había dicho una marranada.

Me detuve y le pregunté “qué ha dicho?”
El: “nada, que buenos días”
Yo: “y eso por qué, nos conocemos de algo?”
El: “es que no se pueden dar los buenos días?”
Yo: “no señor, YO le he hecho una pregunta a usted. Nos conocemos de algo? Acaso esto es una ranchería donde todo el mundo se conoce? Usted saluda a todo el mundo que le pasa por delante, o solo a las chavas que le gustan?
El: balbuceó algo incomprensible
Yo: Le aviso de una cosa, yo vivo en esta colonia y paso por aquí a menudo. Cuando pase por aquí, no quiero que me dirija la palabra, la mirada o cualquier otra cosa que me ofenda y sea discriminatoria. Le queda claro, o se lo escribo?
El: “Qué agresiva, ya relájate”
Yo: “Ah, agresiva por defenderme, verdad? Pero usted no es agresivo por ofender con su tono cochino?”
El payaso se quedó con la boca abierta, luego se metió al taller maldiciendo.

2- De regreso del trabajo, iba en la línea verde del metro de Balderas a División del Norte. Yo estaba de pie, al lado de las puertas. Del otro lado había otro “señor” sentado. Se pasó TODO el trayecto mirándome fijamente y poniendo caras orgásmicas. Lo de aguantarle la mirada no dio resultado en esta ocasión, la osadía de este puerco fue increíble. Incluso cuando otro pasajero se colocó entre él y yo durante 2 estaciones, él tipo se inclinaba hacia adelante para seguir observándome. Cuando el otro pasajero se bajó y me dejó el espacio libre, me incliné hacia él y le dije:

“Tú qué estás viendo con tanto interés?”
El: “yoooo? nada” y se rió
Yo: “Híjole, eres una lotería no? Además de maleducado, mentiroso”
El tipo frunció el ceño sorprendido. Yo seguí.
“A ti no te enseñaron tus padres que mirar fijamente a un desconocido es de pésima educación?”
El tipo se puso rojo rojo rojo, otras señoras que estaban alrededor se voltearon a ver qué pasaba, bueno de hecho todo el mundo se quedó viendo, hasta que él se levantó y se fue al otro lado del vagón.

Por Damaris

2 comments
Historias

Yo ya me atreví

Suelo caminar de mi casa al trabajo y viceversa, incidentes han pasado muchos y aunque en un principio los ignoraba, como muchas de nosotras, el coraje crece y crece, la indignación y el miedo; ahora ya no me dejo y con el riesgo de escucharme como Carmen Salinas en un palenque, le grito a los tipos o en su caso les respondo con señales, algunos se sorprenden, otros todavía se indignan y la gran mayoría se acobardan.

La primera vez que me defendí fue sobre insurgentes pasando el parque hundido, por lo regular quien te grita o te dice marranadas se encuentra lo suficientemente lejos para que no le puedas dar alcance, este tipo en particular se encontraba caminando justo detrás de mi y se me emparejó sólo para decirme cosas obscenas acerca de mis pechos.

Es raro cómo puede pasar tan lento el tiempo, casi como en cámara lenta y aún así tus pensamientos pueden pasar rápidamente de un: bueno me aguanto… pero que le pasa mejor le digo algo, … pero este idiota se paró a mi lado y no tiene el menor temor de que yo le pueda hacer algo?…y terminar dándole un golpe con la bolsa cuando tu intención no era otra más que voltearte a decirle algo calmadamente, pero el impulso fue tan rápido que la bolsa ya llevaba medio camino recorrido con gran fuerza… y fue a dar en el hombro y en parte de su cara.

Y así mientras le daba de golpes, el tipo sólo se cubría la cabeza y me decía ya cálmate amiga, ya párale; lo dejé y como gran final le grité que era un idiota, hubiera querido decirle más pero las palabras se me agolpaban en la garganta y las lágrimas en los ojos.

Recogí mis pertenencias que habían salido volando de mi bolsa y me sentí aún más humillada; aparte de todo tenía que recoger del suelo la fruta aplastada que tenía guardada para mi desayuno, sentí miradas de todas partes, miradas que no me ayudaron en el momento de la agresión y que por supuesto no me iban a ayudar a recoger ni mi dignidad ni mi fruta del pavimento.

Seguí caminando con la mayor dignidad que pude, los pelos alborotados y la frente en alto y durante todo el trayecto desviaba la miraba hacia mis pechos tratando de descubrir que había de malo con ellos, acaso eran demasiado provocativos?, se movían mucho al caminar?, cual es el límite de un escote?, acaso dejaba mucha piel a la vista? Incluso volvió la inseguridad acerca de mi cuerpo, siempre he considerado que soy curvilinea y me lamenté de su tamaño.

Por supuesto ahora estoy consciente de que el que es puerco es puerco y cubrir piel con tela no los va a cambiar, también me obligó a reflexionar en lo que hubiera pasado si el tipo en cuestión se hubiera puesto agresivo, ahí comenzó el miedo.

Por un tiempo dejé de caminar y a empecé a cubrirme más, después cuando me animé a caminar de nuevo usaba audífonos para evitar escuchar lo que me dijeran, pero las miradas lascivas continúan.. ahí ni modo que me tape los ojos. En las caminatas me repetía casi como un mantra: pueden ver, pero no pueden tocar, pueden ver, pero no pueden tocar… a ratos podía incluso tranquilizarme, otras no daba resultados: seguía sintiéndome insegura.

Mi novio me decía y porque no mejor te vas en taxi y yo le respondía que por la cantidad de violaciones que hay a bordo de este medio (es increíble, en ninguna parte una tiene seguridad o descanso), para ser sincera, la mayor razón fue porque nadie me va a coartar a mí, el derecho de caminar por la calle con la ropa que quiera, cuando yo quiera. Ahí mi novio comenzó a acompañarme en las caminatas y se acabó el acoso.

Por Paola

Llegó el día en que no pudo acompañarme más y se me olvidaron mis audífonos, y en insurgentes casi llegando a eje 8, dos tipos estaban parados en una esquina uno en una cabina de teléfono y el otro obstruyendo el paso, decidí bajarme de la banqueta porque no le veía intenciones de mover su amplio cuerpo y dejar libre el espacio para que pudiera pasar.. y no porque no me hubiera visto, de hecho los dos tenían bien fijos sus ojos en mi.

En cuanto los rebasé, caminaron detrás mío diciendo cosas que no alcanzaba a escuchar y como no los pelaba, lo que iban diciendo fue creciendo en volumen y en intensidad, hasta que alcancé a entender ahora si que me decían chiquta sabrosa y las marranadas comunes acerca de partes de mi cuerpo.

Me voltee al segundo, quedé frente al gordo que no me dejó pasar y le grité con la voz más grave que pude: que pedo puto? Que quieres?. Se quedó de una pieza, los ojos como platos y la boca abierta, sólo atinó a bajar la cabeza y balbucear un: nada nada estoy aquí platicando con mi compañero; yo le dije: – ah con que aparte de todo cobarde!- Como no me dijeron nada más ni se atrevieron a alzar la mirada, simplemente me voltee y seguí mi camino. Me sentí orgullosa de lo que había hecho y de ahí en adelante quien me chifle, me diga o se me acerque, sólo tengo que dar una mirada fija…en su caso alzar la voz o los puños y a veces un empujón y un golpe si se me acercan demasiado. Yo ya me atreví, atrévete DF!

2 comments
Historias

¿Por dónde empezar?

A ver… ¿por dónde empezar? ¿hago un recuento cronológico o hago memoria de los actos más aberrantes de que he sido objeto? ¿cuento cómo me he sentido a lo largo de mi vida o de cómo me sentí la última vez que me acosaron? ¿enumero los actos de acoso o adescribo a los acosadores?… Creo que a la mente me viene uno de los momentos que más perplejidad me han causado: una vez, en la línea 1 del Metro, casi llegando a la terminal Pantitlán, le dije a un tipo que estaba detrás de mí que si se podía hacer hacia atrás, porque yo sentí que su excesiva proximidad era innecesaria… él fingió cara de sorpresa, como de quien no entiende de qué le estás hablando, mientras su esposa me decía “si no te gusta pus paga taxi”… y así pues, que hombres y mujeres estamos inmersas en la cultura patriarcal y ponemos en práctica los valores de esta cultura, en la que mujeres y hombres no somos iguales ni en dignidad ni en derechos y en la que se justifica tratar a las mujeres como objetos.

Por Sylvia

no comments
Historias

Mi vestimenta no es una invitación al acoso.

Hoy en la tarde mi amiga Silvina y yo salimos a comprar algunas cosas que necesitabamos y a comer para pasar un tiempo juntas. Durante todo el dia tipos en la calle se la pasaron gritandonos cosas o haciendo sonidos obsenos. Ya estabamos hartas de todo, de verdad parecia que en lugar de que ella llevara una falda y yo una blusa sin espalda nuestro cuerpo decia: GRITAME COSAS OBSENAS QUE ME GUSTA!!! ya al final estabamos hartas de ignorar a tanto estupido y entramos a un Sanborns para poner una recarga a nuestro cel e ir al baño, en el pasillo del baño un tipo paso y rozandonos nos dijo “mamasitas”, la verdad me super enoje y le grite “idiota!!” y el muy “macho” me dijo “chinga a tu madre puta” obvio me enoje y le dije “chinga a la tuya”. Lo peor no fue eso si no que al salir del baño nos estaba esperando, obvio mi amiga fue con el de seguridad y le dijo lo que habia pasado, solo lo invitaron a salir el tipo nos gritaba que afuera nos veia y que no sabiamos lo que nos esperaba. Me enoje mucho y saque mi gas pimienta pero salimos por otra puerta, tuvimos que irnos hasta otra estacion del metro para no encontrarnos al sujeto. ESTOY HARTA DE NO PODER CAMINAR SEGURA EN LA CALLE!!!!!!

Por Scorpion Flower

no comments
Historias

Consejos de moda de un acosador

 

“Pues vístete bien” fue la conclusión del tipo que evidenció su nula educación en el cruce de Cafetales con Periférico.

Durante un largo trayecto en el transporte de Toreo a Cuemanco, caché unos ojos fijamente clavados en todo, menos en los míos. El tipo (decirle señor es demasiado) no se enteró si yo era ciega, si me faltaba una oreja o si estaba calva, porque jamás me miró a la cara. Su objetivo estaba fijo, los senos. Y su mirada era segura, los senos.

Los miraba así, convencido de que no había más que interactuar conmigo. Yo, lo observaba interesada, quería saber cuánto más lo haría sin agotarse.
Llegó la parada del camión. Y para mi mala suerte, ambos nos bajamos. No le bastó con el clavado ya dado en el transporte, pues mientras cruzábamos el puente, volteaba de repente para asegurarse que su objetivo seguía allí.

Al estar en terreno firme, otra vez, el coraje me reventó las venas y le reclamé.
-Todo el camino me has mirado el cuerpo. ¿Qué quieres?
-Nada, no es cierto, estás loca. (Dijo nervioso e impresionado)
-Te vi y es cierto, dime qué quieres. Por qué me ves así. (Le dije evidentemente enojada)
-Ash, pinche escuincla. “Pues vístete bien si no quieres que te miren”, remató.

Entendí que era discutir con alguien de tan baja calidad humana que mi enojo no encontraría desahogo.

Y para quien ose preguntar cómo iba vestida, sólo diré que una blusa de tirantes y unos jeans no tienen nada de mal vestir (si es que acaso ese concepto existe).

Por Karina Macias

one comment
Historias

¿Hasta cuando viviremos al a defensiva?

Bueno, de esto ya tiene años que sucedió, pero aún lo recuerdo ya que fue la primera vez, no que me acosaran, sino que respondí a una agresión.

Suelo viajar mucho en metro, en esta ocasión me tocó viajar en “hora pico” y cómo iba con prisas, me metí en el primer vagón que encontré… Subió bastante gente en la siguiente estación y ya no pude moverme, de pronto sentí una mano acariciando mis glúteos, al principio de manera tímida, yo sin poder moverme ni para saber de dónde venía la agresión. Traté de deducir quién de los que venían conmigo era a partir de la posición en la que estaban, pero era inútil.

El toqueteo subió de tono ya que comenzó a apretar, pellizcar y, de pronto, lo supe: mi inmovilidad le pareció invitación a acercarse y comenzó a respirar agitadamente cerca de mi oído izquierdo. Yo seguía sin poder voltear, pero algo había cambiado: fue tanto el tiempo que pasó que el miedo y la impotencia se transformaron en una intensa ira.

Mi pensamiento cambió y comencé a “cazarlo”, asegurarme quien era y dónde estaba antes de descargar mi coraje. Él ya se había acercado lo suficiente para no equivocarme, así que en una parada donde se bajó bastante gente me moví rápido y clavé los dedos en su cuello, empujándolo contra el cristal al momento que le decía que me dejara tranquila. Él sólo se petrificó y trató de balbucear una disculpa, algunos usuarios presentes se dieron cuenta y lo bajaron a patadas del vagón al tiempo que le gritaban que no se pasara de listo (fue lo menos grosero que le gritaron).

Yo quedé con el coraje y la adrenalina, así que sólo pude recargarme en la puerta y llorar: fue una experiencia agridulce porque me preguntaba ¿por qué a mí, por qué otra vez? y al mismo tiempo sabía que JAMAS iba a volver a dejar pasar las agresiones, que a partir de ese día iba a exigir respeto por mi persona.

Hoy, algunos años después, me pregunto ¿hasta cuando viviremos a la defensiva?…

Por Yara

no comments
Historias

El abuso sexual toma diferentes formas, pero es invisibilizado. No lo callemos.

Mi historia es más bien un recuento de todas las veces que he sido víctima de violencia sexual en mi vida. Lo triste es que yo sé que muchas mujeres han pasado por esto y por mas, aunque no lo digan o no quieran reconocerlo.
Bien, pues ahí les va:

1. Cuando tenía 4 años, un “amigo” de mis papás con el pretexto de abrocharme la chamarra me toqueteo mis partes íntimas. Esto no se lo dije a mi mamá porque en ese momento no supe que onda, se lo vine a contar años después.

2. A los 6 años cuando regresaba a mi casa de la tienda de la esquina, justo cuando di la vuelta para entrar a mi casa un tipo me dio una nalgada. Un señor que iba pasando lo vio y lo golpeo, yo ya no vi mas solo me metí a mi casa.

3. A los 7 años un tío de la ex-pareja de mi mamá me acaricio varias veces de forma inapropiada, e hizo cosas conmigo que no deseo mencionar (nunca hubo penetración, pero no fue necesario) esto si se lo conté a mi mamá.

4. A los 8 años fui por primera vez al D.F. y al salir del metrome un tipo me dio una nalgada que hasta me levantó!!

5. A los 12 años, la pareja de mi mamá, también hizo cosas conmigo que no deseo mencionar, tampoco nunca hubo penetración pero ya saben, no hizo falta. Esto se lo conté a mi mamá junto con lo del tío, ninguno de los dos está en la cárcel, mi mamá hizo en su momento lo que creyó conveniente, se separó del tipo y me trato con un psicólogo.

6. A los 13 años, mientras iba en el camión rumbo a mi casa un tipo se sentó a lado mio, de repente sentí que me golpeaba ligeramente con su codo, lo miré y me di cuenta que se estaba masturbando. Solo me cambie de lugar toda espantada y asqueada.

7. A los 17 años iba en un taxi rumbo a mi preparatoria, como hacia mucho frío llevaba varias prendas de ropa encima. Se me hacía tarde y me subí a un taxi. El taxista subió a otras personas el chiste es que atras iba yo con un tipo a lado y una señora. No sé como le hizo pero el tipo metió su mano por entre mi ropa y me estaba tocando los senos!! yo no daba crédito le agarre la mano y le di el primer y único puñetazo que he dado en mi vida en toda la boca. El taxista lo bajo y se lo madreo.

Estos son 7 de los casos que mas recuerdo, de lo que nunca hablo, como muchas, muchas otras mujeres, tristemente. Esto es sin contar las miradas, la sarta de majaderías que me han dicho en la calle, los chiflidos, etc.

Aun con todo lo que les acabo de contar me siento orgullosa de ser mujer, tengo una pareja extraordinaria y una hija a la que cuido como la niña de mis ojos y a la que le estoy enseñando a decir que NO y que ese NO se le respete: NO ES NO señores!! y que nadie pero nadie tiene derechos sobre su cuerpo más que ella.

Saludos a todas, y no callemos mas, por el bien de todas!

Por Eloyn

 

one comment
Historias

“aiTorism eres Gay?”

aiTorism eres Gay?

Chicos! Después de muchos años he decidido hablar de algo que todo mundo se ha preguntado acerca de mí, tal vez muchos ya saben la respuesta, otros la suponen a otros no les interesa saberlo pues creo que al final es irrelevante. El problema es que después de tanto tiempo una cuestión tan insignificante como la sexualidad parece ser relevante para la convivencia diaria. No quiero abordar el tema como un asunto de intolerancia a la comunidad Lesbico-gay si no como algo cotidiano, creo que al final todos tenemos algo de prejuicios …

Quiero contarles mi aventura bastante peculiar el día de hoy. Como muchos sabrán mi hermano, con el que he vivido tantos años y ha sido mi apoyo para muchas cosas, ya no vive conmigo, es un proceso difícil pero me está ayudando para madurar y ser independiente, por tal motivo y por cuestiones laborales he estado buscando un nuevo hogar, un lugar donde este contento y cerca de todo aquello que me gusta. Entre tantas colonias del D.F. le di prioridad a la Col. Roma y después de varios meses de búsqueda, hace unos días me tope con un departamento bastante lindo e inmediatamente fui a conocerlo. ¡Y si! resultó ser lo que yo buscaba, la Sra. (prefiero omitir su nombre creo que carece de importancia) encargada de bienes raíces fue muy atenta y jovial en su forma de hablar, pero todo fue por teléfono. El día de hoy, miércoles 26 de mayo de 2010, fui a conocer el lugar con el que sería mi nuevo “roomate” “M”, al entrar al departamento la Sra. comenzó a hacerme una serie de preguntas, (que en ese instante me parecieron de poca importancia), como ¿y tú eres bailarín? a lo que yo respondí que no, continuó su entrevista con ¿entonces que haces? -soy diseñador industrial, respondí, ¿y dónde trabajas?, -en un despacho de arquitectura. A lo que agregó: tú eres de esos que no quisieron ser artistas porque no supieron encontrar ese “algo”, (evidentemente no tiene idea de lo que habla al no saber la diferencia y similitudes entre diseño y arte), a lo que muy respetuosamente ignoré. Mientras recorríamos las habitaciones dijo ¿tú eres gay? pregunto porque el departamento es un abogado con ideas muy firmes y no le gusta “eso” y no te lo van a rentar yo anonadado me quedé en silencio, “M” inmediatamente se acerco y agregó: ¿eso que tiene que ver? y la Sra. de bienes raíces explicó: lo que pasa que este es un edificio donde hay familias y se conserva la tradición, y cosas de ese tipo no son bien vistas, porque no son normales. Al escuchar todo su discurso absurdo, no podía permitir salir de ahí sin dar mi punto de vista, diciendo: yo no voy por la vida preguntando a la gente si es heterosexual o no, creo que está fuera de lugar, la mujer seguía argumentando la pregunta inicial del conflicto, a lo que respondí: Disculpe pero me siento agredido y ofendido, ella insistía y me decía entiende, decidí no discutir más y mis últimas palabras hacia ella fueron: no se preocupe tomo las cosas de quien viene y creo que todo a quedado muy claro y no tenemos mas que discutir, mire a “M” y le pedí que nos fuéramos por favor, y nos retiramos del lugar educadamente.

Esta es una de tantas veces en las que he sido “agredido” y curiosamente todo es por la forma en la que estoy vestido, “estrafalaria” ¿según quién?. Estoy convencido que no tiene nada que ver con mi preferencia sexual, me visto porque soy así ¿Cómo? así.

Creo que la vestimenta … es tantas cosas … transforma cuerpos, crea siluetas, dice y habla de una persona y un tiempo determinado, es más complejo, va mucho más allá del vestirse de hombre o de mujer … dentro de los estándares sociales…

Una preferencia sexual es algo personal y que no le incumbe a nadie y mucho menos cuando vas a otorgar un servicio. A mí me preguntaron si era gay para filtrarme en la renta del apartamento y se justificaron diciendo que no era normal, y a toda la gente que piensa igual que la Sra. de bienes raíces les digo lo siguiente: yo no sabía que había humanos de primera y de segunda, ¿En qué momento el tener una preferencia sexual te hace un ser inferior? Por esta razón sus fundamentos carecen de sentido.

Ahí es donde radica el problema de la discriminación, no es sexualidad, no es color de piel, ni una condición física, ni tampoco una posición económica, etc.

Hoy por primera vez en muchos años lloro por una situación tan penosa como la que les acabo de relatar, se que no debe afectarme, pero es difícil y es agotador mostrarse fuerte y lidiar con esto en la escuela, en el trabajo, para otorgar y recibir un servicio. Una vez más concluyo que todo radica en la formación.

Para concluir, a la pregunta de mí relato no la responderé ya que carece de total importancia. Que bien se siente escribir acontecimientos como estos, alivian.
Nos leemos pronto y prometo que será mucho muy divertido.

Por Aitori Spelling – aiTorism

one comment
Historias

El acoso DUELE, no estás sola Camila.

Ya estoy demasiado cansada, ya no puedo soportarlo más. Estoy en proceso de conseguir atención psicológica por que ya no soy capaz de lidiar con la ira y la
frustracion de no poder hacer algo tan simple como caminar por la
calle tranquila, de no poder obtener ni siquiera un minimo de respeto,
por que? por tener la mala suerte de haber nacido mujer.

No puedo describirles la incomodidad que siento al salir a la calle,
los nervios de que alguien me vaya a tocar o a insultar, estoy cansada
de llegar llorando a mi casa cada vez que me denigran. Y asi algunos
dicen que los piropos son inofensivos? mas aun, que son un halago? JA!
ya los quisiera ver a ellos recibiendo amenazas sexuales y siendo
insultados 3 veces por día todos los dias de su vida.

Espero con todas mis fuerzas que yo sea la UNICA mujer que haya
llegado tan al fondo por esta causa

Por Camila

one comment
Uncategorized

Puercas Costumbres

El acoso no es algo cultural y el respeto no es masculino ni femenino, debe de ser un concepto humano. Con ustedes “Puercas Costumbres”

Por una sociedad más equitativa, más armónica hay costumbres que deben desaparecer, el acoso sexual es una de ellas.

Paulina Romero
FCPyS, UNAM

no comments
Historias

Ahora sé que debemos alzar la voz.

Fue el 29 de enero de 2010, pasadas las 13 hrs. Estaba parada en la esquina de Juan Escutia y Tamaulipas, en la Condesa, esperando el camión que me lleva a mi casa. Mientras esperaba, tejía un sombrero con un telar circular. Estaba muy concentrada pero me di cuenta que frente a mí se detuvo un coche azul. Como en la esquina hay una estética, pensé que esperaría a alguien. De repente me pareció que ya llevaba mucho tiempo ahí y que tocaba el claxón muy quedito. Levante la vista para ver si venía el camión y en eso me di cuenta de que el cerdo se estaba masturbando frente a mi y tocaba el claxón para llamar mi atención. No sé cuanto tiempo estuvo ahí, me parecieron unos 10 minutos. Cuando me di cuenta, trate de no darle importancia, intenté pensar que hacer. Tras quedarme inmóvil, me decidí a anotar las placas así que di un paso adelante para fijarme y en eso el cobarde arranco.

Me quedé paralizada, sin saber a donde ir. No había nadie en la calle, parecía una ciudad fantasma. Me consolé pensando que pudo ser peor, que por estar absorta en el tejido, el tipo pudo haberme metido al coche fácilmente. Comencé a llorar y le llamé a mi papá para que me buscara. Sentí que tardó mucho.

Desde entonces me cuido de los coches azules. Desde entonces me he convertido en una persona miedosa e insegura ante los hombres desconocidos. Me siento vulnerable en la calle y siempre trato de esconder mi rostro. No merezco ser sometida por la mirada indiscreta de un posible agresor. Quisiera recuperar mi tranquilidad. No me gusta hablar de esta experiencia porque me recuerda al momento en que me volví frágil. Ahora sé que debemos alzar la voz.

Por Alejandra QH

one comment
Historias

El acoso que trasciende

Soy judía, vivía sola con mi hija pequeña en un edificio de lujo con vecinas del opus dey y un general retirado que usó sus influencias porque las mujeres que vivimos solas éramos mal vistas, mi hija y yo estabamos solas, teníamos ya más de 20 años viviendo en ese condominio de nuestra propiedad; el portero que vivía ahí hacía labores de mantenimiento en los departamentos. Un día yo lo llamé y al subir se me abalanzó abrazandome y con sus dos manos manoseó mi trasero, lo empujé y salió sonriendo.. lo demandé, entró a prisión y en dos días mis vecinas le pusieron un abogado y lo sacaron argumentando que YO TENIA LA CULPA, regresó al edificio y en la casa yo vivía aterrada, se corrió la voz en la calle y era la burla de los porteros vecinos. La noticia llegó a todos lados y yo recibia miradas y sonrisas lascibas todo el tiempo. Temía por nuestro bienestar y seguridad.

Una tarde que subí a mi motocicleta, al alejarme, mi moto falló siendo nueva, alguien había metido mano a su mecanismo y me accidenté, rompí 5 de mis costillas y tardé meses en recuperarme enmedio de terapias, ya me aterraba salir del condominio y encontrarme con él en algún pasillo, vivi con fuertes dolores por las fracturas durante mucho tiempo.

Pedía a las vecinas que por favor lo despidieramos y no accedieron, vivia aterrada. Los acosos eran tan enormes y la violencia psicológica también que en poco tiempo tuve un infarto y morí. Gracias a la intervención de una vecina los paramédicos con electroshokes me regresaron a la vida y una operación me recuperó.

La violencia por motivos religiosos, porque a alguien no le gustemos, porque vivimos solas, porque lo que sea.. deben ser castigados, no es posible que pasen tales abusos como si nada, a la fecha ese portero está trabajando protegido por vecinas que hicieron del condominio un coto de poder.. y yo siendo dueña de un condominio ahí tuve que vender antes de morir definitivamente, porque no les gustó mi persona.

No es absurdo? Me habría gustado tener más empatía de parte de las mujeres de ese lugar donde se supone viven familias con cierto nivel cultural .. ahora apoyo a mujeres que viven violencia de algún tipo y se atan por abusos a adicciones en relaciones destructivas, por medio de una ONG.

Les dejo cariños, apoyen a quien lo necesite!! seamos más humanas con los que sufren.

Que sean felices, disfruten este hermoso domingo que está super fresco :) gracias por regalarme un momento en esta lectura.

 

Por María de los Ánge Cano Gutierrez

one comment
Historias

El coraje que nos guardamos

Ese día yo esta esperando el autobús que me deja en mi casa. Un camión, que iba a otro lado, se detuvo enfrente de mi para bajar pasajeros, entre ellos bajo un señor al que yo no le di mayor importancia, hasta que paso atras de mi y como “sin querer” movio la mano y toco mi trasero, yo siempre eh sido tranquila, no me gusta buscarme problemas, pero francamente ya estoy harta de este tipo de situaciones, ya que, debo comentar, no es la primera vez que me pasa. Asi que mi primer reaccion fue jalar al señor de la mochila que traia y darle una cacheta y de paso un rasguño en la cara ya que traia las uñas largas, se que tal vez no es la mejor forma de reaccionar, pero, ¡¡me dio tanto coraje!! Lo peor fue que, como casi siempre ocurre, nadie de los que estaban ahi hizo nada. El señor no dijo nada, solo siguio caminando, obviamente sabia lo que habia hecho.

Comparto esto con ustedes por que estoy cansada del acoso que las mujeres vivimos a diario en las calles, a mi me han pasado diversas situaciones, lo mas comun es que me digan algo ofensivo y lo peor es que ellos no son concientes de lo mal que nos hacen sentir.Estoy harta de vestirme en funcion de lo que puedan decirme en la calle (aunque puedes ir super tapada,eh igual te dicen cosas), estoy harta de pasar por un lugar donde solo hay hombres y sentirme insegura, estoy harta de tener que quedarme con el coraje, estoy harta de tener que estarme cuidando todo el tiempo, estoy harta de recibir comentarios y miradas lascivas en la calle!! Porque como todas sabemos las miradas tambien nos lastiman, nos incomodan.

Gracias por leerme espero que mi comentario les ayude en algo, se que varias de ustedes estaran identificadas conmigo.

Por Lucero de la O

3 comments
Historias

Una buena reflexión y una historia sobre la falta de solidaridad.

Hace unas horas me pasó algo que todavía me tiene ¿enojada? ¿desconcertada? no sé; iba caminando rumbo al metrobús y en eso vi a un señor con su celular y me dio igual, pero cuando me acerqué a un puesto al lado de él, vi que me estaba tomando fotos. Sin pensarlo, le dije “señor, esa es una falta de respeto y no sólo eso, es un delito, por favor, bórrelas” y el señor me empezó a decir “eres una idiota, babosa, a ti qué te importa” y yo me enojé y le dije que iba a decirle a los policías del metrobús. Cuando terminé de decir esto, dos mujeres que estaban en el mismo puesto me dijeron “relájate, favor que te hace, ni que estuvieras tan buena”.

Ya, también las regañé a ellas y les di un sermón de que no se trata de si estás buena o no, que es cuestión de respeto y qué pena que entre mujeres nos tratemos así, que ojalá nunca les pasara a ellas bla bla bla. Se rieron. Me fui, ya cuando me vio hablando con los policías el señor se echó a correr.

Y a pesar de que sentí feo de lo que me dijo el señor y de lo que hizo, lo que me sorprende es la actitud entre mujeres hacia las mujeres, no entiendo cómo puedes decirle eso a alguien que podría ser tu amiga, tu hermana, lo que sea y que está en un momento vulnerable (porque no es fácil confrontar a un acosador).

También la discriminación y el acoso se da entre nosotras.
No es la primera vez que me toca ver algo así o que me digan algo así. Me ha pasado en conciertos donde hay mujeres bailando y mujeres le dicen zorra; en estadios a edecanes y porristas, en la calle a alguien que trae falda.

No sé si es inseguridad femenina, la verdad ni me interesa, lo que sí sé es que seguramente todas en algún momento lo hemos pensado acerca de otra mujer; sólo porque no nos parece su forma de vestirse, de hablar, de caminar, de bailar… y hoy, cuando me dijeron eso, justo pensé: pinches feas, qué se creen, seguro a ellas les gusta que les hagan eso por tontas y porque nadie las pela.

Después me sentí muy mal y dije, chale, no es su culpa. Es cosa de educación, es algo cultural y en lugar de enojarme, voy a seguir intentando que la gente cambie su mentalidad. Hay que empezar a respetarnos entre nosotras para así poder exigir nuestro derecho de ser respetadas por los hombres.

Y no sé las demás, pero la próxima vez que vea a una mujer en short, falda, bailando o que me digan cosas feas, que me barran en la calle, sólo voy a pensar cosas buenas, porque es lo que me gustaría que pensaran de mí.

Y de verdad, espero que a ellas nunca les pase y les pido una disculpa por pensar cosas tan feas.

Por Sabrina Almanza

2 comments
Historias

Un llamado a romper el silencio que rodea al abuso sexual.

Hola a todas, primero que nada quise compartir mi historia para más gente la lea y sepan que si ya pasaron algo asi no deben quedarse calladas.
Hace algunos años quede con un amigo mio de verme en una estación del metro para que me entregara unos discos, era ya terde y mi amigo no llegaba, sin embargo en el metro me encontre con un chico bastante conocido en la Escena Gotica que vende ropa y la diseña. Como al parecer tampoco llegaba la persona que esperaba nos pusimos a platicar y nos caimos bien, despues de un rato más de esperar a nuestras respectivas citas decidimos irnos juntos ya que hibamos para el mismo rumbo. En el transcurso del viaje me fue diciendo que era muy bonita y que si no me interesaba modelar alguna de sus prendas para unas fotos o una pasarela, a mi me dio pena pero la verdad si me agradaba la idea de modelar ropa que me gustaba. Llegando al metro iztacalco, me pidioo que lo acompañara a su estudio y si se podia de una vez me tomaria las fotos, yo acepte y asi fuimos a un lugar que a siemple vista se ve como una casa común y corriente. Cuando entramos efectivamente tenia mucha ropa ahi, y su estudio. Primero me cedio su recamara para que me hiciera el primer cambio y hasta ahi todo lo detectaba normal, lo malo paso cuando queria que me empezara a cambiar enfrente de el y que me pusiera en poses que me resultaban incomodas. Ya cuando le dije que no me sentia comoda y que me hiba a cambiar por que ya me hiba de ahí, me sujeto contra la parde y empezo a toquetearme. Quiero agregar que durante algunos años yo he practicado Esgrima Historica y algo de lucha cuerpo a cuerpo, pero en ese momento por el miedo me paralice y le pedi que ya no lo hiciera por que me lastimaba. Este tipo siguio toqueteandome y restregaba su miembro en mi trasero, senti mucho asco y humillación. Después me dijo que queria tener relaciones conmigo y yo le dije que no, que porfavor me soltara. No hubo penetración y despues de eso me solto, se fue a su recamara y se masturbo en lo que yo super asustada me vestia y salia de ahi corriendo. Lo peor es que nunca dije nada, por que me sentia super mal, sucia, humillada y demás.
Después de un tiempo el me buscaba para que trabajara con el en su negocio y me decia que sentia mucho lo que me habia hecho, pero que yo tenia la culpa por que habia aceptado ir con el y modelar para el y que pues el no tenia la culpa de que yo le gustara por ser bonita, me senti super enojada y obvio no acepte. El problema fue que por pensar que no habia habido coito no era abuso sexual y como pense que nadie me creeria no denuncie y no dije nada y creanme, a pesar de que fui a terapia y que ahora es solo un capitulo doloroso, me arrepiento de no haber dicho nada en su momento.

Espero lo les llegue a pasar lo que a mi, y si es asi, por favor DENUNCIEN!!!

Por Scorpion Flower

4 comments
Historias

Más que una historia.

Más que una historia, es expresar mi felicitación por tan MAGNIFICO MOVIMIENTO. Estoy gratamente sorprendida en haber encontrado este sitio, un poco por casualidad y otro tanto por curiosidad…ANA reitero lo que ya te han dicho hasta el momento, eres una MUJER VALIENTE como pocas habemos o como a muchas nos gustaría ser…caer y levantarse (literalmente e hipotéticamente) te hace crecer ¡¡ DAMARIS tu relato “UN DIA MAS”, me parece puntual y con valiosos consejos para armarnos del tan mentado VALOR … Yo creo que si eres una chica EXCEPCIONAL ¡ Y me lleva a concluir que afortunadamente, en la mayoría de los casos; basta que nos enfrentemos y expresemos el “NO” que tanto nos cuesta trabajo. Y que tratemos a “desactivar” por SIEMPRE y para SIEMPRE el maldito chip que nos insertan desde niñas a decir a todo que SI, a ser modositas, sonreír y dar las gracias aunque estén violando nuestra privacidad, nuestra persona, nuestro cuerpo¡¡

Por Lorena

no comments
Historias

Un viaje asqueroso.

Pues una mañana salí de casa un un short que yo no considere corto, mas bien “playero”, ese día, como muchos otros de ahora, hacia un calor del infierno, y decidí ponerme eso y una camiseta tank, tome el camión hacia la central de autobuses, me senté en el segundo asiento atrás del conductor, el primero estaba ocupado y en el asiento de la otra fila, a mi lado, estaba un señor que desde que me subí me estaba viendo. Se bajo la señora que iba adelante de mi y unos que iban atrás, nos quedamos el chofer, el señor y yo. Este señor, se recorrió un asiento atrás y ya no me quedaba muy a la vista el a mí, pero yo si a él, de repente empece a escuchar como jadeos y nunca deje de sentir su horrible mirada, se me ocurrio voltear x un segundo y para mi asquerosa sorpresa, el señor se iba masturbando, ovbio el chofer ni en cuenta, yo solo voltee al lado contrario rogando pq este “##%$%$ se bajara o el trayecto terminara. Una parada antes que yo, él se bajó dejando un desastre en el asiento, nadie más subió. yo baje helada, asqueada y un tanto dudosa de mi vestimenta que bajo ninguna circunstancia provocaria semejante cochinada, pues no traia escote ni se me veian las nalgas.
Ahora pienso que la vestimenta no tenía nada que ver, uno no puede salir a la calle pensando “si me pongo esto, me puede pasar esto” osea, tampoko vas a salir a hacer el super en calzones, pero no es posible pensar en faltas de respeto como ésta. Ese short.. mmmm lo guardaré para andar en casa o ir a la playa, ojala no feura así, pero no quisiera q se repitiera lo que me pasó o algo peor. La sociedad no está lista aún, para respetar y viendo sus experiencias, creo que estamos muy lejos de ser libres…

Por Bhakara

no comments
Historias

La homofobia que arruina mañanas, días enteros.

Esperábamos a cruzar mi novio en avenida Nuevo León, que en las mañanas tiene mucho tráfico. Al final el decidió irse en pesero y yo tenía que ir a otro lugar y me iba a ir caminando, nos despedimos dándonos un beso romántico y un abrazo, justo en ese momento un chavo que iba en un coche medio deportivo nos gritó a todo pulmón ‘¡Pinches putos!’
Mi novio y yo nos sacamos de onda y vimos quién había sido sin contestarle nada. Nos arruinó la mañana y por consiguiente el día entero.
No dejaba de pensar en qué diablos le importaba si me besaba con mi novio, si soy gay, y en qué ganaba al gritarnos.
Al final se nos pasó el coraje, pero ahora no nos besamos tan tranquilos en la calle y lo peor es que estando en un eje o en una calle sentimos que nos pueden gritar desde los coches . Lo superamos pero no tanto. Fue la primera vez que me hayan gritado algo por ser gay, sin contar todo el bullying en mi secundaria y prepa.

Por Aldo

one comment
Historias

Aquí no pasó nada…

Anoche me despertó un llanto, me asome a la calle y era un hombre golpeando a una mujer, fue una escena tan horrible que de inmedianto llame a la policia. Desafortunadamente ella declaró a los policias con una sonrisa que no pasaba nada.

Es muy triste ver como nosotras no nos defendemos de este tipo de hombres y de todos los que nos acosan diariamente en las calles. En lo personal a veces les repondo otras simplemente me quedo paralizada e incredula al escucharlos.

Por Ad

no comments
Historias

“Me sentí acosada y sentí acosada a mi pequeña aun antes de nacer”

Hace siete años tenía 18 estaba embarazada y caminaba por la calle a plena luz del día, recuerdo que era mi octavo mes de embarazo, era noviembre comenzaba a hacer frío, vestía como era costumbre un pantalón de maternidad y una playera, nunca he sido una mujer con temor a enfrentar las situaciones por el contrario me enseñaron a mirar a los ojos y defender mis propias causas pero ese día nunca lo olvidaré. Un tipo comenzó a seguirme diciendo una bola de obscenidades la mayoría relacionadas a mis pechos que como todos sabemos se preparaban para alimentar a mi pequeña, fue a lo largo de cuadra o cuadra y media lo que tuve que soportar, no obstante mi estado, mi caminar lento y mi forma tan sencilla de vestir, mi enojo fue tanto o más grande que la tristeza que sentí al ser objeto de esa clase de bajezas. ME SENTÍ ACOSADA Y SENTÍ ACOSADA A MI PEQUEÑA AÚN ANTES DE NACER Y HASTA HOY ES EL SENTIMIENTO MÁS REPUGNANTE QUE HE LLEGADO A TENER.

Por Mariana

no comments
Historias

Ingenuidad…divino tesoro.

Salí de la secundaria sola. Casi siempre iban por mí, o me regresaba en auto con mi hermana dos años mayor. Era una niña “educada”, de esas que siempre son lindas y sonrientes, y siempre saben comportarse en público, además de que no molestan a nadie, y me gustaba pensar bien de los demás. Siempre me hacía la valiente aunque me daba miedo andar sola en la calle. Aparte de que no andaba con mucho dinero y había que ahorrar todo lo que se pudiera. El autobús venía muy lleno, pero había que llegar pronto a casa, así que me subí, y viaje en los escalones de entrada. En alguna de las siguientes paradas se subió un hombre detrás de mí, y como el camión venía tan lleno, en mi inocencia me pareció lógico que el tipo se me pegara tanto… aunque sentía algo raro en la actitud del hombre que tenía pegado detrás de mí porque cerraron la puerta del autobus, no tenía idea de lo que esta cercanía podía provocar en él. De verdad era muy inocente (e ignorante en asuntos sexuales) y aunque la escena no era algo agradable, mi “educación” y mi “prudencia” de niña bien,me impedían voltear a ver al hombre y pedirle que se alejara de mí. Debe haber sido un trayecto de 5 a 10 minutos, mismos que me parecieron una eternidad. Finalmente llegué a la parada más cercana a mi casa, el autobús se paró, todavía pedí permiso para bajar, y dí las gracias. Llegando a casa siempre me quitaba el uniforme y lo colgaba.
Al día siguiente, cuando me iba a poner la falda azul marino de mi uniforme, ví que en la parte de atrás estaba manchada con una cosa blanca, en un área de 20 x 20 cm, y sólo recuerdo que sentí mucho asco, y la tuve que lavar y secar para poder salir corriendo a la escuela.
Hoy a la luz del tiempo, veo que fui una víctima cruel de mi falsa educación, mi ignorancia e inocencia, que el hombre que estuvo detrás de mí en el camión eyaculó en mi falda a la altura de mis pompas, y siento una terrible indignación al recordar que bajé del camión y todavía le dí las “gracias” por dejarme bajar.
Creo que hay mucho qué cambiar. Estas cosas y otras peores siguen pasando en nuestras calles, y nos da pena decir No significa no.

Por Brenda

no comments
Historias

Pregunta: ¿Ud. Está aquí para protegernos o para humillarnos?

Bueno de verdad esto es deplorable, hoy lunes, saliendo de la escuela, fui al centro a comprar unos discos y tomar algunas fotos, ya en el zocalo iba caminando hacia el metro por el camino que hacen encercado frente al palacio nacional, y delante note que uno de los guardias del “palacio” le habló a dos chicas que iban caminando frete a mi, primero supuse que era algo normal, tal vez se les habia caido algo a las chavas y les habian avisado o algo asi, pero cuando vi la cara del tipo, que estaba con otro mono y que las dos chavas se siguieron caminando, en serio que no supe que hacer, y para colmo, unos metros adelante en una de las casetas que estan en la entrada del “palacio” sale otro “soldado” y les chifla, senti una impotencia de saber que si les reclamas algo pueden hacer lo que quieran.
Si a alguien de aqui le ha pasado eso frente a dichas instalaciones les propongo que vayamos y pongamos una queja formal con sus superiores o con el director del palacio o con quien sea necesario; de verdad, no es posible que nuestro propio ejercito tenga tal falta de respeto hacia la ciudadania y en especial hacia las mujeres!

Por Juan Carlos

2 comments
Historias

¡Ya BASTA de esa FALTA DE RESPETO!

Esta mañana alrededor de las 08:30 horas, mientras esperaba el transporte sobre la Vía José López-Portillo, casi al cruce con el Eje 8, sentí que alguien me tocó la pierna derecha.

Enseguida al voltear, más que una mano, el tipo, besó mi nalga. Quedé en shock, paralizada. Lleva una maleta en el brazo derecho. Ni cómo golpearlo. El hombre siguió caminando ni siquiera me miró y no es que yo llevará prisa para no alcanzarlo, más bien no supe qué hacer. Personas abordo de un carro lo notaron, medio se detuvieron aunque no hicieron nada.

Mi vestimenta ni siquiera era ‘provocativa’. Un estilo deportivo, holgado para un taller de fin de semana y de qué debía cuidarme tan temprano ni siquiera había visto al sujeto…Ya BASTA de esa FALTA DE RESPETO!!

Por Karina

2 comments
Historias

Ojalá algún día no tengamos más historias que contar

Acabo de enterarme de este movimiento, de verdad me conmueven todas las historias que he leído, todas las experiencias, todas las emociones encontradas… pero sobre todo, me provocan una profunda inspiración para responder a la próxima vez que me pase algo así, gracias. Otra cosa que noté en los testimonios es que el acoso deja una profunda huella en nosotras, tanto que me encontré con historias que ocurrieron hace decenas de años y todavía las tenemos presentes. Leyendo todo esto recordé cuando tenía unos 12 años, salía de la escuela y me dirigía a mi casa en camión, iba repleto; yo, parada al lado de un señor de 50 y tantos, sentí algo en la pierna, el desgraciado me metió la mano bajo la falda y tocó mi muslo. Yo no entendía que pasaba. No hice nada. Por días tuve una sensación de asco, de coraje, de sentir su mano, ahí, en mi piel. Desgraciado. No debería ser así! Mujeres, respondamos! Espero que algún día no tengamos más historias que contar.

Por Diana G.

no comments
Uncategorized

La Marcha de las Putas en BBC Mundo

“No significa no” es el lema en la “Marcha de las Putas”

Jossette Rivera

BBC Mundo

Jueves, 26 de mayo de 2011

Un policía canadiense aseguró que las mujeres debían cuidar su vestimenta para no ser víctimas de abuso sexual. Decenas de mujeres en México tienen pensado marchar —con zapatos de tacón y sin ellos— para protestar por la violencia de género justificada con el pretexto de su apariencia.

Las que marcharán el 12 de junio no comparten es su totalidad el oficio de la prostitución, pero sí la idea de aprovechar el término (tradicionalmente utilizado de forma despectiva) para reivindicar sus derecho a la seguridad sexual y a vivir libres de estereotipos.

Y no son las únicas.

El movimiento tiene su origen en Canadá. Se desató luego de que en enero el policía Michael Sanguinetti, durante una conferencia sobre seguridad civil en Osgoode Hall Law School en Toronto, asegurara que “las mujeres deben evitar vestirse como ‘putas’ para no ser víctimas de la violencia sexual”.

El 3 de abril, más de 3.000 personas —mujeres en su mayoría— marcharon por las calles de Toronto indignadas por las declaraciones.

A pesar de que Sanguinetti se ha disculpado por sus declaraciones y recibió una medida disciplinaria de la policía de Toronto, la iniciativa sigue cobrando fuerza.

Ya se han registrado manifestaciones con el mismo principio en Australia, Reino Unido y Estados Unidos. Ahora le toca el turno a América Latina.

SlutWalk a la mexicana

A partir del artículo publicado en el sitio de internet mexicano Animal Político, varias mujeres decidieron abrir un grupo en Facebook con los principios de la marcha de Toronto.

“Tú me puedes llamar puta pero eso tampoco te da derecho a abusar de mí” Gabriela Amancaya, coorganizadora

 

Bastaron unos pocos días para que más de 1.500 personas se unieran a la iniciativa. De ahí a la organización de una marcha el 12 de junio bastó poco.

Los recientes videos de policías en Tijuana que obligaron a una mujer a desnudarse y la grabaron o la iniciativa de prohibir minifaldas en una ciudad norteña del país para “evitar embarazos” sirvieron para dar un nuevo contexto a la movilización.

El objetivo, dicen las organizadoras, es hacer notar una cultura en la que se culpa a la víctima más que al violador o al abusador.

“Cuando una es acosada o abusada no trae ninguna vestimenta en especifico, pero sí cuando es víctima de abuso sexual se le cuestiona como venía vestida o su ocupación o en dónde estaba o sus actitudes”, explica Gabriela Amancaya, directora del movimiento AtréveteDF/Hollaback y co-organizadora de la marcha.

Las cifras de la Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación en México aseguran que el 90% de las mujeres ha sido acosada en algún momento de su vida.

¿Por qué “putas”?

SlutWalk en TorontoEl 3 de abril, más de 3.000 personas marcharon por las calles de Toronto indignadas por las declaraciones.


Con la marcha y su particular nombre SlutWalk (en español puta, zorra, guarra) también se desataron los desacuerdos sobre el uso de la palabra para denominar el movimiento.

A pesar de feminismo y la revolución sexual, la palabra “puta” aún resuena con connotaciones negativas relacionadas con la promiscuidad sexual y todavía se aplica principalmente a las mujeres más que hombres, explica la periodista de la BBC Kathryn Westcott

El movimiento de Toronto justifica el uso del término en su comunicados asegurando que quieren “reapropiarse de la palabra”.

“Hacernos cargo de nuestra vida sexual no significa que nos estamos abriendo a una expectativa de violencia, independientemente de si tenemos sexo por placer o trabajo”, dicen en su sitio de internet.

Mientras tanto, en México y con su traducción a “La Marcha de las putas” el enfásis no está en la terminología.

Con el lema “No significa no” pretenden hacer un llamado a la sociedad y las autoridades para que reconsideren las actitudes que están teniendo hacia las mujeres —o hacia su vestimenta— e invitar a un análisis de las relaciones de abuso.

“Tiene menos que ver con el sexo y más con las relaciones de poder… con la gente que abusa porque tiene el poder o la fuerza y luego se justifica cobardemente diciendo que la víctima lo provocó”, insiste Amancaya.

“Tú me puedes llamar puta pero eso tampoco te da derecho a abusar de mí”, concluye.

Lee el artículo directo aquí.

 

 

no comments
Historias

¿Qué pasó oficial? Hay que estar preparados para responder a la situación.

Venía en el metrobus en hora pico, sección de mujeres. Obvio es el inevitable horario de “no te quiero tocar pero no puedo evitarlo”. Por eso ni me preocupaba cuando se me ocurre voltear hacia abajo, debo decir que yo mido 1.71 y ese día traía tacones. Total que una señora tenía sutilmente la mano en mi pompa. Por supuesto que me sorprendí, esta persona vió que la ví y levantó sutilmente la mano y cuando se le ocurre voltear, carajo, era un hombre!!! No ea que yo pensara que era mujer porque trajera vestido sino porque traía el cabello medio largo pero méndigo!!! Traté de quitarme de ahí pero ni metiéndole el codo al cochino se me despegaba pero eso de gritarle a alguien no se me da fácil, si hasta me pasó lo de la protagonista de “Corre Lola, corre”, ví veintemil situaciones en ese momento y qué hice??? Nada, solo ver como el tipejo trataba de seguirme mientras yo buscaba a un policía y ver cómo se lo hizo a otra chava, su cara de molestia y el cómo no dijo nada. Se quedó justo como yo.
Al bajarme busqué al poli y le dije, le dije que avisara por radio y le dí las señas cuando me contestó que no tenía radio, me mostró su cinturón vacío, sin gas lacrimógeno, bueno, ya de perdis unas esposas o yo no sé, no tenía más que el cinturón, vacío. Eso sí, estaba “re” bonito. Y entonces, tache por mí que no hice nada porque si da miedo, tache por la chava que tampoco hizo nada, tache por los del metrobus y la no aplicación transversal de la perspectiva de género en TODOS lados!!! Para colmo, el poli me dijo que si te puedes quejar y que si les dan un chorro de años de cárcel (je,je,je cómo no!) pero sorpresa, las mujeres tenemos que ir con el MP y hasta a veces en la misma patrulla que el agresor! NO manchen. Pero eso sí, yo la verdad estoy, como dicen, muy buena, pero a la próxima si le hago un escándalo porque a mí, no me pasan las cosas dos veces.

Y creo que es justo así como las mujeres vams aprendiendo otra forma de ser mujer.

Por Gabriela Rico-Alba

one comment
Historias

Un día más….

Relato de incidencias de acoso en el día de hoy, martes 24 de mayo 2011.

Metro Balderas
1 acosador- joven – mirada fija
Respuesta espejo (le miré igual de fijamente)
Reacción cobarde (bajó la mirada y agachó la cabeza)

Metro División del Norte
1 acosador – joven – mirada fija muy prolongada
Respuesta espejo y verbal “qué?”
Reacción cobarde (abrió mucho los ojos y bajó la mirada)

V.Hugo/Azores
1 acosador- mediana edad – mirada fija
Respuesta verbal “qué me ves, baboso?”
Reacción cobarde (“ay pero bueno”) y se alejó rápidamente

Parque de los Venados
1 acosador – mediana edad – mirada fija prolongada y gesto obsceno tocándose sus genitales
Respuesta espejo y verbal “qué me ves, puerco?”
Reacción: ofendido “tranquila, eh” en tono muy alto y agresivo

Metro línea café
1 acosador – joven – mirada fija y intento de contacto físico con su rodilla
Respuesta espejo (sostuve la mirada y crucé las piernas dándole una patada)
Reacción cobarde (miró hacia otro lado)

Metro línea café
1 acosador– mediana edad – mirada fija prolongada
Respuesta espejo
Reacción cobarde (se puso a leer el Gráfico)

Metro Tacubaya línea café
1 – joven – mirada fija prolongada
Respuesta espejo y verbal “qué estás viendo?”
Reacción cobarde “yo nada, nada” (y se alejó hacia el lado opuesto del andén)
Reacción de hombre que lo presenció “órale”

Bulgaria / Sevilla
1 – joven – mirada fija y gesto vulgar (se relamió)
Respuesta verbal “baboso grosero, mejor relámete tu culo”
Reacción cobarde (bajó la cabeza y siguió caminando)

Día excepcional? No, tal vez sólo en el hecho de que hoy sí decidí no dejar pasar ni una ofensa, respondi absolutamente a todas. Chica excepcional? No. No soy guapa ni fea, me visto casual/formal, y además, ni la vestimenta ni la apariencia justifican la intimidación.

Durante mucho tiempo pensé que si me dedicara a defenderme de cada ofensa, no terminaría nunca. Ahora lo veo de otra forma: si no me defiendo, las agresiones no terminarán nunca!

Por Damaris

2 comments
Uncategorized

….lo que acababan de hacer él y el cobarde de su amigo, ES un delito.

Ayer iba de camino a mi trabajo y al pasar por esta intersección noté a dos hombres observándome fijamente. Cuando pasé por su lado, uno de ellos se relamió los bigotes como un gato barato, con el típico “uuisssss mami”. El otro dijo “ay mamita qué te haría”.

En ese momento me detuve, caminé de vuelta hacia ellos y les grité “por qué no se meten con su madre, idiotas?”. El primero se dio la vuelta y no quiso saber nada, dejando al segundo tipo solo, quien se puso agresivo y negó haberme dicho nada. La caradura de este tipo me superó, esta actitud es un ejemplo de lo que el acoso verbal realmente representa: el juego de poder del hombre sobre la mujer. Le dije que no se hiciera el retrasado, o perdón, tal vez el problema no es que se lo haga, sino que lo es, pero que de todas formas, sea retrasado o no, lo que acababan de hacer él y el cobarde de su amigo, ES un delito.

El idiota se quedó ahí alzando la voz y diciendo “que te chinguen”.

A veces las palabras no sirven para silenciar a un baboso (o a dos) pero sí sirven, siempre sirven, como gesto para demostrarles que YA BASTA, que no vamos a tolerar más. Por eso, por la amenaza que eso supone para el macho mexicano, por eso se alteran y se ponen agresivos.

Que les aproveche!

 

Por Elena

no comments
Historias

Unas palabras bastan para silenciar a un cobarde.

¡Estoy muy contenta!
Hoy en la mañana iba caminando por la Colonia Juárez y un tipo me dijo con mirada y tono perverso: Adioooooós chiquitaaa.
Pensé seguir caminando como lo hago siempre, ignorando al patán que espera la hora de mayor tráfico peatonal para “sabrosearse” a toda las que caminamos preparadas para sortear todo tipo de obstáculos propios de la ciudad y del mundo actual.
Y entonces decidí que no me gusta tener miedo y que merezco poder caminar por mi ciudad como cualquier otra persona, sea hombre o mujer. ¿POr qué? Porque es justo. Entonces me detuve y le pregunté: ¿Perdón? Noté la sorpresa del tipo que me contestó con voz temblorosa: Nada, que buenos días. Le contesté con un volumen muy alto para que todos escucharan: Buenos, días, le pido por favor que no me vuelva a hablar así porque es muy incómodo para nosotras.
Y me di la media vuelta.
No sé si sirva de algo, no sé si el tipo dejará de hacerlo, pero por lo menos sentí que su poder SOBRE mí se minimizaba al máximo. Y es una sensasión I-N-C-R-E-Í-B-L-E!

Por Rocío

one comment
Uncategorized

La Marcha de las Putas Ciudad de México – Junio 12, 2011

 

El domingo 12 de junio, las mujeres en la Ciudad de México nos sumamos a La Marcha de las Putas, saliendo a caminar con el único propósito de dejar en claro que NO, es NO.

 

Este movimiento, pretende decirle a la sociedad civil, política, religiosa y cualquiera que sea su función en este país, que no importa la vestimenta, el lugar, ni la compañía; nada justifica la imposición de relaciones sexuales o el acoso sexual. Las mujeres no provocan VIOLENCIA ni la AGRESIÓN por el solo hecho de ser responsables y libres al ejercer su personalidad, ideas y principios.

 

Rechazamos firmemente, y en una sola voz, que se siga perpetuando y naturalizando la idea de que somos culpables del acoso y ataque sexual; rechazamos que el día a día en pleno siglo XXI, continúe siendo un enfrentamiento al salir a las calles para estudiar, trabajar, divertirnos y vivir.

 

• Ya no más a asumirnos como objeto de estereotipos, prejuicios y discriminación. ALTO a viejos e inseguros paradigmas, que generan DISCRIMINACIÓN.

• Ya no más ACTOS SEXUALES FORZADOS, cuando las mujeres decimos “No”, sólo puede significar “No”.

• Ya no más FALTA DE RESPETO, fuera o dentro de cualquier espacio, de cualquier civil, hasta autoridades de cualquier nivel.

• Ya no más INSULTOS a la educación, por ignorancia; no más IGNORANCIA por falta de educación.

• Ya no más naturalización de la violencia de género con el argumento de que es nuestra culpa porque parecemos putas.

 

Por ello, nos unimos a La Marcha de la Putas, que tiene su origen en la Ciudad de Toronto, Canadá.

 

El pasado 24 de enero, el policía Michael Sanguinetti ─durante una conferencia, en la Universidad de York, sobre seguridad civil─ indicó que “las mujeres deben evitar vestirse como putas para no ser víctimas de la violencia sexual”. Indignadas las mujeres canadienses salieron a marchar, el 3 de abril, vestidas de tacones, ligueros, escotes y minifaldas tomaron las calles de Toronto, Canadá. A esta indignación se le unió toda la sociedad: mujeres y hombres marcharon para pedir una disculpa por parte de la Policía. Sin embargo, el movimiento ha crecido y esta marcha se sigue replicando, exigiendo el respeto y la protección sin discriminación.

 

¿Por qué putas? Históricamente, el término “puta” se encuentra cargado de un significado negativo y peyorativo; puta es una mujer promiscua, que tiene relaciones sexuales por dinero, por placer, que viste de manera inapropiada, que no es una buena mujer. El término sirve como una forma de insulto o etiqueta para el comportamiento de mujeres que se encuentran fuera de lo que la sociedad considera adecuado y aceptable. Bajo esos parámetros y criterios, en cualquier momento de nuestras vidas, las mujeres somos putas y como putas debemos aceptar y callar que se desplieguen comportamientos sexuales sin consentimiento.

 

Con esta marcha, nos apropiamos de la palabra “puta” para rechazar cualquier tipo de violencia ejercida hacia nosotras con el pretexto de nuestra apariencia y manifestamos que ni las trabajadoras sexuales ni ninguna mujer debe ser violentada “por puta”.

 

Cansadas de escuchar que las mujeres provocamos y por ende somos las culpables, hoy decidimos organizarnos para decir:

 

¡Basta! Yo decido sobre mi cuerpo y No, es No.

Si me pongo medias de red y tacones de aguja: no, significa no.

Si la apertura de mi falda sube hasta mi muslo: no, significa no.

Si en cualquier momento decido no consumar el acto sexual: no, significa no.

Si me pongo una borrachera marca no se asuste: no, significa no.Si bailo de forma sensual: no, significa no.

Si el escote de mi vestido es épico e invitador: no, significa no.

NO, SIGNIFICA NO.


Invitamos a que se unan no sólo las mujeres sino todas las personas, de cualquier expresión y orientación de género, profesión, nivel educativo, raza, etnia, edad, capacidad, de todos puntos de la ciudad, para hacer una declaración unificada contra la violencia sexual y el derecho de las personas que han sido violentadas. Así como, para exigir respeto para todas y todos.

 

Únetenos en esta misión al correr la voz para declarar que quienes sufren violencia sexual no son culpables, sin excepción.


La cita es el domingo 12 de junio. Saliendo de la Palma de Av. Paseo de la Reforma, a las 14:00 hrs hasta el Hemiciclo a Juárez.

 

Para mayores informes:marchadelasputasdf@gmail.com

 

10 comments
Historias

Un minuto eterno

 

Esto sucedió hace 29 años y sigue ocurriendo. En el transporte público, que iba repleto. Yo de camnio a casa de regreso de la universidad, con mi mochila en una mano y haciendo malabares por sostenerme del pasamanos ante los enfrenones y aceleraciones. Decenas de personas amontonadas y empujandose para subir y bajar en un autobus, que en esa época llamabamos peribuses. De pronto sentí que una mano tocaba el frente de mi cuerpo y entrepierna. Levanté la mirada pues la persona que estaba delante de mi me daba la espalda, sin embargo vi a este otro hombre que me veía de frente pero a distancia separado por otra persona, estirando sus brazos, era quién aprovechó la situación de inmovilidad en que me encontraba yo y solo se reía. Intenté dar un paso hacia atrás pero fué imposible. El hecho duró quizá un minuto o menos pero para mi fué eterno. La persona que estaba a mi lado vió y creo que pudo haberlo empujado para alejarlo de mi o decir algo , pero nadie hace nada en esos casos. Por fortuna se detuvo el transporte en una parada y la gente se movió un poco, este hombre se movió hacia la parte delantera del autobus y yo intenté bajarme ahí pues ya era mi parada habitual y no puede pues había mucha gente. Tuve que esperar una parada más para poder bajarme, mientras a la distancia vi al hombre que se reía de mi. Debo haber tenido cara de susto, no pude decir ni hacer nada, me quedé muda solo hice lo posible por bajarme rápidamente y ahí en la banqueta del periférico enfrente del Teatro de la Unidad Independencia me senté en un escalón a llorar impotente humillada, frustrada y sin poder ni caminar pues las lágrimas que parecían plomos salían, no me permitían ni ver donde pisaba. A la fecha recuerdo esto con mucha claridad y aunque sé que no tendría por qué pasar ni antes ni ahora, y espero que un día dejen de suceder cosas como estas y otras muchas más, deseo de verdad que todos, hombres y mujeres podamos transitar seguros y confiados por las calles y viajar en los transportes publicos sin temor en nuestra ciudad.

Por MaGa

no comments
Historias

Cerdo al volante

Estaba saliendo de mi trabajo y como cada tarde en que no tenía suerte de salir acompañada por amigos esperaba el camión, cuidadosamente se me acercó un auto bastante lujoso, por lo que yo asumí iba a entrar a la casa en la que estaba afuera esperando. Pues no estaba esperando entrar, estaba esperando pasar a mi lado para bajarse los pantalones y mostrarme su pene mientras me gritaba cosas desagradables. Después aceleró al ver que más gente se acercaba, el sujeto controlaba el voloante mientrás agitaba sus caderas para humillarme.

La cosa no pasó a mayores, para mi suerte, todo quedó en un susto y la impotencia de sentir que por ser mujer consideran que pueden faltarme al respeto de ese modo.

Por Fabiola

no comments
Uncategorized

Hoy es el día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia

El siglo XX asistió a la formulación de demandas sociales vinculadas a las nuevas identidades modernas y posmodernas. Estas demandas de inclusión y reconocimiento se han planteado en el marco delparadigma de los derechos humanos, que implica la universalización de las protecciones por parte delEstado y más allá de las fronteras nacionales, para el ejercicio de las libertades y el goce de la seguridadque permiten a una persona lograr una vida autónoma y con calidad. En este escenario, el movimiento LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex) ha tenido como uno de sus logros la globalizaciónde sus demandas, alcanzando algunos consensos a nivel internacional.
La composición plural del movimiento, así como las distintas trayectorias que han recorrido susdemandas alrededor del mundo, hacen de la lucha del colectivo LGBTI una apuesta de resistenciapolítica en un contexto de globalización de las identidades. La ciudadanía y la construcción de la misma es ante todo un proceso dinámico porque responde aformas de exclusión e inclusión en diferentes momentos históricos, así como a las cambiantescondiciones políticas y sociales en las que se perfila y ejerce. Los cambios de escenario que tuvieron lugar durante el siglo XX generaron nuevas dinámicas deexclusión-inclusión y un nuevo terreno para la visibilización de sectores de la población que se veíanimposibilitados en la práctica de ejercer en igualdad de condiciones los derechos promulgados de formaabstracta.
La posibilidad de una ciudadanía global y el desarrollo de sociedades civiles globales seinscriben dentro de estas dinámicas que abren los cambios en este nivel. Es una tendencia que hacomenzado a extenderse significativamente en las últimas décadas, de manera particular a partir de laincursión de una multiplicidad de movimientos sociales en la arena global.
Existe una apuesta cosmopolita que es la respuesta crítica a visiones estrechas de ciudadanía, organizadahasta el momento por regiones e intereses de grupo y clase no universalizables. Esta apuestacosmopolita se pronuncia a favor de la defensa de intereses comunes, y se formula desde una concepciónde la idea de justicia ampliada en el debate público y a través de las intervenciones críticas de quieneshan visto limitado el ejercicio de sus derechos y libertades. Asistimos a la organización trasnacional delos derechos. Esto implica que los grupos excluidos tienen la posibilidad de reivindicar, aún en contra delos márgenes estrechos que deja el sistema mundial de organización del capital y los poderes fácticos,que el gobierno de las leyes –no de las decisiones arbitrarias– constituye un freno para prácticasdiscriminatorias y excluyentes.
El movimiento LGBTI cobra sentido como una apuesta cosmopolita. Esto es así porque lo que sereivindica desde la posición de exclusión que generan las preferencias sexuales e identidades de génerono convencionales, es la vigencia universal de los derechos y las libertades. No se trata, como hansugerido los grupos conservadores, de privilegios o actitudes condescendientes, sino de cuestionar la vigencia del Estado de derecho si las libertades asociadas a las identidades de género y sexuales tienenque ejercerse a contracorriente y en condiciones de inseguridad. Sin embargo, no en todas las regionesdel mundo se han dado avances como pudiera esperarse; es decir, la ola de la avanzada en las políticas deidentidad ha sido desigual en las distintas regiones.
AMÉRICA, UN CONTINENTE A LA VANGUARDIA EN EL RECONOCIMIENTODE DERECHOS HUMANOS PARA EL COLECTIVO LGBTI
América del Norte
En Canada, el matrimonio igualitario está reconocido desde el 20 de julio de 2005. Por su parte,Estados Unidos reconoce este tipo de contrato civil en seis estados:
Massachusetts (desde el 17 de mayode 2004), Connecticut (desde el 12 de noviembre de 2008), Iowa (desde el 3 de abril de 2009),Vermont (desde el 7 de abril de 2009), New Hampshire (desde el 3 de junio de 2009), y el Distrito deColumbia (desde el 18 de diciembre de 2009). No obstante, California, Nueva York y otros estadossiguen dando una lucha decidida por lograr el reconocimiento del derecho al matrimonio para laspersonas homosexuales.
México
México fue el primer país en Latinoamérica en reconocer el matrimonio homosexual. El 21 dediciembre de 2009, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó por mayoría de 39 votos a favor,20 en contra y cinco abstenciones, el matrimonio universal, incluyendo además el derecho a la adopciónde niñas y niños por parte de matrimonios homosexuales. Hasta el momento, el Distrito Federal es laprimera entidad federativa en admitir los matrimonios homosexuales; sin embargo, Coahuila cuentatambién con los “Pactos Civiles de Solidaridad”, y el debate respecto a las uniones homosexuales haempezado a permear en otras entidades como Puebla, Oaxaca, Tabasco o Morelos. Las reformas alCódigo Civil del Distrito Federal son relevantes puesto que cualquier persona puede contraermatrimonio en el Distrito Federal y esta unión es suceptible de surtir todos sus efectos en el resto de losestados, de acuerdo con una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Argentina
La República de Argentina permite los matrimonios entre personas del mismo sexo desde el día el 15de julio de 2010. De esta forma, el país se convirtió en el primero de América Latina en reconocer estederecho en todo su territorio nacional. Es digno de mención que el debate sobre la legislación queautoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo fue impulsado principalmente pororganizaciones de la sociedad civil. En Argentina se optó por la expresión “matrimonio igualitario” para
Ecuador
El gobierno de Ecuador legalizó la unión civil entre homosexuales en 2008 con la renovación de laCarta Magna. Con esta disposición, se permite que las parejas homosexuales tengan los mismosderechos que las parejas heterosexuales bajo la “unión de hecho”. Sin embargo, existe la prohibiciónexpresa en el Art. 67 de la Constitución de contraer matrimonio y adoptar.
Venezuela
Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Venezuela es autor de una verdadera aberración jurisprudencial y un auténtico desafío a la lógica en torno a este tema. Dice en su argumentación: “lanorma constitucional no prohíbe ni condena las uniones de hecho entre personas del mismo sexo, queencuentran cobertura constitucional en el derecho fundamental al libre desenvolvimiento de lapersonalidad; simplemente no les otorga protección reforzada, lo cual no constituye un actodiscriminatorio en razón de la orientación sexual de la persona, como se explicó. Así, es pertinenteponer de relieve que la Constitución no niega ningún derecho a la unión de personas de igual sexo; cosadistinta es, se insiste, que no les garantice ninguna protección especial o extra que haya de vincular allegislador, como tampoco lo hace respecto de uniones de hecho entre heterosexuales que no seanequiparables al matrimonio –el cual sí se define como unión entre hombre y mujer-”.Imposible no resaltar el absurdo según el cual el Tribunal “no niega ningún derecho a la unión depersonas de igual sexo”, “no les garantice ninguna protección especial o extra”, pero les niegue en loshechos la seguridad social, el derecho a heredar o construir un patrimonio; la posibilidad de adoptarhijos, etc. El fallo en cuestión constituye a todas luces un acto de discriminación reprobable.
• • •
América representa la vanguardia mundial en materia de reconocimiento de derechos del colectivoLGBTI. Sin embargo, siguen pesando los crímenes y delitos de odio, la violencia en distintasmodalidades y grados, la burla y la estigmatización en los medios de comunicación y los espaciosfundamentales de la vida social, así como la discriminación en cuestiones como el acceso a la justicia, ala vivienda, al trabajo en igualdad de condiciones.En tal sentido y en consideración de lo antes expuesto, la organización Ombudsgay, defensoría dederechos humanos para el colectivo LGBTI, hace las siguientes consideraciones en el Día Internacionalde Lucha contra la Homofobia:Anteponiendo que la Declaración Universal de los Derechos Humanos afirma que “todos los sereshumanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y que toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento ocualquier otra condición”;
Considerando que los Principios sobre la Aplicación de la Legislación Internacional de DerechosHumanos en relación con la Orientación Sexual y la Identidad de Género establecen que “todas laspersonas tienen derecho al disfrute de todos los derechos humanos, sin discriminación por motivos deorientación sexual y/o identidad de género; y que la ley prohibirá toda discriminación y garantizará atodas las personas protección igual y efectiva contra cualquier discriminación”;Recordando que la Organización de Estados Americanos emitió el 8 de junio de 2010 la declaración:“Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género” en donde condena los actos de violencia y violaciones de derechos humanos cometidos en contra de las personas por razón de suorientación sexual e identidad de género y expresa su preocupación por la violencia que enfrentan losdefensores de derechos humanos que trabajan en temas relacionados con tales violaciones, además queinsta a los Estados miembros a adoptar todas las medidas necesarias para combatir las violaciones pororientación sexual e identidad de género, garantizando el pleno acceso a la justicia para sus víctimas, y pide a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que considere la posibilidad de realizar uninforme especial;
Entendiendo que la Declaración sobre Orientación Sexual e Identidad de Género del Consejo deDerechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas del 22 de marzo de 2011 establece que“nadie debe enfrentarse a la estigmatización, violencia y abuso por ninguna razón, y que al manejarasuntos sensibles, el Consejo debe guiarse por los principios de universalidad y no discriminación; y queninguna persona debería padecer violaciones a sus derechos por causa de su orientación sexual eidentidad de género”;
Exigimos a los Estados parte de la Convención Americana de Derechos Humanos y a la Organizaciónde Estados Americanos:
1. Condenar enérgicamente y dar seguimiento a los crímenes de odio, actos de violencia y violaciones dederechos humanos perpetrados contra personas pertenecientes al colectivo LGBTI, así como a lasestructuras familiares que integran, a causa de su orientación sexual y/o identidad de género. Estoimplica presionar a los Estados parte para que lleven a cabo investigaciones diligentes, imparciales,profesionales y efectivas para esclarecer los hechos y sancionar a los responsables, con una actitud ética y de respeto permanente hacia las personas afectadas
2. Instar a los estados firmantes de la Convención Americana de Derechos Humanos a establecerdiagnósticos, mecanismos legales, políticas públicas y observatorios, que protejan al colectivo LGBTI dela discriminación, las agresiones y los crímenes de odio por orientación sexual e identidad de género.
3. Crear una Relatoría Especial sobre Derechos LGBTI que realice informes periódicos y visitas.
4. Fomentar la educación y la sensibilización en materia de preferencia sexual e identidad de género enla región, en los planes y programas públicos en la materia de todos los niveles escolares, así como en lacultura pública en general, en la cual tienen un peso superlativo los medios de comunicación. En estemismo sentido, es necesario promover una cultura de valoración positiva de la diversidad y pluralidad,reforzando valores democráticos como la igualdad, la no discriminación, el laicismo y los principioshumanistas que reivindiquen la dignidad de las personas.
5. Establecer mecanismos de acción y coordinación entre los Estados y las organizaciones nogubernamentales para luchar de manera conjunta y articulada contra la homofobia y la violencia pororientación sexual e identidad de género.
6. Sensibilizar a las personas del servicio público, especialmente a policías, ministerios públicos y jueces,así como a quienes ostenten posiciones de autoridad, para que se conduzcan con respecto y de maneraética en relación con las personas pertenecientes al colectivo LGBTI.
7. Impulsar una agenda regional con miras a proteger y promover los derechos del colectivo LGBTI einiciar los trabajos con rumbo a la celebración de una Convención Americana de Derechos Humanosde las Personas LGBTI, que tenga carácter obligatorio y vinculante para todos los Estados parte.
La igualdad y no discriminación constituyen principios del derecho nacional e internacional que nospermiten reinterpretar y reformular aquellos espacios institucionales y legales que todavía mantienenrestricciones para el ejercicio de derechos y libertades por parte de las personas pertenecientes alcolectivo LGBTI. Estos principios constituyen también derechos-llave que posibilitan o cancelan elejercicio de los derechos específicos que tutelan los ordenamientos constitucionales nacionales. No sonuna dádiva o prerrogativa que concede el Estado, sino condición inherente a las personas. Por tanto, sonindependientes de la orientación sexual y la identidad de género. Es responsabilidad de los Estados y los Organismos Internacionales garantizar su respeto, ejercicio y protección conforme a los estándares máselevados en cada materia.
OMBUDSGAY
Capítulo México
Mauricio Ayala TorresMarisol Aguilar ContrerasLena Alejandra Brena RíosGeraldina González de la VegaMario Alfredo Hernández Sánchez Alejandro Juárez ZepedaSergio Méndez SilvaAdriana Muro Polo Jorge Humberto Ojeda CastroAndrés Pérez-DuarteEdgar Sierra Martínez
Capítulo Colombia
Alejandro Gamboa
Capítulo Venezuela
Carlos Aray Bello
17 DE MAYO DE 2011DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA

 

 

no comments
Historias

Se vale enfrentar

Acabo de toparme, casi por casualidad, con este espacio y me ha llenado de alegría y al mismo tiempo frustración saber que no soy la única que percibe esos “piropos” como un modo de acoso, enraizado en la cultura del macho mexicano y que siempre me ha molestado -desde que era una adolescente y comencé a ser víctima de ese tipo de acoso.

Por años lo sufrí y lo ignoré, pocas veces reaccioné de manera verbal ante el acoso, únicamente lo hacía cuando me sentía en una posición de poder (de adolescente le tomaba los datos a los soldados que me acosaban y los amenazaba con reportarlos a sus superiores, acto seguido se quedaban con cara de palo y yo me sentía muy digna, aunque jamás los acusé).

Por muchos años más evadí el acoso al conducir un automóvil todos los días y a todos lados, siempre con los seguros puestos, las ventanas arriba y la radio prendida.

Pero desde hace un par de semanas, que cambié de trabajo y tengo la dicha de poder caminar para desplazarme de mi casa a mi trabajo, he vuelto a resentir esos agravios: primero las miradas de los hombres que trabajan en los restaurantes y los acomodadores de autos de la Zona Rosa; segundo los chiflidos de los hombres que conducen algún vehículo (llámese moto, microbus o camión de volteo); y tercero los comentarios de los hombres de la industria de la construcción y afiliadas.

Y justo el jueves pasado, harta de la rutina del yo recibir el acoso y quedarme callada o pretender que no veo nada, no pude más y encaré al agresor de manera verbal. Al momento me sentí liberada por poder defenderme, acto siguiente me sentí mortificada e incluso asustada, pensando que probablemente el agresor trabaja en la zona y tal vez me lo vuelva a topar en mi camino más de una vez… y ahí sí que me volví francamente paranoica, temiendo una posible venganza futura.

Pero aún con el miedo que me provoca, quiero pensar que lo que hice estuvo bien y quiero seguir haciéndolo. Quiero dejar de desviar la mirada, practicar maneras más directas, oportunas e inteligentes de responder al acoso. Y sobretodo no quiero permitir que el acoso que se sufre diariamente en la zona me lleve a vestirme de manera distinta a como lo hago o que me impida continuar caminando diariamente de mi casa a mi trabajo.

Creo que es suficiente con el hecho de que evito pasar por ciertas calles que conozco como riesgosas y que procuro no traer nada que parezca de valor y la bolsa bien agarrada con ambas manos y muy cerca de mi cuerpo.

De verdad espero que algún día pueda sentirme tan segura de andar a pie en esta ciudad como lo he hecho en otras ciudades del mundo.

Por Ana

3 comments
Historias

Nunca suelo caminar con miedo en la calle, pero esta vez si lo tuve aunque traté de no demostrarlo.

Actualmente vivo en Puerto Vallarta y precisamente ayer iba caminando por la calle pensando en mis hijos, cuando por detras se me acerco una camioneta en ella venian dos tipos y se pararon y asomaron por la ventana para decirme si queria un “raite” o “aventon” volte a verlos y les dije que no muy segura y segui caminando, ellos arrancaron y como a 5 metros de donde iba caminando se pararon y echaron en reversa hasta donde yo estaba, yo los ignore con un poco de miedo pues era medio dia a plena luz del sol pero en la calle no iba nadie caminando y no hay casas solo bardas de los cotos por donde vivo. Asi que ellos se hecharon hasta atras y se detuvieron junto a mi esta vez sin decir nada, y yo ni siquiera los mire, segui caminando, asi que camine un poco mas a prisa y como dos metros adelante me pare y voltie hacia atras para cruzar la calle ignorando la camioneta, mientras sacaba el celular de mi bolsa, espere a que pasaran y me atravese, mientras atravesaba la calle hice como que llamaba por telefono asi que ellos se fueron y ya no supe mas de ellos, por desgracia no me fije en las placas, pero si vi que era una camioneta como de una lavanderia tipo van que tiene cabina amplia atras sin ventanas, viene toda cerrada. Mi temor era que me quisieran subir entre los dos a su camioneta, yo solo pense en resar para que se alejaran de mi.

Nunca suelo caminar con miedo en la calle pero esta vez si lo tuve aunque trate de no demostrarlo, solo esperaba el momento en que se bajaran de la camioneta e intentaran algo mas.

 

Por Claudia G.

no comments
Historias

Lo único que pido es respeto. ¿Acaso es mucho pedir?

Como cada día tomaba el transporte publico y tenia que bajarme en esa parada, nunca me gusto porque ahi al terminar el puente hay unos camiones de fletes y los choferes siempre me molestaban, pero nunca pasaba de “piropos”, pero un día al cruzar el puente escuche de pronto a alguien corriendo, lo que no imagine es que se iria sobre mi tocandome, mi reacción fue voltear y de un golpe apartarlo, no supe que decir lo único que queria era bajar del puente. A partir de ahi opte por tomar taxi a mi trabajo. Odio andar sola por la calle, odio sentir la impotencia de no poder hacer nada, de pensar en que lo que use no sea provocativo. Quiero dejar de gastar mi dinero en taxis y poder caminar. Quiero dejar de pensar en lo que podria pasarme si hago tal o cual cosa, dejar de tener miedo cuando alguien me habla, lo único que quiero es respeto, acaso eso es mucho pedir???

Por Lidia

no comments
Historias

Innumerables

Lamentablemente en México existe una situación de acoso casi extremo hacia las mujeres, yo he sido víctima de ello en innumerables ocasiones, no veo la hora de comprar mi propio auto y liberarme al menos un poco de esto.

Hasta hace unos momentos me sentía sola en esta lucha que yo inicié en mi vida diaria sin saber que existían grupos como Hollaback! y Atrévete en español. Desde hace varios años decidí enfrentarme a los acosadores, no ha sido fácil ya que en la calle la gente ignora lo que haces para defenderte y en el peor de los casos se ríen de ti o te ven como una loca, pero siempre me queda la sensación de que el acosador se va “sacado de onda” porque no esperaba recibir tal respuesta y para una próxima vez lo pensará dos veces antes de ofender a otra mujer.

En la calle, incluso con vecinos, no falta el degenerado que te ofende, te silba, te dice cosas horribles o simplemente molestas; he llegado al grado que tengo que poner una expresión de repulsión hacia todos los hombres, todos sin excepción, que noten que no estoy dispuesta a aceptar ni una mirada, peor aún cuando (no traigo los audífonos puestos y) escucho una ofensa, entonces, de manera ya inconsciente, me detengo en seco y lo miro a la cara y con el tono más desafiante le pregunto -¿Qué me dijiste, imbécil?- e incluso avanzo un paso hacia él. Por lo general el hombre, joven o anciano cambian la expresión lasciva a una expresión de temor y sorpresa, entonces yo insisto -¿¿QUÉ??- y por lo general voltean y continuan su camino, pero en el caso de que no se mostraran intimidados, con todas las ganas del mundo me iría sobre ellos a mordidas, patadas y arañazos.

No es justo vivir así, ya no uso ropa bonita en verano, no puedo salir sola, ¿qué sucede? Si todas tomaramos acciones, si la población y el gobierno tomaran acciones reales, las cosas cambiarían, muy lentamente pero quiero que cambien.

Me alegra encontrar grupos y organizaciones como esta. Gracias. =)

Aneth =0)

2 comments
Historias

Incontables

Incontables

Así es, desafortunadamente llega un punto en el que ya son incontables el número de ocasiones en que una mujer es acosada verbal o físicamente, simplemente se pierde la cuenta. Uno opta por buscar alternativas a este tipo de situaciones con el simple hecho de ignorarlas o recurrir al uso de ropa holgada, audífonos y hasta cambiando hábitos; por desgracia el acoso marca nuestras vidas con recuerdos desagradables, generando rechazo de nuestra femineidad, daño psicológico o misandria.

Ya hace varios años sufrí un “secuestro express” está situación fue tan atemorizante que mi reacción para protegerme fue evitar salir de noche y subir de peso (20 kilos), de está manera evitaba ser atractiva al genero masculino. Esta no fue la solución porque solo provoco en mi baja autoestima y acrecentó mi dificultad para relacionarme de forma sana con el genero masculino.

Definitivamente esta en nosotras empezar a generar el cambio en la sociedad, haciendo publico el rechazo al acoso y apoyándonos entre nosotras para hacernos respetar, sentirnos orgullosas y libres de ser.

Por María

no comments
Historias

La iniferencia que nos rodea.

ME ASALTARON A UNA CUADRA DE MI CASA. DOS TIPOS CON CAPUCHA IBAN CAMINANDO HACIA MI, SE HABLARON ENTRE ELLOS Y DESPUES SE ME ABALANZARON, ME QUITARON MIS PERTENENCIAS PERO PARA ELLO TUVIERON QUE MANOSEARME… LA GENTE DE MI ALREDEDOR POR SUPUESTO NO HIZO NADA.

Por Anónima

one comment
Historias

Mañanas Incómodas

Todas las mañanas paso por el Konditori de la Zona Rosa y seguido hay un grupo de meseros que invitan a la gente que pasa a consumir ahí. Pero hay uno en particular que cada vez que me ve pasar me dice hola’ y me mira de una manera que me incomoda, aveces hasta me sigue unos pasos y se luce con sus compañeros que se ríen. Cuento esta historia sabiendo que habrán quienes lo consideren subjetivo, para mi no lo es, me causa inseguridad y me da coraje que se rían de mi. (Es delito, claramente lo especifican y lo que este señor hace cabe dentro de la categoría – Miradas Lascivas, permanentes e incómodas al cuerpo)

Lo hacen porque pueden y hoy será la última vez que lo hagan, la
próxima vez los acusaré con el gerente.

Pensándolo bien, no tengo que explicar por qué cuento mi historia. ¿Por qué las mujeres tenemos que justificarnos al denunciar las cosas que nos lastiman? Como si no tuvieran validez, como si fuera nuestra culpa. Como si exageráramos.

Por Daniela

4 comments
Uncategorized

De noche y de día.

no comments
Uncategorized

10 Mitos Sobre el Acoso en las Calles

 

Haz click en la imagen para leer algunos mitos sobre el acoso en las calles.

 

 

 

no comments
Uncategorized

La Primavera no es excusa para acosar

 

no comments
Uncategorized

No rockean: El Sexismo ni la Discriminación en el Vive Latino (por AtréveteDF)

 

Ingrata sorpresa nos dimos el pasado sábado 9 de Abril en el segundo día del festival Vive Latino al encontrarnos con las pantallas al lado de los escenarios enfocando a mujeres del público y desplegando textos como “¡Chichis! ¡Chichis! ¡Chichis!”, “¡Zórrale!” así como “Puto el que no chifle”, entre otras.

Queremos hacer una denuncia pública ante estas expresiones tan faltas de respeto y discriminatorias. AtréveteDF! condena este tipo de acciones que parten de un discurso machista y sexista que fomenta la manifestación de otros tipos de violencia de género como lo es el acoso sexual en los espacios públicos.  En un festival como en el Vive Latino, donde se congregan tantas personas (ese día asistieron más de 70,000) es deplorable que se perpetúen estos modos de pensar.

Es irónico como estas pantallas en otros momentos del evento anunciaron frases como “¡No + Sangre!” y “¡Estamos hasta la madre!”, mensajes que exigen paz y solidaridad.

Al parecer, como estrategia de marketing, estas frases no se desplegaron en las pantallas el Domingo porque el público que asistió a ver las bandas norteamericanas era más “fresa”. Esto nos lleva al discutir como se ha perpetuado la falsa idea de que ciertos grupos demográficos acosan o toleran más la violencia con base de género.

Como público tenemos el poder y la capacidad de frenar estas acciones y crear conciencia  sobre el impacto que tiene objetivar a la mujer y reproducir estereotipos en torno a ellas y otros grupos. Por lo tanto, condenamos que una compañía de tan grande alcance como lo es OCESA, o quienes hayan sido responsables de esas frases, no asuman su responsabilidad para con el público al que se dirigen.

Es INADMISIBLE que contrario a lo que hicieron muchos integrantes de bandas que tocaron en el festival, los organizadores no promuevan del todo el respeto a la diversidad y a las mujeres. En nuestro sitio se ha compartido una historia de acoso por parte de un miembro del staff de OCESA el último día del festival.

Estamos segur@s de que si las bandas que tocaron ese día se enteraran, muchas estarían de acuerdo con que lo sucedido estuvo completamente fuera de lugar.

Por AtréveteDF

Facebook: http://www.facebook.com/atrevetedf

Twitter: http://twitter.com/#!/AtreveteDF


3 comments
Historias

Hace 23 años

Tan solo tenía 11 años, salí de la escuela primaria que quedaba cerca de mi casa, venia sola caminando agitando mi mochila de lado a lado, con la inocencia tan propia de mi edad, de pronto sentí los pasos a la carrera de alguien detrás mío, apenas alcance a voltear y el tipo ya estaba parado junto a mi, ante mi asombro con las dos manos toco mis partes intimas por delante y por detrás, cabe decir que esto ocurrió a plena luz del día, ante la mirada de todas las personas que en ese momento pasaban, yo vestía mi uniforme escolar y nisiquiera tenía desarrollo de adolescente, tan solo era una niña, me quede parada, muda y en shock de tal impresión, reaccione después de que pasaron varios minutos y el tipo ya no siquiera se veía a lo lejos, por que obviamente salió corriendo, salí corriendo, llorando llena de venguenza, llegue a casa y se lo dije a mi hermano que salió corriendo a buscar al tipo, este suceso me dejo una marca de por vida, siempre camino por la calle con el miedo de que a algún imbécil se le ocurra que tiene derecho a tocarme, actualmente tengo 34 años y aun no logro entender que clase de placer enfermizo pueden encontrar en tocar a alguien de esa forma y la forma tan detestable en que dejan esos horribles recuerdos en nuestra mente. Por favor ya no mas es un acto abominable.

Por Paty

one comment
Historias

Memorias del pasado pero muy presentes

 

Hace ya algunos ayeres ( dígase hace casi 8 años ) tuve un altercado del tipo acoso sexual que se tornó bastante molesto. A pesar de ya tener sus años, es algo que hoy en mi cabeza no me explico porqué pasó y hasta coraje me sigue dando.

En esos días, recuerdo que , teniendo escasamente 15 años, salía a la calle a dar la vuelta sin ningún contratiempo, sin embargo uno de esos días que para mi eran rutinarios se tornó en ese entonces en una sensación de miedo y paranoia así o más grande, ya que en mi camino habitual, un hombre, sabra dios salido de donde, empezó a seguirme ( cabe señalar que en esos años, me veia como una mocosa de 12 años ) y nose porque razón o motivo o que diantres tenia en su cabeza el señor este, empezó a decirme así o mas cosas aberrantes ( y típicas por desgracia ) .

En mi cabeza solo entró la idea de caminar mas rápido pero el don así o mas decidido a seguirme ( y la verdad nosé a qué más) me seguía el paso. No tuve más remedio que refugiarme en una tiendita de abarrotes de una señora a la cual yo conocia muy bien y la verdad llorando y así o mas asustada le pedí que si de favor me ayudaba dejándome quedar ahi , explicándole la situación. El esposo de la señora muy amable y bastante molesto con el tipo, salió a decirle unas cuantas verdades y el don se hecho asi o mas cobarde a correr. Despues de eso, el señor me acompañó muy preocupado a mi casa y me dijo ” que no era la primera vez que hacía eso ese señor, pero que era el colmo que ya hasta con niñas se quisiera propasar.. ”

Desde entonces me propuse enfrentar al proximo que lo hiciera. Por fortuna ya no ha pasado pero ese evento en mi vida me hace recordar que las mujeres necesitamos respeto, de otro modo, no se a donde llegará a parar nuestro país…

no comments
Historias

No está bien que las mujeres ocupemos la mitad de nuestra energía en cuidar que no nos toquen el cuerpo cuando no queremos.

 

Yo ando en bici

Porque soy ecologista
Porque de niña aprendí a volar y a ser independiente en una bici
Porque quería bajar la panza y dos tres lonjas
Porque me da la gana

Pos un buen día a un pelado en moto se le ocurrió que mis nalgas eran el lugar ideal para su mano. Se me acerco por atrás y yo -pensando que era uno de esos tantos que te echan porras por eliminar un auto del parque vehicular- me apendejé… Pero ¿Y por que no habría de ale dejarme? Por que una mujer tiene que andar a las vivas, con armadura y con radar como murciélago. ¿Por que una mujer no puede andar como cualquier guey a las tres de la mañana caminando por la calle?

Pues por eso, porque es mujer.

No lo pude alcanzar, por mas que mis piernas se esforzaron, por mas que la furia me impulsó como con turbo motor, por mas que… Lo quería patear, gritarle, exhibirlo, madrearlo.

A cambio de eso me deprimí. Deje de usar la bici como un mes y cuando la volví a usar, pues me tapé como esquimala. ¡Chale!

A la siguiente moto que se me acercó, como a 20 metros, pues me tiré pecho tierra en pleno insurgentes. El buen tipo se paró a ver si estaba yo bien.

¿Estas bien? Me dijo

No… No estoy bien, no estamos bien, no esta bien que yo piense que por ser hombre eres un violador en potencia, no está bien que te tenga miedo, no está bien que un imbécil sienta que tiene permiso de tocar el cuerpo de otra persona cuando a todas luces no lo tiene, no está bien que mi espejito se haya roto por el chingadazo que me acomodé de puro miedo, no esta bien que nos eduquen distinto y que tu y yo estemos teniendo esta conversación en vez de otra mucho mas interesante como por ejemplo ¿Que hacemos con este país y con estos políticos de mierda? No esta bien que las mujeres ocupemos la mitad de nuestra energía en cuidar que no nos toquen el cuerpo cuando no queremos. ¿Te imaginas la cantidad de cosas que podría hacer en el metro si no estuviera cuidando con una mano las nalgas y otra las chichis y otra la bolsa? Porque si, las mujeres luego tenemos muchas manos. Podríamos leer por ejemplo, twittear, o papar moscas pal caso… No, no estoy bien y nada de esto esta bien.

El tipo de la moto, el buen tipo, nomas se arrancó de nuevo… A saber si me entendió. Yo en su lugar hubiera dicho: pobrecita que está malita de sus nervios.

Igual recuperé mis escotes, y ya tengo mas pierna pa alcanzar al que sigue, porque desgraciadamente se que habrá un siguiente y si, ya hago box…. Será que así es la cosa?

 

Por Ana Francis Mor

4 comments
Historias

Una y mil veces “No, gracias” ó “Te gustaría que a tu madre, tus hijas o hermanas les hicieran lo mismo?”

 

Un día cualquiera entre semana, aproximadamente las 15:00hrs. Estaba estacionando mi vehículo en un espacio donde no había más carros estacionados, cuando un muchacho con el uniforme azul (que indicaba claramente que es ‘lavacoches’) se recargó casi peligrosamente en el muro, justo frente al cofre de mi vehículo. Con un ademán de cabeza le indiqué que no quería el servicio, y acto seguido se retiró. Ya que me estacioné, revisé que no faltara nada en mi bolsa (llaves, boleto de estacionamiento, monedero…); actividad que realizas, generalmente, con toda tranquilidad cuando tienes oportunidad de hacerlo en un ambiente seguro. O que tú crees seguro.

 
Cuando abrí la puerta para bajarme, por mera precaución, miré por el espejo lateral, aún cuando no había carros a mi alrededor cuando me estacioné. Para mi sorpresa, ya estaba uno, pegadito junto al mío. No me sorprendió ver otro vehículo tan aparentemente pronto, tanto como el hecho de que no uno, sino tres muchachos con el uniforme azul, rodeaban el frente del carro. Cuando me bajé, con las prisas habituales por no querer llegar tarde, alcancé a ver de reojo que al volante estaba una muchacha, recién incorporándose (como cuando te agachas a recoger la bolsa).

 

Avancé unos pasos. Escuché claramente cuando la muchacha descendió del carro, y las repetidas veces que dijo ‘no, gracias’. Vi cuando pasó junto a mí: evidentemente tenía más prisa que yo por abandonar el lugar. En un segundo comprendí todo. Al tiempo que veía a la mujer alejarse a paso veloz, escuchaba frases como ‘a ti te lo dejo barato… nomás dime que sí…’

 
En un santiamén, distintos pensamientos cruzaron rápidamente por mi cabeza. Me vi a mí misma, una veintena de veces, alejarme con la misma prisa de comentarios como esos; recordé lo que sentí en aquellos momentos y que sin duda era algo similar a lo que esa joven estaba sintiendo en ese preciso instante… esa impotencia, ese deseo de querer fundirte con el paisaje, con el objeto más próximo… ese deseo de que las miradas ya no se posen morbosamente sobre tu figura… la cara enrojecida por la misma indignación, el mismo coraje.

 
Di la vuelta sobre mis pasos, y enfrenté al joven que tenía más próximo, quien desde luego hizo lo propio: me dio la espalda. Sin embargo, me acerqué, le aclaré que era a él a quien le estaba hablando. “Sabes cómo se llama lo que acaban de hacer? Se llama ‘acoso'; sabes que hay una ley que nos protege a las mujeres? Te gustaría que a tu madre, tus hijas o hermanas les hicieran lo mismo?…” Mi perorata de preguntas fue interrumpida por un ‘le ofrezco una disculpa señorita’. Sólo atiné a decirle que no era a mí a quien le debía una disculpa, sino a la joven que había salido casi corriendo.
No sé si se disculparían o no con la joven en cuestión.

 

Tampoco sé si lo que le alcancé a decir a ese hombre tenga efecto alguno en su forma de conducirse. Lo que sé, es que estoy convencida que entre todas nosotras podemos y debemos hacer un frente común: la ofensa que le hacen a una mujer, nos la hacen a todas. Siento que en forma tardía me atreví a dar la cara… si hay una próxima vez, espero tener el coraje suficiente para que sea diferente.

 

Por: Leticia del Rocío Hernández

 

 

no comments
Historias

Acoso en el Vive Latino

 

Ayer domingo 10 de abril por primera vez en mi vida fui al Vive Latino. La verdad es que desde que decidí ir estuve super nerviosa porque no sabía a lo que me iba a enfrentar, lo único que sabía es que iba a haber muchísima gente y la verdad es que en un evento de ese tamaño nunca sabes lo que pueda pasar. En ese sentido, me llevé una super grata sorpresa: nadie se mete con nadie, la gente estaba feliz. De verdad es un evento en el que todos van a disfrutar de la música que les gusta y pasarla bien, nada más.

Desafortunadamente la parte desagradable de la historia viene aquí: después de ver a The National en el escenario vivelatino, mi novio y yo decidimos ir a comprar una hamburguesa y cerveza para nosotros y para una amiga. En la fila de las hamburguesas había mucha gente y mi novio tenia ganas de ver a Disco Ruido (que justo en ese momento iba a empezar a tocar en la Carpa Roja), por lo que decidimos que yo hiciera la fila mientras el iba a comprar y a llevarle la chela a mi amiga. Compré la hamburguesa y me quedé parada a un lado de los condimentos para preparar las hamburguesas y los hot dogs. En ese momento me llamó la atención que llegó un dude que no hizo fila para comprar su hamburguesa pero luego me dí cuenta que traía gafete del staff del evento por lo que se me hizo lógico que tuviera ese beneficio. Pagó su hamburguesa, le puso condimentos y se me acerco y me dijo: “me pregunto que hace una niña tan bonita, tan solita aquí”. Yo, confiada de que era parte del staff discretamente di un paso atrás y amigablemente le contesté que estaba esperando a mi novio, a lo que él agresivamente contestó: “me vale madres, huevos de wey”, caminó unos pasos para seguir preparando su hamburguesa quedando a mi espalda y lo siguiente que escuché fue que me gritó: “pues ha de tener un pitote o mucho varo”. Yo ya mejor ni lo volteé a ver.

La verdad es que si me asusté pero me da más coraje porque por miedo no le contesté lo que me hubiera gustado contestarle. Es una lástima que el propio personal que organiza un evento tan importante cómo es el Vive sean los que arruinen la imagen de su propio evento.

Me parece que las empresas, en este caso OCESA, deberían tener mecanismos y políticas para sensibilizar a sus empleados y evitar este tipo de situaciones. No sólo por no dañar la imagen del evento y de la propia empresa sino porque la inacción e indiferencia respecto de este tipo de violencia implica su perpetuación.

Por Mariana Velasco

4 comments
Uncategorized

Buscamos el respeto en todos los contextos.

 

 

Mándanos tus sugerencias de frases para posters como éste y las iremos subiendo a la página cada semana.

 

no comments
Historias

De la belleza a la pesadilla

 

Todos los días camino a mi trabajo, esto me encanta por muchas razones, especialmente porque San Miguel Chapultepec tiene los arboles más hermosos y el canto de los pájaros es una excelente canción para empezar el día, sin embargo al llegar Circuito Interior mi encanto desaparece e inicia la pesadilla.
A pesar de que no uso falda, ropa ajustada y mucho menos escote, (no porque no quiera, si no porque, aunque es patético, prefiero disminuir los malos ratos que paso a vestir la ropa que me gusta…) al menos un par de hombres al día me acosan verbalmente, sin falta un hombre alto y grande de unos 45 años que tiene un puesto de carnitas en la esquina de diagonal Patriotismo y Circuito, al parecer él tiene libre acceso un terreno con barda del Sistema de Aguas de la Ciudad de México para guardar sus cosas, esto me da terror…
Al principio espere que algún día se cansara e hice lo que muchas de nosotras, ignorar. La realidad es que él nunca se cansó y yo decidí empezar a cruzar Circuito frente al metro Juanacatlán donde no hay semáforo…
Estoy cansada de no poder ser una mujer “libre” caminado por la calle, de tener miedo…

Por Ad

2 comments
Historias

Roles Invertidos

 

Hace algunos años yo era estudiante de la carrera de Ingeniería Mecánica en el Instituto Tecnológico de Chihuahua. Era una tradición (vergonzosa tradición) que los hombres nos colocáramos sobre el “Pasillo de los Mecánicos” a decirle piropos a las compañeras que tenían que pasar por allí. Era en realidad acoso sexual verbal. Un día fue demasiado y las mujeres no lo pudieron tolerar más. Al día siguiente se organizaron y se apoderaron del pasillo e invirtieron los papeles. Entonces los hombres supimos lo que era ser acosado sexualmente. A los pocos que se atrevieron a pasar por allí, se les notaba en la cara el miedo que sufre el acosado. Ese día las mujeres nos dieron una gran lección, me da mucho gusto que se hayan defendido.
Los hombres tenemos que entender que el acoso está mal, tenemos que sacarlo de nuestra cultura.

Por Lección

one comment
Uncategorized

Un México sin acoso es posible.

 

Mándanos tus sugerencias de frases para posters como éste y las iremos subiendo a la página cada semana.

 

 

5 comments
Uncategorized

El acoso y la represión (Por Andrea Nuila de Atrévete Tegucigalpa)

 

Desde Honduras a nombre personal (como Hondureña nacida en el D.F.) y del futuro AtreveteTegus, quisiera felicitar ésta iniciativa de Hollaback!en México

Es importante que creemos conciencia sobre el acoso en las calles. El acoso es Violencia, y debe ser tratado y categorizado como tal. Sabemos que en nuestros países de américa latina, desafiar a la cultura patriarcal ha sido una lucha de hace mucho tiempo, en algunos países, como en México, se han logrado grandes avances en temas de equidad de género, protección a los derechos sexuales y reproductivos y reforzamiento del estado laico, mas sin embargo vemos todavía un incremento cada vez mayor de homicidios y asesinatos de mujeres.
…¿avanzamos y retrocedemos? Queda claro…al movimiento de mujeres nos falta mucho camino por recorrer, batallas por vencer y muchos otros temás que abordar.

La denegación de justicia, la falta de respuesta de las instituciones del estado y la impunidad hace dificil aunque nunca imposible, que la situación de los grupos vulnerabilizados por la sociedad cambie. Sin embargo, La sociedad civil, las organizaciones y los movimientos (nacionales e internacionales) son vitales para la construcción democrática de una sociedad. El estado nos ha ido fallando, pero queda en nosotras unirnos y reivindicar nuestros derechos. Desde nuestros espacios debemos exigir al estado que actúe, que sea congruente, equitativo y justo. Concientizar a nuestra comunidad, compartir, debatir y sensibilizar a nuestras y nuestros hombres y mujeres para un mundo mejor.

La violencia en las calles ES un problema, el acoso refuerza actitudes denigrantes, patriarcales, patrones de discriminación y muchas veces viene acompañado de actos aún más graves. En el caso de Honduras, hemos tenido un aumento de muertes violentas de mujeres, muchas veces y más aún después del golpe de Estado mujeres manifestantes han sido víctimas de golpes y violaciones sexuales en LAS CALLES, EN NUESTRAS CALLES, por parte de agentes de la policía y de los militares…la situación tiene que cambiar…LA VIOLENCIA EN LAS CALLES TIENE QUE TERMINAR..

APROVECHEMOS ÉSTE ESPACIO PARA HACERNOS ESCUCHAR!

ABRAZOS DESDE HONDURAS A LOS Y LAS CHILANGAS!

Por Andrea Nuila

no comments
Uncategorized

Bienvenid@s a AtréveteDF!

 

Somos Defeñas, somos Chilangas…somos todas y todos contra el acoso en las calles. Nadie tiene derecho a comentar ni acceder a tu cuerpo sin tu consentimiento. Retomemos las calles de voz en voz.

Lo que ahora es el colectivo de AtréveteDF comenzó a finales del 2010 debido a la creciente frustración con el acoso con el que nos enfrentábamos cotidianamente. Comenzamos compartiendo una historia de acoso en el sitio de Hollaback! y nos inspiramos para crear el capítulo del movimiento en el Distrito Federal. AtréveteDF es más que un simple blog, es un movimiento conformado por jóvenes de la Ciudad de México para crear conciencia alrededor de un tipo de violencia de género normalizada e invisibilizada en nuestra comunidad.

Dentro de esta página podrás encontrar un espacio seguro donde compartir historias de acoso en las calles. Cualquier cosa que te haga sentir incómoda o incómodo no tienes porqué tolerarla. También encontrarás recursos sobre a dónde acudir en caso de sufrir acoso al igual que artículos, información y sitios de interés relacionados con el tema.

Atrévete a contar tu historia y hagamos la diferencia!

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/atrevetedf

Twitter: @AtreveteDF

 

2 comments
Historias

Nadie debe vestirse, comportarse en función de otros.

Pensar en historias de acoso puede ser hasta cierto punto una terapia, sin embargo, recordar momentos como ese no puede sino hacerme resentir coraje, ira y la impotencia de la agresión vivida. La última situación de acoso que viví fue rumbo a casa de un familiar, iba en mi coche cuando un limpiaparabrisas se acercó, mi pareja iba manejando y accedió. Yo me estaba maquillando y en ese momento vi como mi pareja se enojo, el semáforo duro bastante y el chavo les habló a más para que se acercaran al coche, algo dijeron referente a mis senos y fue hasta ese momento en el que me percaté de que algo sucedía, me sentí incómoda, enojada, quise reclamarles y sabía que no era conveniente. La realidad es que la molestia me nublo, no supe cómo reaccionar y lo peor fue que permití que me hicieran sentir mal, la situación no paró ahí, mi pareja se sentía igual de enojado y reaccionó contra mí. La realidad es que no importa la forma en la que te vistas, nadie puede faltarte al respeto, las miradas, las palabras, todo eso que sea agresivo y te haga sentir mal no es bienvenido, en ese momento yo me sentí agredida por ellos e incluso por mi pareja que en lugar de sentirse enojado con ellos reacciono estúpidamente contra mí, ninguna de las dos situaciones son permitidas, nadie puede hacerte sentir mal. Nadie debe vestirse, comportarse en función de otros. Ellos deben aprender a respetarnos, los que deben de cambiar son ellos, no somos objetos somos personas.

Por ale

no comments
Historias

El acoso humilla

Iba caminando con dos amigas para cruzar Amsterdam e iba pasando en ese momento por el Superama de Michoacán. Eran como las 11 de la noche, por lo que ya no había mucha gente fuera del super, más que trabajadores del mismo. Estaban en la banqueta tres chavos metiendo cajas en una camioneta y en el momento en que íbamos pasando se nos quedaron viendo de una manera tan desagradable que sentí cómo me desnudaban con la mirada. Me dió mucho coraje y mis amigas no supieron que hacer, así que voltié a verlos con cara de enfado para ver si por lo menos se avergonzaban de lo que habían hecho y al contrario, se rieron más, viéndome con cara retadora, como si fueran capaces de acercarse a hacernos algo. No supe qué más hacer, senti mucho coraje, impotencia y no pude hacer mucho porque no había ni un policía ni otra persona que nos pudiera apoyar en ese momento.
¿Qué derecho tenían a hacernos sentir así, con miedo, coraje, impotencia y además humilladas?
No somos objetos y me gustaría en el alma que lo entendieran.

Por Ale

no comments
Historias

Don Risitas

Un día iba en un camión atascado de gente, y noté a un tipo que no dejaba de verle el escote a la chava junto a él. Era tan grotesco que hasta se relamía los labios, y por más que le lanzaba miradas para ponerlo en evidencia, me ignoraba y seguía viéndola. Cada vez se acercaba más, y parecía excitarse más. Mientras tanto, la chava no se daba cuenta de nada. Entonces me harté y le dije a la chica, “Aguas con ese tipo, que no te deja de ver los senos, y está a dos de agarrarte”. Ella se rió incómodamente, me dio las gracias y se cambió de lugar, y el tipo sólo movía la cabeza de lado a lado, negándolo. Entonces le dije, “¿No que? Si te estoy viendo desde hace rato. PUERCO.” Él sólo se reía, pues no sabía qué decir, y seguía moviendo la cabeza de lado a lado.

Por Diana

no comments
Historias

El Escapadizo

Estaba afuera de una galería con mucha gente y había un tipo que nadie conocía ahí parado. Pasé al lado de él, bastante cerca porque había mucha gente, y me vió todo el escote y me dijo alguna marranada. Le dije que esas cosas no se dicen, que qué se cree, y que es una falta de respeto. Mi novio se enojó tanto que paró a una patrulla que iba pasando y les pidió que se llevaran al vago. El cobarde se fue corriendo como una rata rastrera, y algunas chavas nos lo agradecieron porque ya llevaba un rato ahí molestando. Hay que tomar acción!

Por Diana

no comments
Historias

“Ya párale, ¿no?, no te hagas güey”

Esto fue algo que presencié y de lo que fui parte. A bordo del Metrobús, hacia el sur, un tipo se subió en la sección destinada a mujeres. El vagón venía muy lleno de gente, pero al fijarme, algo en la actitud de este hombre era muy extraño. Sentía que iba demasiado pegado a la chica que tenía delante de él, que le daba la espalda. Después de verlo un par de minutos vi que no venía con ella, y sin embargo, se le acercaba demasiado. Hasta que de repente ví que se le acercaba más y le olía el cabello. La chava se bajó en la siguiente estación y él se acomodó detrás de otra. Entonces le dije “Ya párale, ¿no?, no te hagas güey, que ya ví qué es lo que estás haciendo”. Otra chava también lo había visto y también ella le dijo “Sí, si no puedes viajar con mujeres, no viajes en este vagón”. En la siguiente estación, se bajó como escurriéndose, sin mirarnos.

Por Alejandra E.

one comment
Historias

Innombrable

Cuando iba a la uni en las mañanas y me iba en Metrobus era muy frecuente que hombres se subieran al vagon especial para mujeres, niños, tercera edad y me decian cosas super vulgares que no quiero ni repetir. Espero que esta pagina haga conciencia sobre lo que sufrimos las muejeres con estos tipos de ataques.

Por Mariana

no comments
Powered by WordPress